Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Brasil’

+ Calderón habla de otra reforma, pese a la inacabada de 2008

+ Senadores panistas quieren a Pemex solo en dos áreas

+ No es válida la comparación con Petrobras ni con Stat Oil

+ Brasil canceló concesiones de grandes yacimientos marinos

OTRA VEZ
Francisco Rojas

Al igual que su antecesor, el Presidente Calderón acude a un foro empresarial extranjero para anunciar que intentará, de nuevo, privatizar Pemex y que en septiembre próximo enviará una segunda iniciativa de reforma energética, ya que la de 2008 es incompleta porque encontró oposición en el Congreso y en un fuerte movimiento popular.

Ahora espera contar con una “percepción” social propicia para que Pemex siga el modelo de Petrobras o de la empresa noruega Stat Oil y formalice Joint Ventures con compañías transnacionales. Asimismo, se felicita porque la Suprema Corte de Justicia haya declarado constitucionales los contratos integrales o incentivados, que se experimentarán en los campos maduros del sureste.

Click en la imagen para ampliar

Hace algunas semanas, senadores panistas adelantaron una iniciativa para modificar el Artículo 28 Constitucional a fin de dejar al Estado únicamente la exploración y la producción de petróleo crudo y permitir a los particulares realizar todas las demás actividades que hoy detenta en exclusiva Pemex: refinación, petroquímica básica, transporte, almacenamiento y distribución de hidrocarburos y sus derivados. ¿Qué otras modificaciones constitucionales piensa proponer el Ejecutivo Federal?

Por lo demás, no son válidas las comparaciones presidenciales. Ni Brasil ni Noruega tienen una historia de intervenciones y rapiña como las de México y su petróleo, que son la raíz de la “percepción” nacionalista de la mayoría del pueblo mexicano.

Brasil desarrolló una importante industria de biocombustibles y se inició en la exploración y desarrollo de yacimientos marinos porque durante muchos años fue importador neto de hidrocarburos. Ahora, con la creación por el ex presidente Lula de la empresa Petrosalt, se reservaron para el Estado los ricos yacimientos marinos recién descubiertos frente a las costas de Sao Pablo y cancelaron las concesiones otorgadas a particulares.

Noruega, por su parte, no contaba con experiencia ni con una industria petrolera para explotar los yacimientos del Mar del Norte, por lo que durante casi un lustro se preparó para regular, controlar y desarrollar la explotación marina, y crear un mecanismo que esterilizara los excedentes petroleros y un fondo para cuando se agotaran los hidrocarburos, lo que ya le está sucediendo.

Ambos países desarrollaron industrias proveedoras de partes y equipos, de los que hoy son importantes exportadores, y alentaron a las firmas de ingeniería nacionales. El gobierno brasileño hizo convenios con las universidades y centros de investigación para preparar técnicos y profesionistas, descentralizar y agilizar la investigación y desarrollo tecnológicos. Además, el régimen fiscal de las empresas petroleras de esos países no es confiscatorio como el nuestro.

El PAN ha expoliado fiscalmente a Pemex; desperdiciado los excedentes petroleros; desmantelado metódicamente su planta técnica y liquidado las firmas nacionales de ingeniería; no se han desarrollado industrias proveedoras de partes y menos aún de equipos; se ha frenado la investigación y el desarrollo tecnológico y desalentado la formación de técnicos y profesionistas. En estas condiciones, ¿qué podría aportar Pemex a las Joint Ventures aparte del crudo, la tramitación de contratos y el pago de facturas?

En lo referente a los contratos integrales o incentivados; efectivamente la Corte los declaró constitucionales, pero en el engrose de la sentencia, los Ministros establecieron una serie de requisitos que debe observar el Consejo de Administración para autorizarlos, a fin de que se respete el espíritu del Artículo 27 Constitucional sobre la rectoría del Estado en materia de hidrocarburos.

Los contratos integrales para campos maduros del Sureste contienen cláusulas que a juicio de la Cámara de Diputados son anticonstitucionales y violan lo establecido por la propia Corte. Por eso se interpuso otra Controversia Constitucional, que fue rechazada por el Ministro Instructor alegando que la Cámara no tiene interés legítimo por ser actos particulares. La Cámara estima que Pemex no es una empresa privada ni el petróleo una mercancía cualquiera, por lo que interpuso un recurso de reclamación que fue aceptado para trámite el pasado 4 de mayo.

