Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 noviembre 2010

+ Legado de Madero, Zapata, Villa, Carranza, Obregón y Cárdenas
+ Después de la Revolución de 1910, la pacificación social
+ Supervivencia de la clase media, en serio predicamento

+ En principios de entonces están las respuestas para hoy

REVOLUCION, HOY

Francisco Rojas

El llamado de Madero al pueblo para que tomara las armas en defensa del voto y contra la reelección fue el detonante de un gran movimiento integrador en el que confluirían la lucha agraria de Zapata, las reivindicaciones populares de Villa, el constitucionalismo de Carranza, la visión modernizadora de Obregón, la institucionalización de Calles y el nacionalismo de Cárdenas.

La Revolución Mexicana no fue dogmática ni propugnó la aniquilación de una parte de la sociedad por otra. Al contrario, fue un proceso histórico abarcador, una concepción moral y política en la que cabe todo el abanico ideológico de la sociedad y que no admite discriminaciones por motivos étnicos, religiosos, ideológicos, sociales, económicos o de cualquier otra índole.

La pluralidad de principios, valores y demandas que convergieron en la Revolución fue reflejo exacto de la diversidad del país definida por la geografía, las costumbres y la cultura. Los mexicanos somos un crisol de razas con iguales derechos, y también integramos un complejo mosaico de ideologías, creencias, concepciones y proyectos nacionales.

Uno de los grandes aciertos de nuestra Revolución fue la pacificación social, la construcción de una estructura institucional y la edificación de una transición democrática gradual, pero firme, para convivir en paz, con tolerancia y mutuo respeto. Las instituciones han podido procesar todas las parcialidades, como lo demuestra el hecho –que no se ha valorado suficientemente– de que en 2000 llegara a la Presidencia de la República un partido creado sesenta años antes como antípoda de los gobiernos revolucionarios.Los gobiernos revolucionarios repartieron la tierra y promovieron el desarrollo rural integral por medio de las instituciones públicas de fomento agropecuario; garantizaron los derechos sociales: educación, salud, nutrición, vivienda y trabajo; edificaron la seguridad social; propiciaron la creación de una amplia base industrial cuya expansión se fundó en el mercado interno y en los estímulos del Estado que, para ese propósito, asumió la rectoría del desarrollo, rescató para la Nación el dominio sobre los recursos del subsuelo y se reservó el manejo directo de los sectores estratégicos de la economía; y propiciaron la formación de una amplia y diversificada clase media, cuya supervivencia hoy está en serio predicamento.

Historiadores, politólogos, economistas y sociólogos se preguntan si la Revolución que se inició hace un siglo es o no funcional para encarar con éxito los problemas actuales de México. La respuesta es que ese movimiento social, lo mismo que la Reforma de mediados del siglo XIX y la Independencia bicentenaria, definió el destino del país y constituye una gran reserva doctrinaria y política para dar respuesta a problemas ya resueltos que han vuelto a emerger, como el bajo crecimiento de la economía, y a otros que son inéditos, como la amenazante expansión de la violencia criminal y su control de espacios que han sido sustraídos, al menos por ahora, al Estado de Derecho.

Los problemas de México en el siglo XXI no pudieron ser previstos por Madero, Carranza o Calles, pero los principios de la Revolución, identificados con los valores permanentes del ser humano, siguen teniendo validez y ofreciendo respuestas. La conjunción de democracia con justicia social, de libertad con equidad, continúa siendo la clave para enfrentar los difíciles problemas de nuestro tiempo.

Los desafíos son inmensos y se retroalimentan unos a otros. Se expande el crimen organizado al tiempo que se contrae la generación de empleos en la economía formal y disminuye la capacidad de la educación pública media y superior para dar espacio a los jóvenes que la demandan y necesitan. Desempleados y sin acceso al sistema educativo, los jóvenes son la parte más vulnerable de la sociedad frente al reclutamiento de las organizaciones criminales que les crea ilusiones y emociones en un ambiente de “resentimiento y venganza social”, como apunta Carlos Fuentes.

La solución empieza por una política que impulse la inversión de las empresas mexicanas comprometidas con programas de generación de empleo, y una política social que incida en los factores que generan la pobreza y no sólo en sus consecuencias. Estas políticas sólo pueden ser emprendidas por un Estado fuerte, con una activa participación democrática de todas las corrientes políticas y de la sociedad y con una voluntad firme de hacer realidad la democracia y la justicia social.

