Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Alimentos’

+ El año empieza mal para los pobres y las clases  medias

+ Desastres naturales y especulación mundial, elevan precios

+ México importa el 40 % de los alimentos que consume

+ Lo que falta es un programa de emergencia para el Campo

EMERGENCIA ALIMENTARIA
Francisco Rojas

El actual gobierno parece creer que el país tiene un solo problema, el crimen organizado, y ha abandonado otras tareas vitales, como la seguridad energética y el abasto de alimentos a precios accesibles para toda la población, entre otros. Pasada la crisis alimentaria de 2008, las autoridades no captaron el aviso: los precios de los alimentos básicos retomaron la tendencia alcista y millones de mexicanos gastan más en comer.

El año empieza mal para los pobres y las clases medias. A la constante alza de precios de los combustibles se agrega ahora la presión por el aumento de los precios de los alimentos básicos, debido a los desastres naturales y a la especulación en los mercados mundiales de granos.

Las heladas devastaron la agricultura en el norte del país, los precios se dispararon y los campesinos quedaron en la ruina. En Sinaloa, el principal productor de maíz blanco, las heladas destruyeron el 90 por ciento de la siembra.

El daño es mayúsculo. No se tienen seguros suficientes porque nunca había ocurrido un desastre igual en Sinaloa y los apoyos ofrecidos por el gobierno federal al estado no resuelven ni el 30 por ciento del problema. Además, para agravar la situación, se prevé que 2011 sea un año de intensas sequías.

México importa más del 40 por ciento de los alimentos que consume, porque se dejó la seguridad alimentaria del país a merced del mercado mundial que ofrecía mejores precios. Pero los precios están subiendo por el mayor consumo de alimentos en China e India, el uso de bienes agrícolas para producir biocombustibles y la especulación financiera, entre otros factores. En un periodo de altos precios y escasez, la dependencia alimentaria es suicida.

Téngase en cuenta que mientras en Egipto, alguna vez el granero del mundo, el gobierno recibía elogios del Fondo Monetario por sus éxitos en la estabilización de las finanzas públicas, el desempleo aunado a la carestía y escasez de alimentos contribuían a la reciente revuelta social.

Por ello, se debe replantear la política económica y poner los intereses del país por encima de todo lo demás, como lo hace el mundo desarrollado. En lo que toca a la agricultura, sabemos que la solución es de largo plazo para asegurar la soberanía agroalimentaria y nutricional y para ello es preciso estimular al campo mexicano.

El sector agroalimentario puede alcanzar estándares internacionales de producción, productividad, rentabilidad, empleo, ingreso y competitividad, y aumentar las capacidades productivas, asociativas y de gestión de pequeños propietarios, ejidatarios, comuneros y sus organizaciones.

Por eso, los legisladores exigimos agilizar el uso de los recursos presupuestarios e implementar un Programa de Emergencia y Seguridad Alimentaria Nacional con la concurrencia de programas federales, estatales y municipales para facilitar a los productores el acceso a insumos, agroquímicos, maquinaria y equipo, crédito, seguro y coberturas para resembrar, sobre todo en el altiplano y en el sur del país.

Además, hay que promover un adecuado Sistema de Capacitación, Innovación y Extensionismo y un Sistema de Banca Social y de Desarrollo para apoyar la agricultura. Para enfrentar la emergencia alimentaria, se debe desarrollar la agricultura, la ganadería, la pesca y la forestería por contrato sin dañar el medio ambiente, y apoyar el almacenamiento y la comercialización de productos del campo.

El sector agropecuario está urgido de una profunda reforma estructural de largo plazo que armonice el marco jurídico con políticas de respaldo a los agronegocios de impacto regional, desarrollo de capital humano vía la educación rural y la garantía de seguridad pública en el campo. Es hora de acciones para abatir el manejo discrecional y clientelar de programas y racionalizar las reglas de operación; estamos listos a proveer las reformas legales necesarias.

La situación es grave y el poder público es responsable de proteger la alimentación de la gente de la voracidad de los mercados. El cambio climático, la demanda de alimentos en Asia y las manipulaciones especulativas en los mercados internacionales de granos serán devastadores para México si no se rehace la política agropecuaria y no se adopta un efectivo programa de seguridad alimentaria. Los legisladores del PRI usaremos nuestras facultades constitucionales y legales para proteger a los mexicanos de la amenaza inminente de la escasez y el hambre.

