Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘CFE’

+ Ideas, proyectos e impulsos  de varias generaciones

+ Tenemos oficio de Gobierno y vocación de servicio

+ Desde el año 2000, en México se gobierna sin brújula

+ Sabemos cómo retomar el crecimiento, con paz y justicia

HACIA EL SIGLO XXI

Francisco Rojas

La semana pasada el PRI celebró su 82 aniversario y efectuó el cambio de su dirigencia; saludo cordialmente a mis amigos Beatriz Paredes y Jesús Murillo y le deseo a Humberto Moreira y a Cristina Díaz una gestión exitosa y llena de buenos resultados. A lo largo de más de ocho décadas, el PRI se volvió un pilar fundamental del sistema político mexicano, impulsó la transformación del país y se transformó con él. Arribamos a nuestro aniversario con una renovada visión del presente y el futuro de la nación. Somos el PRI del siglo XXI.

Aprendimos de los aciertos y los errores; nos fraguamos en los éxitos y las frustraciones. Varias generaciones aportaron al partido ideas, proyectos, impulsos nuevos. Tenemos oficio de gobierno y vocación de servicio; no actuamos por ocurrencias ni banalidades; sabemos usar los instrumentos de la política y estamos por encima de oportunismos y frivolidades. Estamos listos para reactivar una economía que ha caído estrepitosamente en los últimos diez años, profundizando pobreza y desigualdad; desde el año 2000, se gobierna sin brújula y el país da tumbos que amenazan la estabilidad y la paz social. Sabemos cómo retomar el crecimiento con tranquilidad, equidad y justicia social.

Para los priístas, el crecimiento económico no es un fin en sí mismo, es el medio para alcanzar más y mejor educación, un sistema de salud universal de alta calidad, vivienda decorosa para los estratos populares. Sólo con planeación y acciones concertadas podemos traducir los esfuerzos nacionales en progreso y bienestar. Sabemos que no se gobierna con discursos ni con la presentación sistemática de una inexistente realidad. La sociedad sufre carencias cada vez más agudas y ya no admite falacias repetitivas.

En mi partido se entiende la imperiosa necesidad de generar empleos detonando la obra pública y propiciando condiciones adecuadas para una considerable inversión privada. Necesitamos ampliar las vías de comunicación, expandir y mejorar carreteras, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones, hospitales, escuelas y servicios públicos en general; el país tiene los recursos para hacerlo y los priístas sabemos cómo lograrlo. Requerimos una política industrial que genere millones de empleos bien remunerados y construya cadenas productivas para sustituir importaciones de insumos y evitar el desperdicio del talento y la fuerza de trabajo que flagela al país. Mientras se carezca de oficio político y visión de Estado seguiremos rezagados ante las demandas de una población que aspira a vivir con dignidad y tranquilidad.

Hemos caído en una peligrosa dependencia alimentaria. El abandono del campo en los últimos diez años ha empobrecido más a los campesinos y abatido la producción agrícola y ganadera. Importamos cerca del 45% de los alimentos que consumimos a precios cada vez más altos por la creciente demanda en Asia, la especulación en los mercados y los desastres generados por el cambio climático. Inundaciones y sequías asuelan las principales regiones productivas, propician escasez y arrasan con el poder adquisitivo de individuos y naciones. En mi partido tenemos un compromiso con los campesinos y los consumidores; estamos dispuestos a apoyar al campo con lo que los panistas le han negado a la gran mayoría: créditos oportunos, tecnología, fertilizantes, transporte y distribución para aumentar la rentabilidad de los cultivos.

Por otro lado, es urgente acabar con el desorden, la mala administración, el entreguismo y la corrupción en el sector energético. Pemex y la CFE deben volver al servicio de los intereses nacionales, con patriotismo y compromiso con los mexicanos de hoy y de mañana; sólo así podemos garantizar nuestra seguridad energética disminuida en los últimos diez años.

