Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Crédito’

+ En 10 años: caímos del 42 al lugar 66 en competitividad

+ Menores expectativas de crecimiento que otros  Emergentes

+  Desde el 2000, disminuye el crédito de la banca de desarrollo

El grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados presentó el primer fascículo de  10 Años de Panismo, Resultados, en el que afirma hay  estancamiento y  una década perdida de gobierno, en la que la economía se desplomó hasta sus niveles más bajos en ocho décadas, lo cual imposibilitan el bienestar social.

 El documento  México: País sin Crecimiento y sin Empleo,  fue presentado el 31 de mayo de 2011 por el vice coordinador, diputado  Oscar Levín Coppel, quien manifestó que la caída del ingreso per cápita real, el aumento del desempleo en todas sus variantes, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y de la competitividad, así como el incremento de la pobreza, son un fracaso de los gobiernos panistas.

1.7. COMPETITIVIDAD

  • En el año 2001 el Foro Económico Mundial ubicó a México en el lugar 42 en competitividad. En su “Reporte Global de Competitividad 2010-2011”, nuestro país perdió 24 posiciones al quedar en 2010 en el lugar 66 entre 139 países, por debajo de otros de la región como Chile, Barbados, Panamá y Costa Rica.

    click en la imagen para ampliar

Según este mismo reporte, México se ubica en el lugar 86 en cuanto a su capacidad para innovar, posición muy por debajo de China (21), Brasil (29), India (33), Rusia (38) o Chile (59). Esto no sorprende, ya que en los últimos años nuestro país se ha rezagado en los rubros que mayor impacto tienen en la capacidad creativa de una nación. En intensidad de competencia económica, por ejemplo, ocupamos el lugar 98 de 139 países, en patentes de utilidad el 60 y en cobertura de educación superior este año descendimos al lugar 80.

Negocios

  • Según el informe Doing Business que elabora el Banco Mundial, en el año 2000 México ocupaba el lugar 42 entre 183 países como un país atractivo para hacer negocios; para 2011 se sitúa en el lugar 35, por debajo de países como Singapur, Canadá, Tailandia, Portugal Taiwán, y Sudáfrica.

  Diversos organismos internacionales señalan que México no tiene expectativas de crecimiento económico respecto a economías como Brasil, Rusia, India o China, debido a su gran dependencia respecto al comportamiento de la economía de los Estados Unidos.

  • Según el informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF)[1] para 2009, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no instrumentó las acciones para establecer el programa de concesionamiento de frecuencias de radiodifusión, con lo que hubiera podido otorgar nuevas concesiones para la prestación de los servicios de radio y televisión abiertos, así como una mayor utilización del espectro radioeléctrico. Esta situación continúa todavía en 2011.

El estancamiento en la formación de capital fijo, la disminución de la actividad industrial, el decaimiento del sector manufacturero, el retraimiento de la de inversión extranjera directa y del turismo, así como la pérdida de competitividad son un fracaso de los administradores panistas.

Crédito

El ahorro interno captado por el sistema financiero se dirige a distintos propósitos. En México, la banca privada destina el crédito preferentemente al consumo y al sector hipotecario.

  • La relevancia del crédito de la banca privada en el desarrollo nacional ha disminuido: luego de la crisis de 1995, el crédito de la banca privada representaba cerca de 30 por ciento del PIB; actualmente es menor a 17 por ciento del PIB. Las empresas continúan financiándose con los proveedores (80 por ciento, según encuestas oficiales).
  • Según el Foro Económico Mundial, México ocupa el lugar 43 entre 57 economías en el Índice de Desarrollo Financiero, porque a pesar de su estabilidad, su sistema bancario es pobre y existe poco acceso al financiamiento.

En el sistema bancario ocupa la posición 53; en ambiente institucional, el 48; en ambiente de negocios, el 46; en servicios no bancarios, el 39; en mercados financieros, el 47, y en acceso al financiamiento, el 42, entre el mismo número de países.

