Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28/06/11

+ Violencia generalizada , pobreza y desempleo

+ Los tiempos políticos no deben paralizarnos

+ Las leyes no deben aprobarse por caprichos personales

+ México no nacerá ni acabará en julio de 2012

REFLEXIONES
Francisco Rojas

Los inicios del siglo XXI han sido infaustos para los mexicanos, por la dimensión que han tomado algunos de los problemas más acuciantes como la violencia, la pobreza o la escasez y baja calidad de los empleos en la economía formal, así como por el desgaste a que han estado sometidas las instituciones de la República.

En este tiempo se han exacerbado problemas de naturaleza y origen tan diversos como el deterioro de la calidad de vida, la lenta recuperación de la economía o la violencia. Son asuntos graves y es hora de reflexionar y rectificar. Son lícitas las aspiraciones electorales de cualquier ciudadano, aún de los servidores públicos en funciones en tanto acaten la ley, pero los tiempos políticos no deben paralizarnos pues es mucho lo que hay por hacer y los problemas no esperan a que cambien las estaciones político-electorales.

Por ello, una vez concluido el período ordinario de sesiones, los diputados del PRI y de las demás fracciones parlamentarias hemos seguido trabajando con seriedad y responsabilidad, pues nos toca tomar decisiones sobre reformas legales de gran trascendencia para el país. No debemos ni queremos hacerlo con apremios e impaciencias que pueden tener sentido en otras agendas políticas y electorales, pero no en la construcción y reforma de las leyes que nos han de regir a todos.

Las cámaras legislativas son instituciones colegiadas en las que participan las fuerzas políticas más representativas de la sociedad y no se les puede arrebatar el derecho a debatir las iniciativas y minutas alegando discutibles premuras. Las leyes no deben aprobarse por caprichos personales, espontaneismo o por supuestas interpretaciones de “la voluntad popular”. Para que la democracia funcione, deben de estar respaldadas por mayorías de distintos grados de calificación, según la importancia de cada una.

Así, las iniciativas son enviadas a las comisiones donde se analizan, discuten y se escucha a todos los interesados, formen o no parte del Congreso de la Unión, y se formulan los dictámenes para que sean votados y, en su caso, aprobados por el pleno. Esto requiere de procedimientos y tiempos establecidos en la normatividad que rige al Congreso, para asegurar que las leyes sean pertinentes y estén respaldadas por un consenso básico.

La minuta del Senado sobre la reforma política, que recibimos al finalizar el más reciente período ordinario de sesiones, está siendo examinada y discutida, primero, en la Comisión de Puntos Constitucionales, presidida por el diputado Juventino Castro y Castro, del PRD. Los diputados del PRI queremos que se incluya también la iniciativa que presentamos hace tiempo, que propone temas como que los jóvenes de18 años puedan ser votados, la presentación personal del Informe por el presidente de la República ante el Congreso General y la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo por la Cámara de Diputados, entre otros.

La Comisión de Gobernación, que preside el diputado Javier Corral, del PAN, está procesando la iniciativa de reformas a la Ley de Seguridad Nacional, escuchando a los sectores que manifiestan reservas al proyecto de dictamen.

Nuestra legislación laboral ha estado vigente durante cuarenta años y ya no corresponde a las características de la economía y los mercados de trabajo del siglo XXI. Hay que definir reglas de juego claras y justas que propicien la conciliación, la creación de empleos y la armonía entre los factores de la producción. Por ello, seguiremos atendiendo las opiniones y demandas de todos los sectores, particularmente la de los representantes de los trabajadores y los empresarios.

Garantizar la paz social implica la armonía y la disposición de los políticos al diálogo y la construcción de acuerdos, y eso deben hacer todas las fuerzas políticas, cuya heterogeneidad refleja la composición plural de la sociedad. La democracia no empieza ni termina en las contiendas electorales; se debe practicar todos los días en la búsqueda de consensos y en la negociación legítima y transparente. México no nacerá ni acabará en julio del 2012.

Los diputados estamos conscientes que nuestro deber es hacer y reformar las leyes con la participación de todas las corrientes políticas, como corresponde a una democracia moderna. Las instituciones de la República son uno de sus grandes activos y no deben seguir siendo erosionadas, al contrario, hay que preservarlas. México necesita acuerdos, pero culpar a los demás de todo y en todo momento no es el mejor camino para lograrlos.

EL UNIVERSAL, 28 junio, 2011.-

Read Full Post »