EL UNIVERSAL, 22 FEBRERO, 2011.- http://bit.ly/hTldF8

Read Full Post »

+ Diputados examinarán propuestas fiscales del Senado

+ Lo que hace falta es una verdadera reforma fiscal integral

+ Estatutos del PRI prohiben IVA en alimentos y medicinas

…El viernes pasado, cuando hicimos la reunión entre senadores y diputados priistas para ver nuestras respectivas agendas legislativas, el grupo del Senado propuso una serie de modificaciones de tipo fiscal. Ellos han venido trabajando durante los últimos meses, y dado que la Cámara de origen para cualquier modificación de tipo fiscal es la Cámara de Diputados, nos la querían presentar a nosotros.

 

En entrevista de medios

No cabe duda que seguramente habrá estudios de fondo que hayan efectuado en el Senado, y hemos decidido crear un grupo de trabajo -de senadores y diputados priistas- que analice la propuesta del Senado.

Evidentemente en la Cámara de Diputaos, muchos de nuestros compañeros tienen un gran conocimiento sobre estas materias y habrán de someterse en las próximas semanas a los análisis que correspondan.

Nosotros pensamos que los requerimientos del país son de una reforma hacendaria integral.

Una reforma hacendaria integral tiene que empezar con la revisión de fondo del gasto público, no solamente de su legalidad, sino de su productividad, que es fundamental para poder después plantearle a los ciudadanos modificaciones de tipo fiscal.

Tenemos también que revisar las relaciones de la federación con los estados en términos fiscales, que es un asunto extraordinariamente delicado, y muy complejo.

Hay que verificar también cuestiones de financiamiento público y cuestiones de patrimonio público.

Así que este es un asunto de una verdadera reforma hacendaria integral, que tiene que ser estudiada verdaderamente a fondo y técnicamente.

Pero por otro lado, no podemos desconocer -creo que nadie lo debiera hacer- que las circunstancias por las que está pasando nuestro país, también tienen que ser evaluadas en términos políticos, no solamente técnicos, dado que las circunstancias políticas también tienen efectos muy sensibles en los ciudadanos.

Los ciudadanos mexicanos además de que estamos atravesando por la incertidumbre que causa el tema de la inseguridad, por el temor que causa el tema de la seguridad, han estado sufriendo por incrementos de precios públicos importantes, de electricidad, de petrolíferos; han estado atravesando por esta serie de aumentos en los precios de los insumos para los alimentos, que se han ido incrementando en esta época de manera muy importante.

Así que también las condiciones políticas son fundamentales, diría, tan o más fundamentales que las cuestiones técnicas, para buscar la oportunidad de que en su momento hubiera una reforma hacendaria integral.

Por último, también tenemos temas estatutarios, en donde el programa de acción de nuestro partido prohíbe la aplicación del Impuesto al Valor Agregado en alimentos y medicinas.

Por tal motivo, el análisis que realicemos diputados y senadores, una vez que sea concluido, tendrá que ser sometido al partido, al órgano correspondiente, que en este caso es la Asamblea Nacional, la que tendría que tomar una decisión sobre esta materia.

Quiero expresar que el Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, por el momento no está dispuesto a imponerle a las clases más desprotegidas de nuestro país, el impuesto al Valor Agregado en alimentos o en medicinas.

Nosotros cumpliremos así nuestro Programa de Acción, ya que creemos que las circunstancias económicas y políticas que atraviesa nuestro país en este momento, y sobre todo las circunstancias sociales, incluyendo el desempleo que tenemos en la actualidad, hacen que no se presten para una cuestión de esta naturaleza.

… Vamos a tener la primera reunión muy pronto, y no sabemos todavía quién vaya a presidir el grupo de trabajo.

… No creo que en este momento existan las condiciones para tomar una decisión de esa naturaleza (imponer el IVA en alimentos y medicinas) y no vamos a permitir agravar más la situación económica de las clases más desprotegidas de nuestro país.

Creo que no va a haber ningún enfrentamiento dentro del Partido Revolucionario Institucional, porque precisamente para eso estamos buscando la creación de este grupo de trabajo que nos va a permitir explorar todas las alternativas, todos los fundamentos en los que se han basado estos estudios que nos van a presentar.

Estoy seguro que dialogando, como es lo usual, llegaremos a las decisiones correspondientes, y luego tendrá su participación, fundamental, el Partido Revolucionario Institucional, ya que es ahí donde finalmente tendrá que estar la decisión de si estamos o no dispuestos a un cambio en el Programa de Acción.

