Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24/08/11

+ México no puede ser pasivo ante rencores y errores externos

+ Lineamientos y compromisos para el Presupuesto Federal 2012

+ Reglamento a  facultades del Ejecutivo sobre las Fuerzas Armadas

 AGENDA LEGISLATIVA

Francisco Rojas

El Congreso de la Unión iniciará su próximo período ordinario de sesiones en un clima social y económico enrarecido por el agravamiento de los problemas que lastiman a la sociedad y por las complicaciones y amenazas del entorno internacional.

México no puede ser espectador pasivo de los rencores y errores ajenos. Tenemos que impulsar el mercado interno para compensar la caída de las exportaciones, el turismo y las remesas; revertir el desempleo y la pobreza y abrir oportunidades para los jóvenes en la educación y el mercado laboral. En la agenda legislativa de los diputados del PRI para el próximo período ordinario de sesiones, se destaca:

El presupuesto federal debe impulsar la inversión pública y privada, la producción y el empleo. Analizaremos cambios a las fórmulas de participaciones de los Estados en la Ley de Coordinación Fiscal, y canalizaremos recursos presupuestales para que los Estados cumplan con sus obligaciones en educación, salud, infraestructura, financieras y de seguridad pública.

Cumpliremos en tiempo y forma con aprobar el presupuesto para 2012; el gobierno deberá aplicarlo con transparencia y sin subejercicios; dar fluidez a la dotación de recursos a los Estados y programas, evitar que las reglas y lineamientos de operación sean pretextos para retenerlos y no utilizar los programas sociales para fines electorales.

Las reformas a la Ley de Seguridad Nacional serán consistentes con la Constitución, con las Convenciones Internacionales y con el pleno respeto a los derechos humanos. El Estado debe garantizar la seguridad pública, otorgar certeza jurídica a los impartidores de justicia y propiciar el retorno de las fuerzas armadas a sus funciones habituales. Trabajaremos conjuntamente con el Senado para reglamentar las facultades del Ejecutivo para disponer de las fuerzas armadas cuando esté en riesgo la seguridad interior y daremos el marco legal adecuado para la actuación de estas últimas.

El crimen organizado y los delitos del fuero común deben combatirse de modo integral; impulsaremos dictámenes sobre el lavado de dinero y otros mecanismos y exhortaremos al Ejecutivo a que amplíe y opere con eficacia las políticas de rehabilitación y prevención de adicciones. Las minutas sobre la policía fronteriza, reformas en materia de terrorismo y Ley General para la Prevención Social de la Delincuencia se encuentran ya en el Senado.

Pero las soluciones de fondo están en el empleo, la educación, la actividad económica, la justicia y equidad para las mujeres y los jóvenes. Por eso recogimos con entusiasmo las propuestas de la UNAM y trabajaremos con esta institución para concretar los actos legislativos a que haya lugar.

Daremos prioridad al análisis y discusión de la minuta del Senado sobre reforma política y apoyaremos lo que concierne a la consulta popular, el referéndum, la iniciativa ciudadana y las candidaturas independientes; pero aún no logramos consensos sobre la reelección continua de legisladores y munícipes.

Para la legislación laboral consideraremos las propuestas de los distintos grupos sociales, pero no suprimiremos ni disminuiremos ni vulneraremos los derechos de los trabajadores ni sus conquistas históricas.

Los programas asistencialistas no eliminan la pobreza, la perpetúan y la utilizan para fines electorales aviesos. Por ello promoveremos la creación del Fondo de Cohesión Social e Impulso Productivo, que destinará recursos federalizados a los municipios de alta y muy alta marginación y a los polígonos urbanos en pobreza.

La educación media superior obligatoria no puede esperar; por ello en tanto se concluye su aprobación, legislaremos para crear el tele bachillerato aprovechando el sistema de telesecundaria. También daremos rango de ley al servicio social profesional remunerado para apoyar a los jóvenes pasantes de bajos ingresos.

Necesitamos una nueva manera de hacer política para que las diferencias propias de la pluralidad potencien lo mucho en que coincidimos y permitan que cada quién cumpla con su responsabilidad sin odios ni discordias.

Ya hemos visto lo que sucede cuando los enconos políticos polarizan a la sociedad: sabotean los acuerdos necesarios para salir adelante. Conforme a sus facultades, sin ceder un ápice de su autonomía, la Cámara de Diputados trabajará en armonía con los actores políticos y sociales que sea necesario; practicaremos la política constructiva que exige la nación en la compleja situación interna e internacional que estamos viviendo.

EL UNIVERSAL, 23 agosto, 2011.-

Read Full Post »