Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 mayo 2007

+ En Yucatán el priismo llegó unido en torno a Ivonne Ortega

+ Atinada selección de candidatos, determina triunfo electoral

+ En PAN y PRD prácticas clientelares y patrimonialistas

EL PRI CON POSIBILIDADES

Francisco Rojas

El PRI volvió por sus fueros en Yucatán. Una atinada elección de candidata a la gubernatura, y una buena selección de candidatos a diputados y en la mayoría de las alcaldías determinaron el triunfo del tricolor. Además, no podemos perder de vista que mucho influyó en la derrota panista el mal gobierno de Patrón Laviada, la mala campaña de su candidato a gobernador, la división existente entre la dirigencia nacional panista y la Presidencia de la República. El panismo dividido redujo sus posibilidades de triunfo al provocarse la escisión que dejó fuera de la contienda blanquiazul a la figura emblemática del partido, Ana Rosa Payán. Por el contrario, el priísmo llegó unido en torno de Ivonne Ortega Pacheco, joven y carismática mujer que imprimió aire fresco a las huestes priístas.

Hay quienes opinan que el resultado en la elección yucateca significa el regreso a prácticas clientelares y patrimonialistas, pero en el PAN, así como en el PRD, estas prácticas se dan con singular alegría. Una sociedad desinformada y mal educada produce candidatos que la retratan cabalmente. No aspiramos a candidatos exquisitos, divorciados de la generalidad de los electores. Nuestros funcionarios públicos, cualquiera que sea el partido de su origen, tienen las virtudes y defectos de la mayoría de los mexicanos.

El PRI demostró que sin fisuras internas y con un sincero deseo de renovar sus filas puede retomar caminos de victoria; no es un partido muerto ni en peligro de extinción; es una organización política fundamental en la vida nacional.

Con ánimo de linchamiento se condena la gestión de los gobiernos priístas y se olvida que gracias a la formación del Partido Nacional Revolucionario el país pasó de la etapa caudillista a la de vigencia de las instituciones. La certidumbre política que generó un partido hegemónico fue fundamental para que las elecciones presidenciales ya no se resolvieran a balazos, sino en las urnas. Fue un partido en el que militaron los grandes sindicatos, las organizaciones campesinas y las populares; por lo tanto, era natural que triunfara en casi todas las elecciones dado que no tenía rivales de importancia. Esa militancia masiva y el apoyo a los gobiernos emanados de su seno permitió instituciones laborales como los contratos colectivos de trabajo, la expropiación petrolera, la reforma agraria, la formación de los bancos de crédito para ejidatarios y pequeños propietarios.

Cuando se hace referencia al PRI suele confundirse el grano con la paja, no hay un juicio objetivo que permita analizar logros, aciertos y errores en el funcionamiento del partido fundado por Calles. Los juicios suelen ser generalmente aprobatorios o condenatorios, sin perspectiva histórica y plenos de pasión. Por lo regular, no existe reflexión ni ponderación para aquilatar su importancia en la historia del país. Si el partido llega unido a la elección de Baja California existen posibilidades de recobrar la plaza; mucho ayudará una buena selección de aspirantes al Congreso y a las alcaldías. La elección de Michoacán no se ve sencilla. El perredismo michoacano está dividido, el priísmo carece de liderazgos en esa entidad y el panismo no ha podido consolidarse, a pesar de que el Presidente de la República es oriundo de ese estado.

Después de su derrota en las elecciones de julio pasado, el PRI inicia un proceso de recuperación que legitima su dirigencia y le abre espacios de consolidación política. Por lo pronto, el triunfo yucateco le ha dado confianza al priísmo nacional y ha mostrado cuál debe ser la estrategia y perfil de los candidatos para recuperar espacios perdidos. Los mejores recursos humanos y los más experimentados militan en sus filas y pueden enmendar los graves errores cometidos durante la pasada campaña presidencial, en la que el PRI se derrotó a sí mismo por las graves divisiones internas con las que llegó a la contienda electoral; además, la neutralidad ideológica de la que quiso presumir lo dejó sin un mensaje claro para la mayoría de los electores mientras que la opción conservadora y la que decía agrupar a las izquierdas manejaban mensajes claros para los ciudadanos. Una de las tareas más urgentes del priísmo es definir cuál será su posición en el aspecto político. No se puede seguir en el limbo (aunque dicen que ya no existe).

La dirigencia priísta se inicia con el pie derecho; esperemos que cada día se fortalezca más y asuma el papel que los priístas esperan de ella.

