Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 diciembre 2007

+ Las promesas de campaña no se han cumplido

+ Conocer la Historia, básico para avizorar el futuro

+ Falta visión de Estado ante la crisis económica  que viene

ES LA HORA

Francisco Rojas

Diciembre es el mes de la reflexión y de los buenos deseos. Del recuento y de los propósitos para el siguiente año. Del compromiso con uno mismo. Sin embargo, también es momento para decir alto y decir ya es hora.

Es hora de tomar decisiones y no postergar más el debate sobre temas que afectan la vida pública de nuestro país; de encarar los problemas con seriedad; del reconocimiento de la diversidad en la unidad; del respeto a las ideas sobre todo del que piensa diferente y de hacer un llamado a todos los actores políticos y sociales para que con voluntad se alcancen soluciones realistas con un enfoque integral, viables y adecuadas a nuestra realidad.

El año que concluye ha sido insólito: la polarización no ha cesado, las posiciones extremistas saltan a la menor provocación, el gobierno y los partidos políticos no terminan de acomodarse, las promesas de campaña no se cumplen y tal pareciera que hemos perdido la brújula nacionalista porque se voltea al exterior en busca de soluciones, olvidando que sin el conocimiento de nuestra historia no podemos avizorar el futuro.

Seguimos secuestrados por una delincuencia organizada que ha hecho que miles de mexicanos vivamos en el miedo y se deposita la solución únicamente en la acción de los cuerpos de seguridad del Estado, olvidando que también es necesario que la sociedad se involucre, pues somos los más afectados.

En materia económica seguimos descansando en la solidez económica herencia de los gobiernos priístas, sin que se aprecie una visión de Estado ante las crisis que se vislumbran y sin abandonar las recetas tradicionales. Se nos prometió un crecimiento de 7%, como la administración anterior y también seguimos esperando.

El empleo sigue siendo el talón de Aquiles; durante la campaña presidencial Calderón prometió ser el presidente del empleo, pero el IMSS reporta que durante este año se generaron más de 600 mil empleos, de los cuales únicamente 200 mil son permanentes.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo llevada a cabo por el INEGI señaló que la tasa de desocupación aumentó de 3.58% en noviembre de 2006 a 3.95% en julio de 2007, y la tasa de desocupación urbana pasó de 4.59% a 5.02% en el mismo periodo ¿Existe en realidad un avance cuando la mayoría de estos empleos son de carácter eventual?

El agropecuario es uno de los sectores con mayor rezago en el país; el actual gobierno invirtió en este ejercicio fiscal más de 176 mil millones de pesos a través del Programa Especial Concurrente. Sin embargo, más de la mitad de los recursos en este programa provienen de programas asistencialistas, que buscan mitigar los efectos de programas económicos que han abatido a los que menos tienen y que casi han destruido a la economía del sector social. ¿Qué es lo que necesita este sector, dinero para mitigar la pobreza o inversión para erradicar la pobreza?

En política social se sigue con el discurso de generar oportunidades para los marginados a base de acciones caritativas oficiales para mitigar los efectos de una política económica que no impulsa el crecimiento y, menos, establece medidas claras de redistribución del ingreso.

Por otro lado, el desgaste político provocado por la reforma fiscal se tradujo en un magro 1% del PIB de aumento en la recaudación. Esperemos que sea el inicio de una verdadera reforma que despretrolice a las finanzas públicas conforme a un esquema moderno, y no dudamos que se tendrá que hacer inmediatamente después de las elecciones de 2009.

En lo tocante a la reforma energética, hemos sufrido un bombardeo mediático para desinformar a la sociedad y convencerla de que Pemex es un caso perdido, un enfermo incurable y que, como dijo un legislador, la única cura es vender la mitad del cuerpo; mitad que, por cierto, recibirían gustosos los inversionistas privados, siempre y cuando les otorgaran las canonjías del caso.

Pareciera que los mexicanos ya no estamos dispuestos a cumplir con nuestra responsabilidad generacional, como se hizo en 1938; que tenemos que reconocer nuestro fracaso pidiendo ayuda al exterior, con ánimo derrotado. Ya es hora de que los mexicanos demostremos que siempre hemos sido capaces de enfrentar retos. Ya es hora que nos acordemos que el país lo heredamos de nuestros padres, pero que corresponde a nuestros hijos y nietos.

Hoy no es la hora de heredarle a nuestros hijos la idea del país que queremos. Es la hora de llevar a cabo las acciones pertinentes para hacer realidad el país que nuestros hijos y nietos reclaman. Esta es la exigencia que debemos enfrentar y a ella debemos responder con firmeza.

