Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26/08/10

Intervención del Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados, Francisco Rojas Gutiérrez, durante la clausura de los trabajos de la Reunión Plenaria del GPPRI:

 Compañeras y compañeros diputados:

 A la conclusión de esta jornada tan intensa y fructífera, quiero expresarles a todos ustedes el más amplio reconocimiento por ese compromiso que hemos asumido hoy con el país, está expresado en sus propuestas, en los debates, en la vehemencia como hemos visto que se han desarrollado las reuniones, y también en la voluntad de contribuir desde la visión de nuestro grupo para que otra vez la tarea legislativa se constituya en la vanguardia política de México y en la mejor oportunidad para que el país recupere el rumbo.

 Como diputado, compañero de todos ustedes, quiero expresarles mi satisfacción y orgullo de formar parte de este grupo, en este partido, en este tiempo y en estas circunstancias.

 Nuestra reunión no es una más en la tradición de los encuentros entre legisladores, hemos buscado y creo que es mérito de todos el haber realizado planteamientos que puedan ir perfilando una nueva tradición y postulen a la eficacia del trabajo, como el mejor indicador del éxito de nuestro esfuerzo.

 Hemos abierto brecha en la comunicación con los congresos locales y en la discusión programática con nuestros aliados del Partido Verde Ecologista y debo decirlo con satisfacción, no sucumbimos en los debates políticos de la coyuntura. Hemos preferido con sensatez la discusión de las propuestas comunes y de nuestras intenciones legislativas. Por eso también, me siento satisfecho y muy orgulloso.

 En todo esto, lo que cuenta son los resultados. Lo que nos debe quedar como legado, vínculo de unión, y fortaleza como grupo, son los valores de lo que hemos conseguido aquí en estos días de reunión.

 La calidad y volumen de lo que hemos acordado hoy y que han detallado las relatorías es de una gran significación y constituye el acervo que debemos prestigiar como logro de nuestra reunión anual. Estoy seguro de que hoy todos somos más amigos que antes.

 Es una definición consustancial al sistema democrático que principiemos por la intención de perfeccionar el sistema de rendición de cuentas.

 Por eso establecimos una mesa que discutió las responsabilidades públicas y la rendición de cuentas, y ahí creo que hemos avanzado con explicitar nuestra responsabilidad de dictaminar en su tiempo las cuentas públicas pendientes del Ejecutivo Federal.

 Sin embargo, quiero decirles que creemos indispensable arribar a una legislación moderna que permita la posibilidad de que la Auditoría Superior de la Federación revise durante la aplicación del gasto la solvencia de su ejecución.

 Hemos advertido que el examen ex post de las cuentas públicas es muy importante, pero tenemos que reconocer también que no es suficiente. Este es un país en que todo mundo quiere disimular sus errores con la simple expresión de la frase “yo asumo la responsabilidad” que en estricto sentido no significa nada porque más allá de la expresión, no hay posibilidad alguna de ejercer las investigaciones y fincar las responsabilidades con la eficacia que exige la población.

 El asunto de los subejercicios, las transferencias a entidades, fideicomisos o diversos entes para evadir licitaciones públicas o simplemente realizar reasignaciones arbitrarias; el modelo fáctico que han escogido para realizar las actividades de los festejos del Bicentenario es un ejemplo de los excesos en la simulación de procedimientos para evadir la rendición de cuentas.

 De manera especial, tenemos que crear la legislación necesaria para que la rendición de cuentas de los organismos autónomos y empresas públicas como PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad, puedan perfeccionar y transparentar su procedimiento de rendición de cuentas.

 Vamos a proponer y creo que es muy acertada la idea, de que el Consejo Nacional de Seguridad Pública rinda a la Cámara de Diputados un informe periódico de su desempeño, que no solamente explique las particularidades de su propia estructura, sino que diga cuáles son los resultados de una serie de leyes ahora están ya en vigor y que fueron aprobados a iniciativa del Ejecutivo para combatir el crimen organizado y cuál es el destino de los cuantiosos recursos públicos que se han puesto a su disposición.