Papel de las Bancas de Desarrollo y Comercial

  • Del 2000 a la fecha, el crédito de la banca de desarrollo se ha reducido sistemáticamente hasta llegar a sólo la mitad de su participación en términos del PIB.
  • Los gobiernos recientes no han sabido usar las herramientas financieras con que cuentan, lo cual ha sido un  factor del deplorable desempeño de las industrias manufacturera, de construcción y, en general, de la formación bruta de capital.

    click para ampliar

 

  • Según el Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública de 2009 de la ASF, las acciones y estrategias de los sectores de Economía y Trabajo han sido insuficientes para revertir los efectos negativos del bajo crecimiento económico; por ejemplo, en el periodo 2007-2009, el financiamiento de la banca de desarrollo a los agentes económicos como proporción del PIB no ha podido recuperar el nivel registrado entre 2001 y 2006, y el financiamiento de la banca comercial tampoco ha superado el porcentaje registrado en 2001; a la par, la inversión extranjera directa en el país mostró una tendencia decreciente en el periodo 2001-2009.
  • La ASF indica que no se conoce la consecución de los objetivos Fondo PYME, ya que la Secretaría de Economía no estableció mecanismos de medición, ni produjo información confiable, oportuna y suficiente, para evaluar la eficacia en la consecución de los objetivos de otorgar apoyos a proyectos productivos por medio del acceso al financiamiento y servicios de capacitación, comercialización, gestión empresarial y desarrollo tecnológico a los emprendedores, microempresas, pequeñas y medianas empresas, y otras, a fin de contribuir al mayor empleo.
  • Respecto de las 5 millones 144 mil 056 unidades económicas del país, se apoyaron por el Fondo PYME el 0.2 por ciento del total, y de los 390 proyectos apoyados en 2009, a la fecha de corte del informe, se encontraban concluidos 7 proyectos, el 1.8 por ciento.

La insuficiencia de créditos productivos, el bajo índice de desarrollo financiero y del sistema bancario en general son un fracaso panista. 


[1]  Para la revisión de la Cuenta Pública de 2009, la Auditoría Superior de la Federación practicó 945 auditorías. En este fascículo se tomaron en cuenta principalmente aquellas que fueron dictaminadas en sentido negativo.

10 Años de Panismo, resultados.

1.- MÉXICO: PAÍS SIN CRECIMIENTO Y SIN EMPLEO

Read Full Post »

+ En 10 años persisten las distorsiones del crédito

+ Lugar 43 entre 57 países, en desarrollo financiero

 CRÉDITO

 El ahorro interno captado por el sistema financiero se dirige a distintos propósitos. En México, la banca privada destina el crédito preferentemente al consumo y al sector hipotecario.

• La relevancia del crédito de la banca privada en el desarrollo nacional ha disminuido: incluso, luego de la crisis de 1995, el crédito de la banca privada representaba cerca de 27 por ciento del PIB. Actualmente es menor a 17 por ciento del PIB. Las empresas continúan financiándose con los proveedores (80 por ciento, según encuestas oficiales).

• Según el Foro Económico Mundial, México ocupa el lugar 43 entre 57 economías en el Índice de Desarrollo Financiero, porque a pesar de su estabilidad, su sistema bancario es pobre y existe poco acceso al financiamiento.

En el sistema bancario ocupa la posición 53; en ambiente institucional, el 48; en ambiente de negocios, el 46; en servicios no bancarios, el 39; en mercados financieros, el 47, y en acceso al financiamiento, el 42.
Papel de las Bancas de Desarrollo y Comercial

• En el insatisfactorio desempeño de las industrias manufacturera, de construcción y, en general, de la formación bruta de capital, ha contribuido el deficiente uso de los instrumentos financieros con que cuenta el gobierno.

• En los últimos diez años, el crédito de la banca de desarrollo se ha reducido sistemáticamente hasta llegar a sólo la mitad de su participación en términos del PIB.

