Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘CNDH’

+ Detrás de cada iniciativa hay laborioso trabajo cameral

+ Resultados de  2010, producto de revisiones y acuerdos

+ Antimonopolios, Seguridad y Laboral, temas que vienen

 

RECUENTO

Francisco Rojas

México inicia el año 2011 con un andamiaje legislativo que favorece la solución de los problemas nacionales con el respaldo de las fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión. Los diputados de todos los partidos hemos probado que es posible el diálogo y el acuerdo de voluntades en la diversidad, sin abandonar principios o incumplir compromisos políticos.

La negociación lícita y de cara a la sociedad es la esencia de la política en una sociedad plural; de eso se trata la democracia. Detrás de cada iniciativa de ley y de cada acuerdo camaral hay un laborioso trabajo de negociación y conciliación, que sintetiza las coincidencias de los distintos grupos parlamentarios y responde a las necesidades e intereses de la sociedad en sus más variados sectores.

Cada año, a principios de septiembre, el Ejecutivo federal envía al Congreso una propuesta económica para el ejercicio siguiente, que recoge las prioridades del Ejecutivo, las cuales no siempre coinciden con las de los grupos parlamentarios. Los legisladores conocen y analizan los documentos y escuchan a todos los interesados para luego discutir y construir acuerdos entre los grupos parlamentarios, y de éstos con el gobierno de la república.

En esta ocasión introdujimos cambios importantes. Por iniciativa de la fracción del PRI, todos los grupos parlamentarios aprobaron la creación del Fondo Nacional de Reconstrucción, con nuevas reglas de operación, para apoyar a los mexicanos afectados por los desastres naturales que azotaron a 12 estados de la república.

En el sector agropecuario elevamos los recursos del Programa Especial Concurrente (PEC) en 34 mil millones de pesos para llevarlo a casi 294 mil millones. Se aumentó la inversión para el sector hidráulico, la conclusión de obras, la operación de programas de salud y el desarrollo de las zonas metropolitanas. Para la prevención del delito y el combate eficaz al crimen organizado, se dio prioridad al apoyo a los gobiernos locales, que conocen de cerca los problemas y soluciones en cada lugar.

Se aprobó una deducción adicional en el Impuesto Sobre la Renta para las empresas que participen en el programa de Primer Empleo, que reactivará la economía y propiciará la creación de empleos formales, en especial para los jóvenes.

También se aprobó la iniciativa de modificación constitucional para que gradualmente la educación media superior que imparte el Estado sea gratuita y obligatoria. Esta medida y la promoción de nuevos empleos formales contribuirán a abatir el reclutamiento de jóvenes por la delincuencia organizada. Además, en todos los niveles educativos se fomentarán la cultura de la nutrición, la educación física y el deporte, y las autoridades regularán los alimentos y bebidas comercializables en los planteles.

No obstante que estas tareas consumen dos tercios del periodo legislativo que termina el 15 de diciembre, se hicieron reformas legales para mejorar la prevención y castigo al secuestro y proteger a las víctimas y ofendidos; se mejoraron los instrumentos para proteger a los indígenas sometidos a juicios agrarios, se otorgarán vales de medicina, se ampliarán los beneficios laborales para personas con discapacidad, se procurará la eficiencia energética en obras públicas, se dará rango constitucional a los derechos humanos que no lo tenían, impulsando la cultura de los derechos humanos y facultando a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para investigar violaciones graves en la materia. Se extenderá la figura del amparo al ámbito de los derechos humanos, los que, además de ser un derecho individual, se ampliarán a grupos de ciudadanos.

Con la aprobación de un nuevo reglamento interior de la Cámara, que sustituirá al que estuvo vigente por casi siete decenios, se elevará la eficiencia y eficacia legislativas, se normará la conducta de los legisladores y se podrá abatir el rezago legislativo.

En el presente año abordaremos con objetividad e imparcialidad, entre otros, cambios legislativos en materia de seguridad, en cuestiones económicas relativas a los monopolios, las asociaciones público-privadas y la reforma laboral, y procesaremos los nombramientos pendientes, pero todo ello siempre y cuando se logren los consensos necesarios entre todas las partes interesadas y se cuente con el sustento político de la pluralidad imperante en la Cámara. Estoy cierto de que el andamiaje legislativo que estamos construyendo entre todos será un avance para encarar los desafíos del país en el siglo XXI.

