Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25/11/10

Intervención del Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados, Francisco Rojas Gutiérrez, durante la presentación del Programa de Prevención y Atención de Desastres Naturales, en el Salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos:

 Señor Presidente de la República;

 Señores gobernadores;

 Señoras y señores diputados;

 Señoras y señores.

 Para el Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional la realización de este evento reviste una particular importancia. A lo largo del proceso para aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2011, los legisladores fuimos receptivos a la problemática derivada del impacto brutal de fenómenos naturales en varios estados del país.

 Los instrumentos para hacer frente a la emergencia por parte de los tres órdenes de gobierno, parecían limitados. La naturaleza puso al descubierto la necesidad de rediseñar el esquema para atender esas emergencias.

 El Fondo de Desastres Naturales se notaba agotado. Su objetivo fijado a finales de la década de los noventa, ya se había cumplido.

 Dotar de recursos adicionales a los estados afectados era una demanda compartida por todos los grupos políticos. Se requería imaginar nuevas formas de encarar los desastres naturales, más acordes no sólo con su magnitud, sino con la manera de financiar la reconstrucción.

 En muchas partes del mundo, incluido nuestro país, subsisten prácticas agrícolas y de protección forestal inapropiadas e insuficientes; hemos desperdiciado, contaminado y hecho mal uso del agua; hemos invadido los cauces de los ríos; tenemos asentamientos urbanos en zonas de riesgo; las emisiones contaminantes proliferan; y las energías alternas no despegan.

 En fin, hemos permitido que el descuido, la desidia y la lenidad hayan contribuido a potenciar la fuerza de los desórdenes climáticos.

 Lo sucedido este año y en años anteriores nos ha dejado claro que sólo con la solidaridad social y uniendo esfuerzos, podemos atender en forma rápida y eficaz a la población damnificada; que hemos avanzado en las medidas de protección civil; y que se ha reaccionado con prontitud para salvaguardar la vida de los afectados.

 Pero no podemos solazarnos y creer que las pérdidas materiales y de ingresos causadas por las catástrofes naturales no provocan irritación y enojo contra las autoridades federales, estatales o municipales. Los reclamos de las comunidades son visibles y a veces angustiosos, y debemos atenderlos con eficiencia y oportunidad para evitar la gestación de crisis sociales.

 Por ello, nos felicitamos de haber diseñado un mecanismo como el Fondo de Reconstrucción, en el que se conjuntan los recursos presupuestales con formas imaginativas de financiamiento, con reglas administrativas flexibles y que permitirá a los estados y municipios hacerle frente a la contraparte de los recursos federales.

 La idea de constituir el Fondo de Prevención y Reconstrucción para Entidades Federativas, originada en la Cámara de Diputados, fue acogida con beneplácito y fuertemente apoyada por el Gobierno Federal, los gobernadores de todas las entidades y las autoridades locales.

 El Fondo debe servir no sólo para la reconstrucción sino también para la prevención, e inscribirse en una gran política social que debe aportar soluciones que trasciendan a las medidas tradicionales y meramente paliativas de la emergencia.

 El Fondo deberá ser permanente porque la corrección de las causas que provocan el cambio climático tardará y depende del mundo entero, no sólo de México, sus autoridades, sus legisladores o su población.

 Ha quedado claro que este nuevo mecanismo se emite porque la gravedad de los Fenómenos Naturales experimentados en este año, hicieron imposible que las Entidades Federativas pudieran cumplir con los pari passu que establecían las reglas anteriores.

 Por ello saludamos, que gracias al trabajo y a la imaginación de los Poderes Ejecutivo y Legislativo que se plasman en estas nuevas reglas, no existan más los pari passu.

 Así, damos la bienvenida a estos nuevos lineamientos que dan cumplimiento a la primera parte del acuerdo plasmado en el artículo Décimo Quinto Transitorio del Decreto aprobatorio del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2011, y quedamos en espera de las disposiciones generales relativas al Fondo de Reconstrucción de Entidades Federativas, respecto del cual la Cámara de Diputados, en su momento, habrá de emitir sus comentarios.

 Con acciones como la que hoy nos reúne queremos decirle al país y probarnos a nosotros mismos, los hombres y mujeres dedicados a la política, que nuestros legítimos intereses, diversos y a veces opuestos, pesan menos que las responsabilidades que hemos contraído con la sociedad.

 Lo que hoy y aquí estamos viviendo es fruto de la política entendida como diálogo entre quienes pensamos distinto, con vistas a la construcción de acuerdos que atiendan lo que espera la sociedad de las instituciones del Estado, y que den cumplimiento a las obligaciones que asumimos gobernantes y legisladores desde que procuramos, y recibimos, el voto de nuestros conciudadanos.

 Que estas ocasiones se repitan para bien de México y de las instituciones de las que formamos parte.

 Muchas gracias.