EL UNIVERSAL, 30, noviembre, 2010.- http://bit.ly/hnDYgD

Read Full Post »

Mensaje pronunciado por el Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados, Francisco Rojas Gutiérrez, para referirse a los 10 años de los gobiernos encabezados por el Partido Acción Nacional:

 Buenas tardes a todas y a todos ustedes, muchas gracias por estar con nosotros:

 El día de ayer, el Presidente de la República hizo un balance de los 10 años de los gobiernos encabezados por el Partido Acción Nacional.

 Nuestro Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados, quiere expresar ante ustedes, hoy, cuál es la visión que tenemos para que existan por lo menos dos visiones acerca de cómo se puede ver nuestro país en los últimos 10 años.

 Hemos entregado a ustedes este documento que resume los 10 años de los gobiernos panistas, con una serie de indicadores que han resultado de información oficial, tanto del gobierno de la República, como indicadores de entidades internacionales.

 A continuación daremos nuestra opinión acerca de los 10 años de estos gobiernos panistas.

 A nuestro juicio, el estado que guarda la nación no es satisfactorio. En los últimos años se han agravado muchos problemas nacionales y se han creado otros. La vida cotidiana de la gente común y corriente, transcurre entre la aflicción, el desaliento y la incertidumbre.

 Los problemas que se viven en todos los estratos de la sociedad no son atribuibles a la fatalidad. Se deben principalmente a una gestión poco eficiente, honesta y transparente de los responsables de las instituciones.

 La ausencia de una visión de Estado ha repercutido en el debilitamiento de las instituciones, y este es un daño sustantivo para la vida del país a corto y largo plazos.

 Nuestro país ya no marcha como lo hizo cuando México fue un país de oportunidades, refugio de perseguidos, promotor de la paz y de la solidaridad internacional.

 La economía está estancada y la inversión nacional no crece porque el mercado interno es débil, ya que la mayoría de las familias no tienen recursos para satisfacer, en muchos casos, más que sus necesidades de supervivencia.

 La desigualdad se ha acentuado y puede empujar al país a la inestabilidad. El 10 por ciento de la población más pobre recibe apenas el 1.4 por ciento del ingreso total, mientras que el polo opuesto, el 10 por ciento de la población más rica acapara el 41 por ciento del ingreso.

 A falta de empleo no hay más opciones que la economía informal, emigración laboral o la puerta falsa de la delincuencia abierta o simulada.

 De una población económicamente activa de 47 millones de personas, sólo 15 tienen empleos formales y en los dos últimos años ha aumentado la proporción de empleos eventuales, de los que trabajan menos de 15 horas a la semana y los que perciben ingresos de alrededor de dos salarios mínimos.

 El gobierno sigue sin poder impartir una educación de calidad y servicios dignos de salud. El desarrollo científico y tecnológico, clave para movilizar el potencial de toda la sociedad, está estancado.

 Los derechos humanos no están garantizados en ciertas zonas del territorio nacional, incluso en ciudades insignia del desarrollo. Los derechos constitucionales a la alimentación y la vivienda no se ejercen plenamente.

 México está hoy tan lejos de la auténtica libertad, la justicia y la igualdad, como lo estuvo en momentos críticos de su historia. Por ello, probablemente los daños más graves sean el deterioro de la cohesión social y el debilitamiento de las instituciones.

 Las políticas públicas no marchan satisfactoriamente -como se aprecia en este documento- los indicadores son negativos y no se pueden ocultar con campañas publicitarias.

 Según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, en los últimos años la economía ha crecido a una tasa media anual de apenas el 1.2 por ciento, mientras que la población se ha incrementado en casi uno por ciento anual. Por eso, el producto por habitante se mantiene prácticamente igual al del año 2000. Nos hemos estancado toda una década.

 En el periodo casi se ha triplicado el monto del Presupuesto de Egresos de la Federación, al pasar de un billón 195 mil millones en el año 2000, a tres billones 176 mil en el 2010, pero los problemas no se han resuelto. Se han despilfarrado los recursos petroleros; el gobierno ha contado con mucho dinero, pero se ha utilizado mayormente en gasto corriente.