EL UNIVERSAL, 29 mayo, 2007.- http://bit.ly/cIQDXX

Read Full Post »

+ Rescatar la importancia de los acuerdos políticos

+ Excedentes petroleros se convirtieron en gasto corriente

EXISTE VOLUNTAD POLÍTICA

Francisco Rojas

Es plausible la actitud del presidente Calderón al ofrecer certidumbre a los inversionistas mexicanos y extranjeros mediante el compromiso de mantener la estabilidad económica, un manejo adecuado de las finanzas públicas, el uso eficiente del gasto, un mayor esfuerzo de recaudación y un apego irrenunciable al estado de derecho. Queremos convertir a México en un país de leyes, y al primer mandatario no le falta voluntad política, pero algo está fallando; la certidumbre que quiere transmitir se esfuma en la falta de aciertos de sus colaboradores o en la confusión que priva por la ausencia de políticas públicas bien definidas.

La intervención de las Fuerzas Armadas, de la PGR y de la Secretaría de Seguridad Pública federal contra el crimen organizado, principalmente el narcotráfico, no ha rendido los resultados esperados; la movilización de hombres y recursos ha sido cuantiosa, mas no se han alcanzado los objetivos planteados. La violencia del narco por el control de plazas y contra mandos policiales y del Ejército muestra una escalada que se quiere explicar por los operativos del Ejército y la Marina. El Presidente dijo que se iba a producir una reacción violenta, pero se perdió el control y todo indica que la estrategia no fue la correcta. Se ofrecen aclaraciones que se antojan absurdas; se dice que la violencia desmedida que ha mostrado la delincuencia es signo de debilidad; caímos en cruel paradoja.

A un año de los hechos violentos ocurridos en San Salvador Atenco, aún existen averiguaciones previas inconclusas; sin embargo, a los tres principales “macheteros” involucrados se les dicta una sentencia de 67 años de prisión. Parece una venganza y no la aplicación imparcial de justicia. La incompetencia del gobierno para llegar a acuerdos políticos con algunos grupos de ciudadanos lleva a medidas como ésta que generan falta de credibilidad y debilitan las instituciones.

Los excedentes del precio del petróleo, considerables en 2006, se invirtieron en gasto corriente en lugar de canalizarlos a inversión productiva, construir y rehabilitar infraestructura; tiramos el dinero a la coladera, pero a nadie se le responsabiliza; en este país no pasa nada. Por otro lado, de acuerdo con los medios, Pemex pierde, no sabemos por qué, un juicio en el que se le condena a pagar 630 millones de dólares; nadie tiene la culpa de tan importante merma en el patrimonio de la nación. La confianza en la procuración e impartición de la justicia se ha perdido. Ahí está el caso de la indígena de Zongolica, Ernestina Ascencio, en el que las contradicciones entre las autoridades de Veracruz, la CNDH y los parientes de la occisa provocaron una confusión en la que ya nadie sabe qué sucedió. Me quedo con la aseveración de la CNDH, pero buena parte de la opinión pública desconfía de las diversas versiones que se han manejado.

Impactantes son las fotografías publicadas de la agresión sufrida por Carlos Ahumada. Si tenía órdenes de presentación por averiguaciones previas pendientes, pudo la Procuraduría del DF interrogarlo antes de ser puesto en libertad. No había necesidad de la violencia usada para amedrentarlo. Se dice que se trató de darle un escarmiento y que callara respecto de algunos hechos; esa no es una conducta apegada a derecho de quien está obligado a procurar justicia. Es abominable la actitud de los elementos policiacos con quien exhibió los tratos de los colaboradores más cercanos de López Obrador. El que dio el dinero estuvo tres años en la cárcel; los que recibieron el dinero, algunas semanas, como en el caso Bejarano, o algunas horas como en el caso Ímaz; otros, como Ramón Sosamontes, ni siquiera pisaron un reclusorio. Parece que en este país la justicia se aplica selectivamente. Basta ver el caso del sindicato minero en el que nadie se explica que cochinero sucedió o qué es lo que está pasando.

En el mar de confusiones en que nos desenvolvemos, la intención del Presidente denota decisión para hacer las cosas, contrasta con la pasividad y negligencia de su antecesor, pero se antoja urgente diseñar políticas públicas que generen coherencia, transparencia y efectividad en la tarea de los órganos de gobierno. La rendición de cuentas es otro capítulo que no debe descuidar el mandatario; la opacidad al respecto que privó durante el gobierno foxista no debe repetirse. Es la forma de generar confianza para la inversión mexicana y extranjera, pero sobre todo a los ciudadanos cuya sensación de incertidumbre, temor y desconfianza cada vez es más generalizada.