Todo lo anterior augura una nueva lucha por defender el patrimonio nacional, que exigirá unir fuerzas frente a los afanes privatizadores panistas. Una vez más la población tendrá que dar la batalla y la Cámara de Diputados cumplir con su deber de custodiar los intereses de la nación.

EL UNIVERSAL 17 mayo, 2011.-

Read Full Post »

+ Exito diplomático pese a  las ausencias y los malos augurios

+ La ONU recobra el protagonismo climático, por los acuerdos

+ Debe bajar  60% emisión de gases de efecto invernadero

COP 16

Francisco Rojas

Dos asuntos destacan de la reciente Conferencia de Naciones Unidas contra el Cambio Climático (COP16): primero, que fue un éxito diplomático de la canciller Patricia Espinosa y su equipo y, segundo, que no fracasó pese al pesimismo imperante después de la frustración con que terminó la COP15 hace un año en Copenhague y a la ausencia de los jefes de Estado o de gobierno de Estados Unidos, China, India y Brasil, principalmente.

Los acuerdos de Cancún difieren por un año las decisiones sobre el segundo periodo de cumplimiento del Protocolo de Kioto, pero devuelven a la ONU el protagonismo climático y refuerzan el multilateralismo. Es poco probable que se renueve el Protocolo, hay nuevos desarrollos, como la REDD+ para preservar los bosques y los compromisos unilaterales de los países, así como nuevas bases para calcular el precio de los bonos de carbón.

Con excepción de Bolivia, los otros 193 países representados en Cancún reafirmaron la necesidad de que el alza de la temperatura del planeta sea menor a dos grados centígrados al final del siglo XXI. Para que esto suceda, el mundo deberá reducir las emisiones de gas de efecto invernadero en 60%, de acuerdo con un reciente estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Aunque el gobierno de EU firmó el Protocolo de Kioto en 1997 y se comprometió en Copenhague a reducir sus emisiones en 17% en 2020 respecto a 2005, el Senado no ha ratificado el Protocolo ni aprobado la Ley de Cambio Climático, y ahora es más difícil que lo haga debido al triunfo de los republicanos —renuentes a reducir el uso de combustibles fósiles— en las elecciones de noviembre pasado.

Otro escollo en Copenhague fue China por su negativa a la certificación internacional de sus emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. En Cancún accedió a una revisión “no intrusiva, no punitiva y respetuosa de la soberanía nacional”, lo que es un avance, pero la comunidad internacional sólo podrá verificar la reducción de emisiones que se haga con recursos de procedencia internacional.

Un paso importante, pero no suficiente, fue el compromiso de los países desarrollados de financiar con 30 mil millones de dólares a las economías en desarrollo para que disminuyan las emisiones y se adapten al cambio climático, que se elevará hasta llegar a los cien mil millones de dólares en el año 2020, aunque no será fácil llevar estos acuerdos a la práctica.

La conferencia de Cancún decidió la creación del Fondo Verde, que será administrado por el Banco Mundial, pero cuyas decisiones serán tomadas por un comité de países desarrollados y en desarrollo. Estos recursos se destinarán a la protección de las selvas tropicales, la transferencia de tecnologías limpias y el apoyo a los países en desarrollo. Para apreciar la importancia del Fondo Verde hay que considerar que cerca de la quinta parte de las emisiones provienen de la deforestación provocada tanto por la tala excesiva de bosques como por el uso de zonas boscosas para la producción agrícola y ganadera.

El problema de fondo, sin embargo, es que el desarrollo industrial de las actuales potencias se fundó en la quema de combustibles fósiles, principalmente carbón y petróleo, Estas prácticas aumentaron la concentración de CO2 y otros gases tóxicos en la atmósfera, lo que provocó un “efecto invernadero”, es decir, aumentos excesivos y rápidos en la temperatura del planeta. Y mientras el mundo toma conciencia del riesgo de una catástrofe global, las potencias continúan descargando gases a la atmósfera.