 Tenemos que insistir en que la rendición de cuentas debe acompasarse con la definición y transparencia del sistema de indicadores de evaluación del desempeño y de los efectos prácticos que deben tener las tareas de evaluación de instituciones como el CONEVAL o el INEGI, que ahora sólo tienen una función orientadora, pero que en la conducta de la opacidad que ha mostrado la administración federal sus informes sólo sirven para montar campañas publicitarias que contradicen sus hallazgos, antes que privilegiar el democrático ejercicio de rendir cuentas puntuales.

 La complacencia que se ha generado después de que las conductas irregulares se han realizado y que confían en el olvido, como única alternativa para la sociedad, deben de principiar a erradicarse a través de varios esfuerzos que ustedes han propuesto y que he recogido con el mayor interés.

 Es imprescindible insistir en la propuesta de regular de una vez por todas, el informe anual del Ejecutivo a la sociedad mexicana a través de su comparecencia en el Congreso de la Unión.

 Es un acontecimiento que exige prudencia y respeto republicano y que por supuesto tiene que cumplirse invariablemente al inicio de cada año legislativo.

 Insistiremos en el tema con todos los elementos a nuestro alcance. No debe escapar en este tema la imprescindible urgencia de volver a prestigiar a las instituciones para que provistas de autoridad moral puedan pretender entonces sí, su ejemplaridad.

 Vamos a buscar, para concretar pronto, modificaciones legislativas que impidan que el Ejecutivo de la Unión realice actividades ilegales de promoción para su partido en las campañas electorales.

 No se trata de abundar en un discurso partidario, sino de encontrar una solución legal a las dos decisiones del Instituto Federal Electoral y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que han resuelto una intromisión ilegal del presidente Fox en la última elección presidencial para la que no hubo sanción alguna y una intervención del presidente Calderón en las últimas elecciones, que el día de ayer el Tribunal Electoral acaba de resolver, para decir otra vez que ha habido una intromisión ilegal en el último proceso electoral. Un delito que otra vez, quedará impune.

 Otra vez, compañeras y compañeros diputados, ya no puede ser una solución el que simplemente se diga que el Presidente asume su responsabilidad sin que no se dé un remedio legal para que esta conducta injusta para la democracia se vuelva a repetir.

 En este sentido, de verdad debemos celebrar el que hayamos acordado aquí, proponer una nueva ley que reglamente la propaganda gubernamental.

 A pesar de que en la definición constitucional está claramente ubicado el sentido que esta propaganda debe tener, es indudable que no hay voluntad para cumplir con la previsión legal y ante la ausencia de la ley reglamentaria, se han producido abusos y excesos que ya es tiempo de poner en su lugar.

 El Plan Nacional de Desarrollo es un formidable instrumento de integración nacional que hoy parece más bien una pieza de arqueología, de lo inservible. Detrás de la construcción del Plan debe haber un sistema de planeación regulado por el Artículo 26 constitucional y planteado y desarrollado en la Ley General de Planeación.

 El Plan es el que armoniza el rumbo de la vida nacional y lo hace congruente con el proyecto nacional definido en la Constitución.

 Primero proponemos que este Plan sea revalorado y que en los términos de la ley se puedan discutir los ajustes en los objetivos y metas que contiene su redacción original.

 Es necesario evitar las consultas improvisadas, sin agenda, ocurrentes, mediáticas que ha tomado como método el Ejecutivo para resolver los problemas nacionales.

 Creemos en la necesidad de la adecuación de los instrumentos públicos, pero exigimos que sea con orden, en una convocatoria que contenga agenda, compromisos y destinos eficaces de los acuerdos.