 El Congreso ha construido el marco legal para respaldar la procuración de justicia y la lucha contra el crimen organizado, y ha aprobado las propuestas legislativas y los requerimientos de recursos del Ejecutivo Federal, pero continúan las ejecuciones y nadie resulta responsable de nada, sin que se aprecien resultados favorables o tendencias positivas.

 El país vive sobresaltado por una violencia que no se había visto desde las épocas más críticas de la Revolución. La inseguridad ha llegado al grado de afectar la cohesión social y la economía; su efecto ya se nota, entre otros, en el estancamiento de las inversiones privadas, la emigración de capital humano y la disminución de la Inversión Extranjera Directa y del turismo.

 En diversas partes de nuestro país, el Estado no puede garantizar la integridad física de las personas. La violencia criminal ha costado más de 30 mil vidas humanas y un gasto público de decenas de miles de millones de pesos.

 No se pueden seguir distorsionando los hechos con un triunfalismo que no se compagina con la realidad en la que vivimos.

 No es justo ni sensato que el gobierno privilegie los procesos electorales por encima de la resolución de los problemas que aquí se destacan: la inseguridad, el estancamiento económico, el desempleo y la desigualdad social.

 En el documento que les hemos entregado, se analizan los indicadores más relevantes fundados en cifras oficiales, con el ánimo de contribuir a la discusión pública responsable y seria de los problemas nacionales.

 La información que ofrecemos, pretende permitir formarnos una opinión sobre la actuación de los gobiernos de México en la primera década de este Siglo XXI.

 Muchas gracias por su atención.

 Les dejamos para su análisis el sustento de todas las afirmaciones que aquí hemos hecho.

 Son afirmaciones sustentadas en indicadores de instituciones nacionales o extranjeras. No hay cifras inventadas. Todas son cifras oficiales.

PALACIO LEGISLATIVO DE SAN LAZARO, 29 noviembre, 2010.-

 

Read Full Post »

+ La vida transcurre entre aflicción, desaliento e incertidumbre
+ Gestión poco eficiente, honesta y transparente del gobierno
+ México, lejos de la auténtica libertad, la justicia y la igualdad
+ El triunfalismo no se compagina con la realidad que vivimos
+ Inseguridad, estancamiento, desempleo y desigualdad social

 
¿DIEZ AÑOS DE LOGROS?

Francisco Rojas

El estado que guarda la Nación no es satisfactorio. En los últimos años se han agravado muchos problemas nacionales y se han creado otros. La vida cotidiana de la gente transcurre entre la aflicción, el desaliento y la incertidumbre.

Los problemas que se viven en todos los estratos de la sociedad no son atribuibles a la fatalidad; se deben principalmente a una gestión poco eficiente, honesta y transparente de los responsables de las instituciones.

La ausencia de una visión de Estado ha repercutido en el debilitamiento de las instituciones, y este es un daño sustantivo para la vida del país a corto y largo plazos.

El país no marcha como lo hizo cuando México fue país de oportunidades, refugio de perseguidos, promotor de la paz y de la solidaridad internacional.

La economía está estancada y la inversión nacional no crece porque el mercado interno es débil, ya que la mayoría de las familias no tienen recursos para satisfacer, en muchos casos, más que sus necesidades de supervivencia.

La desigualdad se ha acentuado y puede empujar al país a la inestabilidad. El 10 por ciento de la población más pobre recibe apenas el 1.4 por ciento del ingreso, mientras que en el polo opuesto, el 10 por ciento de la población más rica acapara el 41 por ciento del ingreso.

A falta de empleo no hay más opciones que la economía informal, emigración laboral o la puerta falsa de la delincuencia abierta o simulada.

De una población económicamente activa formada por 47 millones de personas, sólo 15 millones tienen empleo formal y en los dos últimos años ha aumentado la proporción de empleos eventuales, los que trabajan menos de 15 horas a la semana y los que perciben ingresos de alrededor de dos salarios mínimos.

El gobierno sigue sin poder impartir una educación de calidad y servicios dignos de salud. El desarrollo científico y tecnológico, clave para movilizar el potencial de toda sociedad, está estancado.

Los derechos humanos no están garantizados en ciertas zonas del territorio nacional, incluso en ciudades insignia del desarrollo. Los derechos constitucionales a la alimentación y la vivienda no se ejercen plenamente.

