Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 enero 2009

 

  • Tercer plan anticrisis insuficiente y huele a electorero
  • Programas de apoyos pueden minar reservas internacionales
  • La crisis, una oportunidad para ajustar el rumbo nacional
  •  

    ¿RUMBO?
    Francisco Rojas

    La presentación del tercer plan anti crisis del Gobierno desató muchas críticas sobre su insuficiencia, estrechez de miras, lo poco novedoso y el hecho de que sus efectos paliativos se concentran en el primer semestre, lo que le da un tufillo electorero.

    El tardío reconocimiento oficial de la gravedad de la situación económica, no obstante, es un avance considerando el largo silencio y que durante el año pasado se adoptaron decisiones parciales y aparentemente inconexas como el apoyo a los quebrantos financieros de algunas empresas, se permitió que continuara sin control el crédito al consumo, principalmente en tarjetas de crédito y se siguieron utilizando medidas arancelarias tradicionales que desprotegen a los productores nacionales, como si el mundo no se estuviera pertrechando para proteger sus intereses.

    En el nuevo programa los apoyos serán para empresas favorecidas, posiblemente sean insuficientes y pueden absorber gran parte de nuestras reservas internacionales.

    No nos asusta que se respalden actividades clave, pero habrá que preguntarse a cambio de qué, con qué criterios, a quiénes y cómo se medirá el cumplimiento de compromisos. Ya sufrimos experiencias de programas discrecionales en esquemas de empresas quebradas y propietarios ricos.

    El programa es coyuntural y no se nota la intención de resolver problemas estructurales, que se han convertido en una bomba de tiempo.

    No hubo pronunciamientos con visión de largo plazo que denotaran un cambio en el rol del Estado para la regulación del mercado; no hubo compromisos explícitos del sector privado; la preservación del empleo se concentra en empresas exportadoras; la banca de desarrollo continuará otorgando factoraje a las cadenas de servicios y agencias automotrices; el crédito para el campo se seguirá concentrando en pocos estados y en agricultores ricos; no hubo planteamientos para adecuar al sector financiero para promover realmente el desarrollo económico; carece de medidas para modificar el crecimiento y destino del gasto público; tampoco hay cambios en los paradigmas en educación y desarrollo tecnológico.

    Tenemos que concientizar que la recesión será de larga duración, que nos enfrentamos a una nueva concepción de la economía y que muchas políticas tendrán que cambiar pragmáticamente.

    El cambio que requiere el país no puede esperarse del actual Gobierno; la crisis no se aprovechará como oportunidad para ajustar el rumbo y salir de la misma con una visión del Estado y un modelo económico actualizados, tendencia que ya se apunta en el resto del mundo, por mucho que los poderosos centros financieros quieran aferrarse a las recetas de siempre. No podríamos esperar otra cosa; un acto de contrición como el de Alan Greenspan hubiera sido inconcebible.

    El PRI lleva en su nombre lo institucional; pero una cosa es la defensa de las instituciones y otra el apoyo incondicional a quienes las rigen o dejarles el campo libre a los iluminados de la protesta permanente. Tenemos que retomar nuestro rumbo; nuestros documentos básicos nos marcan el camino.

    La sociedad espera respuestas y soluciones con visión de Estado y sentido social. Sabemos gobernar, contamos con la experiencia necesaria, lo creado durante muchos años así lo demuestra.

      EL UNIVERSAL, 13 de enero, 2009 http://bit.ly/bH4HZJ

    Read Full Post »