RESIDENCIA OFICIAL DE LOS PINOS, 25 noviembre 2010.-

Read Full Post »

+ En marcha el Fondo de Reconstrucción
+ Diálogo entre quienes pensamos distinto
+ Atención integral a daños por fenómenos naturales

Francisco Rojas

Para el Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional la realización de este evento reviste una particular importancia. A lo largo del proceso para aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2011, los legisladores fuimos receptivos a la problemática derivada del impacto brutal de fenómenos naturales en varios estados del país.

Los instrumentos para hacer frente a la emergencia por parte de los tres órdenes de gobierno, parecían limitados. La naturaleza puso al descubierto la necesidad de rediseñar el esquema para atender esas emergencias.

El Fondo de Desastres Naturales se notaba agotado. Su objetivo fijado a finales de la década de los noventa, ya se había cumplido.

Dotar de recursos adicionales a los estados afectados era una demanda compartida por todos los grupos políticos. Se requería imaginar nuevas formas de encarar los desastres naturales, más acordes no sólo con su magnitud, sino con la manera de financiar la reconstrucción.

En muchas partes del mundo, incluido nuestro país, subsisten prácticas agrícolas y de protección forestal inapropiadas e insuficientes; hemos desperdiciado, contaminado y hecho mal uso del agua; hemos invadido los cauces de los ríos; tenemos asentamientos urbanos en zonas de riesgo; las emisiones contaminantes proliferan; y las energías alternas no despegan.

En fin, hemos permitido que el descuido, la desidia y la lenidad hayan contribuido a potenciar la fuerza de los desórdenes climáticos.

Lo sucedido este año y en años anteriores nos ha dejado claro que sólo con la solidaridad social y uniendo esfuerzos, podemos atender en forma rápida y eficaz a la población damnificada; que hemos avanzado en las medidas de protección civil; y que se ha reaccionado con prontitud para salvaguardar la vida de los afectados.

Pero no podemos solazarnos y creer que las pérdidas materiales y de ingresos causadas por las catástrofes naturales no provocan irritación y enojo contra las autoridades federales, estatales o municipales. Los reclamos de las comunidades son visibles y a veces angustiosos, y debemos atenderlos con eficiencia y oportunidad para evitar la gestación de crisis sociales.

Por ello, nos felicitamos de haber diseñado un mecanismo como el Fondo de Reconstrucción, en el que se conjuntan los recursos presupuestales con formas imaginativas de financiamiento, con reglas administrativas flexibles y que permitirá a los estados y municipios hacerle frente a la contraparte de los recursos federales.

La idea de constituir el Fondo de Reconstrucción para Entidades Federativas, originada en la Cámara de Diputados, fue acogida con beneplácito y fuertemente apoyada por el Gobierno Federal, los gobernadores y las autoridades locales.

El Fondo debe servir no sólo para la reconstrucción sino también para la prevención, e inscribirse en una gran política social que debe aportar soluciones que trasciendan a las medidas tradicionales y meramente paliativas de la emergencia.

El Fondo deberá ser permanente porque la corrección de las causas que provocan el cambio climático tardará y depende del mundo entero, no sólo de México, sus autoridades, sus legisladores o su población.

Ha quedado claro que este nuevo mecanismo se emite porque la gravedad de los fenómenos naturales experimentados en este año, hicieron imposible que las Entidades Federativas pudieran cumplir con los pari passu que establecían las reglas anteriores.

Por ello saludamos, que gracias al trabajo y a la imaginación de los Poderes Ejecutivo y Legislativo que se plasman en estas nuevas reglas, no existan más los pari passu.

Así, damos la bienvenida a estos nuevos lineamientos que dan cumplimiento a la primera parte del acuerdo plasmado en el artículo Décimo Quinto Transitorio del Decreto aprobatorio del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2011, y quedamos en espera de las disposiciones generales relativas al Fondo de Reconstrucción de Entidades Federativas, respecto del cual la Cámara de Diputados, en su momento, habrá de emitir sus comentarios.

Con acciones como la que hoy nos reúne queremos decirle al país y probarnos a nosotros mismos, los hombres y mujeres dedicados a la política, que nuestros legítimos intereses, diversos y a veces opuestos, pesan menos que las responsabilidades que hemos contraído con la sociedad.

Lo que hoy y aquí estamos viviendo es fruto de la política entendida como diálogo entre quienes pensamos distinto, con vistas a la construcción de acuerdos que atiendan lo que espera la sociedad de las instituciones del Estado, y que den cumplimiento a las obligaciones que asumimos gobernantes y legisladores desde que procuramos, y recibimos, el voto de nuestros conciudadanos.

Que estas ocasiones se repitan para bien de México y de las instituciones de las que formamos parte.
DISCURSO, 25 noviembre, 2010.- Presentación del Programa de Prevención y Atención de Desastres Naturales, en el Salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos. http://bit.ly/g1r4hD

Read Full Post »