 Expresamos nuestro compromiso de dialogar y concertar con otros poderes de la Unión, con otras fuerzas políticas, pero con orden y no como un mero ejercicio publicitario.

 La mesa política produjo muchas ideas valiosas y propuestas concretas que vamos a esmerarnos en llevar pronto a la discusión en el caso de que los dictámenes ya hayan sido presentados.

 Simplemente deseo ratificar nuestro compromiso con la mejoría de nuestra normatividad interna y en esta línea avanzar en la necesidad de perfeccionar la legislación que tiene que ver con los juicios de procedencia, para clarificar las responsabilidades públicas por conductas que a las instituciones o a los ciudadanos les parecen constitutivas de responsabilidades.

 Celebro y expreso nuestra voluntad para que pronto, en los términos que ustedes han propuesto, presentemos un nuevo orden para hacer eficaces los juicios de procedencia de los que ya hay varios presentados en la Comisión Jurisdiccional.

 Tenemos que renovar pronto nuestra normatividad interna que creo estamos dispuestos todos a ofrecer como un compromiso de nuestro grupo parlamentario.

 Es tradición de nuestro partido la postulación de las reivindicaciones de la clase obrera del país. El Artículo 123 y la Ley Federal del Trabajo están en la esencia de nuestra más sentida aportación a la solidez de la clase trabajadora que ha sido, sin duda, el gran soporte de la economía nacional con dedicación, esfuerzo y muchas veces grandes sacrificios de nuestros compañeros trabajadores.

 Por eso, debemos celebrar el acuerdo para presentar al Pleno de la Cámara, la alternativa de nuestro grupo en materia de reforma laboral, consensada con las organizaciones de trabajadores de distinto signo y armonizada con gran sabiduría para que sirva de palanca al desarrollo nacional, sin detrimento de las justas conquistas de los trabajadores. Es un acierto, es una alternativa viable que debemos apoyar con gran decisión.

 Felicito a todos nuestros compañeros diputados obreros que han trabajado durante estos cuatro meses, haciendo y celebrando foros en diversas ciudades del país, junto no solamente con sus organizaciones, sino con empresarios, académicos, y todos los abogados que han querido participar, de tal manera que la construcción de esta reforma laboral, sí sea una reforma laboral consensada y no producto de un gabinete caprichoso en el centro del país.

 El tema social ha estado ligado a la razón de ser de nuestro partido. Buscamos la justicia social. Proponemos la concepción moderna de la cohesión social. Rechazamos, como lo hemos dicho muchas veces, la visión asistencialista y clientelar.

 Negamos que el rumbo sea la simple entrega de dádivas a cambio de compromisos que no aprovechan de ninguna forma la energía social, ni dan viabilidad al gran potencial de la gente, que es el mejor capital con que contamos en el país.

 Por eso me entusiasma, y quiero pedirles que usemos estos temas de carácter social como una gran plataforma convocante para todas las organizaciones sociales del país, a efecto de que se sumen a estas propuestas que vamos a presentar inmediatamente al Congreso y que en su conjunto darán una nueva visión y un nuevo impulso al desarrollo social del país.

 El Presidente nos ha pedido propuestas en el área de seguridad pública. Exige alternativas. Independiente de que discutiremos también esos temas, aquí hay una propuesta que celebro para contribuir a atacar este flagelo en sus causas y no sólo con sus efectos.

 Tal y como está diseñada, la política social no combate la pobreza, no reduce la desigualdad, no eleva el desarrollo humano y no resuelve el contraste regional, como aquí ha quedado establecido.

 En este grupo parlamentario encontramos inadmisible que en sólo tres años la pobreza se haya incrementado en más de seis millones de personas; que en todos estos años, la desigualdad se mantenga inalterada e incluso que los índices de desarrollo humano y bienestar hayan descendido tanto como se ha elevado el desempleo, la informalidad y la incertidumbre hacia el futuro.