El calentamiento global es responsable de que se hayan intensificado el calor, las lluvias torrenciales, los ciclones tropicales y los huracanes como los que afectaron a un tercio de la población mexicana en el año que termina. Paradójicamente, también se han extendido la sequía, la pérdida de tierras para el cultivo y la escasez de agua potable, que se torna tema de seguridad nacional.

Si el costo del desarrollo de las potencias ha sido el calentamiento global, dichos países deberían revertir la tendencia, lo que requeriría entre dos y tres puntos del producto bruto mundial. Aún es tiempo de salvar al planeta y liberar a la humanidad de una catástrofe ambiental en la que no habría ganadores; y en Cancún se avanzó hacia esa meta gracias a la habilidad y paciencia desplegada por la diplomacia mexicana, que se anotó un éxito que hacía mucho tiempo no veíamos. Honor a quien honor merece.

EL UNIVERSAL , 28 DICIEMBRE, 2010.-  http://bit.ly/i874FP

Read Full Post »

+ En 10 años, México cayó 24 lugares en el WEF

+ Mala posición en la capacidad para innovar

Competitividad

 

• En el año 2000 el Foro Económico Mundial ubicó a México en el lugar 42 en competitividad. En su “Reporte Global de Competitividad 2010-2011”, nuestro país perdió 24 posiciones al quedar en 2010 en el lugar 66 entre 139 países, por debajo de otros de la región como Chile, Barbados, Panamá y Costa Rica.

Según este mismo reporte, México se ubica en el lugar 86 en cuanto a su capacidad para innovar, posición muy por debajo de China (21), Brasil (29), India (33), Rusia (38) o Chile (59). Esto no sorprende, ya que en los últimos años nuestro país se ha rezagado en los rubros que mayor impacto tienen en la capacidad creativa de una nación. En intensidad de competencia económica, por ejemplo, ocupamos el lugar 98 de 139 países, en patentes de utilidad el 60 y en cobertura de educación superior este año descendimos al lugar 80.

• Según el Instituto Suizo International Institute for Management Development (IMD) en su reporte anual World Competitiveness Yearbook 2010, México acumula una pérdida de 14 posiciones en la última década, al pasar del lugar 33 en el año 2000 al lugar 47 en el 2010, de entre 58 países.

Negocios
• Según el informe Doing Business que elabora el Banco Mundial, en el año 2000 México ocupaba el lugar 42 entre 183 países como un país atractivo para hacer negocios; para 2011 se sitúa a México en el lugar 35, por debajo de países como Singapur, Canadá, Tailandia, Portugal,  Taiwán y Sudáfrica.

A pesar de que en dicho informe México avanza 6 posiciones, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados señala que ello no le da al país mejores expectativas de crecimiento económico respecto a otras economías emergentes, como es el caso de Brasil, Rusia, India o China, con un porcentaje de crecimiento del 4.1, 4.3, 8.4 y 9.6, respectivamente, mientras que para México se estima un crecimiento de 3.9 por ciento para 2011.

¿Son logros el estancamiento en la formación de capital fijo, la disminución de la actividad industrial, el decaimiento del sector manufacturero, el retraimiento de la de inversión extranjera directa y del turismo, así como la pérdida de competitividad?

¿10 AÑOS DE LOGROS? Presentación del pronunciamiento del Grupo Parlamentario del PRI, LXI Legislatura, Cámara de Diputados. 28 noviembre, 2010.-  http://bit.ly/hsGkRv

Read Full Post »

+ Del Protocolo de Kioto a la Conferencia de Copenhage

+ Es más rentable el cambio hacia tecnologías limpias

+ Encuentro de presidentes de EU y China, signo alentador

ENERGIAS LIMPIAS

Francisco Rojas

Con toda razón, Yvo Boer, secretario ejecutivo de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, calificó a la Conferencia de Copenhague como la más importante y concurrida de la historia. Doce años después de firmado el Protocolo de Kioto, la tasa de emisiones de gases a la atmósfera se ha triplicado, la temperatura del planeta sigue en ascenso, los desastres naturales son más frecuentes y nocivos.

No será fácil, barato ni rápido disminuir la emanación de CO2 que estuvo en la base de la industrialización del mundo desde mediados del siglo XIX, pero el costo de una reorientación programada y gradual hacia el uso de tecnologías limpias y el desarrollo de fuentes alternas a los hidrocarburos es muy inferior a las pérdidas económicas, ecológicas y humanas que encararía el mundo en caso de no hacer nada.