México está hoy tan lejos de la auténtica libertad, la justicia y la igualdad, como lo estuvo en momentos críticos de su historia; por ello, probablemente los daños más graves sean el deterioro de la cohesión social y el debilitamiento de las instituciones.

  Las políticas públicas no marchan satisfactoriamente; como se aprecia en este documento, los indicadores son negativos y no se pueden ocultar con campañas publicitarias.

Según datos del INEGI, en los últimos años la economía ha crecido a una tasa media anual de apenas el 1.2 por ciento, mientras que la población se ha incrementado en 0.94 por ciento anual: por eso, el producto por habitante se mantiene prácticamente igual al del año 2000. Nos estancamos una década.

En el periodo casi se ha triplicado el monto del Presupuesto de Egresos de la Federación, al pasar de un billón 195 mil millones de pesos en el año 2000, a tres billones 176 mil millones en el 2010, pero los problemas no se han resuelto. Se han despilfarrado los recursos petroleros; el gobierno ha contado con mucho dinero, pero se ha utilizado mayormente en gasto corriente.

El Congreso ha construido el marco legal para respaldar la procuración de justicia y la lucha contra el crimen organizado y ha aprobado las propuestas legislativas, y los requerimientos de recursos del Ejecutivo Federal, pero continúan las ejecuciones y nadie resulta responsable de nada, sin que se aprecien resultados favorables o tendencias positivas.

El país vive sobresaltado por una violencia que no se había visto desde las épocas más críticas de la Revolución. La inseguridad ha llegado al grado de afectar la cohesión social y la economía; su efecto ya se nota, entre otros, en el estancamiento de las inversiones privadas, la emigración de capital humano y la disminución de la Inversión Extranjera Directa y el turismo.

En diversas partes de México, el Estado no puede garantizar la integridad física de las personas. La violencia criminal ha costado más de 30 mil vidas humanas y un gasto público de decenas de miles de millones de pesos.

No se pueden seguir distorsionando los hechos con un triunfalismo que no se compagina con la realidad en la que vivimos. No es justo ni sensato que el gobierno privilegie los procesos electorales por encima de la resolución de los problemas que aquí se destacan: la inseguridad, el estancamiento económico, el desempleo y la desigualdad social.
En ¿10 años de logros?  http://bit.ly/hsGkRv     se analizan los indicadores más relevantes fundados en cifras oficiales, con el ánimo de contribuir a la discusión pública responsable y seria de los problemas nacionales. La información que aquí se ofrece pretende permitir formarnos una opinión sobre la actuación de los gobiernos de México en la primera década del siglo XXI.

¿10 AÑOS DE LOGROS? Presentación del pronunciamiento del Grupo Parlamentario del PRI, LXI Legislatura, Cámara de Diputados. 28 noviembre, 2010.-  http://bit.ly/hsGkRv

 

Read Full Post »

+ En los últimos 9 años, el promedio del PIB es de 1.2 %

+ Persiste el estancamiento de la economía ¿Es un logro?

Después de la recuperación en el año 2000, la economía se desplomó hasta sus niveles más bajos en ocho décadas.

 Crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB)

    • En los últimos 9 años, el crecimiento promedio del Producto Interno Bruto (PIB) ha sido de 1.2 por ciento.

  • En contraste, durante el periodo 1994-2000 el promedio del crecimiento fue del  3.6 por ciento, aún con la crisis de 1995 y la caída del precio del petróleo en 1998, con tasas de crecimiento que llegaron al 7 por ciento.
  • El ingreso per cápita real al tercer trimestre de 2010 es inferior al observado al inicio de este sexenio, como consecuencia del estancamiento de la economía y del deterioro de la cantidad y calidad del empleo.

 PIB Per Cápita

(Miles de pesos a precios constantes de 2003)

 

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y Banco de México (BANXICO).

 ¿El estancamiento persistente de la economía y la caída del ingreso per cápita real son un logro?