 La actual situación de pobreza, desigualdad y marginación es prácticamente igual a los niveles registrados en 1992, es decir, sufrimos una regresión de casi dos décadas en los alcances centrales de la política social.

 La pobreza en México no sólo es elevada sino persistente; la desigualdad en nuestro país no sólo es profunda sino parece inamovible. Ese es el tamaño del desafío que enfrentan las instituciones sociales del Estado mexicano.

 Por eso proponemos:

 Primero, una nueva forma para combatir la pobreza y la desigualdad que vaya más allá de las transferencias directas y que incida en el combate productivo de la pobreza para estimular la creatividad y la capacidad emprendedora de los mexicanos en situación de pobreza y que les permita traducir su capital humano en ingresos y bienestar para su familia.

 En ese sentido va nuestra propuesta de una Ley del Fondo Nacional de Microcréditos para emprendedores sociales, que reactivando la Banca de Desarrollo, permitirá la auto-ocupación de alrededor de un millón de personas actualmente desempleadas que tengan un oficio, vocación técnica o profesional.

 Segundo, de igual manera, para contrarrestar de fondo la tendencia a la desigualdad regional, el centralismo y la reproducción de la exclusión, estamos proponiendo la creación del Fondo Nacional de Cohesión Social, que permita atender con recursos federalizados a municipios de alta y muy alta marginación, específicamente a las más de dos mil 671 localidades estratégicas caracterizadas como zonas prioritarias para transformar sus condiciones de vivienda, infraestructura social básica y de servicios, vías de comunicación, y de producción y comercialización.

 Tercero, de igual manera, nos proponemos establecer la universalización de la pensión por vejez o incapacidad permanente para aquellos que carezcan de seguridad social. No más clientelismo con nuestros mayores, el tema es de dignidad y de justicia social.

 Cuarto, desde la campaña comprometimos el establecimiento del seguro del desempleo. Convertir esta propuesta en garantía de ley, es compromiso del Grupo Parlamentario del PRI para el próximo Periodo.

 Quinto, la primera condición para la superación de la pobreza y la desigualdad es la educación.

 En el próximo Periodo vamos a concluir una reforma que eleve al nivel de obligatoriedad la educación media superior, para dar salida a los cientos de miles de jóvenes que actualmente ven truncados sus deseos de desarrollo profesional; en el nivel básico de la educación vamos a impulsar el inicio de un proceso gradual que tenga como objetivo las escuelas de tiempo completo, tal y como nos comprometimos en nuestras campañas; para los pequeños preescolares vamos a establecer un nuevo marco regulatorio para las estancias y guarderías infantiles que garanticen su seguridad, su funcionalidad y un espacio digno para recibir sus cuidados y las primeras letras de su formación; y elevaremos a rango constitucional el interés superior de la infancia.

 Cuidaremos y apoyaremos en la elaboración del Presupuesto, que haya los recursos suficientes para las universidades públicas.

 Hemos estado descuidando la educación superior y tenemos que darle un nuevo impulso a través de este grupo parlamentario.

 Sexto, mantenemos nuestra posición para darle autonomía al CONEVAL; eficientar el funcionamiento del FONDEN, que es lento, insuficiente, inoportuno, centralista y que deja abandonados a los ciudadanos, como si los ciudadanos estuvieran solamente esperando que se atendiera de acuerdo a los colores de los partidos.

 Los ciudadanos han sido afectados, a todos por igual, en el norte del país, en el estado de Veracruz y en otros lugares, y no hay la atención adecuada. Tenemos que hacer eficiente el funcionamiento del FONDEN y buscar cómo descentralizar y asegurar bien a todas las localidades para tener los recursos suficientes y oportunos.

 Tenemos que reivindicar el federalismo y la coordinación institucional de los diferentes órdenes de gobierno acotando el funcionamiento de los delegados y representantes federales en las entidades solamente a un papel normativo y de supervisión, así como la actualización a la legislación de salud, bienestar y cultura.