¿Son logros la insuficiencia de créditos productivos, el bajo índice de desarrollo financiero y del sistema bancario en general?

¿10 AÑOS DE LOGROS? Presentación del pronunciamiento del Grupo Parlamentario del PRI, LXI Legislatura, Cámara de Diputados. 28 noviembre, 2010.-  http://bit.ly/hsGkRv

Read Full Post »

El ahorro interno captado por el sistema financiero se dirige a distintos propósitos. En México, la banca privada destina el crédito preferentemente al consumo y al sector hipotecario.

  • La relevancia del crédito de la banca privada en el desarrollo nacional ha disminuido: incluso, luego de la crisis del 95, el crédito de la banca privada representaba cerca de 27 por ciento del PIB. Actualmente es menor a 17 por ciento del PIB. Las empresas continúan financiándose con los proveedores (80 por ciento, según encuestas oficiales).
  • El papel de la banca de desarrollo como agente financiero ha venido disminuyendo drásticamente: en 1996 sus créditos alcanzaron el 11 por ciento del PIB; en 2003 fueron del 6.5 por ciento y para 2009 apenas del 3.6 por ciento del PIB. Actualmente, sólo el 2 por ciento de las empresas obtienen financiamiento de la banca de desarrollo (según encuesta del Banco de México).

¿La insuficiencia de créditos productivos es un medio  para vivir mejor?

¿PARA VIVIR MEJOR? Link: http://bit.ly/aPf2Zq  pag 10

Read Full Post »

 

  • Tercer plan anticrisis insuficiente y huele a electorero
  • Programas de apoyos pueden minar reservas internacionales
  • La crisis, una oportunidad para ajustar el rumbo nacional
  •  

    ¿RUMBO?
    Francisco Rojas

    La presentación del tercer plan anti crisis del Gobierno desató muchas críticas sobre su insuficiencia, estrechez de miras, lo poco novedoso y el hecho de que sus efectos paliativos se concentran en el primer semestre, lo que le da un tufillo electorero.

    El tardío reconocimiento oficial de la gravedad de la situación económica, no obstante, es un avance considerando el largo silencio y que durante el año pasado se adoptaron decisiones parciales y aparentemente inconexas como el apoyo a los quebrantos financieros de algunas empresas, se permitió que continuara sin control el crédito al consumo, principalmente en tarjetas de crédito y se siguieron utilizando medidas arancelarias tradicionales que desprotegen a los productores nacionales, como si el mundo no se estuviera pertrechando para proteger sus intereses.

    En el nuevo programa los apoyos serán para empresas favorecidas, posiblemente sean insuficientes y pueden absorber gran parte de nuestras reservas internacionales.

    No nos asusta que se respalden actividades clave, pero habrá que preguntarse a cambio de qué, con qué criterios, a quiénes y cómo se medirá el cumplimiento de compromisos. Ya sufrimos experiencias de programas discrecionales en esquemas de empresas quebradas y propietarios ricos.

    El programa es coyuntural y no se nota la intención de resolver problemas estructurales, que se han convertido en una bomba de tiempo.

    No hubo pronunciamientos con visión de largo plazo que denotaran un cambio en el rol del Estado para la regulación del mercado; no hubo compromisos explícitos del sector privado; la preservación del empleo se concentra en empresas exportadoras; la banca de desarrollo continuará otorgando factoraje a las cadenas de servicios y agencias automotrices; el crédito para el campo se seguirá concentrando en pocos estados y en agricultores ricos; no hubo planteamientos para adecuar al sector financiero para promover realmente el desarrollo económico; carece de medidas para modificar el crecimiento y destino del gasto público; tampoco hay cambios en los paradigmas en educación y desarrollo tecnológico.

    Tenemos que concientizar que la recesión será de larga duración, que nos enfrentamos a una nueva concepción de la economía y que muchas políticas tendrán que cambiar pragmáticamente.