Pese a que los acuerdos de Copenhague no fueron óptimos y aún falta su cumplimiento, las perspectivas son mejores que las de Kioto. El encuentro de los presidentes de EU y China, previo a la reunión, y los compromisos asumidos por ambos, que son los principales emisores de CO2, son signos alentadores.

Es preciso reconocer que esos y los demás gobiernos deberán hacer un trabajo político mayor para poner en práctica los acuerdos. Importantes grupos económicos y políticos en Norteamérica y Europa, cuyo crecimiento acarreó la emisión masiva y permanente de carbono, se oponen a las transferencias de recursos al mundo en desarrollo. Al mismo tiempo, en las economías emergentes, se argumenta que el cambio climático es una deuda de las potencias con el resto del mundo y que restringir ahora las emisiones sería condenar a sus pueblos al subdesarrollo.

Pero el problema es global, ninguna nación está a salvo y los países en desarrollo son los más vulnerables debido a la precariedad de sus recursos y la incapacidad para reconstruir su infraestructura, reedificar las instalaciones industriales perdidas o restaurar los campos agrícolas y ganaderos que son arrasados por fenómenos naturales incontrolables.

El camino es largo y plagado de obstáculos y riesgos, pues por una parte, no se cuenta con tecnologías que hagan económicamente viable la generación de energía eólica, solar y geotérmica a escala industrial, y por la otra, los bioenergéticos no sustituyen a los combustibles fósiles, los complementan en proporciones de 10 a 20%, como en Brasil, que hace 30 años produce etanol a partir de la caña de azúcar. Además, los procesos más comunes de producción de bioenergéticos requieren hidrocarburos y generan contaminantes no carbónicos que, sin embargo, son nocivos para la tierra, el agua y el entorno.

Pero el riesgo principal es el desplazamiento de cultivos y la reducción de la oferta de alimentos con sus efectos sobre los precios internacionales de los granos básicos. Esta no es una opción pertinente cuando la mitad de la población mundial padece hambre, mal endémico en vastas regiones de África y América Latina. Pero hay alternativas promisorias, como la producción de segunda y tercera generación, que no compiten con el sector agropecuario por el uso de tierras cultivables, no utilizan agroquímicos ni pesticidas y reciclan el agua que se utiliza en el proceso.

México está en la franja de países que más sufrirán sequías prolongadas, inundaciones, huracanes, hundimiento de tierras y otras calamidades con el cambio climático. De allí nuestro interés y compromiso con el tema.

Hasta ahora se han anunciado algunos proyectos para producir biocombustibles; uno, a base de maíz blanco, en Sinaloa; otro, para derivarlo de jatropa, en Yucatán; y el último, a partir de algas cultivadas utilizando las emisiones de bióxido de carbono en una central termoeléctrica de la CFE.

Con todas sus posibilidades, los proyectos aislados no son la solución para México ni representan aportaciones significativas a los compromisos con el cambio climático. A pesar de disponerse de los instrumentos legales, no se nota una política integral y a largo plazo de desarrollo energético que proteja la seguridad alimentaria, promueva efectivamente energías limpias que no degraden el ambiente y comprenda la modernización de Pemex como organismo fundamental del Estado mexicano, la reactivación de la petroquímica básica y la refinación. La agenda legislativa del PRI cuidará que se aplique una política de Estado apropiada y vigilará por el cumplimiento de estos propósitos.

 EL UNIVERSAL 29 diciembre, 2009 http://bit.ly/c3tjwi

Read Full Post »

+ Desde 2008 empezaron a declinar todos los indicadores

+ La advertencia de Banxico, desatendida por motivos electorales

+ Efectos de la recesión impactan en  el ánmo de los mexicanos

RECUPERAR EL ANIMO

Francisco Rojas

Es explicable –y lamentable– el desánimo social que, con fundadas razones, ha cundido entre los mexicanos. Desde mediados del 2008 empezó la declinación de los principales indicadores económicos, al tiempo que el gobierno promovía reformas regresivas en áreas esenciales, como la energética. El modelo exportador se tambaleó.