PRONUNCIAMIENTO, Grupo Parlamentario del PRI, LXI Legislatura, Cámara de Diputados, 8 noviembre, 2010.-  http://bit.ly/hsGkRv

Read Full Post »

 + A la baja el número de trabajadores registrados en el IMSS

+ En octubre de 2010 subió a 5.7 % la tasa de desempleo abierto

+ 12.4 millones de mexicanos en la economía informal

El desempleo es un fenómeno perverso que se reproduce a sí mismo en una espiral descendente del ingreso, la demanda, las ventas, la producción y el empleo.
• Durante el periodo 2001-2009 los empleos anuales registrados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fueron en promedio de 141 mil, lo que contrasta con la cifra de 443 mil empleos anuales del periodo 1994-2000.
• En el año 2000, el desempleo abierto era del 2.30 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA); la cifra oficial llegó a 6.2 por ciento durante 2009.
A octubre de 2010, la tasa de desempleo abierto aumentó a 5.70 por ciento. En este mismo mes perdieron su empleo 66 mil personas. Si le sumamos el 8.52 de la PEA, correspondiente a los que trabajan menos de 15 horas a la semana, la tasa se eleva a 14.22 por ciento de la PEA, confirmándose la tendencia al alza del desempleo.

Tasa trimestral de desempleo abierto, 2001-2010

Fuente: INEGI

  • Del total de desocupados, 28.4 por ciento no completó la secundaria, las personas con un  mayor nivel de instrucción representan al 71.6 por ciento. Es decir, un nivel muy relevante de población que está siendo educada, pero que no encuentra empleo.
  • Sin embargo, no podemos centrar la atención en el concepto estadístico formal de desempleo como único problema. Con los datos al tercer trimestre de 2010 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), existen en el país 2.7 millones de personas desempleadas, 12.4 millones de personas laboran en el sector informal, 3.8 millones de personas están subocupadas (es decir, que requieren trabajar más y buscan un segundo empleo o un trabajo más adecuado), y 3.1 millones no reciben remuneración por su trabajo.

Población Ocupada en el Sector Informal, 2000/II-2010/III

(Millones de personas)

Fuente:INEGI

  • Por tanto, si le agregamos a la población abiertamente desempleada las personas que trabajaban en la economía informal, los subocupados y los que no recibían remuneración en su ocupación, significan en total  una proporción del 46.71 por ciento de la PEA, la cual es de 47.1 millones de personas. Es decir, aunque el gobierno presume que la tasa oficial de desempleo abierta es relativamente reducida, el problema laboral y el rezago a enfrentar son mucho mayores. 

 Composición porcentual de la Población Económicamente Activa (PEA)

 

Fuente: INEGI

  • Por otro lado, la Tasa de Ocupación Parcial y Desocupación, que es un indicador que refleja con mayor precisión la situación del mercado laboral, al incluir a las personas desempleadas y a las que trabajaron en jornadas reducidas (menos de 15 horas a la semana), es de 12.0 por ciento.
  • Los trabajadores registrados en el IMSS han aumentado en 850 mil 889 empleos en los meses recientes. Sin embargo, el aumento es de sólo 256 mil 335 personas respecto al nivel observado antes de la crisis, una cifra muy rezagada con respecto a los requerimientos de la población. De los nuevos empleos, 219 mil 323 corresponden a eventuales. En ese período, de antes del inicio de la crisis a la fecha, los empleos permanentes han crecido a una tasa promedio de 0.14 por ciento, mientras que los empleos eventuales han crecido a un ritmo promedio de 6.43 por ciento.
  • Al comparar el  número total de empleos formales de 14 millones 700 mil, con el total de la población que está en condiciones de trabajar, que son más de 47 millones, e incluso con la población total, que se estima mayor a los 112 millones de personas, vemos que el empleo en el país es completamente insuficiente.
  • Según el INEGI durante la crisis económica el número de personas desmoralizadas o desalentadas, es decir, las personas disponibles para trabajar que no buscaron empleo por considerar que no tenían posibilidades y que desistieron de buscar, aumentó en 716 mil individuos, al pasar de 5 millones 142 mil al cierre de 2007, a 5 millones 858 mil personas al final del 2009.

En el reporte “Perspectivas de Empleo 2010”, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considera que en el país la brecha entre la pérdida de empleos y la tasa de desempleo en México es mayor que en otros países de la zona, debido al importante número de personas desalentadas. Este grupo de personas no buscó activamente un empleo, por considerar que no existía oportunidad alguna de encontrarlo.

