Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Desigualdad’

+ En México impera la falta de uso de energías limpias

+ Deterioro ambiental, otro reto además del económico

+ El país demanda un uso más eficiente de energía

ENERGIA YMEDIO AMBIENTE

Francisco Rojas

A los difíciles problemas de impulsar el crecimiento de la economía y mejorar la distribución del ingreso, se agrega el imperativo de revertir el deterioro del medio ambiente, que está llegando al punto de amenazar la supervivencia del ser humano.

 El mundo del siglo XXI se enfrenta a una contradicción: necesita aumentar la producción de alimentos para hacer frente a las necesidades del crecimiento demográfico y a la demanda de algunas economías emergentes de Asia. Pero una mayor producción aumenta la combustión de energéticos que, a su vez, contamina el ambiente, sobrecalienta la atmósfera y altera el clima.

 El origen del problema está en el modelo tecnológico seguido desde de la Revolución Industrial, basado en quema de combustibles fósiles, y en los retos tecnológicos y económicos de la transición hacia fuentes de energía limpias.

 El cambio climático es un fenómeno mundial que exige respuestas de toda la comunidad internacional. Con este propósito, en 1992 se firmaron tres instrumentos en Río de Janeiro: el Tratado del Cambio Climático, la Convención sobre Diversidad Biológica y la Convención para Combatir la Desertificación. Pero ni estos acuerdos ni las posteriores reuniones bienales han logrado revertir el problema, ya que los grandes emisores de bióxido de carbono se resisten a las energías limpias —solar, eólica, geotérmica, hidráulica y bioenergía— tanto por sus altos costos como por los intereses de las grandes compañías petroleras.

 Por el cambio climático, las inundaciones son cada vez más frecuentes y devastadoras y las heladas y sequías son más intensas. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático dice que el problema empeorará, los costos se elevarán y algunas regiones serán cada vez más inhóspitas.

 Por lo que se refiere a México, el panorama no es alentador. La dependencia de los hidrocarburos es de las más altas del mundo: según la Secretaría de Energía, el petróleo aporta el 62% de la energía primaria y el gas natural, el 29%. Sólo el 7% proviene de fuentes energéticas limpias.

 Además, se ha manejado mal la industria petrolera. Los excesos en la explotación de Cantarell y la marcada insuficiencia de las inversiones en exploración, refinación e investigación disminuyeron las reservas y elevarán los costos de producción de hidrocarburos en próximos años.

 Paralelamente, la presión de la población sobre los recursos naturales y la economía es creciente: en sólo 60 años se cuadruplicó la población y las políticas públicas mantienen a la economía estancada, con sus secuelas de desigualdad, pobreza e incapacidad del mercado interno para compensar la contracción de la demanda externa debida a la desaceleración de la economía estadunidense, a la que se destina 85% de nuestras exportaciones.

 La economía mexicana continuará dependiendo del petróleo en el futuro previsible, y eso nos obliga a hacer un uso más eficiente de la energía y a adoptar una estrategia para desarrollar las energías limpias y reducir la emisión de gases.

 México tiene gran potencial de geotermia en sitios que, además, son propicios para el turismo. Las tecnologías para su explotación son sencillas y las inversiones relativamente menores, sobre todo en aplicaciones pasivas como plantas desaladoras y procesos de secado de productos vegetales y animales. El calentamiento del agua para uso comercial y doméstico mediante la energía solar se ha explotado con éxito en muchos países europeos y es una opción en México.

 Para desarrollar las energías limpias el gobierno tiene que impulsar proyectos piloto y brindar apoyo financiero y capacitación para nuevos proyectos, implementar programas de investigación aplicada y desarrollo tecnológico. La transición a las energías limpias pasa por la energía nuclear. Su desarrollo exige fuertes inversiones a largo plazo, liderazgo y credibilidad en el gobierno y, debido a la percepción de peligro que conlleva, requiere campañas de educación y comunicación.

 Mientras México y el mundo sigan dependiendo de los combustibles fósiles deberán implementar sistemas de captura y confinamiento de carbono (CCC), viables en escala y costo. Estos sistemas serán más necesarios si, como esperamos, la economía superará el estancamiento de once años y retomará el crecimiento sustentable a largo plazo.

EL UNIVERSAL, 27 diciembre, 2011.-

Read Full Post »

+ Las políticas públicas para la juventud, inconexas

+ Ante la protesta, en la cúpula impera la indiferencia

+ Se extiende la protesta  por falta de oportunidades

+ El rescate de los jóvenes está en la Educación gratuita

EDUCACIÓN PARA JÓVENES

Francisco Rojas

El más reciente brote de insurrección juvenil ha ocurrido en diversas ciudades de Estados Unidos y otros países en repudio a la desigualdad y las condiciones de vida cada vez peores de amplios sectores de la población.

Antes, los jóvenes en varios países de África del Norte derrocaron a feroces y añejas dictaduras, los de España se posesionaron durante algunos días de la Plaza del Sol en protesta por el desempleo y la caída de los niveles de vida y los de Chile reclaman educación superior gratuita. En México, los jóvenes todavía no encuentran elementos unificadores para manifestar su descontento contra el estado actual de las cosas, que los hace víctimas del sistema, según lo manifiestan los más organizados.