    El cambio que requiere el país no puede esperarse del actual Gobierno; la crisis no se aprovechará como oportunidad para ajustar el rumbo y salir de la misma con una visión del Estado y un modelo económico actualizados, tendencia que ya se apunta en el resto del mundo, por mucho que los poderosos centros financieros quieran aferrarse a las recetas de siempre. No podríamos esperar otra cosa; un acto de contrición como el de Alan Greenspan hubiera sido inconcebible.

    El PRI lleva en su nombre lo institucional; pero una cosa es la defensa de las instituciones y otra el apoyo incondicional a quienes las rigen o dejarles el campo libre a los iluminados de la protesta permanente. Tenemos que retomar nuestro rumbo; nuestros documentos básicos nos marcan el camino.

    La sociedad espera respuestas y soluciones con visión de Estado y sentido social. Sabemos gobernar, contamos con la experiencia necesaria, lo creado durante muchos años así lo demuestra.

      EL UNIVERSAL, 13 de enero, 2009 http://bit.ly/bH4HZJ

    Read Full Post »

    ¿AHORA?

    Francisco Rojas

    Ya fue aprobada la reforma energética con el consenso mayoritario de las fuerzas políticas, en una demostración de prudencia y pragmatismo frente al grave entorno externo e interno.

    Se ratificó la decisión política fundamental de no privatizar la industria integrada, ni compartir la renta petrolera o el usufructo del mercado interno, impidiendo las burdas intentonas en refinación, ductos, almacenamientos y contratos de producción compartida; se liberó parcialmente a Pemex del yugo hacendario, aunque sus cuantiosas disponibilidades —que ahora sí se reconocieron— se destinarán a la recompra de pidiregas y no a la inversión; se logró una mayor participación del Congreso en la ratificación de consejeros y la formulación de la estrategia energética; se delimitaron las atribuciones de los formuladores de la política, los reguladores y el operador; se establecieron nuevos criterios y mecanismos para incluir a las energías alternativas y financiar la transición energética, etcétera.

    Todo lo anterior se alcanzó gracias a la presión social y a la posición mayoritaria de los priístas, manifestada en los documentos básicos aprobados en Aguascalientes, sacando las discusiones de los oscuros conciliábulos y aireando los temas más evidentes.

    Aunque el articulado y espíritu de las nuevas leyes se oponen contundentemente a la privatización, subsisten aún falta de transparencia y frases imprecisas en las exposiciones de motivos, que podrían dar pie a la hora de litigios o controversias constitucionales a interpretaciones legaloides sobre la intención del legislador; en ese sentido, afortunadamente se pudo impedir que deslizaran en la cámara revisora redacciones más permisivas. Como en todo proceso legislativo, las leyes son perfectibles y estaremos vigilantes para que así sea.

    Ahora toca aprobar el Presupuesto de Egresos para 2009 y verificar si existe la visión de Estado y el deseo de proteger el bienestar de las mayorías o si privarán los intereses parroquiales y de corto plazo. Hasta ahora las autoridades financieras y económicas han reaccionado tardíamente frente a los acontecimientos con medidas que parecen insuficientes para paliar el vendaval.

    El año entrante se agudizarán la falta de liquidez y créditos a las empresas, el alza en los costos, el regreso masivo de migrantes, la caída de las remesas, la disminución de las exportaciones y demás factores que incidirán en el desempleo y la caída de la demanda interna, por lo que a las medidas anunciadas por el gobierno habría que añadirles programas francamente anticíclicos que generen empleo en las zonas y sectores más necesitados. Además de regulaciones más estrictas, debe facultarse a las autoridades para canalizar el ahorro interno que manejan los intermediarios financieros para financiar la producción y reducir el costo de los servicios que prestan.