La caída se inició con la desaceleración de Estados Unidos, de la que dependen más de cuatro quintas partes de nuestro comercio exterior y el grueso del flujo de capitales y tecnología. La reacción en cadena frenó la economía real y, al principio, parecía no afectar al sector financiero, al que se creía “blindado” e invulnerable a las calamidades del entorno mundial.

El “boquete fiscal” fue advertido por el Banco de México desde abril de 2009 y en el primer Informe Trimestral de las Finanzas Públicas, pero se decidió ignorarlo por motivos electorales. El problema, sin embargo, era real y tuvo efectos demoledores sobre el conjunto de la economía: contracción de los créditos a la producción, en especial a las pequeñas y medianas empresas, cierre de empresas, despidos, morosidad en el pago de créditos, desaceleración del consumo y demás fenómenos conocidos.

El ánimo social empezó a declinar a medida que la recesión afectaba la vida misma de la gente. No fue para menos: cientos de miles de hombres y mujeres jefes de familia han perdido su empleo y millones de mexicanos cayeron en la pobreza alimentaria y de otras modalidades. Lo anterior, sumado a otras viscitudes provocó que el presidente Felipe Calderón comentara con alivio en una reciente reunión social que “lo mejor de 2009 es que ya va a terminar”.

Pero en las sociedades como en las personas, el desaliento socava las capacidades, ahonda la aflicción e incapacita para la acción. México tiene salidas y los mexicanos también, a condición de que no nos derrotemos a nosotros mismos como país ni como sociedad. Hay razones para recuperar el ánimo; el reporte de The Economist sobre las proyecciones económicas para 2010, por ejemplo, prevé que el PIB mexicano crecerá en un 3% en 2010 y la capacidad de compra del país será de 14,380 dólares por habitante, cifra similar a las de Argentina (14,630), Chile (15,010) y Rusia (15,330), y superior a la de Brasil, que se situará en los 10,740 dólares por persona.

Lo anterior abre grandes posibilidades para apoyarnos en nuestro mercado interno, a condición de que cambiemos de paradigmas para disminuir nuestra dependencia del mercado externo, sin perder las ventajas de la globalización, y retomemos las verdaderas prioridades de la sociedad: el impulso efectivo a las empresas pequeñas y medianas, la disminución de los índices escandalosos de desempleo y el abatimiento de la pobreza con políticas que articulen la capacitación con la apertura de fuentes de trabajo permanentes y no atenidos a los programas asistencialistas. Hay soluciones, como las empresas familiares que conviven con las modernas compañías de la India, no como “changarros” sino como micro-negocios productivos, para cuyo financiamiento se creó un banco que proporciona créditos a tasas de interés y plazos accesibles.

Los legisladores del PRI estamos comprometidos a promover medidas eficaces para frenar los efectos devastadores de la crisis sobre la población y reactivar la economía, no sólo a través de políticas hacendarias progresivas que alienten la inversión y el empleo y otras medidas. Sino también mediante una asignación más eficiente de los recursos públicos y una mejor vigilancia de su administración y ejecución, transparente y con rendición de cuentas.

El trabajo permanente en las Comisiones y la acción más escrupulosa de la Auditoría Superior de la Federación son factores importantes para una tarea que no sólo es de los legisladores o el gobierno, sino de todos, sin desaliento por los tiempos malos y con fundada confianza en nosotros mismos.

México no está al borde de la catástrofe y tiene potencial para recuperar su crecimiento económico con verdadero desarrollo social. Depende de nosotros; de que no bajemos la guardia; de que hagamos las reformas que realmente requiere el país y no nos contentemos sólo con paliativos para volver a más de lo mismo; depende de que recobremos el ánimo y la esperanza. La Independencia y la Revolución centenarias nos enseñan que el pueblo mexicano es capaz de grandes hazañas cuando tienen líderes reales que saben lo que quieren y se rodean de los mejores hombres.

EL UNIVERSAL 15 diciembre, 2009 http://bit.ly/dx4CBg

Read Full Post »

+ Alertan los expertos de los riesgos encubiertos en iniciativa

+ Intenciones de abrir la puerta a discresionalidad  en contratos

+ ¿Sería Pemex sólo  un sumiso monoexportador de crudo?