En el PRI sabemos cómo darle rumbo al país y encauzar la enorme capacidad de los mexicanos que se ha desperdiciado. Sólo creciendo a altas tasas con equidad y buenos sistemas de procuración e impartición de justicia podemos acabar con la delincuencia y la violencia que azotan gran parte del territorio; ellas son consecuencia del atraso y marginación de millones de jóvenes sin oportunidades. Decenas de miles de muertos y varias más de huérfanos y viudas, han polarizado a la sociedad mexicana. Los gobiernos panistas no han sabido combatir la delincuencia porque han ignorado sus causas.

En el PRI del siglo XXI haremos frente eficazmente a los retos actuales y venideros. Con patriotismo y visión de Estado lo lograremos.

EL UNIVERSAL, 8 marzo, 2011.- http://bit.ly/h9yFFG

Read Full Post »

+ Pemex no puede seguir en estado tan lamentable

+ CFE es para servir y no para negocios empresariales

+ IMSS, se habla de quiebra y no presentan soluciones

Vamos a continuar la modernización de la reglamentación interna de la Cámara de Diputados y ahí propondremos cambios a la Ley Orgánica del Congreso, para que sea más evidente la eficacia de las medidas que toma el Poder Legislativo.

Estas propuestas que discutiremos ampliamente con ustedes, señores senadores, para garantizar en pleno acuerdo, mejoremos todos aquellos asuntos que impiden la ejecución de nuestro trabajo legislativo.

En la reunión de Senadores y Diputados del PRI

Por la vía legal obligaremos a las instituciones del Estado a cumplir con su cometido esencial y su razón de ser.

Petróleos Mexicanos tiene que volver a ser promotor del desarrollo y garante de nuestro patrimonio energético. No podemos tener a Petróleos Mexicanos en el estado lamentable en que se encuentra, no solamente en sus aspectos técnicos y administrativos o en su ineficacia para instaurar la reforma energética, sino la descomposición a través de la corrupción que se da en las filas de nuestra gran empresa.

Y en la Comisión Federal de Electricidad, también se tiene que entender que su diseño monopólico, apoyado en las finanzas del Estado, es para que preste un servicio público y no para la realización de negocios empresariales.

Tenemos –como decía el senador Beltrones, tener muy claro, el Instituto Mexicano del Seguro Social, una de las grandes instituciones sociales de nuestro país, en el cual todos los días amenazan con la quiebra del instituto, pero no hay absolutamente ninguna propuesta presentada.

Por ello, cuidaremos que las finanzas y la vida del instituto sea larga, duradera y de servicio como ha sido siempre para nuestro país.

Tenemos que incidir en las tarifas y en la forma de cobrar los servicios públicos derivados de los energéticos, para que no sólo garanticen el pulcro manejo de los dineros, sino también garanticen el responsable cumplimiento de su vocación de servicio público.

 Nuestras comisiones que con toda responsabilidad han trabajado en los temas político-electorales, requieren un nuevo acercamiento de manera inmediata, para que con sentido práctico se adopten medidas que eviten el trasfuguismo, las intervenciones abusivas del Ejecutivo y por supuesto, eficienten el trabajo electoral de las instituciones frente a los próximos procesos electorales.

Asimismo, para que redefinan la rendición del Informe Presidencial con reglas claras de respeto republicano entre los Poderes de la Unión.
Vamos a revisar inmediatamente la legislación que tiene que ver con los flujos migratorios; queremos hacer pronto una propuesta que atienda el tema de manera comprensiva y que no solamente vaya a sus efectos más evidentes, sino que también señale causas y razones del fenómeno para poderlo atender con eficacia.

Entendemos que nuestros compañeros senadores tienen ya un proyecto que acompañaremos para que haya uno solo en el Congreso, de parte de las filas del Partido Revolucionario Institucional.

En materia económica la idea central de este periodo, para nosotros es completar puntualmente el procedimiento de rendición y dictaminación de las Cuentas Públicas.

