Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/06/10

Intervención del coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados, Francisco Rojas Gutiérrez, durante el Foro Perspectivas de Desarrollo Económico y Social de las Entidades Petroleras, celebrado en el World Trade Center Veracruz:

 Señor gobernador, don Fidel Herrera Beltrán, mi amigo y compañero de partido; presidenta, Beatriz Paredes Rangel; compañeros diputados; señoras y señores.

 Les agradezco mucho esta invitación a participar en este foro sobre las perspectivas de desarrollo económico y social en las entidades petroleras.

 El Estado de Veracruz, que encabeza mi amigo, don Fidel Herrera Beltrán, es un ejemplo de cómo se conjugan los recursos federales y locales con el esfuerzo de empresarios y trabajadores, para impulsar el crecimiento económico y el bienestar social del estado.

 Fue un gobernador de Tabasco, don Leandro Rovirosa Wade, el primero en impulsar el tratamiento fiscal especial a los estados petroleros y que son productores de hidrocarburos, y que ahora ya se ha extendido a Chiapas, Campeche, Veracruz y Tamaulipas. La razón del exgobernador Rovirosa era y es evidente, ya que la extracción y transformación de los hidrocarburos, es obvio que afecta el medio ambiente en todos estos estados.

 Las entidades donde se extraen hidrocarburos reclaman mayores beneficios de ese recurso no renovable y que es propiedad de la nación. Los motivos de estas entidades son muchos y válidos: los daños al ambiente, a la propiedad y la vida de las personas; los efectos sociales y económicos de esa actividad y los gastos de estados y municipios por los aumentos súbitos de la demanda de servicios, entre otros.

 Fortalecer el federalismo hacendario exige tener una hacienda pública menos dependiente del petróleo y corregir las debilidades estructurales de Pemex, que se han manifestado en la declinación de las reservas, la producción y la exportación de hidrocarburos, así como en la refinación y en la petroquímica, que prácticamente ha sido desmantelada.

 Asimismo, han tenido fuerte impacto en los ingresos y programas de los estados, el encarecimiento de los insumos energéticos, la competitividad, la ocupación y el Producto Interno Bruto, entre otras áreas.

 No sabemos si por incompetencia o por mala fe, los gobernantes y administradores actuales han provocado la quiebra técnica de Pemex y precipitado al organismo a una crisis profunda, me parece también que con todo el ánimo de privatizarlo.

 En los últimos nueve años, solamente en los últimos nueve años de gobiernos panistas, Pemex ha aportado 6 billones 305 mil millones de pesos al fisco por concepto de ingresos petroleros, pero el gobierno le negó recursos para el mantenimiento adecuado de instalaciones y para la ejecución de proyectos importantísimos.

 Entre ellos, y nada más para empezar, el de la exploración, el mantenimiento de sus instalaciones, la no atención a la petroquímica y tampoco le permitió construir una sola refinería, por lo que las importaciones de petrolíferos y gas licuado en este período –los nueve años- llegaron casi a los 80 mil millones de dólares.

 Vean ustedes la dimensión de las decisiones que han sido tomadas en estos nueve años, y el significado que tienen en términos económicos.

 La industria petroquímica, que ha sido mencionada aquí por el gobernador Herrera Beltrán, y que ha empezado a tener este tipo de asociaciones, en estos años fue prácticamente desmantelada; no ha habido ningún apoyo a la industria petroquímica, no ha habido ningún apoyo a la industria de fertilizantes, y ha sido un descuido total de un patrimonio nacional construido a través de décadas por mexicanos.

 Por ello, esta política que han seguido los gobiernos actuales de dar prioridad a compromisos de exportación y a compensar las deficiencias recaudatorias, porque para ello ha servido también, para que ellos no tengan que hacer modificaciones recaudatorias, ha provocado la sobreexplotación de los yacimientos y su prematura declinación, como ocurrió en Cantarell, lo que ha reducido el monto de reservas probadas a sólo nueve años y ha hecho que actualmente caiga la producción de petróleo crudo en casi 850 mil barriles diarios.

 Eso verdaderamente es algo que va más allá de cualquier cálculo político, es un crimen económico que no debemos tolerar, porque asestar un golpe de esa naturaleza, no solamente a Petróleos Mexicanos, que ha sido creado durante 70 años por varias generaciones de mexicanos, sino porque estamos atentando contra el desarrollo mismo no sólo de la empresa sino de nuestro país.

