Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1/11/11

+ En 1964 y 2004 hubo aprobación de reelección de diputados

+ Sucedió en la Cámara de Diputados, pero el Senado la rechazó

+ Hay avances, pero la reforma política aún está inacabada

REFORMA POLÍTICA

Francisco Rojas

La semana pasada, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general el dictamen sobre la minuta recibida del Senado referente a la reforma política. El debate ha sido intenso y se han planteado argumentos a favor y en contra sobre todos los temas, pero la polémica cobró mayor intensidad en dos: la reelección consecutiva de legisladores y autoridades municipales y la revocación de mandato. Aprobada la reforma por los diputados, regresará al Senado para su resolución y trámite.

 En favor de la reelección se ha dicho que propicia la profesionalización de los legisladores, los induce a rendir cuentas a sus electores, de los que depende su posible reelección, y los libera de las dirigencias de los partidos.

 En contra, se ha afirmado que la profesionalización está en los órganos técnicos de apoyo, y se tomó el ejemplo del Congreso de Estados Unidos, cuyos soportes técnicos son: la Biblioteca, la Oficina del Presupuesto y la GAO. Se ha citado al presidente Barack Obama, a Cuauhtémoc Cárdenas, a Granados Chapa y a varios más para sustentar que la reelección continua auspicia la formación de grupos o castas, sostenidos por dinero de los poderes fácticos, a quienes en la práctica le rinden cuentas los congresistas, y que la reelección continua de legisladores podría alentar nuevas reformas para extenderla a los gobernadores y, posteriormente, al presidente de la república.

 La reelección continua ha sido un tema ancestral de debate en la sociedad y en el mismo PRI. En los años de 1964 y 2004, la Cámara de Diputados la aprobó pero el Senado la rechazó; en esta ocasión se aprobó en el Senado, pero dentro de los diputados del PRI hay fuerte oposición a dicha medida. Por lo tanto, y por considerarse que es un tema de la mayor relevancia, hemos propuesto someterlo a la opinión ciudadana mediante consulta popular, ya que deber ser la sociedad la que decida sobre temas fundamentales.

 Se argumenta a favor de la consulta popular que favorece la participación ciudadana en las decisiones que a todos afectan, fortalece la democracia y aumenta la legitimidad de las decisiones en los temas de mayor relevancia nacional. En el lado opuesto, se observa que ha sido utilizada por gobiernos autoritarios para legislar al margen de las instituciones, usando como pretexto la voluntad popular que previamente ha sido orientada en la dirección que interesa al poder, a través de la publicidad.

 La revocación de mandato no estaba incluida ni en la iniciativa de la Presidencia de la República ni en la minuta del Senado. La normatividad exige que antes de pasar al pleno toda iniciativa deba ser analizada y dictaminada en comisiones, requisito que no cumplía esta propuesta de última hora. El PRI ha presentado algunas iniciativas al respecto, que en su momento se discutirán.

 La iniciativa ciudadana dará a los ciudadanos la facultad de proponer nuevas leyes o de reformas a las existentes. Se dice en su favor que ampliaría la participación de la gente en las decisiones públicas y le permitiría traducir sus necesidades, problemas y demandas a propuestas legislativas. Para evitar su proliferación improductiva, se decidió que las iniciativas sean presentadas por un mínimo de ciudadanos definido en la Constitución. Sus resultados serán vinculatorios sólo cuando hayan participado en la consulta el 25% o más de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores.

 Uno de los temas de mayor presencia en medios de comunicación es el de las candidaturas independientes. Se esgrimen a su favor la participación ciudadana y el acercamiento de los partidos a la población. En contra se subraya la necesidad de poner límites para que sean los ciudadanos y no los poderes fácticos los beneficiarios de este nuevo recurso político.

 Una legislación secundaria, que será expedida antes de un año, definirá los requisitos, derechos, obligaciones y medidas de seguridad; respaldo de un número mínimo de ciudadanos a la candidatura independiente, acceso a recursos públicos y otras prerrogativas para campañas, representación del candidato ante órganos electorales, monto, origen y supervisión de aportaciones privadas, entre otros requisitos.

 Se aprobaron otros temas y el debate continúa sobre muchos más, porque la reforma política aún está inacabada y continuará evolucionando, pues existe una vigorosa voluntad de la sociedad y sus órganos de representación por perfeccionar la democracia. Seguiremos trabajando en su favor.

 EL UNIVERSAL 1 noviemre, 2911.-

Read Full Post »