EL UNIVERSAL, 11 enero, 2011.- http://bit.ly/hlkry6

Read Full Post »

+ Rescatar la importancia de los acuerdos políticos

+ Excedentes petroleros se convirtieron en gasto corriente

EXISTE VOLUNTAD POLÍTICA

Francisco Rojas

Es plausible la actitud del presidente Calderón al ofrecer certidumbre a los inversionistas mexicanos y extranjeros mediante el compromiso de mantener la estabilidad económica, un manejo adecuado de las finanzas públicas, el uso eficiente del gasto, un mayor esfuerzo de recaudación y un apego irrenunciable al estado de derecho. Queremos convertir a México en un país de leyes, y al primer mandatario no le falta voluntad política, pero algo está fallando; la certidumbre que quiere transmitir se esfuma en la falta de aciertos de sus colaboradores o en la confusión que priva por la ausencia de políticas públicas bien definidas.

La intervención de las Fuerzas Armadas, de la PGR y de la Secretaría de Seguridad Pública federal contra el crimen organizado, principalmente el narcotráfico, no ha rendido los resultados esperados; la movilización de hombres y recursos ha sido cuantiosa, mas no se han alcanzado los objetivos planteados. La violencia del narco por el control de plazas y contra mandos policiales y del Ejército muestra una escalada que se quiere explicar por los operativos del Ejército y la Marina. El Presidente dijo que se iba a producir una reacción violenta, pero se perdió el control y todo indica que la estrategia no fue la correcta. Se ofrecen aclaraciones que se antojan absurdas; se dice que la violencia desmedida que ha mostrado la delincuencia es signo de debilidad; caímos en cruel paradoja.

A un año de los hechos violentos ocurridos en San Salvador Atenco, aún existen averiguaciones previas inconclusas; sin embargo, a los tres principales “macheteros” involucrados se les dicta una sentencia de 67 años de prisión. Parece una venganza y no la aplicación imparcial de justicia. La incompetencia del gobierno para llegar a acuerdos políticos con algunos grupos de ciudadanos lleva a medidas como ésta que generan falta de credibilidad y debilitan las instituciones.

Los excedentes del precio del petróleo, considerables en 2006, se invirtieron en gasto corriente en lugar de canalizarlos a inversión productiva, construir y rehabilitar infraestructura; tiramos el dinero a la coladera, pero a nadie se le responsabiliza; en este país no pasa nada. Por otro lado, de acuerdo con los medios, Pemex pierde, no sabemos por qué, un juicio en el que se le condena a pagar 630 millones de dólares; nadie tiene la culpa de tan importante merma en el patrimonio de la nación. La confianza en la procuración e impartición de la justicia se ha perdido. Ahí está el caso de la indígena de Zongolica, Ernestina Ascencio, en el que las contradicciones entre las autoridades de Veracruz, la CNDH y los parientes de la occisa provocaron una confusión en la que ya nadie sabe qué sucedió. Me quedo con la aseveración de la CNDH, pero buena parte de la opinión pública desconfía de las diversas versiones que se han manejado.

Impactantes son las fotografías publicadas de la agresión sufrida por Carlos Ahumada. Si tenía órdenes de presentación por averiguaciones previas pendientes, pudo la Procuraduría del DF interrogarlo antes de ser puesto en libertad. No había necesidad de la violencia usada para amedrentarlo. Se dice que se trató de darle un escarmiento y que callara respecto de algunos hechos; esa no es una conducta apegada a derecho de quien está obligado a procurar justicia. Es abominable la actitud de los elementos policiacos con quien exhibió los tratos de los colaboradores más cercanos de López Obrador. El que dio el dinero estuvo tres años en la cárcel; los que recibieron el dinero, algunas semanas, como en el caso Bejarano, o algunas horas como en el caso Ímaz; otros, como Ramón Sosamontes, ni siquiera pisaron un reclusorio. Parece que en este país la justicia se aplica selectivamente. Basta ver el caso del sindicato minero en el que nadie se explica que cochinero sucedió o qué es lo que está pasando.

En el mar de confusiones en que nos desenvolvemos, la intención del Presidente denota decisión para hacer las cosas, contrasta con la pasividad y negligencia de su antecesor, pero se antoja urgente diseñar políticas públicas que generen coherencia, transparencia y efectividad en la tarea de los órganos de gobierno. La rendición de cuentas es otro capítulo que no debe descuidar el mandatario; la opacidad al respecto que privó durante el gobierno foxista no debe repetirse. Es la forma de generar confianza para la inversión mexicana y extranjera, pero sobre todo a los ciudadanos cuya sensación de incertidumbre, temor y desconfianza cada vez es más generalizada.