EL UNIVERSAL, 15 mayo, 2007.-http://bit.ly/djkeky

Read Full Post »

+ El SAT requiere de una autonomía real 

+ Eliminar tasa cero del IVA y excentar alimentos y medicinas

+ En 2010 será cuantioso el déficit del Seguro Popular

LO QUE NOS ESPERA

Francisco Rojas

Está de moda lo ´light´ en alimentos, bebidas, reformas de pensiones, códigos de ética y parece que viene una reforma fiscal también light .

Al parecer, será más de lo mismo y dentro de seis años nos enfrentaremos otra vez a la necesidad de recaudar más impuestos, pero con mayores problemas y menos reservas probadas de petróleo. ¿Se volverá a cumplir la maldición de que nunca es oportuna una reforma fiscal?

Los casos expuestos por la Auditoría Superior de la Federación sobre las deficiencias de nuestro sistema tributario quedarán como las llamadas a misa, sin que se sepan los resultados de sus observaciones.

Con azoro nos enteramos que en el periodo de Fox, la Secretaría de Hacienda devolvió impuestos por más de 600 mil millones de pesos, que significaron más del doble del incremento de la inversión privada en el periodo, lo que vuelve a poner en duda el viejo argumento de que primero hay que crear el pastel para después repartirlo.

Y qué decir de la concentración de las devoluciones fiscales en escaso número de contribuyentes; de la devolución de impuestos a Transportación Ferroviaria Mexicana sin que ésta hubiera acreditado el pago del IVA ni se hubiera litigado la procedencia del fondo del asunto; o la recaudación de ingresos por derecho de trámite aduanero, etcétera. Pareciera que sólo al causante cautivo, pequeño industrial o comerciante, sin buenos abogados o contadores, le cae encima toda la parafernalia burocrática del fisco, lo que no sucede con el contrabando y la economía informal.

Insistimos: la reforma fiscal debe eliminar la tasa cero en el IVA, con una canasta básica de alimentos y medicinas exentos, con un ISR bajo, pero sin huecos que permitan la elusión impositiva y la persistencia de regímenes especiales y privilegios fiscales. También se requiere darle autonomía al SAT y replantear la responsabilidad fiscal de estados y municipios, dotándolos de los instrumentos de capacitación, control y fiscalización del caso. Sólo así seremos una sociedad moderna y competitiva, con un Estado con recursos suficientes para hacerle frente a sus obligaciones sociales, políticas, económicas y de seguridad.

Pero tanto o más importante es el destino del gasto público, y su control y evaluación. Dicen que el hubiera no existe, pero si la Ley del Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria se hubiera aprobado antes del 2005 y el gobierno de Fox la hubiera aceptado y cumplido, muchas de las recientes observaciones de la ASF quizás no habrían tenido lugar.

Las barbaridades presupuestales cometidas por el gobierno de Fox (Enciclomedia, megabiblioteca, Terminal 2, etcétera.) no son nuevas ni de extrañarse. El gasto público ha venido creciendo por agregación; actualmente el 70% del mismo se considera “irreductible” y sólo 10% se destina a la inversión. No obstante lo anterior, se lanzaron programas al vapor sin sustento; el Seguro Popular registraba un déficit de recursos por 11 mil millones de pesos en 2005 y será de más de 80 mil millones en el 2012.

Existen lugares de la República en donde concurren 10 o más programas sin ninguna conexión entre ellos, y programas de antaño cuya justificación y utilidad debe revisarse; pero ha crecido la alta burocracia como las subsecretarias de Innovación y Calidad, y las unidades administrativas, por ejemplo, cuyo costo-beneficio está por verse.

Es un cuento hablar de la eficiencia terminal del gasto público; al respecto, dice el informe de la ASF, que “no se logró identificar la eficiencia, los costos y la calidad, ni el impacto social del ejercicio del gasto público”, por carecerse de criterios normativos e indicadores adecuados; y señala repetidamente la enorme discrecionalidad de la Secretaría de Hacienda para disponer de los ingresos excedentes, que sólo en el 2005 fueron de cerca de 160 mil millones, y la canalización creciente de recursos hacia el gasto corriente en detrimento de la inversión.

Hay que dar estricto cumplimiento a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, principalmente en lo que respecta a la determinación previa del costo de las nuevas leyes y programas, su regulación y su forma de financiamiento, así como al sistema de evaluación de gasto. Habrá que establecer que los fideicomisos constituidos por decreto público deben ser sujetos a reglas públicas.

Igualmente, debe reforzarse el régimen de control y revisión por parte de la ASF y la Secretaría de la Función Pública, la aplicación de responsabilidades y la posibilidad de audiencias por parte del Congreso, y avanzar en la descentralización de programas hacia los estados, acompañados de una mejor evaluación, control, transparencia y régimen de responsabilidades.

EL UNIVERSAL, 1 mayo, 2007.- http://bit.ly/bD9qlc

Read Full Post »