 Séptimo, la política social debe ser el medio por el cual el gobierno mejore las condiciones que agobian a la mayoría de los mexicanos y sobre todo a los que viven en extrema pobreza.

 La fracción del PRI apoyará una reforma a la Ley de Desarrollo Social para avanzar en la universalidad de los derechos fundamentales como la educación, la salud y la seguridad social y garantizar su exigibilidad jurídica; pero también para acabar con estructuras duplicadas, reivindicar el federalismo social y lograr una nueva articulación de la política social que no sólo intente paliar la pobreza hoy, sino que funcione para abatirla permanentemente.

 Quiero felicitar a la mesa que se encargó de la política social, porque creo que tenemos una nueva concepción de política social que tenemos que reconsiderar, ampliar y sobre todo profundizar, para que de veras la política social sirva para el desarrollo humano y no sólo para dar dádivas y hacer colas en los bancos para recibir dinero mensualmente.

 El Periodo Legislativo que se avecina está caracterizado por la discusión de los temas económicos identificados con la rendición de cuentas, la política de ingresos y la dictaminación del Presupuesto de Egresos.

 Nada más que ahora, dada la experiencia de lo que vivimos el año pasado y del deterioro social que observamos, no se trata solamente de repetir los escenarios que frecuentemente contienen las estimaciones macroeconómicas del gobierno y que se envían con el objetivo de mostrar subestimaciones de ingresos con la intención evidente de presionar al Congreso para que acuerde nuevos impuestos.

 Creo que debemos, como se manifestó responsablemente en el debate, principiar por hacer un balance objetivo de los resultados de la política económica aplicada por el gobierno, para que pronto podamos presentar un documento que contemple alternativas a la política de ingresos y de gasto público que propone el gobierno al Congreso de la Unión.

 Tenemos que pensar en alternativas audaces, sensatas y viables, que sostengan nuestro esquema de desarrollo social sin perjudicar la salud de las finanzas públicas. En esta línea celebro la propuesta para buscar la reducción del gasto corriente y reasignar lo que resulte hacia los asuntos que son prioritarios como la inversión pública en carreteras, educación, salud, desarrollo rural y por supuesto el combate al crimen organizado.

 No queremos nuevamente que el gobierno incumpla el decreto aprobatorio del Presupuesto de Egresos.

 Había un mandato en el decreto para que hubiera una gran reducción del gasto público.

 Reducción para lo cual le dimos un plazo de cuatro meses al gobierno para que presentara sus propuestas de reducción del gasto corriente. A los cuatro meses recibimos solamente una propuesta de reducir en los tres años de esta Legislatura, alrededor de 40 mil millones de pesos.

 Eso es verdaderamente inadmisible y tendremos nuevamente en este Presupuesto que insistir en la reducción del gasto corriente que ha crecido a niveles verdaderamente inaceptables.

 Como hemos dicho, aquí algunos de nuestros compañeros, hemos tenido un gobierno caro y malo.

 Sostenemos que con el análisis objetivo de los recursos de que dispone el Gobierno Federal hay posibilidades plenas de incidir en temas prioritarios que ahora son disimulados con transferencias a programas asistencialistas y clientelares.

 Es muy acertado el análisis que debemos llevar a la discusión pública, que se sintetiza en la existencia recurrente de subejercicios en áreas que producen dividendos que el gobierno después usa de manera discrecional y, por otra parte, sobreejercicios en programas clientelares que curiosamente se dan en estados que tienen elecciones.

 Me parece imprescindible el proponer la legislación necesaria para prevenir, revisar y sancionar eficazmente los subejercicios, promover un equilibrio presupuestario estructural de las finanzas públicas y establecer de una vez por todas, mecanismos legales para garantizar que las reglas de operación de los programas sean acordes con los requerimientos de la población a la que se debe beneficiar.