    Ahora viene la etapa crítica de la reforma energética, que es hacerla realidad con trabajo, productividad y amor a la camiseta, vigilando que la burocracia y las nuevas facultades no ahoguen a Pemex. Asimismo, debemos cuidar que el presupuesto de egresos y las medidas financieras sirvan efectivamente para afrontar la crisis, acompañadas de austeridad en el gasto corriente e incentivos a la inversión y el empleo.

    EL UNIVERSAL, 4 de noviembre, 2008  http://bit.ly/cbXJ8q

    Read Full Post »

  • La crisis financiera global marca oportunidades para México
  • Reforma petrolera debe verse en el contexto de la situación mundial
  • Las debilidades regulatorias ocasionan los grandes quebrantos
  • CUIDADO
    Francisco Rojas
    El Universal

    Está próximo el dictamen legislativo sobre las diversas iniciativas de reforma energética. Ha trascendido que muchas de las propuestas gubernamentales no prosperarán, principalmente las relativas a refinación, transporte y almacenamiento de petrolíferos; por contra, se le otorga mayor autonomía y recursos a Pemex y flexibilidad en materia de contratación, que algunos opinan permitiría regularizar situaciones de facto.

    Según se sabe, la mayoría rechaza los contratos de riesgo de producción compartida, Sharing Production Contracts, por que implicarían modificaciones constitucionales al estar ligados a reservas, producción o precios de venta. Otros pretenden posibilitar la celebración de cierta clase de contratos de riesgo de servicio, Risk Service Contracts, para toda clase de obras o servicios, mediante términos indefinidos, cláusulas imprecisas y otras rendijas legales.

    La retribución del riesgo en estos contratos está en la determinación de los costos, en donde las grandes empresas pueden inflarlos a su conveniencia, ya que cuentan con mayor experiencia y recursos técnicos y jurídicos que Pemex, alegando avances tecnológicos, nueva información surgida en la ejecución del proyecto etc., máxime si se les permite, además, revisiones, sugerencias y otras formas de modificar términos y montos de los contratos. Tantas indefiniciones impedirían establecer un precio cierto, lo cual podría prestarse incluso a corrupción.

    Pemex requiere formas modernas de contratación y de gestión; pero hay presiones para darle una amplia y completa discrecionalidad para que norme sus adquisiciones, obras y contratos, anteponiendo a lo dispuesto por las leyes vigentes, lo que el Consejo de Administración o un Comité determinen al respecto, en lugar de modificarlas para adecuarlas a las necesidades del Organismo. Además, no se garantiza la plena transparencia de dichos actos, disminuyendo la intervención del Legislativo y de la Sociedad en su prevención o corrección.

    Esto es peligroso dada la debilidad de nuestras disposiciones regulatorias y sistemas de control y fiscalización. Ya se tuvo la experiencia del Fobaproa y lo que nos sigue costando; y ahora vemos que en el origen de la crisis financiera de los Estados Unidos están, entre otras, la debilidad de las regulaciones y la falta de control ocasionados por el fundamentalismo económico de suponer que el mercado se autoregula, combinada con la avaricia y el lucro de los actores financieros. Repetir estas situaciones en Pemex, de discrecionalidad y huecos legales, es arriesgarnos a perder el control de una institución clave para todos los mexicanos.

    La recesión económica que ya resentimos en la pérdida de exportaciones, remesas, turismo, inversiones y escasez y encarecimiento del crédito, acrecentarán el desempleo, la merma de ingresos y la intranquilidad social. Debemos evitar crear una situación riesgosa aprovechable por quienes quieren ver debilitadas o inermes a las Instituciones; cuidado con victorias pírricas que pueden arrojarle más gasolina a la hoguera.

    Es el momento de reorientar la política económica y social abandonando recetas superadas y forjar un pacto nacional en torno a objetivos claros y precisos, para evitar mayores problemas políticos y económicos.

    EL UNIVERSAL, 7 de octubre, 2008 http://bit.ly/cSIbuo

    Read Full Post »