EL UNIVERSAL, 15 mayo, 2007.-http://bit.ly/djkeky

Read Full Post »

+ Las instituciones pierden la confianza de la gente

+ El Gabinete parece una miscelanea: hay de todo

+  Priistas disfrazados de panistas y panistas como calderonistas

ES HORA DE PONER ORDEN

Francisco Rojas

La credibilidad está por los suelos. Las instituciones, incluyendo las iglesias, han perdido el rumbo y la confianza de la población. Nadie cree en nada porque las contradicciones están a la orden del día; se dice una cosa y se hace otra, de ahí la necesidad de refrendar, casi cotidianamente, la lealtad de las Fuerzas Armadas al titular de Ejecutivo.

El cinismo se está apoderando de la vida nacional; curas y obispos pederastas que encabezan cruzadas contra el aborto y la eutanasia; políticos que brincan de un partido a otro como si se tratara de un trapecio de circo. El respeto a principios e ideologías se esfumó como por arte de magia; cada quien para su santo parece la divisa; adiós a valores y trincheras públicamente defendidas; lo importante es en cuál franquicia me refugio y quién me presta el membrete.

A esto sumamos la ausencia de coordinación que mete mucho ruido en la sociedad; ejemplos sobran. Tenemos el caso de la anciana de Zongolica supuestamente violada por soldados. No se ponen de acuerdo las autoridades de Veracruz y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y provocan, incluso, declaraciones aparentemente precipitadas del Presidente.

El caso del sindicato minero es un verdadero escándalo. En el gobierno se produjo un verdadero cochinero para defenestrarlo. No hay transparencia en el ejercicio del gasto de los últimos años; la Auditoría Superior de la Federación ha documentado desvíos e inconsistencias por muchos miles de millones de pesos cuyas consecuencias no se conocen públicamente.

La actual administración debe corregir anomalías y recobrar la confianza de todos los sectores; no puede ser tapadera de los desaciertos y la rapacidad de su antecesora. El descrédito debilita a las instituciones y pone en riesgo la gobernabilidad del país.

La incongruencia caracteriza la vida el país. En la administración pública, en el Congreso de la Unión, en los gobiernos estatales, en los congresos locales y en los ayuntamientos se dice una cosa y se hace otra; le quitamos valor a la palabra y acabamos con el respeto a las convicciones y creencias; todo es relativo y podemos abjurar fácilmente de lo que ayer sosteníamos. El ejemplo que les ponemos a los jóvenes no es edificante; el absurdo pragmatismo en el que hemos caído no garantiza el compromiso con el país de las próximas generaciones.

El Presidente de la República necesita que su equipo lo apoye; le sobra voluntad política pero le falta un grupo de colaboradores dispuestos a jugarse el futuro político. El gabinete parece una miscelánea; hay de todo: priístas disfrazados de panistas y panistas disfrazados de calderonistas. El Presidente necesita el apoyo de su partido; tiene que sacudirse a la actual directiva de Acción Nacional. No olvidemos que el poder del Presidente de la República durante varias décadas se sustentó en el apoyo de un partido hegemónico que le permitió controlar el Congreso de la Unión y decidir las candidaturas a las gubernaturas de las entidades federativas. Nadie quiere regresar a esos tiempos, pero el Presidente no puede gobernar sin el apoyo de su partido. Hay que poner orden en el interior de Acción Nacional. Vivimos en la confusión política que es capitalizada por la delincuencia y una pequeña capa de la población que se beneficia de la polarización económica que se ha entronizado en los últimos 12 años. La desigualdad recorre el país como un fantasma al que no se puede exorcizar; en ese entorno el Presidente necesita fortalecer las instituciones, conceptualizar la democracia no sólo en el ámbito electoral sino en la igualdad de oportunidades para todos los mexicanos. Se perdió la capilaridad social que permitió formar una clase media en permanente ascenso. Se derrumbó la calidad de la educación pública y el mercado laboral se restringió a una élite privilegiada.Necesitamos ponernos de acuerdo en el país que queremos para el futuro. No podemos seguir jalando la cobija cada quien por su lado; sobre todo, tenemos que salir del mar de contradicciones en que hemos navegado en los últimos años. El señor que se fue al rancho San Cristóbal dejó a México en la ruina, véase si no el caso de Pemex. Al presidente Calderón no le entregaron una perita en dulce; por el contrario, le dejaron un país sumido en la desconfianza y la confusión. Es hora de poner orden, de combatir la impunidad y exhibir una mano no dura, pero sí firme.

EL UNIVERSAL, 17 abril, 2007.- http://bit.ly/ddpFYb

Read Full Post »