 La búsqueda de la discrecionalidad es una obsesión de la autoridad hacendaria, por ello es importante insistir en el tema de evitar el uso discrecional del gasto acordado en la Cámara de Diputados, fortalecer la participación de los legisladores en los procedimientos de evaluación del desempeño y el establecimiento de nuevos programas, objetivos e indicadores.

 Propondremos la reasignación de los renglones del gasto que sean necesarios, buscando la mayor productividad y el mayor impacto social.

 Señaladamente las exenciones o los gastos fiscales, que de una vez por todas vamos a verificar si en efecto cumplen con los objetivos de aumentar el empleo, elevar la productividad y asegurar el mayor impacto social, o si por el contrario requieren de una redefinición que estaremos dispuestos a afrontar.

 Refrendamos el impulso de una nueva visión de financiamiento al desarrollo que fortalezca las Pymes y haga más eficiente el crédito a los gobiernos estatales y municipales para la inversión pública que detone el desarrollo social. Vamos a insistir en la votación de la iniciativa de nueva ley de la Banca de Desarrollo.

 Igualmente es una demanda que debemos recoger con plena responsabilidad otorgar autonomía plena al SAT y a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

 En esta materia económica tenemos que señalar y congratularnos de la discusión abierta, seria, apasionada, que hemos tenido hoy aquí para precisar la postura del PRI frente a las condiciones económicas y la política del gobierno.

 Reitero lo que acordamos:

 Estamos a favor de una reforma hacendaria integral, que transparente y precise el destino del gasto, que evite los subejercicios, garantice los recursos para atender los derechos sociales y el desarrollo del país, y provea a las políticas públicas prioritarias para superar los problemas de inseguridad pública y ampliación de infraestructura con una visión federalista.

 Nuestro planteamiento compromete la baja de impuestos, en especial la disminución del IVA cuando menos del 16 al 15 por ciento y del 11 al 10 por ciento en la frontera. Así lo vamos a cumplir.

 Finalmente, debo ratificar el acierto de ubicar en una mesa especial los asuntos de la seguridad pública y la seguridad nacional que constituyen el flagelo más grave de la República.

 Es evidente que con todos los recursos del gobierno federal no ha habido forma de articular una estrategia que vaya resolviendo gradualmente sus múltiples complejidades.

 Declaramos en sesión permanente la mesa de seguridad pública de nuestro grupo parlamentario, para que con el cúmulo de propuestas que ha recibido, establezca en brevedad la estrategia integral que habremos de consultar con los otros poderes de la Unión para poderla presentar como una alternativa viable.

 Quiero decirles a todos ustedes, compañeras y compañeros, que estamos listos para presentar propuestas individuales que tienen que ver desde la seguridad jurídica a la adopción de menores, la tipificación de delitos contra la dignidad de las personas, la definición legal grave por la portación de armas de fuego, la regulación terapéutica de la marihuana y la revisión exhaustiva de las medidas que están en vigor y que tienen que ver con el arraigo, testigos protegidos, así como la eficacia de fiscalías especializadas para los delitos contra periodistas o todas las iniciativas que hemos analizado para resolver el asunto de las policías con mando único.

 Insistiremos en que la prevención y la rehabilitación tienen que ser parte toral de cualquier estrategia ante este problema.

 En esta lógica, son muy interesantes los dos temas que abordaremos de inmediato:

 El que tiene que ver con las disposiciones legales para hacer más eficiente el combate al lavado de dinero.

 El que tiene que ver con una nueva regulación aduanera más eficiente, como asunto de seguridad nacional que acompasaremos con la propuesta que sugiere la necesidad de construir una policía fronteriza que en comunicación con el sistema de aduanas pueda evitar la porosidad de nuestras fronteras y costas.

 El tema de los derechos humanos debe estar siempre presente en el diseño de todas las políticas de seguridad. Por eso, procederemos a dictaminar las iniciativas pendientes en la materia y vamos a tener mucho cuidado, para que en el diseño de la estrategia de seguridad pública que presentemos, el tema de los derechos humanos quede plenamente garantizado.