Venimos de tres años en que éstas no se revisaron, siendo responsabilidad exclusiva de la Cámara, dificultando la discusión de los impuestos y el proceso de presupuestación, ya que los legisladores y la sociedad carecen de información oportuna de los resultados del ejercicio fiscal anterior.

Por ello, dictaminaremos prontamente la Cuenta Pública de 2008 y abatiremos el rezago existente.

  DISCURSO, Encuentro de diputados federales y senadores de la República, del PRI, Palacio de Minería, 28 enero, 2011.-  http://bit.ly/f1gZC9

Read Full Post »

+ La liga histórica entre petroprecios y conflictos bélicos

+ El tránsito letal de un Pemex fuerte a uno desmantelado

+  Cumplir contratos privados  restringe capacidad de la CFE

PERO QUÉ NECESIDAD

Francisco Rojas

 La posesión del petróleo ha desatado siempre feroces bretes. Desde los inicios de los 70, con la guerra del Yon Kipur, se agudizó la liga entre alzas y disminuciones en el precio del hidrocarburo y los conflictos bélicos, principalmente en Medio Oriente. Algunos países exportadores aislaron la abundancia de divisas y propiciaron un crecimiento equilibrado; los más no supieron administrar la abundancia y, cuando el ciclo cambió, se deterioraron sus economías.

Las petroleras internacionales se adaptaron: cambiaron el tradicional modelo vertical del pozo a la gasolinera, organizándose por subsidiarias. Desarrollaron habilidades comerciales y acrecentaron sus refinerías y petroquímicas, de donde derivan actualmente sus mayores ganancias.Los países desarrollados impulsaron las energías nuclear, eólica y solar y la investigación sobre energías alternativas y combustibles limpios; también aplicaron programas de ahorro de energía, sin reducir sustancialmente el consumo. A partir de las décadas de los 80 y 90 se encadenaron sucesos como la caída del muro de Berlín, el Consenso de Washington y la ola de privatizaciones, poniéndose de moda denostar a las empresas públicas, acusándolas de ineficientes y corruptas.México se sumó al nuevo orden, con sonados descalabros en las privatizaciones. En el ramo energético se ajustaron instrumentos de evaluación para demostrar que perdía y, amparados en restricciones presupuestales, no se construyeron refinerías, no se mantuvieron ductos y terminales; se despidió personal calificado, se frenó la investigación y el desarrollo tecnológico; y se privilegió la producción de crudo para exportar y a los productores independientes de electricidad, alegando falta de recursos.Ahora importamos petrolíferos; los ductos y terminales están dañados; se restringe el uso de la capacidad instalada de la CFE para cumplir contratos privados, en tanto se importa gas para continuar con su programa de expansión; se sobreexplotaron los yacimientos y se descuidaron las reservas por cumplir compromisos de abasto; etcétera.Nuestro sistema de refinación no se ha ampliado, compra forzosamente el crudo que le vendan, sin descuentos especiales a pesar de ser el mejor cliente, apoya con almacenajes redundantes las fluctuaciones de producción o de mercado del crudo, tiene obligadamente que abastecer de combustibles al país, padece el oneroso esquema fiscal y Hacienda le fija los precios.Estamos en la etapa de precios petroleros altos; las empresas estatales poseen 90% de las escasas reservas y quieren mayores beneficios; las energías alternativas no pesarán antes de 30 años, a menos que ocurra una revolución tecnológica. Hay una ola de nacionalismo petrolero y los países industrializados defienden lo que consideran sus recursos estratégicos.Vamos a contracorriente; las soluciones propuestas tienen un rancio olor a Thatcher y Reagan y parecen atadas a compromisos políticos, ideológicos o económicos.Se pretende que los privados construyan refinerías; si esto se diera, los inversionistas seleccionarían las mejores localizaciones, adquirirían el crudo que necesiten, producirían lo más rentable, venderían a precios de mercado donde les convenga, no estarían atados a los resultados de otra empresa del grupo, no se comprometerían al abastecimiento interno en situaciones desventajosas y pagarían impuestos razonables como cualquiera. Su objetivo sería obtener la más alta rentabilidad en el menor tiempo posible; si fueran obligados a aceptar limitaciones en los supuestos anteriores, seguramente exigirían compensaciones en forma de semimonopolios de productos o regiones y negocios aguas abajo, como gasolineras y sistemas de transportación.México requiere dos o tres refinerías para abatir la importación de combustibles y recursos para mantener ductos y terminales. Dichas refinerías deben incluir un esquema amplio que utilice los productos de la refinación para la generación eléctrica y se libere gas para la petroquímica y la inyección de pozos, donde se justifique.Pemex sí tiene recursos, pero no lo dejan invertirlos por mantener el equilibrio presupuestal y la carátula financiera; las recientes reformas fiscales le dejaron disponibilidades por más de 150 mil millones de pesos, suficiente para pagar de contado dos refinerías; para este año estima obtener adicionalmente 130 mil millones de pesos, cuyo monto crecerá durante el sexenio.Si no se dieran a Refinación las prebendas que se darían a los privados, se le condenaría a la obsolescencia y desaparición paulatina, como pasó con la petroquímica. Para ello no necesita “privatizarla” ni “vender ningún fierro”.Nuestro mercado interno es importante; ¿qué necesidad hay de regalarlo? Existen soluciones tecnológicas disponibles, igual que recursos; Pemex siempre ha sabido construir refinerías y ductos; sólo se requiere un enfoque integral y una visión de largo plazo. Bienvenida la iniciativa privada para colaborar, no para que operen por nosotros; ¿o es que ya nos declaramos fracasados? EL UNIVERSAL, 7  febrero, 2008.- http://bit.ly/alZc9m

