Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Cantarell’

+ 10 años de sobreexplotación de yacimientos petroleros

+ Se dispuso de enormes excedentes, para gasto corriente

+ Importaciones de petrolíferos por $82,500 millones de dls.

+ Electricidad: se prefiere cumplir conpromisos con privados

+ En 10 años se duplicó el costo de la electricidad doméstica

Energía
La modernización y crecimiento en el siglo XX se basó en el petróleo, recurso hoy dilapidado cuyos beneficios se pretenden desviar hacia las grandes petroleras transnacionales.

• De 2000 a 2010 se registra la más grande sobreexplotación de los principales yacimientos, principalmente Cantarell, que inició una aguda declinación a partir de 2004, de un máximo de 3.4 millones de barriles diarios de crudo en ese año, la plataforma de producción ha caído hasta los 2.6 millones en el promedio enero – octubre de 2010, es decir, una pérdida de 800 mil barriles diarios.

Plataforma de producción de petróleo crudo, 2000-2010 *

* Nota:  2010 corresponde al promedio de enero a octubre.

Fuente: Petróleos Mexicanos (PEMEX).

  • A pesar de que se han invertido en el Macro Proyecto de Chicontepec, más de 63 mil millones de pesos entre 2007 y 2010, sólo operan mil 561 pozos de los 2 mil 677 perforados; es decir, el 58 por ciento.
  • Por lo mismo, las reservas probadas tuvieron que ser ajustadas de 501 millones de barriles en 2009 a 358 millones de barriles para 2010. Según el Informe del Resultado de la Revisión y Fiscalización Superior de la Cuenta Pública de 2008 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), se reporta un cumplimiento de sólo 38.8 por ciento y 59.3 por ciento respectivamente, de las metas de producción de petróleo y gas establecidas en su Programa Operativo Anual, cayendo el rendimiento de Chicontepec a 2.5 centavos por cada peso invertido, en vez de los 93.6 centavos programados.
  • Con base en cifras oficiales, de 2001 a 2008 se dispuso de enormes excedentes presupuestarios: 720 mil millones de pesos en el periodo 2000- 2006 y 565 mil millones durante el período 2007-2008; del total, más de 600 mil provinieron del petróleo. Casi cuatro quintas partes del total de excedentes se destinaron, por diversas vías, al gasto corriente.
  • Debido a deficiencias de operación y a la falta de inversiones en el Sistema Nacional de Refinación y al abandono de la producción de petroquímicos, la importación de combustibles y petrolíferos se ha incrementado; solo durante el periodo 2006 – 2010, se han tenido que importar volumenes crecientes de estos productos para satisfacer el consumo nacional, con un valor acumulado de 82 mil 500 millones de dolares, que merman crecientemente los ingresos por la exportación de crudo.

 

Proporción de la importación de derivados de hidrocarburos en relación a la exportación de crudo *

(Millones de dólares)

* Nota: Los datos de 2010 son de enero a octubre.

Fuente: PEMEX. Anuario Estadístico de Comercio Exterior

  • Por ello es grave que el compromiso de construir al menos una de las tres refinerías necesarias para dar seguridad energética al país no se haya cumplido. El Estado de Hidalgo, ganador del concurso, comprometió recursos por 2 mil 500 millones de pesos, de los cuales se endeudó por mil 500 millones, recursos que se hubieran podido destinar al desarrollo social y económico.
  • A la fecha, solo se ha levantado una barda de la Refinería. Aún si la construcción se iniciara  en 2011, el daño de no contar con la producción de ésta  impactará la importación de petrolíferos hasta finales de 2016.

 ¿Es un logro seguir importando petrolíferos y petroquímicos y disminuyendo el saldo de la balanza comercial de hidrocarburos?

  •  La política de favorecer la generación privada y el bajo crecimiento económico de los últimos nueve años, han provocado una sobrecapacidad de generación eléctrica, que se calcula rebasa el 40 por ciento, provocando un manejo ineficiente de la industria eléctrica con cargo al erario público, ya que se ha preferido cumplir los compromisos con los generadores privados que utilizar fuentes no sólo más baratas sino de propiedad del Estado y con márgenes de operación más amplios por su estado de amortización.
  • Según la ASF en su informe de resultados de la revisión de la cuenta pública de 2008, en 2000 el Estado tenía una participación del 89.5 por ciento en la capacidad instalada en el país, mientras que para 2008 disminuyó a 66.3 por ciento.
  • El sector eléctrico nacional, a pesar de estar crecientemente privatizado, no logra reducir sus fallas, pérdidas y variaciones que afectan gravemente a la población; la electricidad para consumo domestico se ha encarecido al doble durante éstos diez años. La industria por su parte, se ve afectada en sus costos por las tarifas en el fluido eléctrico que son 80 por ciento superiores a las de los Estados Unidos. Así, la electricidad es un factor que frena la dinámica económica.
  • A pesar de las demandas de importantes grupos de la sociedad, el desarrollo de las energías alternativas no se consolida, debido a la desorganización y aparente falta de interés de las autoridades para impulsarlas.
  • Se ha tenido que defender el patrimonio nacional con controversias constitucionales y comisiones especiales de la Cámara de Diputados, para evitar la pérdida de soberanía, la mengua de la rectoría del Estado y la privatización soterrada de los recursos naturales, propiedad de la Nación.

¿Son logros la sobreexplotación y caída de Cantarell, la pérdida de producción petrolera, la incapacidad de Refinación, la sobre capacidad de la industria eléctrica y que el Estado disminuya su participación en la capacidad eléctrica instalada?