 Es un compromiso también de nuestro grupo, la revisión de la Ley de Seguridad Nacional, en la que ya tenemos una propuesta que concilia las divergencias, que dentro del mismo gobierno federal se han presentado. La Comisión que hoy estamos estableciendo de manera permanente, servirá para que en término perentorio promueva la presentación de los dictámenes de las minutas que en la materia están pendientes, señaladamente la Ley Antisecuestro.

 Queremos, compañeros, por supuesto, que la criminalidad se mantenga alejada de la política. El pretender usar los sucesos criminales o su combate con fines publicitarios es altamente nocivo para la convivencia armónica.

 En el PRI somos responsables y sensatos en este tema. Nos duele los miles y miles de familias que han quedado en el desamparo por esta lucha cruenta.

 Nos preocupa que inocentes sean involucrados en la vorágine desatada, que lamentablemente ha lesionado seriamente nuestra convivencia.

 Estamos esperando que la autoridad resuelva el crimen proditorio de nuestro entrañable compañero Rodolfo Torre Cantú, cuando se enfilaba al triunfo electoral en Tamaulipas.

 Que no se confunda nuestra prudencia y sensatez con el abandono en la búsqueda de los responsables. Estaremos vigilantes de lo que diga la autoridad a la que le exigimos un resultado pronto.

 Compañeras y compañeros diputados, el resumen amplio de nuestras relatorías produce una agenda brillante que nos comprometemos hoy a trabajar para que se concrete en hechos legislativos.

 Allí están las propuestas de nuestros aliados del Verde Ecologista y las demandas de nuestros compañeros legisladores de las entidades de la República.

 Esta agenda es nuestra plataforma y será sin duda nuestra mejor arma de lucha para concretar a plenitud las exigencias de la sociedad en este tiempo de crisis.

 Vamos a ir, como todos los mexicanos, a la celebración del Bicentenario de nuestra vida independiente y a celebrar los cien años de la inclusión de los temas sociales en la vida republicana y democrática de nuestro país.

 Hoy, cuando la sociedad exige resultados, cuando es perceptible el deterioro de la respetabilidad, la sensatez de la que otrora disfrutaron los poderes públicos, tenemos que honrar el privilegio de asistir a esta celebración bicentenaria con el compromiso más grande por cumplir con humildad republicana, con claridad en el rumbo, con compromiso social fortalecido por nuestros principios y nuestra plataforma política.

 Yo sé, compañeras y compañeros, que en el país hay un sentimiento de insatisfacción y, debemos aceptarlo, también hay desconfianza.

 Por eso, más allá de las incomodidades que hemos tenido, de las jornadas intensas, de los debates que a veces se ganan y a veces se pierden, debe quedarnos la satisfacción, que sé que todos comparten, de que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo.

 De buena fe, con sentido republicano, proclamo nuestra unidad fortalecida que hará posible dialogar con nuestros adversarios con entereza y presentarnos ante la sociedad una vez más en demanda de su apoyo sustentados en los valores que siempre ha postulado nuestro partido y en el compromiso más sentido de que haremos el mejor esfuerzo para cumplirle a México.

 Muchas gracias a todos por habernos permitido esta convivencia, grata y eficaz entre todos nosotros.

 Le damos las gracias a los medios de comunicación por haber reflejado nuestros esfuerzos.

 Darle muy especialmente las gracias a través del diputado Chuayffet, al gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, por habernos permitido estar en Ixtapan de Sal, y gozar de esta ciudad.

 Gracias también, de manera muy sentida, al generoso pueblo de México, al que le ratificamos siempre nuestro compromiso.

 Muchas gracias.

IXTAPAN DE LA SAL, EDOMEX, 26 agosto, 2010.-

Read Full Post »