Read Full Post »

+ Ante acuerdos débiles, hay que atacar problemas estructurales

+ Reformas educativa en pañales y, laboral una quimera

+ Falta reforma judicial para mejorar lucha vs. la impunidad

EQUILIBRAR PODERES

Francisco Rojas

Estamos alcanzando apenas algunos acuerdos, pero sin atacar de fondo los problemas estructurales que vive el país. No hemos agotado las ventajas del régimen presidencial y estamos pensando en fortalecer al Poder Legislativo a expensas del Ejecutivo, y no en las disposiciones que tiendan a formar mayorías y alcanzar consensos.En el caso del PRD se pugna por la integración de un Ejecutivo con dos figuras: Presidente y jefe de gobierno ratificado por el Congreso. La limitación de los poderes de nombramiento del Ejecutivo a través de tres mecanismos: la ratificación de los secretarios de despacho por mayoría simple de la Cámara respectiva, la prerrogativa que se otorgaría al Congreso para ratificar y remover al jefe de gobierno y la autoridad para promover un voto de censura contra los secretarios de despacho o titulares de los organismos públicos desconcentrados de empresas paraestatales. La exclusión de la participación del Presidente en la integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La compactación del Estado Mayor Presidencial.Las propuestas del PRI son menos radicales y guardan un mejor equilibrio entre los poderes, pero también en su mayoría revelan el propósito de limitar los poderes presidenciales: la institución de jefe de gabinete, la ratificación de los integrantes del gabinete legal y de los directores de Pemex, Comisión Federal de Electricidad y Cisen, la facultad exclusiva de fiscalización a la Auditoria Superior de la Federación.En el caso del PRI, habría que destacar una propuesta que sí fortalece al Ejecutivo: el trámite legislativo preferente conocido como “poderes de urgencia”, que dotaría al Ejecutivo de un valioso instrumento para fijar la agenda, dar prioridad a ciertas iniciativas presidenciales y castigar la inacción legislativa.Tanto el PRD como el PRI proponen reformas para mejorar la posibilidad de poder llegar a acuerdos al interior del Congreso y entre éste y el Ejecutivo.Es de destacarse que parece ser que existe voluntad política para reformar el Poder Judicial. La Suprema Corte puso a disposición de la Comisión Ejecutiva de Negociación y Construcción de Acuerdos del Congreso de la Unión 5 mil 844 trabajos recogidos durante la Consulta Nacional para una Reforma Integral y Coherente del Sistema de Impartición de Justicia en el Estado mexicano, los cuales contienen más de 11 mil propuestas.La agenda judicial surgida del proceso de consulta, análisis, discusión y construcción de acuerdos de los últimos cuatro años señala tres grandes ejes por los cuales debe discurrir la reforma judicial: la reforma de la justicia penal que atraviesa por una crisis y que requiere de una revisión integral que permita una lucha eficaz contra la inseguridad e impunidad, así como la plena vigencia de los principios de presunción de inocencia, contradicción, concentración y mediación, y un equilibrio procesal adecuado entre defensa acusación y víctimas. Los dos restantes