 No solamente han fallado en estos yacimientos marinos, sino que los intentos que han hecho por convertir el proyecto de Aceite Terciario del Golfo o mejor conocido por todos nosotros como Chicontepec, como fuente sustituta de producción de hidrocarburos, han fracasado a pesar de las multimillonarias inversiones que se han hecho, y que aquí también ha mencionado el gobernador Herrera Beltrán, de contratos de cientos o miles de millones de dólares, que no han surtido ningún efecto para sustituir la baja de producción en los yacimientos marinos.

 Hoy, por supuesto, estamos pagando las consecuencias de haber abandonado la exploración, sobre todo en el sureste y en aguas someras, y como consecuencia de ello, se insiste en concentrar esfuerzos en aguas profundas, a pesar de que experiencias recientes como las que estamos viendo en el Golfo de México, han demostrado que la tecnología de aguas profundas y ultraprofundas aún no está con la madurez y la seguridad suficiente.

 No cabe duda que la explotación la estaba haciendo una las grandes petroleras internacionales, como es la British Petroleum, y aún así se corren este tipo de riesgos.

 Entonces, tenemos que medir muy bien no solamente la tecnología que están utilizando las grandes empresas petroleras, sino también las posibilidades nuestras y donde nosotros tenemos las oportunidades fundamentales para de verdad instituir nuestras fuentes de producción petrolera.

 Tenemos que hacer lo necesario e impulsar las medias que tengamos que tomar en Petróleos Mexicanos, porque ya es inaplazable fortalecer la capacidad directiva, la capacidad técnica que fue desmantelada en estos nueve años, corrieron a todos los técnicos en una empresa en donde existía un gran servicio civil de carrera, en donde los petroleros se dedicaban ella toda su vida.

 Entraban saliendo de la universidad, cuya vinculación con Petróleos Mexicanos se daba a través de las maestrías, los doctorados y la ingeniería petrolera, y salían jubilados, porque la empresa les proporcionaba esa capacidad y ellos le proporcionaban su vida a la empresa y la empresa crecía y se desarrollaba.

 Han desmantelado la planta técnica sustituyéndolos por otros funcionarios que seguramente tendrán preparación, pero no en eso, no en ingeniería petrolera y no son suficientemente capaces para sacar adelante a Petróleos Mexicanos.

 Debemos pensar en autorizarle mayores inversiones con cargo a sus propios recursos y preservar la propiedad y el control de los hidrocarburos, que son de la nación tal como lo establece nuestra Constitución.

 El colmo ha sido que después de una gran discusión nacional durante casi ocho o diez meses, en el Senado de la República y prácticamente en toda la nación, fue una discusión nacional, la reforma energética no siquiera después de dos años, se puede decir que lo que se ha aprobado en el Senado y en la Cámara de Diputados, ha sido implementado por el gobierno federal. Es impresionante la lentitud y la ineficacia, o la ineptitud que tienen para hacer las cosas.

 El hecho es que no ha estado cumpliéndose con lo establecido en las propias leyes de la reforma energética, y lo peor de todo es que una de las grandes banderas de la reforma energética había sido: démosle autonomía de acción a Pemex, dejemos que lo administren los petroleros y que salgamos adelante con autonomía de la administración.

 El resultado es que ahora tenemos más burocracia que la que teníamos antes de la reforma, y eso me parece que no solamente atenta contra el espíritu de la reforma energética, sino atenta contra la administración y las posibilidades de que Petróleos Mexicanos realmente opere como la gran empresa que es.

 Si Pemex está en crisis, se debe a que la hacienda pública también se maneja mal, porque el hecho de que la hacienda pública se maneje mal hace que se le extraigan prácticamente la totalidad de los recursos a Petróleos Mexicanos para tapar el agujero de la hacienda pública.

 Por ello, se ha ido aprobando en estos años, a petición del gobierno, reformas fiscales, nuevos impuestos, modificaciones al Código Fiscal de la Federación, etcétera, y a pesar de ello, la recaudación tributaria no petrolera apenas llega casi al 10 por ciento del Producto Interno Bruto, una de las más bajas en Latinoamérica.

 En nueve años la recaudación solamente ha aumentado 0.6 por ciento del PIB, fundamentalmente por el nuevo impuesto del IETU y el IDE, y el SAT únicamente recupera el dos por ciento de los créditos fiscales.

 Pese a estas y otras evidencias, el panismo no reconoce sus errores y parece insistir en que los desaciertos son el camino para “vivir mejor”; su lema, su slogan de campaña que finalmente no se traduce en algo tangible para los mexicanos, sino simplemente es un slogan de campaña.

