Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Candidatos’

+ Selección de candidatos pondera la militancia, arraigo y eficacia

+ Las listas afirman un entreveramiento generacional de priistas

+ Con las nominaciones, el PRI sale reforzado y con ánimo de triunfo

Para el Partido Revolucionario Institucional la unidad es uno de los más importantes valores de su acción política y, con la elección de sus candidatos a diversos puestos de elección popular, los priistas hemos dado muestras de que la unidad sigue siendo divisa irrebatible de cara a los procesos electorales del presente año.  

 Sin duda, la selección de los candidatos de nuestro Partido se caracteriza por ponderar la militancia, el arraigo y la eficacia en el ejercicio de las responsabilidades conferidas en la lealtad a los principios y programa de acción del PRI.  

 Además, el entreveramiento generacional que se observa en nuestras listas de candidatos, garantiza el aprovechamiento de la experiencia de cuadros y dirigentes relevantes, así como el vigor, audacia y capacidad creativa de hombres y mujeres jóvenes que han escogido el camino de la política por su vocación de servicio y decisión de ser socialmente útiles.  

 Con este proceso de selección,  el PRI sale reforzado y con ánimo triunfal, ya que cuenta con un candidato presidencial fuerte, además de tener a los aspirantes para integrar un Congreso de la Unión que sirva y sirva bien a los intereses de la gran mayoría de los mexicanos.  

 Más allá del papel que cada priista vaya a desempeñar ante los retos por venir, todos tenemos la tarea común de incrementar el bienestar de los mexicanos y el crecimiento pacífico de nuestra gran nación, independientemente de que lo hagamos desde algún escaño legislativo o cualquiera de las múltiples opciones que nuestro Partido nos brinda para servir a la Patria con lo mejor de nosotro.  

 Como esencia de la fortaleza del Partido, desde siempre los priistas hemos privilegiado la unidad como uno de los más importantes valores de nuestra acción política, lo que ha redundado en sendas victorias en el terreno electoral y congruencia en el trabajo legislativo de nuestras bancadas en el Congreso de la Unión y en los Congresos locales.  

 El momento que históricamente vivimos implica, entre otras cosas,  el final de la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados, en la que el PRI retomó su papel como primera fuerza política de México, operando en unidad y con el liderazgo que nos da la posibilidad de influir positivamente en el desarrollo de México.  

 Y así habrá se seguir con la nueva Legislatura, ya que con nuestros candidatos a la elección presidencial, al Senado de la República, a la Cámara de Diputados y a las Gubernaturas, Alcaldías y Congresos locales en varias de las entidades federativas, caminaremos juntos en todo el territorio nacional para alcanzar un indiscutible triunfo y retomar el rumbo de desarrollo que México merece.  

 BOLETÍN, 4 marzo 2012.-

Read Full Post »

+ En Yucatán el priismo llegó unido en torno a Ivonne Ortega

+ Atinada selección de candidatos, determina triunfo electoral

+ En PAN y PRD prácticas clientelares y patrimonialistas

EL PRI CON POSIBILIDADES

Francisco Rojas

El PRI volvió por sus fueros en Yucatán. Una atinada elección de candidata a la gubernatura, y una buena selección de candidatos a diputados y en la mayoría de las alcaldías determinaron el triunfo del tricolor. Además, no podemos perder de vista que mucho influyó en la derrota panista el mal gobierno de Patrón Laviada, la mala campaña de su candidato a gobernador, la división existente entre la dirigencia nacional panista y la Presidencia de la República. El panismo dividido redujo sus posibilidades de triunfo al provocarse la escisión que dejó fuera de la contienda blanquiazul a la figura emblemática del partido, Ana Rosa Payán. Por el contrario, el priísmo llegó unido en torno de Ivonne Ortega Pacheco, joven y carismática mujer que imprimió aire fresco a las huestes priístas.

Hay quienes opinan que el resultado en la elección yucateca significa el regreso a prácticas clientelares y patrimonialistas, pero en el PAN, así como en el PRD, estas prácticas se dan con singular alegría. Una sociedad desinformada y mal educada produce candidatos que la retratan cabalmente. No aspiramos a candidatos exquisitos, divorciados de la generalidad de los electores. Nuestros funcionarios públicos, cualquiera que sea el partido de su origen, tienen las virtudes y defectos de la mayoría de los mexicanos.

El PRI demostró que sin fisuras internas y con un sincero deseo de renovar sus filas puede retomar caminos de victoria; no es un partido muerto ni en peligro de extinción; es una organización política fundamental en la vida nacional.

Con ánimo de linchamiento se condena la gestión de los gobiernos priístas y se olvida que gracias a la formación del Partido Nacional Revolucionario el país pasó de la etapa caudillista a la de vigencia de las instituciones. La certidumbre política que generó un partido hegemónico fue fundamental para que las elecciones presidenciales ya no se resolvieran a balazos, sino en las urnas. Fue un partido en el que militaron los grandes sindicatos, las organizaciones campesinas y las populares; por lo tanto, era natural que triunfara en casi todas las elecciones dado que no tenía rivales de importancia. Esa militancia masiva y el apoyo a los gobiernos emanados de su seno permitió instituciones laborales como los contratos colectivos de trabajo, la expropiación petrolera, la reforma agraria, la formación de los bancos de crédito para ejidatarios y pequeños propietarios.

Cuando se hace referencia al PRI suele confundirse el grano con la paja, no hay un juicio objetivo que permita analizar logros, aciertos y errores en el funcionamiento del partido fundado por Calles. Los juicios suelen ser generalmente aprobatorios o condenatorios, sin perspectiva histórica y plenos de pasión. Por lo regular, no existe reflexión ni ponderación para aquilatar su importancia en la historia del país. Si el partido llega unido a la elección de Baja California existen posibilidades de recobrar la plaza; mucho ayudará una buena selección de aspirantes al Congreso y a las alcaldías. La elección de Michoacán no se ve sencilla. El perredismo michoacano está dividido, el priísmo carece de liderazgos en esa entidad y el panismo no ha podido consolidarse, a pesar de que el Presidente de la República es oriundo de ese estado.

Después de su derrota en las elecciones de julio pasado, el PRI inicia un proceso de recuperación que legitima su dirigencia y le abre espacios de consolidación política. Por lo pronto, el triunfo yucateco le ha dado confianza al priísmo nacional y ha mostrado cuál debe ser la estrategia y perfil de los candidatos para recuperar espacios perdidos. Los mejores recursos humanos y los más experimentados militan en sus filas y pueden enmendar los graves errores cometidos durante la pasada campaña presidencial, en la que el PRI se derrotó a sí mismo por las graves divisiones internas con las que llegó a la contienda electoral; además, la neutralidad ideológica de la que quiso presumir lo dejó sin un mensaje claro para la mayoría de los electores mientras que la opción conservadora y la que decía agrupar a las izquierdas manejaban mensajes claros para los ciudadanos. Una de las tareas más urgentes del priísmo es definir cuál será su posición en el aspecto político. No se puede seguir en el limbo (aunque dicen que ya no existe).

La dirigencia priísta se inicia con el pie derecho; esperemos que cada día se fortalezca más y asuma el papel que los priístas esperan de ella.

EL UNIVERSAL, 29 mayo, 2007.- http://bit.ly/cIQDXX

Read Full Post »