ejes, la reforma del amparo y el fortalecimiento de los poderes judiciales de las entidades federativas, ocupan buena parte de la preocupación de los especialistas en esta materia.De otro lado, es necesario adelgazar el aparato burocrático y entregarles a los estados atribuciones y facultades que hasta hoy ha ejercido la Federación a través de los delegados de las diversas dependencias; el gasto que ello representa es enorme y la intromisión en la autonomía estatal y municipal es considerable.También, sería conveniente otorgar la plena autonomía de gestión al Servicio de Administración Tributaria, a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y a la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, lo que permitiría manejar estos entes con criterios modernos y técnicos, sin interferencias políticas que desvirtúan y complican su operación.Son muchos y graves los retos para la reforma del Estado. El cambio de régimen de gobierno ocupa la atención de los partidos de oposición porque quieren acotar los márgenes de maniobra del partido en el poder. El PRI debería ser cuidadoso con tirar a la basura un sistema que garantizó gobernabilidad e instituciones que perduran. Las adecuaciones al sistema presidencialista no deben exagerarse. No podemos olvidar nuestra historia, sobre todo ahora que el PRI ha ganado casi todas las elecciones del presente año y todo apunta a que con buenos candidatos locales seguirá su ascenso en las preferencias electorales.Estamos quedándonos en la superficie de muchas de las grandes reformas; la fiscal no aportará las soluciones que requiere el país. No hemos iniciado una reforma energética en serio; el nuevo régimen fiscal de Pemex no resolverá los problemas de la paraestatal; la reforma educativa se ha quedado en pañales y la laboral es una quimera. O trabajamos a fondo o seguiremos poniendo parches, algunos de los cuales no van con nuestra historia, idiosincrasia y cultura políticaEL UNIVERSAL, 30 octubre, 2007.- http://bit.ly/cPbRq7

Read Full Post »

+ El DF  no puede marchar  a contrapelo con la Federación

+ Tiempos en que  no se hizo un solo metro del Metro

+ Muchos frentes abiertos y poco esmero en resolverlos

LA DEMOCRACIA EXIGE CONCORDIA

Francisco Rojas

La relación entre el gobierno federal y el capitalino es una historia de desencuentros que no dejan de ser ridículos y absurdos. El empecinamiento del jefe de Gobierno en esquivar la relación directa con el Presidente de la República ya agotó el efecto político que pudo haber tenido hace algunos meses; sobre todo cuando todos los gobernadores perredistas, con excepción del señor Ebrard, tienen una relación de armonía y colaboración con el Ejecutivo federal en beneficio de sus gobernados.

La ciudad de México no puede marchar a contrapelo de la Federación; necesita obras de infraestructura y participación de muchas dependencias federales; la complejidad de los problemas es tal que no es posible desvincularse totalmente del gobierno central. El Distrito Federal tiene que coordinarse con la Comisión Nacional del Agua y con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, entre otras, para resolver o atenuar sus graves rezagos.