ENTREVISTA DE MEDIOS, 31 enero, 2011.- 

Read Full Post »

+ Del Protocolo de Kioto a la Conferencia de Copenhage

+ Es más rentable el cambio hacia tecnologías limpias

+ Encuentro de presidentes de EU y China, signo alentador

ENERGIAS LIMPIAS

Francisco Rojas

Con toda razón, Yvo Boer, secretario ejecutivo de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, calificó a la Conferencia de Copenhague como la más importante y concurrida de la historia. Doce años después de firmado el Protocolo de Kioto, la tasa de emisiones de gases a la atmósfera se ha triplicado, la temperatura del planeta sigue en ascenso, los desastres naturales son más frecuentes y nocivos.

No será fácil, barato ni rápido disminuir la emanación de CO2 que estuvo en la base de la industrialización del mundo desde mediados del siglo XIX, pero el costo de una reorientación programada y gradual hacia el uso de tecnologías limpias y el desarrollo de fuentes alternas a los hidrocarburos es muy inferior a las pérdidas económicas, ecológicas y humanas que encararía el mundo en caso de no hacer nada.

Pese a que los acuerdos de Copenhague no fueron óptimos y aún falta su cumplimiento, las perspectivas son mejores que las de Kioto. El encuentro de los presidentes de EU y China, previo a la reunión, y los compromisos asumidos por ambos, que son los principales emisores de CO2, son signos alentadores.

Es preciso reconocer que esos y los demás gobiernos deberán hacer un trabajo político mayor para poner en práctica los acuerdos. Importantes grupos económicos y políticos en Norteamérica y Europa, cuyo crecimiento acarreó la emisión masiva y permanente de carbono, se oponen a las transferencias de recursos al mundo en desarrollo. Al mismo tiempo, en las economías emergentes, se argumenta que el cambio climático es una deuda de las potencias con el resto del mundo y que restringir ahora las emisiones sería condenar a sus pueblos al subdesarrollo.

Pero el problema es global, ninguna nación está a salvo y los países en desarrollo son los más vulnerables debido a la precariedad de sus recursos y la incapacidad para reconstruir su infraestructura, reedificar las instalaciones industriales perdidas o restaurar los campos agrícolas y ganaderos que son arrasados por fenómenos naturales incontrolables.

El camino es largo y plagado de obstáculos y riesgos, pues por una parte, no se cuenta con tecnologías que hagan económicamente viable la generación de energía eólica, solar y geotérmica a escala industrial, y por la otra, los bioenergéticos no sustituyen a los combustibles fósiles, los complementan en proporciones de 10 a 20%, como en Brasil, que hace 30 años produce etanol a partir de la caña de azúcar. Además, los procesos más comunes de producción de bioenergéticos requieren hidrocarburos y generan contaminantes no carbónicos que, sin embargo, son nocivos para la tierra, el agua y el entorno.

Pero el riesgo principal es el desplazamiento de cultivos y la reducción de la oferta de alimentos con sus efectos sobre los precios internacionales de los granos básicos. Esta no es una opción pertinente cuando la mitad de la población mundial padece hambre, mal endémico en vastas regiones de África y América Latina. Pero hay alternativas promisorias, como la producción de segunda y tercera generación, que no compiten con el sector agropecuario por el uso de tierras cultivables, no utilizan agroquímicos ni pesticidas y reciclan el agua que se utiliza en el proceso.

México está en la franja de países que más sufrirán sequías prolongadas, inundaciones, huracanes, hundimiento de tierras y otras calamidades con el cambio climático. De allí nuestro interés y compromiso con el tema.

Hasta ahora se han anunciado algunos proyectos para producir biocombustibles; uno, a base de maíz blanco, en Sinaloa; otro, para derivarlo de jatropa, en Yucatán; y el último, a partir de algas cultivadas utilizando las emisiones de bióxido de carbono en una central termoeléctrica de la CFE.

Con todas sus posibilidades, los proyectos aislados no son la solución para México ni representan aportaciones significativas a los compromisos con el cambio climático. A pesar de disponerse de los instrumentos legales, no se nota una política integral y a largo plazo de desarrollo energético que proteja la seguridad alimentaria, promueva efectivamente energías limpias que no degraden el ambiente y comprenda la modernización de Pemex como organismo fundamental del Estado mexicano, la reactivación de la petroquímica básica y la refinación. La agenda legislativa del PRI cuidará que se aplique una política de Estado apropiada y vigilará por el cumplimiento de estos propósitos.

 EL UNIVERSAL 29 diciembre, 2009 http://bit.ly/c3tjwi

Read Full Post »