 ¿De verdad creemos que podemos vivimos mejor cuando las autoridades recaudatorias son incapaces de acabar con la evasión fiscal, y se esmeran en perseguir a los causantes cautivos menores, y lo único que hacen es mandar incentivos para el crecimiento de la economía informal en lugar de tratar de gravarla, o lo grandes causantes mayores, que prácticamente no pagan nada porque ellos son los que se aprovechan de las posibilidades de elusión fiscal?

 ¿De verdad vivimos mejor cuando se derrocharon 1.3 billones de pesos de excedentes presupuestarios entre 2003 y 2008, tal como lo ha señalado la Auditoría Superior de la Federación?

 ¿De verdad estamos viviendo mejor sabiendo que 600 mil millones de pesos de ese dispendio provinieron del petróleo, el petróleo de todos los mexicanos, los ingresos que aquí reclaman los presidentes municipales?

 ¿Vivimos mejor cuando cuatro quintas partes de esos recursos no previstos fueron dilapidados en gasto corriente y más burocracia?

 ¿De verdad podemos vivir mejor cuando el gasto público es ineficiente, o no existe una adecuada evaluación de resultados en función de los programas y proyectos, y los servicios públicos son escasos y malos?

 La hacienda pública es raquítica y ningún país, pueden vivir mejor anclado en la incompetencia que tenemos.

 Los legisladores del Partido Revolucionario Institucional hemos presentado iniciativas para reducir el gasto corriente; para mejorar la eficiencia, transparencia y rendición de cuentas; para impedir subejercicios; para revisar la elaboración de las reglas de operación; para evitar asignaciones discrecionales de recursos públicos y evaluar correctamente el gasto público.

 Tenemos dentro de nuestra agenda legislativa la revisión de la Ley de Coordinación Fiscal, en donde tenemos que –con toda conciencia- pensar muy bien el momento y la forma de abrir esta Ley de Coordinación Fiscal, porque esta es la ley que nos permite la distribución entre la federación, los estados y los municipios, es laley del federalismo fiscal.

 Así que, en el momento en que tengamos esta posibilidad, seguramente vamos abrir un asunto de naturaleza realmente importante, fundamental en el Estado mexicano, porque al abrir esto, vamos a abrir muchas otras cosas, no solamente se abre un pedazo de la Ley de Coordinación Fiscal, sino que se abre todo, y ese casi fue el motivo de la también fallida Convención Nacional Hacendaria que intentó Fox y que resultó absolutamente un chasco, y otro slogan publicitario.

 La responsabilidad social y económica de Pemex es con todos los mexicanos y con todas las entidades federativas. Pemex debe preservar el patrimonio, la salud y la vida de las poblaciones donde opera y eso le exige invertir en mejores prácticas preventivas y combatir con eficacia el robo de combustibles.

 Pero esta obligación de Pemex- esto también lo quiero señalar y es parte de mi experiencia, a lo mejor ya no sucede, pero es parte de mi experiencia- tampoco debe solapar a la llamada “industria del reclamo”, que oculta corruptelas entre particulares y autoridades y también alienta liderazgos espurios, ya los hemos vivido y padecido y todavía los seguimos padeciendo.

 Los legisladores del Partido Revolucionario Institucional escucharemos todas las propuestas para convenir los acuerdos necesarios y promover la legislación que convenga, para alcanzar un verdadero federalismo hacendario.

 La situación del país es más difícil de lo que el gobierno admite y no se podrá solventar con discursos, sino con actos bien orientados y mejor ejecutados.

 Estoy dejando aquí a todos ustedes un folleto en donde hacemos un breve análisis de los resultados de los nueve años de gobiernos panistas, que ojalá tengan oportunidad de analizar para que vean cuáles son los resultados que el gobierno nos ofrece “para vivir mejor”.

 Los priistas, señor gobernador, señoras y señores, no seremos testigos pasivos de la incompetencia que asoma por todas partes. Desde los gobiernos de los estados como el de Veracruz, desde los municipios como el de Coatzacoalcos, desde el Congreso de la Unión y desde todas las instancias del partido y la sociedad, redoblaremos nuestros esfuerzos para sacar al país adelante y dar solución a los justos reclamos de los mexicanos.

 Muchas gracias.

BOCA DEL RIO, VER. 5  junio, 2010.-

Read Full Post »