Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Empleo. Productividad’

+ El proyecto de reformas de Ley,  presentado a la CTM

+ Derechos  para trabajadoras domésticas y jornaleros agrícolas

+ Ni daño a los trabajadores ni perjuicio  a los empleadores

+ Seguiremos en la lucha para fortalecer al IMSS e Infonavit

…El proyecto de reformas a la Ley Federal del Trabajo de la bancada priista en San Lázaro, demuestra una gran sensibilidad para dejar a un lado prejuicios, anatemas o lugares comunes e ir al fondo de lo que los factores de la producción demandan hoy en la ruta de aumentar la productividad del país y la generación de empleos.

En la CTM

 En mi carácter de  coordinador de la fracción parlamentaria priista en San Lázaro, vengo a presentar a  don Joaquín Gamboa Pascoe, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y presidente del Congreso del Trabajo, la iniciativa de Ley laboral, la cual profundiza los derechos colectivos de los trabajadores; insiste en la organización y da muestra de sensatez y de respeto a México.

La propuesta avanza en los derechos individuales de los trabajadores, en sus reivindicaciones y en sus luchas; por ejemplo, la de los jornaleros agrícolas y las trabajadoras domésticas y se propone un esquema moderno que no dañe al trabajador ni perjudique a los empleadores.
Se trata de un trabajo que viene de largas jornadas en varios años, en el que el sector obrero priista ha ido conduciendo un proceso de discusión y encuentros en mesas y foros de propuestas, que ahora han derivado en un excelente resultado.

Han sabido soportar la crítica y no han caído en la provocación de la urgencia causada por iniciativas con dedicatoria. La Comisión del Trabajo en la Cámara de Diputados tiene la obligación de discutir pronto esta iniciativa, para que con su aprobación le demos aliento al país, que está urgido de buenas noticias.

La vamos a discutir para convencer a nuestros adversarios y encontrar el mayor consenso, lo vamos a hacer pronto, con tareas proselitistas que convenzan a todos de la necesidad de actuar en la línea que ustedes, con toda responsabilidad, están proponiendo hoy a todos los mexicanos.

Continuaremos en la lucha para fortalecer la legislación laboral, así como en la defensa de instituciones como el Seguro Social y el Infonavit, que representan el esfuerzo común y justifican la vigencia del PRI, como partido imprescindible para sacar al país del estado en el que lo han sumido las administraciones panistas.

Nuestra la sociedad vive horas de desaliento y, frente a las carencias que se viven todos los días, la propaganda gubernamental quiera disimularlas con desplantes o con ilusiones machaconas de un país que no existe más que en la mente de sus publicistas.

Hay un problema real con la falta de millones de puestos de trabajo formal; hay un problema real en el alza incontrolable en los precios de la canasta básica; hay un problema real en el aumento constante de los precios de la gasolina y en las altas tarifas de la energía eléctrica, que causan un grave deterioro al poder adquisitivo del salario; hay un problema real con la inflación, con la angustia de las familias para sufragar las necesidades de su vida cotidiana.

A lo anterior se agrega la inseguridad pública, la violencia, los altos costos humanos y económicos de una lucha del gobierno que ha ensangrentado al país.

En cada crisis, en cada problema de nuestra economía, han sido los trabajadores de México los que han sabido siempre ser solidarios y leales en la consecución de la estabilidad y la superación de los problemas de cada época.

Estamos aquí en la CTM para  ratificar la alianza de siempre con el sector obrero, con sus preocupaciones, con sus luchas, con su sentido de responsabilidad para garantizar la gobernabilidad y la paz interna en nuestro país, ya  que en la vida del PRI, ustedes ha sido garantes y referente insustituible para que el partido no pierda jamás su vocación y orientación social

(En su intervención, el dirigente de la Confederación de Trabajadores de México, Joaquín Gamboa Pascoe, recalcó que la máxima central obrera defenderá los derechos de los trabajadores como la contratación colectiva, la autonomía sindical y el derecho de huelga, y reiteró que la iniciativa del grupo parlamentario priista para la reforma laboral contiene los principios para que estas conquistas se mantengan. Se trata de una reforma del bien de México y de todos los trabajadores).

BOLETÍN, 8 marzo 2011.- http://bit.ly/ffpXlS

LA PROPUESTA DEL PAN,SIN FUTURO

(En entrevista de medios, el 3 de marzo de 2011):

PREGUNTA: ¿…  l PRI presentará una ley laboral consensada?