¿10 AÑOS DE LOGROS? Presentación del pronunciamiento del Grupo Parlamentario del PRI, LXI Legislatura, Cámara de Diputados. 28 noviembre, 2010.-  http://bit.ly/hsGkRv

Read Full Post »

+ En México, estudiado menos del 30% del territorio

+ La actividad petrolera es de largo plazo: 30 años

+ Explorar en aguas profundas, paulatino y sin riesgos

AGUAS PROFUNDAS

Francisco Rojas

Se ha estudiado menos de 30% del territorio nacional con posibilidades petroleras, determinando recursos prospectivos por 54 mil millones de barriles. Estos recursos son inferencias, analogías o hipótesis que hacen suponer la existencia de hidrocarburos, pero que requieren de pozos exploratorios para confirmar su existencia, así como aforos, caracterizaciones y estudios para cuantificar su monto y volverlos reservas posibles. Ulteriores estudios, perforaciones exitosas, infraestructura y trabajos modifican la clasificación hasta convertirlas en probadas desarrolladas.

La factibilidad de explotar comercialmente los recursos prospectivos es de cero, en los posibles de 15%, en los probables de 50%, en los probados por desarrollar de 95%, y las reservas probadas desarrolladas de 100%. Estas últimas, 10 mil millones de barriles, son las que alcanzarían para 10 años, al ritmo de explotación y exportación actuales. Adicionalmente, contamos con 5 mil millones de reservas probadas sin desarrollar, 15 mil millones de probables y otro tanto de posibles, por lo que afirmar que pronto nos quedaremos sin petróleo es, por lo menos, alarmista. La actividad petrolera es de largo plazo (30 años); Cantarell inició en los 70, siguió Abkatum-Pol-Chuc y, a fines de los 80, Ku-Maloob-Zaap. Por ello se requieren actividades continuas y simultáneas y, por supuesto, recursos para la exploración y desarrollo; no se vale pregonar que en el sexenio pasado Pemex invirtió 60 mil millones de dólares (mmdd) sin decir cuánto se destinó al pago de Pidiregas y a otras áreas, y que la mayor parte de lo asignado fue para mantener el ritmo de explotación y cumplir los compromisos de exportación, relegando la exploración; la insuficiente tasa de restitución de reservas así lo demuestra.

De los recursos prospectivos, 29 mil millones se ubican en el Golfo de México profundo; de ellos, dos tercios están en tirantes superiores a mil 500 metros. Pemex cataloga como aguas profundas los tirantes de agua —distancia entre la superficie y el suelo marino— superiores a 500 metros, pues a partir de dicha profundidad la exploración y producción se complica grandemente. Desde 2004, Pemex inició exploraciones en el Golfo de México B, perforando cuatro pozos con tirantes cercanos a mil metros. También fueron enviados a distintas partes cerca de 70 técnicos a capacitarse in situ en prácticas operativas y en tecnología de aguas profundas.

Sería relevante conocer la localización de los 20 mil millones de barriles de aguas ultraprofundas, ya que si se encuentran en el área de Largo Perdido, conforme experiencias en el lado norteamericano, los tirantes son superiores a 2 mil 400 metros y otro tanto de perforación, por lo que las dificultades exploratorias se multiplican, así como los costos y riesgos; además, es paso de huracanes (Katrina y Rita) que dañaron plataformas e instalaciones petroleras causando pérdidas por más de 30 mmdd.

Eventualmente desarrollaremos los recursos prospectivos de aguas ultraprofundas; tendrá que ser paulatinamente, sin correr riesgos innecesarios ni aventurar recursos. Es una actividad de largo plazo, por lo que comprometer una plataforma de producción para el corto plazo con base en estos recursos es riesgoso, por la complejidad geológica y tecnológica de este tipo de proyectos, que requieren grandes montos de inversión y largos periodos de maduración, como lo prueban las vicisitudes de las multinacionales para obtener la producción actual en el lado norteamericano. Suponer que una multinacional, por el hecho de serlo, puede hacer milagros es utopía; además, arriesgaríamos sobreexplotar y acabar con los yacimientos que se descubrieran, como ha sucedido.

Antes debemos invertir simultáneamente en campos ya conocidos, con reservas probadas, probables y posibles, que requieren menos recursos; habría menor riesgo y se cuenta con recursos tecnológicos y humanos y el apoyo de compañías que han venido trabajando en dichas áreas. Esto permitiría duplicar en plazo razonable las reservas probadas actuales, extendiendo la plataforma de producción y exportación, y dándonos más tiempo y mejores condiciones para desarrollar los yacimientos en aguas profundas. Además, debe intensificarse la exploración, principalmente en el sureste, donde existen 18 mil millones de barriles en tierra y aguas someras, en cuencas similares a las que permitieron el descubrimiento de los grandes campos en el pasado, y cuyos costos, riesgos y tiempo son menores que los de aguas profundas.

Por ello no compartimos la interesada desinformación de que la salvación está en aguas profundas, donde aseguran se encuentran fabulosos yacimientos, sin dar fuentes de información, y menos con contratos de riesgo disimulados; ya llegaremos a ellas, pero a nuestro ritmo y conveniencia. ¿Para qué precipitarnos en dudosas aventuras? ¿Qué existe atrás? ¿Qué no han querido revelar?

EL UNIVERSAL, 4 marzo, 2008.- http://bit.ly/ca6JTL

Read Full Post »