No olvidemos que la administración pasada se negó a enterrar el presupuesto; todo se fue en obras de relumbrón y clientelismo que no resolvieron ninguno de los grandes problemas del DF. No se hizo, valga la redundancia, un solo metro del Metro. No se incorporó a la vialidad ningún nuevo eje vial; no se renovó el obsoleto transporte capitalino que sigue operado por miles de choferes que no respetan el reglamento de tránsito; no se agregó un solo metro al Acuaférico, por lo que delegaciones como Iztapalapa, Iztacalco y Gustavo A. Madero sufren graves carencias de agua potable. No se otorgó mantenimiento al drenaje profundo, por lo que el emisor central y el Gran Canal representan un serio riesgo de desbordamiento; asimismo, las obras del río de los Remedios se suspendieron, a pesar de que casi todos los asentamientos humanos vecinos están por debajo de su cauce, con el peligro que eso representa. Sin embargo, a Ebrard le interesa más ahondar el diferendo con Calderón que establecer canales expeditos de comunicación que beneficien a los capitalinos.

Por otro lado, el titular del Ejecutivo federal, lejos de tender puentes serios de colaboración, le hace frente al perredista que se empeña en seguir la línea de López Obrador. La última escaramuza que escenificaron ambos gobiernos tuvo como motivo el refinanciamiento de la deuda capitalina por la necesidad de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público avalara sus términos.

El jefe de Gobierno dijo en varias ocasiones que el gobierno federal estaba politizando ese refinanciamiento, olvidando que él le ha dado un cariz totalmente político a su relación con el Presidente. Después de un estira y afloja que se prolongó hasta los últimos minutos del plazo fijado por los bancos acreedores, se pudo llegar a un acuerdo para que el Gobierno del DF ahorre anualmente mil 500 millones de pesos por el servicio de su deuda, lo que alcanzaría para construir la línea 12 del Metro o construir 10 líneas de Metrobús, además de construir el Acuaférico hasta Iztapalapa y darle mantenimiento al drenaje profundo.

Tenemos muchos frentes abiertos como para que los colaboradores de Calderón no se esmeren en resolverlos. El conflicto con el sindicato minero, la embestida mediática contra el sindicalismo mexicano, los cotidianos ataques a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, las diferencias con la justicia estadounidense por el caso de un ciudadano mexicano de origen chino al que se le decomisaron 205 millones de dólares en efectivo, el empantanamiento de importantes iniciativas en el Congreso; tal parece que la única reforma que ha suscitado acuerdos es la electoral; el deterioro de nuestras relaciones con Venezuela, Cuba y Bolivia; el activismo beligerante del ex candidato perredista a la Presidencia; la actitud de los radicales de una izquierda que no acierta a modernizarse ni a vivir en un estado de derecho. Como si todo esto fuera poco, en el PAN hay “fuego amigo”, lo que constituye un obstáculo más al desempeño normal del Ejecutivo federal.

No hemos aprendido a vivir en el presidencialismo y ya estamos pensando en darle matices parlamentarios a nuestro sistema; va a ser muy difícil lograr acuerdos al respecto. Sólo un desempeño responsable de nuestros gobernantes, de los partidos políticos y de los poderes fácticos podrá lograr que nuestro sistema político se perfeccione y cubra los enormes baches institucionales que han aparecido en los últimos años. Por ello la democracia exige, también, concordia.

EL UNIVERSAL, 7 agosto, 2007.- http://bit.ly/bPD8Lh

Read Full Post »

+ Instancia rectora para investigación y difusión pólítica

+ Un Partido es maduro por su capacidad de autocrítica

+ Trabajaremos para encabezar un gobierno de unidad nacional

ELECCIÓN Y FUTURO EN LA FUNDACIÓN COLOSIO

Francisco Rojas

El pasado 18 del presente, previa elección, se tomó la protesta de los nuevos directivos de la Fundación Colosio, entre los cuales estoy como presidente y Luis Antonio Ramírez como secretario general, ante la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional, los miembros fundadores y las fundaciones estatales.