Sí, eso también es cierto. Volvemos otra vez al mismo asunto ¿por qué no tuvo futuro la ley que presentaron, la iniciativa que presentó aquí el PAN por orden e instrucción del secretario Lozano? Porque no tenía consenso ni con los trabajadores, ni con los empresarios.

Eso es a lo que nos hemos dedicado aquí, en la fracción parlamentaria del PRI, a armar un gran consenso entre los trabajadores y los empresarios, entre los factores de la producción, de tal manera que esta sea una iniciativa que traiga el consenso de todos los factores de la producción, y entonces sí tenga oportunidad de discutirse en la Cámara y de aprobarse la reforma laboral que México necesita.

Read Full Post »

+ Propaganda del Ejecutivo sobre una  realidad inexistente

+ Ante nuevos retos,   Estado requiere redefiniciones profundas

+ Soberbia y desplantes no deben ser características del Poder

Independientemente de las ventajas publicitarias o electorales que nuestro comportamiento pudiera producir, decidimos privilegiar la eficacia y la congruencia y poner a un lado esa vertiente de publicidad del Ejecutivo, que pretende mostrar una realidad que no existe y un constante reclamo al Poder Legislativo, como excusa o justificación a sus fracasos.

Reunión de diputados y senadores del PRI

Más allá del eslogan publicitario y de los esquemas de supuestas reformas estructurales, hemos construido cuatro ejes por los que pretendemos se integre nuestro trabajo y nuestro esfuerzo, y que hoy, a la mitad del camino, queremos compartir con ustedes para que de nuestra discusión, surjan las vías para hacer más eficaz nuestra mutua labor.

Es cierto que el Estado mexicano requiere definiciones profundas para adecuarlo a los nuevos tiempos y a las nuevas exigencias sociales.

Es cierto también que hay necesidad de este debate; pero nosotros queremos compartirles que nuestra preocupación todavía es aún mayor porque de nada puede servir que modifiquemos la estructura del Estado y perfeccionemos la legislación política administrativa de la nación, si antes no logramos la restauración de los valores, el resurgimiento de una ética republicana y el valor de la moral pública como elementos de la convivencia política civilizada.

No podemos dejar como lección a las generaciones futuras, aquella que afirma que los políticos de este tiempo hicimos caso omiso de la honradez política, de la lealtad política y de la dignidad individual.

No puede ser este el legado que en palabras coloquiales se expresa afirmando que en la búsqueda del poder se vale todo, a cualquier costo y a toda costa.

El espectáculo público de los excesos, de la soberbia y el desplante en el poder, de la falta de rendición de cuentas, de los enriquecimientos subrepticios no puede ser ya, nunca debió haber sido, una característica del poder público.

Tampoco debemos aceptar ya el desfile de las deslealtades, en donde un día amanece un político en un partido, en la tarde milita en otro, para que al día siguiente aparezca como exitoso adalid de un tercero, apoyado sólo en las despensas, los bultos de cemento, los programas públicos, apoyados por los delegados federales, o peor aún, con la nueva moda, de las filtraciones policiacas de última hora para vulnerar campañas exitosas.

Con esta preocupación, hemos decidido primero, trabajar en un eje político, para construir el Estado imprescindible: aquel Estado que primero garantiza que se cumpla puntualmente con la Constitución, antes que pretender su modificación por fallas en los encargados de aplicarla; aquel Estado que no evita los grandes cambios, siempre y cuando privilegien el fortalecimiento de la República y la solución de los problemas de la gente.

+ Ley laboral para la productividad y competitividad
+ Artículo 123:pilar de la estabilidad obrero-patronal

Vamos a plantear pronto nuestra iniciativa de adecuaciones al régimen laboral de este país. No propondremos reformas constitucionales, porque el Artículo 123 y su espíritu, ha sido exitoso, tanto que ha mantenido las relaciones obrero-patronales con plena estabilidad.

Promoveremos consensos entre los factores de la producción para mejorar el marco regulatorio a fin de aumentar la productividad y la competitividad con pleno respeto a los derechos de los trabajadores.