  • Por lo que respecta a los jóvenes, según el estudio “Mejorar las Escuelas. Estrategias para la Acción en México” de la OCDE, se considera que 19.2 millones, de entre 15 y 29 años no están escolarizados, se quedaron en el rezago educativo lo que, por un lado, les impide incorporarse al mercado de trabajo en condiciones de bienestar, y por el otro, tampoco continúan con sus estudios superiores.

Dentro de este grupo, la OCDE identifica a 6.7 millones de jóvenes de la llamada generación de “ninis”, es decir, que no estudian ni trabajan. Este sector representa el 35 por ciento de los jóvenes en México, es decir, que tres de cada diez no han encontrado oportunidades ni de estudio ni de empleo, lo que los hace vulnerables para ser reclutados por la economía informal y el subempleo, o en el peor de los casos, en  actividades delincuenciales, narcotráfico o el crimen organizado.

¿10 AÑOS DE LOGROS? Presentación del pronunciamiento del Grupo Parlamentario del PRI, LXI Legislatura, Cámara de Diputados. 28 noviembre, 2010.-  http://bit.ly/hsGkRv

 

Read Full Post »

+ Crecimiento real negativo, en salarios cotizados ante el IMSS

+ Cada vez más trabajadores reciben menos del salario mínimo

• El salario promedio de cotización al IMSS ha registrado tasas de crecimiento real anual negativas. Según el Centro de Estudio de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, desde el inicio de la crisis a la fecha, el salario en el sector formal ha perdido en términos reales 4.26 pesos diarios, equivalentes a 129.45 pesos mensuales.

• También es relevante mencionar que el número de trabajadores que percibieron remuneraciones mayores a 5 salarios mínimos, ha disminuido en 22.8 por ciento con respecto al nivel anterior a la crisis; mientras los que ganan como máximo 3 salarios mínimos, se incrementaron 4.65 por ciento en el mismo lapso. En ese periodo el número de personas que reciben ingresos de menos de un salario mínimo creció en 656 mil personas.

¿Son logros el estancamiento de la economía, el aumento del desempleo en todas sus variantes y que los salarios pierdan poder adquisitivo?

¿10 AÑOS DE LOGROS? Presentación del pronunciamiento del Grupo Parlamentario del PRI, LXI Legislatura, Cámara de Diputados. 28 noviembre, 2010.-    http://bit.ly/hsGkRv

 

Read Full Post »

+ ¿10 años de logros? Estancada la formación de capital fijo

+ Cada vez hay menos trabajadores en la construcción

+ Baja el índice de horas trabajadas en las manufacturas

Sector industrial

Con el dogma de que la mejor política industrial es la que no existe, se ha desmantelado la planta productiva nacional en los últimos años y una parte significativa de la inversión privada mexicana ha migrado de la industria a la distribución de artículos importados.

 • En la base de los problemas de las más diversas ramas económicas se encuentra el hecho de que en México la formación de capital fijo se encuentra estancada.

 • En diciembre de 2006 el índice de la actividad industrial era de 112; a septiembre de 2010 permanece igual. En estas condiciones la industria no puede crear nuevos empleos.

 Construcción

 • El valor de la producción de las empresas constructoras no ha variado en lo que va del sexenio, contribuyendo a la falta de empleos.

Tendencia del valor de producción En las empresas constructoras a julio de 2010 (Millones de pesos a precios de diciembre de 2003)

• En diciembre de 2006 el personal ocupado en la construcción era de 425 mil trabajadores; al mes de julio de 2010 ocupaba 380 mil personas.

Manufacturas

• El subsector manufacturero es el que tiene más variedad y potencial de creación de empleo industrial. En enero de 2006 el índice del personal ocupado era de 97, en tanto que en agosto de 2010 es de 88.

• En diciembre de 2006, el índice de horas trabajadas en el sector manufacturero era de 98, en tanto que en agosto de 2010 fue de 90.

• Las exportaciones automotrices tienden a disminuir por su dependencia del mercado estadounidense.

¿10 AÑOS DE LOGROS? Presentación del pronunciamiento del Grupo Parlamentario del PRI, LXI Legislatura, Cámara de Diputados. 28 noviembre, 2010.- http://bit.ly/hsGkRv

Read Full Post »

Older Posts »