Como se sabe, la fundación es la instancia rectora y coordinadora partidista para realizar funciones de investigación y análisis de orden político, económico y social, de divulgación ideológica y de apoyo a la capacitación política, para contribuir al desarrollo de la cultura democrática del país. Es por su esencia un órgano de apoyo a las tareas del partido y de todos los priístas, y sus trabajos se desarrollan en todo el ámbito nacional, a través de las fundaciones estatales, cuya participación activa es fundamental para analizar los problemas y proponer soluciones locales y regionales, atendiendo a la diversidad y características propias de las distintas zonas del país.

Una muestra de la madurez de un partido político es su capacidad de autocrítica; por ello, reconocemos que en las pasadas elecciones presidenciales parte del electorado nos retiró su confianza, la que estamos obligados a rescatar; para ello, debemos recobrar y actualizar el compromiso con nuestro ideario para cerrar las brechas que han polarizado a la población en los últimos lustros.

Para recuperar el ejercicio del poder tenemos que imprimirle rumbo al esfuerzo de la sociedad mexicana para superar los obstáculos que han frenado su sano desenvolvimiento. El compromiso con los mexicanos de todos los sectores y de todas las regiones del país nos obliga a trabajar arduamente para buscar encabezar un gobierno de unidad nacional.

El sistema pluripartidista en el que vivimos impone nuevas formas de hacer política para ganar mayores espacios en la conformación de las estructuras de gobierno y de los órganos legislativos. Hay que realizar las reformas que devuelvan al país el ímpetu que lo caracterizó por varias décadas. En la Fundación Colosio nos proponemos contribuir a que el PRI sea el motor de las futuras transformaciones de México y se convierta en la avanzada de un nuevo impulso modernizador.

No es posible que sigamos teniendo una sociedad insegura, pobremente educada, con deficiente atención a la salud, con la mitad de la población en la pobreza y una economía que no sólo no genera empleos, sino que expulsa 500 mil mexicanos por año; tenemos que enfrentar ese reto hacia el futuro, dado que estamos creando una juventud sin esperanza y mal preparada para enfrentar los desafíos de una sociedad moderna.

Desde su fundación, el partido de los gobiernos revolucionarios estableció las bases institucionales para crear el México moderno; se crearon el Banco de México, el Seguro Social, la Financiera del agro, lo que fue después Conasupo, Pemex y la CFE; nos dimos leyes laborales de avanzada y se tranquilizó el campo a través de la reforma agraria. La estabilidad, modernidad y apertura al mundo globalizado es obra de los gobiernos priístas, así como el avance democrático que hoy se arrogan otros partidos. No cabe duda, los mejores recursos humanos del país están en nuestras filas; para comprobarlo sólo hace falta recordar el fracaso del gobierno pasado y la pobreza intelectual y política de quienes integraron el gabinete presidencial.

A la experiencia debemos sumar el entusiasmo de nuevas generaciones que se identifiquen con un ideario progresista. En la Fundación Colosio buscaremos la participación plural de especialistas en las distintas ramas científicas, técnicas y culturales; procuraremos contar con lo mejor de la academia y con la colaboración de políticos y administradores experimentados en los distintos escenarios de la vida del país, sin distingo de ideologías.

A través de investigaciones, estudios, seminarios, conferencias y publicaciones, buscaremos contribuir al análisis y proposición de soluciones que impulsen el desarrollo económico, la igualdad social y regional, y la vida democrática del país.

La incorporación en estas tareas de las mujeres y los jóvenes es vital para refrescar el pensamiento y la forma de abordar los problemas, así como allegarse su vigor a la transformación de México. Un ejemplo de esto es la nominación como secretario general de un destacado joven priísta, con una fructífera trayectoria en los ámbitos académico, político y en el servicio público, así como la colaboración de otros jóvenes de alto perfil profesional.

Nos proponemos con ello y otras medidas una política de puertas abiertas para darles a todos la oportunidad de que aporten su entusiasmo e ideas y coadyuven a desazolvar los canales de la capilaridad política, facilitando así su incorporación activa a las tareas que México reclama.

EL UNIVERSAL, 26 junio, 2007.- http://bit.ly/9QIgag

Read Full Post »