  DISCURSO, Encuentro de diputados federales y senadores de la República, del PRI, Palacio de Minería, 28 enero, 2011.-  http://bit.ly/f1gZC9

Read Full Post »

+ México en una de las etapas más inestables de su historia

+ Faltan políticas públicas para la reactivación económica

+ Hay que fortalecer el mercado interno y la competitividad

SIN RUMBO

Francisco Rojas

Diez años de yerros gubernamentales y falta de rumbo han llevado a México a una de las etapas más difíciles e inestables de su historia. En el entorno mundial incierto en que vivimos, nuestro país está en la disyuntiva de continuar en la inercia o tomar en serio la opción del desarrollo, estimulando a las empresas mexicanas para que generen innovación y riqueza, producción, productividad, competitividad y empleo.

Producción y productividad han caído generando pérdida de empleos y recesión. Sin embargo, el gobierno federal no ha diseñado una política pública de apoyo a la industrialización que establezca planes y programas institucionales de fomento, que señalen prioridades para el uso de los instrumentos económicos del gobierno y las empresas, para articular esfuerzos y alcanzar mayores niveles de producción.

La industria ha sufrido las consecuencias del falso principio de que la mejor política industrial es la que no existe. Las cadenas productivas y de mercado están desarticuladas, la formación y capacitación del capital humano es simbólica y ajena a las necesidades de las empresas, se regula la apertura de nuevos negocios hasta el absurdo y no se regulan las prácticas monopólicas. No es extraño que México haya pasado del lugar 31 al puesto 60 en 2009 entre 156 países, según el Foro Económico Mundial.

Producto de la crisis que nos agobia y de la ausencia de visión de Estado del Ejecutivo Federal, es también el escaso financiamiento para la producción; a nadie escapa que la banca no ha cumplido con sus funciones de fomento al desarrollo industrial, lo que ha obligado a las grandes empresas mexicanas a acudir al extranjero, y a las pequeñas y medianas empresas a sustentar su financiamiento con sus proveedores, esto último grave, dado que son las que generan siete de cada diez empleos industriales.

Es clara la urgencia de modificar esa situación, porque sólo así será posible generar más y mejores empleos, reducir la brecha entre los grupos sociales, así como entre las regiones que presentan mayores niveles de bienestar y mayores rezagos, a fin de detonar el mercado interno y desplegar las potencialidades de regiones y entidades, de sectores productivos y de empresas. Es indispensable que tanto el Poder Ejecutivo Federal, así como los gobiernos de los Estados y los distintos organismos y sectores empresariales y, desde luego, el Poder Legislativo, sumemos esfuerzos en la misma dirección.

Para desarrollar núcleos estratégicos y restablecer las cadenas productivas con miras a una nueva etapa de sustitución de importaciones y una participación eficiente en los mercados globales, el PRI y sus diputados consideran necesario promover leyes para el fomento económico que reoriente el modelo exportador y lo acompase con el fortalecimiento del mercado interno, impulsando la competitividad de las empresas. No se trata de buenos deseos sino de exigencias inaplazables, si no queremos desintegrar la planta productiva que nos queda.

Requerimos una política industrial de Estado, previa definición de los sectores estratégicos en función de nuestras ventajas comparativas, tanto para ampliar el mercado interno a fin de generar empleos, como para fortalecer nuestra inserción en la globalidad. Esa política tendrá que ser resultado de un estrecho y fructífero diálogo entre los sectores público, empresarial y laboral, para el diseño de un programa de fomento económico de largo plazo que determine las áreas esenciales como manufacturera, servicios, biotecnología, telecomunicaciones, energía, entre otras, para integrar los esfuerzos institucionales, privados y sociales a fin de elevar la productividad y la competitividad y articular crédito, insumos, ciencia, tecnología, capacitación y asesoría, producción y comercialización segura y eficiente.

Asimismo, es preciso estimular los sectores que pueden generar el mayor número de puestos de trabajo y los que contribuyan a la incorporación de nuevas tecnologías, vía un tratamiento preferencial.

Ahora es tiempo de superar la apatía del Ejecutivo federal e iniciar la construcción de un futuro promisorio para esta y las próximas generaciones; de insertarnos con ventaja en la globalización inevitable. Al desencanto por la errática conducción del país, opongamos la confianza en nosotros mismos, el optimismo sobre qué hacer y lograr, la convicción de que juntos saldremos adelante.

EL UNIVERSAL 9 de marzo 2010 http://bit.ly/9fzWdF

Read Full Post »