Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 febrero 2009

PLATAFORMA
Francisco Rojas

La Plataforma Electoral Federal 2009-2012 del PRI fue producto de consultas realizadas durante más de un año en todo el territorio nacional, con una amplia participación de militantes y simpatizantes del Partido y diversos grupos sociales; recoge el desencanto de la sociedad ante la ineficacia de los gobiernos de la alternancia en aspectos claves como la seguridad y el bienestar social y económico, y plantea una Nueva Vía Mexicana para el Desarrollo, a través de más de 500 propuestas agrupadas en 4 vectores: económico, social, político y relaciones exteriores.

El PRI ejerce la autocrítica como forma de superación. Reconoce las fallas del modelo vigente, propone medidas emergentes para superar la crisis, pero señala también lineamientos de mediano y largo plazo “capaces de relanzar el desarrollo nacional e impulsar un ciclo de transformaciones que generen una nueva vía mexicana para el desarrollo”.

Acorde con las tendencias mundiales, revalora la intervención del Estado para regular las fuerzas del mercado y la libre competencia; utilizar el gasto público, la política monetaria y otras medidas para impulsar el desarrollo y la iniciativa de los particulares; promover la generación de empleo vía el fortalecimiento del mercado interno con políticas industriales y agropecuarias, que recuperen cadenas productivas basadas en nuestras ventajas comparativas; y aprovechar en beneficio de la sociedad la globalización y el libre comercio, así como lo positivo de algunas políticas aplicadas hasta ahora: finanzas públicas sanas que no limiten su capacidad promotora, endeudamiento externo acorde a nuestro nivel económico, y contención de la inflación para no afectar a los más desprotegidos.

Propone cumplir con los objetivos constitucionales vinculando positivamente la política social con la económica, para volver a ofrecer oportunidades de movilidad social y progreso, combatiendo las inequidades causadas por el actual modelo de desarrollo y disminuir la pobreza y la desigualdad, sobre todo de los grupos más vulnerables, lo que implica reorientar los programas sociales vigentes, con instrumentación eficiente y rendición de cuentas para evitar su uso clientelar y electoral; así mismo, plantea programas de largo plazo para cambiar estructuras que profundizan la desigualdad corrigiendo a fondo los sistemas educativo, de salud y seguridad social, la protección del medio ambiente y el desarrollo tecnológico, entre otros.

Advierte que la democracia social implica la redistribución y nuevos equilibrios entre los poderes y los niveles de gobierno, así como el fortalecimiento de la gobernabilidad, amenazada por la inseguridad e indefensión social causadas por el embate del crimen organizado, cuyo combate requiere atacar las manifestaciones violentas, pero también las causas que provocan y alimentan su virulencia, como la pobreza, falta de oportunidades, corrupción e impunidad.

Nuestras fracciones parlamentarias enriquecerán su agenda legislativa con aportaciones surgidas en la campaña. Las tareas son muchas, los retos difíciles, pero el PRI les hace frente con soluciones integrales con visión de futuro, pero que requieren experiencia, firmeza y liderazgo para llevarlas a cabo.

EL UNIVERSAL, 24 de febrero, 2009 http://bit.ly/aQBRID

Read Full Post »

LA HIDRA
Francisco Rojas
Los líderes que asistieron al pasado cónclave en Davós atestiguaron la debacle de la supremacía del libre mercado y su capacidad de autoregulación.

Preocupados porque el sistema financiero internacional no caiga en una crisis sistémica, acordar nuevas reglas del juego y adoptar políticas anticíclicas para preservar el empleo y reactivar la economía mundial, exhumaron las teorías de Keynes y sacaron del desván los principios de la intervención del Estado para resolver estos problemas.

Lo anterior no ha sido fácil de asimilar por aquellos formados durante los últimos 25 años conforme a los principios del Consenso de Washington en prestigiadas “madrasas” de occidente.

Estos influyentes y poderosos fundamentalistas del libre mercado, se asemejan a una hidra de mil cabezas, incrustados en puestos claves de gobiernos, instituciones financieras nacionales e internacionales, centros de enseñanza, empresas, medios de comunicación, partidos políticos, círculos de intelectuales y hasta organizaciones religiosas.

Por naturaleza son resistentes a los cambios históricos, se oponen a que la intervención del Estado vaya más allá de lo necesario para salvar a los negocios, se resisten aceptar otros paradigmas y son incapaces de vislumbrar las acciones necesarias para impulsar el desarrollo económico.

A Davós asistieron sólo dos presidentes latinoamericanos: el de Colombia y el de México, ambos de derecha. El Presidente Calderón reconoció por fin que nuestro país se enfrentará a una pulmonía y presumió que su equipo está bien calificado para sacar al país de la crisis.

Su fraternal encuentro con Zedillo, le permitió a éste presumir la autoría del rescate bancario más caro de la historia, 20% del PIB, que todavía estamos pagando los contribuyentes.

Lo que no se mencionó fue el rescate de bancos que no lo necesitaban y los negocios que se hicieron al amparo del Fobaproa. Tampoco se aclaró que el préstamo por 50 mmdd que nos hicieron en 1995 para el rescate bancario y su secuela del acuerdo con el FMI de 1999, implicó dar de garantía la exportación del petróleo y compromisos para privatizar la generación eléctrica, la petroquímica, la distribución y transporte del gas natural, los ferrocarriles, los aeropuertos y la banca.

Por su parte Fox continuó cumpliendo los compromisos de privatización y eliminó las restricciones para la entrada de capital extranjero; es así como ahora el 80% de la banca comercial está extranjerizada, insólito en la mayoría de los países, preocupada únicamente por obtener utilidades para apoyar las ganancias de sus casas matrices.

El financiamiento de la banca comercial a los sectores productivos disminuyó del 31% del PIB en 1994 al 9% en 2007; la banca de desarrollo fue prácticamente desmantelada disminuyendo su financiamiento productivo del 4% al 0.6% del PIB en el mismo período; y todavía nos preguntamos por qué no crecemos y somos competitivos.

Por ello, una de las medidas indispensables es rescatar la orientación del ahorro interno y utilizar los instrumentos gubernamentales para hacer accesible el financiamiento a los productores, disminuyendo además las tasas de interés y las abusivas comisiones para hacer más competitiva a la planta productiva nacional.

EL UNIVERSAL, 10 de febrero, 2009 http://bit.ly/bn8obn

Read Full Post »