FRAUDE A LA LEY

Francisco Rojas

Así llaman los expertos al intento de modificar la Carta Magna a través de leyes secundarias, principalmente con cambios en los artículos cuarto y sexto de la Ley Reglamentaria del artículo 27 constitucional. En el primero, los privados podrán refinar bajo contrato y ser permisionarios para transportar, almacenar y distribuir petrolíferos y petroquímicos básicos; en ambos casos podrán construir, operar y ser propietarios de ductos, instalaciones y equipos. Pemex debe solicitar permiso para participar en este mercado y ya sabemos la respuesta. También se da plena libertad para que los privados se conecten directamente del pozo a las plantas de gas.

Con el artículo sexto y el 46 de la Ley Orgánica de Pemex se abre la puerta a la discrecionalidad y confidencialidad para que empresas extranjeras exploren y desarrollen integralmente yacimientos mediante contratos incentivados, internacionalmente conocidos como risk contracts, aplicables no sólo en aguas profundas, Chicontepec y campos abandonados, sino también en aguas someras y en tierra. Con lo anterior, las empresas mexicanas pasarían sin duda a ser subcontratistas o a desarrollar trabajos marginales, perdiéndose la oportunidad de reimpulsar una industria nacional de construcción y partes petroleras, como sucede en Brasil y Noruega.

La cacareada autonomía de gestión queda en entredicho al nombrar el Ejecutivo cuatro consejeros profesionales, con funciones extraordinarias, que trascenderán el sexenio en su cargo y preservarían los intereses de quien los designó. Hacienda retiene facultades para condicionar y vetar endeudamientos y la pretendida autonomía presupuestal se otorgaría, conforme a los artículos transitorios, hasta el onceavo año después de expedida la Ley Orgánica, siempre que Pemex cumpla con ciertos montos de venta de bonos y metas de balance financiero y, el colmo, aunque obtenga ingresos extraordinarios, no podrá nunca aplicar más de 15 mil millones de pesos a inversiones o mantenimiento.

Este año, el gobierno a través del Congreso le fijó a Pemex un superávit primario de 15 mil millones de dólares, es decir, un excedente de ingresos que no puede gastar y que se ocupa para cubrir el déficit gubernamental. Pemex requiere invertir en cinco años 17 mil millones de dólares para construir dos refinerías y dar mantenimiento a todas las instalaciones y ductos, es decir, 3 mil 400 millones de dólares anuales, 23% del superávit primario de 2008; esa es la importancia de los recursos congelados, que seguramente crecerán dadas las tendencias de los precios del petróleo, y los candados que el gobierno impone como metas de balance financiero.

Los mitos caen: el efecto popote, el tesoro escondido y el futuro promisorio se complementan ahora con que Pemex se fortalece y no se privatiza. Privatizar no sólo significa vender edificios o instalaciones, sino también compartir la renta petrolera y el mercado interno; y Pemex se debilita y “enaniza” al crearse prácticamente una industria petrolera integrada privada, que impedirá absorber tecnologías y prácticas modernas de administración y marginará la investigación y el desarrollo tecnológico. Pemex se convertiría en administrador de contratos y, paulatinamente, sin decirlo, la parte industrial morirá de inanición y obsolescencia y únicamente quedará el sumiso monoexportador de crudo.

Pretenden consumar el fraude constitucional. Los que tienen compromisos los defenderán, pero los que todavía vemos a Pemex como un factor de unidad, dignidad y orgullo defenderemos el usufructo de la renta petrolera para los mexicanos, cuya memoria histórica se hará presente en 2009, por no hablar de 2012.

EL UNIVERSAL, 29 abri, 2008.- http://bit.ly/cPQ1pm

Read Full Post »

+ México en favor de transferencias a tecnologías limpias

+ Cambio climático: Katrina causó daños a 109 plataformas

+ En el caso del Etanol, saldría más cao el remedio que…

BIOCOMBUSTIBLES

Francisco Rojas

La reunión de diciembre en Bali buscó fortalecer el Protocolo de Kioto para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y la firma de un acuerdo para extender la lucha contra el cambio climático. México acudió a la reunión procurando, junto con otros países, mayor transferencia de tecnologías limpias, ayuda financiera para adaptarse al calentamiento global e incorporar al mercado de los bonos de carbono incentivos que eviten la deforestación.