 En la cúpula del poder político impera la indiferencia, no sólo ante lo que podría irse configurando como una nueva rebelión juvenil como en 1968, ahora con las herramientas de las telecomunicaciones al alcance de todos, sino también frente a hechos que no podemos soslayar.

 La cuarta parte de la población del país está formada por jóvenes y, sin embargo, las políticas públicas para ellos son insuficientes e inconexas y la sociedad adulta misma tiende a marginarlos por su aspecto, su lenguaje, su aparente desenfado, que no es más que la cobertura de la frustración por la falta de oportunidades.

 Los jóvenes se rebelan contra la adversidad circundante. Algunos caen en la trampa de las drogas que los conduce a la autodestrucción. El hecho de que el 63% de los que empezaron a consumir drogas ilegales antes de los 17 años lo hayan hecho con inhalantes, muestra la alta correlación entre la drogadicción y la pobreza juveniles.

 Pero los jóvenes de clases media y alta no están a salvo: 14 de cada 100 de 12 a 17 años consumen alcohol. Probablemente como reflejo de la guerra entre organizaciones delictivas y la del gobierno contra ellas, el índice de mortalidad de los jóvenes alcanza 6.4%, cifra elevada si se considera que en edades tempranas se goza de mayor salud y vigor.

 Sin espacio en la educación media superior y superior y sin posibilidades de empleo en la economía formal, los jóvenes que tratan de labrarse un futuro con su trabajo, emigran hacia ciudades grandes en su Estado natal, hacia otras entidades federativas o hacia Estados Unidos. Por eso del total de emigrantes internacionales, el 57% tienen entre 15 y 29 años de edad. El rescate de los jóvenes pasa por la educación, que no solo les da acceso a la cultura sino que los habilita para el trabajo y les da oportunidades de ascenso en la pirámide económica y social.

 La Revolución mexicana asumió la educación como una función básica, primero, porque el conocimiento es decisivo para el bienestar, segundo, porque la escuela, vinculada a la empresa, aporta recursos humanos calificados y tercero, porque con profesionistas y trabajadores capacitados, y con innovaciones tecnológicas, aumenta la productividad y la capacidad competitiva de la economía nacional.

 Por eso el Constituyente de 1917 resolvió que el Artículo 3º de la Carta Magna incluyera la educación primaria gratuita y obligatoria para todos los mexicanos; los gobiernos emprendieron amplias campañas de alfabetización. En 1993, el Congreso Constituyente Permanente acordó la obligatoriedad y gratuidad del ciclo secundario y 18 años más tarde, el 13 de octubre de 2011, la LXI Legislatura, a iniciativa del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, aprobó una reforma constitucional y la envió a los congresos locales para su ratificación, que da a los jóvenes el derecho a la Educación Media Superior gratuita y obligatoria para el Estado, que se aplicará gradualmente durante los próximos 11 años debido principalmente a limitaciones presupuestales.

 Esta reforma obliga al Estado a abrir oportunidades a todos los jóvenes para que puedan estudiar carreras técnicas cortas, como ya se hace en los Conaleps y otras instituciones o bien, prepararse para ir la enseñanza superior en carreras acordes a las realidades científicas y tecnológicas del siglo XXI.

 Las políticas públicas y ausencia de programas amplios para atender jóvenes, nos convierten en una sociedad que no sólo está desaprovechando el bono demográfico que pronto empezará a diluirse, sino que está sacrificando a toda una generación. Esto es inaceptable y el próximo gobierno debe revertirlo.

 EL UNIVERSAL, 18 octubre, 2011.-

 

Read Full Post »

23 de enero 2010:

El problema del Gobierno Federal es su falta de eficacia, que ha pretendido paliar con esquemas mediáticos y acciones publicitarias.

Muy poco gana la gente con el manejo de cifras no del todo acertadas, que quieren sugerir ventajas en los indicadores económicos, pero que no se compadecen con la realidad que se vive: el desempleo, la marginación, la pobreza, la desigualdad, el vicio y la falta de cohesión social.

No aceptamos la idea del Gobierno Federal de reducir al Congreso a una esfera limitada, que actualiza una crítica contumaz por su desempeño.

Pensamos que el Congreso históricamente ha sido un contrapeso formidable a los excesos del Ejecutivo.

En la mesa de asuntos políticos, logramos un acuerdo para impulsar la reforma que otorgue rango constitucional a la definición del Estado Laico.

No se trata de atacar a una religión, como tampoco de favorecer a alguna otra en particular.

Se trata de evitar que los prejuicios impidan discusiones nacionales propias de la sociedad de este tiempo, que exige un debate libre y constructivo alrededor de temas polémicos.

…estamos considerando la propuesta de revisar adecuadamente el procedimiento de instalación del Congreso de la Unión, al inicio del Periodo de Sesiones que ha quedado inconcluso después de la última reforma que eliminó el Informe Presidencial, que ahora pensamos reinstalar como un elemental ejercicio de rendición de cuentas del Jefe del Estado.

Read Full Post »