EL UNIVERSAL, 25 diciembre, 2007.- http://bit.ly/bnYvvt

Read Full Post »

+ El Gobierno bosqueja “casi el paraíso” para el 2012

+ Plan Ncional de Desarrollo hecho sin participación ciudadana

+ La sociedad, sometida a bombardeo mediático artero y falaz

LAS BUENAS INTENCIONES

Francisco Rojas

En días recientes el gobierno, a través de los secretarios de Estado, presentó con bombo y platillo los planes sectoriales que harán que para 2012 México sea casi el paraíso.Se supone que dichos planes son consecuencia del Plan Nacional de Desarrollo, que pocos conocieron y que carece del ingrediente principal: la participación ciudadana y, especialmente, la del Congreso.Como se dijo en su oportunidad, el Plan plantea un crecimiento sostenido de 5% anual; generar 800 mil nuevos empleos por año; reducir en un tercio los mexicanos en pobreza extrema; y contar con una de las infraestructuras más competitivas de la región.El gobierno estableció tres ejes como guía de los planes sectoriales: propiciar el desarrollo de mayores capacidades de las personas, en particular mediante una mejor y mayor educación y servicios de salud; y promover mayor inversión privada y pública, incrementando a la vez la competitividad de la economía.Qué bueno que el propósito de mejorar la educación se anunció primero que los resultados de PISA, de la OCDE, que nos volvió a desnudar literalmente en materia educativa, y que pusieron de relieve que los esfuerzos en los últimos siete años, periodo en que se han realizado las tres evaluaciones, no hemos mejorado y que seguimos ocupando “honrosos” últimos lugares en aspectos vitales para el desarrollo del capital humano y por ende de la competitividad de un país, como son el lenguaje, las matemáticas y las ciencias.En vano fueron los programas faraónicos de Fox como Enciclomedia, la megabiblioteca y el destinar a la educación uno de los presupuestos, en PIB, más altos que muchos países, incluso de la OCDE.Los resultados son paupérrimos y comprenden tanto a la educación que se imparte en establecimientos públicos como a la que se recibe en escuelas privadas. Hay problemas de fondo que tienen que ver con el enfoque educativo, la infraestructura escolar, la escasa preparación de los docentes y organizaciones laborales dedicadas más a vender al mejor postor sus capacidades organizativas ¡en materia electoral! que al mejoramiento de la calidad educativa.Mención especial merecen los capítulos dedicados a la promoción de la inversión y al aumento de la competitividad. Se proponen los planificadores para ello alcanzar una competencia efectiva en todos los sectores, es decir, eliminar los monopolios privados y públicos y abrir a la competencia y, por supuesto, a la inversión extranjera, los principales renglones de la economía, con lo que esperan aumentar el empleo.Este fue sin duda uno de los grandes fracasos de Fox, a pesar de los cuantiosos recursos de que dispuso y lo es, hasta ahora, del régimen actual. El programa del Primer Empleo ha sido un fracaso; de acuerdo con datos del IMSS, la expectativa del número de trabajadores a subsidiar en 2007 era de 39 mil; sin embargo, conforme a las cifras del Primer Informe de Gobierno, al 30 de junio del presente se habían inscrito únicamente 4 mil 664 trabajadores, 27% de la meta.También persiguen los señores de los planes mejorar la regulación de la economía, contar con infraestructura suficiente y de calidad, fortalecer el mercado interno y crear condiciones favorables para el desarrollo de las empresas, especialmente en telecomunicaciones y energéticos.Interpretando “el espíritu” de los planes, se entiende la congruencia ideológica que existe atrás de algunas medidas, especialmente en la proyectada reforma energética. El bombardeo mediático a que han sometido a la sociedad es artero y falaz, con el claro propósito de convencernos de las bondades de las recetas neoliberales, hasta que por cansancio y desinformación convengamos en que los mexicanos no podemos ser los arquitectos de nuestro destino, sino que tenemos que “abrir a la competencia” sectores estratégicos como el petróleo, en contraposición con lo que están haciendo países más desarrollados para defender sectores que consideran estratégicos.Basten dos ejemplos de doble moral y cinismo: la oposición española para que se vendiera la línea aérea Iberia, contrastando con la lucha de Telefónica para entrar al mercado de Telmex; y el impuesto de 0.54 centavos de dólar al galón de etanol importado de Brasil, para proteger a los productores estadounidenses que, además, reciben subsidios para sembrar maíz y establecer las plantas refinadoras correspondientes.Los retos del país son múltiples y urgentes; pero su solución no es a través de “acuerdos en lo oscurito” por camarillas que se confieran la representación del pueblo mexicano y que pueden acarrear serios costos políticos que se verán en 2009. EL UNIVERSAL, 11 diciembre, 2007.- http://bit.ly/cRbasw

Read Full Post »