El daño a la capa de ozono es irreversible; de allí que los esfuerzos estén encaminados a aminorar sus consecuencias. Nueva Orleáns y la destrucción por el huracán Katrina de 109 plataformas petroleras, con pérdidas por más de 30 mil millones de dólares en las explotaciones marinas del Golfo de México, es un ejemplo contundente de que el cambio climático llegó para quedarse. La generación de dióxido de carbono por los combustibles fósiles y los altos precios del petróleo impulsan la utilización de tecnologías limpias. Se promueven las energías eólica, solar, hidráulica y geotérmica; se aprovecha la biomasa y se desarrollan los bioenergéticos. Destacan entre éstos el etanol y el biodiesel; Brasil lleva 30 años de ventaja en caña de azúcar y Estados Unidos fomenta con subsidios por 7 mil millones de dólares anuales su producción a partir del maíz.En diciembre pasado, el Senado aprobó la ley para obtener bioenergéticos de productos del campo mexicano; el maíz sólo podrá utilizarse cuando existan excedentes. También se crea una comisión intersecretarial para planificar y regular su producción, comercialización y uso eficiente.El uso del etanol aminora la dependencia de los combustibles fósiles, disminuye la emisión de contaminantes, abre al cultivo tierras marginales e incrementa los ingresos del sector agroindustrial; asimismo, aumenta la inversión y el empleo por la fabricación de destilerías y adaptación de los sistemas de almacenamiento y distribución, entre otros. Inversionistas brasileños ofrecen participar en proyectos integrales de caña de azúcar o, por lo menos, proveer equipos y tecnología.Ya se cuestiona el rol de los bioenergéticos: no sustituirán totalmente a los hidrocarburos, la meta de uso en muchos países fluctúa entre 10% y 20%, proporción que no requiere de mayores cambios en los automóviles; su poder calorífero es bajo; su producción requiere alta proporción de hidrocarburos: en maíz, la relación es de uno a 1.3 y en caña de azúcar de uno a ocho; en altitudes como el valle de México liberan otros contaminantes dañinos, desplaza cultivos y pervierte el uso del agua.La estampida en Estados Unidos para obtener etanol de maíz provocó escasez de granos y aumentos de 100% en maíz y de 170% en el trigo, con la consecuente inflación en la cadena alimentaria. Asimismo, el exceso de oferta, las dificultades de distribución y el tope legal de 10% utilizable en la mezcla de combustibles originaron la caída en el precio del galón de etanol de 5.80 dólares en el otoño de 2005 al actual de 1.50 dólares.La OCDE destina cuantiosos recursos para impulsar energías limpias, pero advierte que en el caso del etanol el remedio puede ser peor que la enfermedad por su amenaza sobre la oferta de alimentos. Por ello, se apuesta por la hidrólisis para obtener etanol a partir de la paja de maíz y pasto; se impulsan estudios para aprovechar la celulosa que fructificarían hasta dentro de cinco años y que, si bien reducirían la amenaza sobre los alimentos, podría fomentar la deforestación con sus conocidas consecuencias climáticas.Pero además, las emisiones contaminantes no disminuirán en los próximos 30 años porque el crecimiento económico, el cambio en la dieta alimenticia y el proceso de urbanización, que demanda más autos, aparatos eléctricos y granos, de China, India y otros países harán que en el mismo lapso la demanda de energía crezca en 55%, que será provista en 80% por carbón, gas y petróleo.Por lo anterior, debemos conservar para nuestros hijos y nietos el único patrimonio de valor que nos queda, ya que los hidrocarburos seguirán siendo pilar del desarrollo del país. Debemos promover una reforma energética estratégica e integral, mediante una discusión abierta y plural que contemple el futuro de los combustibles fósiles, las energías alternativas, los usos del suelo y el agua, el medio ambiente y el cambio climático. En efecto, Pemex requiere modernizarse y contar con los instrumentos y recursos necesarios para responder eficientemente a los retos que le correspondan; pero no será con parches y arreglos “en lo oscurito” en función de quién sabe qué compromisos como se debe actuar, sino teniendo en mente el interés nacional. Sólo así podremos lograr el gran acuerdo social que la situación requiere. EL UNIVERSAL, 8 enero, 2008.- http://bit.ly/ddM3bW

Read Full Post »

Older Posts »