Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘EUA’

+ El triunfo de Hollande y la reacción responsable de Sarkozy

+ Francia podría atenuar la dureza de las políticas anticrisis

+ Nubarrones en Europa y EU amenazan extenderse en el mundo

+ México no escapa al entorno y la crisis demanda un Estado eficaz

LA LECCIÓN DE LA ELECCIÓN

Francisco Rojas

En punto de las ocho de la noche apareció en la televisión francesa la foto de François Hollande y una cifra: 51.62%: los franceses habían elegido a un nuevo Presidente. Pero lo más encomiable fue que Nicolás Sarkozy, presidente en funciones y candidato perdedor, se presentó 20 minutos después ante sus partidarios para asumir “la responsabilidad de la derrota”. Son los frutos del conteo rápido, la credibilidad en las instituciones y la civilidad democrática.

En una Europa dominada por la idea del adelgazamiento del Estado y por rígidas políticas de austeridad, las propuestas de Hollande de complementar la disciplina fiscal con incentivos para el crecimiento, son una bocanada de aire fresco que abre la expectativa de atenuar la dureza de las medidas impuestas por Alemania y Bruselas para sortear la crisis de la Unión Europea.

El desempleo en el viejo continente afecta a 29 millones de personas, la mayor parte jóvenes y constituye, a juicio de los expertos, una seria amenaza para la convivencia social. Explica las protestas juveniles en muchos países europeos y el dramático ascenso de los suicidios en Grecia. Los recortes draconianos que han lanzado a la calle a millones de españoles, griegos, portugueses, irlandeses e italianos no contribuyen a la recuperación.

La recesión no se limita a Europa; el leit motiv de la elección presidencial en Estados Unidos será el desempleo, y la preocupación es tal que Paul Krugman recomienda atender de inmediato este problema y dejar los ajustes fiscales para la próxima década.

Los nubarrones de Europa y Estados Unidos y la amenaza de contagio a otras economías, incluyendo a México, exigen considerar que la salida no depende solo de la estabilidad macroeconómica, sino de tener un buen gobierno y un sólido Estado de derecho, es decir, las bases de un Estado eficaz.

En México carecemos de esto último, y el desempleo y la pobreza son peores porque afectan a más personas que en España, por ejemplo; son más profundos y se suman a la violencia y la inseguridad acentuadas en este sexenio. Las cifras muestran una situación grave. En 11 años de gobiernos panistas, el crecimiento anual promedio de la economía fue la mitad que el del último gobierno del PRI, a pesar de la fuerte caída de 1995-1996; la informalidad supera con creces los paupérrimos empleos formales creados; la pobreza se ha extendido a la mitad de la población y 21 millones de mexicanos no tienen siquiera para comer. Los miles de muertos, heridos, desaparecidos y desplazados son demasiados para un país pacífico como México.

La solución a estos problemas debería ser el centro del debate político. Enrique Peña Nieto ha impulsado propuestas prácticas; otros candidatos —con la abierta participación de funcionarios del gobierno federal— tratan de ocultar los fracasos del presente con campañas de ataques y una obsesiva fijación en un pasado que se dio en circunstancias diferentes y no podrá repetirse.

Intensificar la violencia verbal propicia la violencia física que ha sembrado luto y desesperación en la sociedad y no contribuye a ganar civilidad. Descalificar de antemano a las instituciones nos llevó a una división y polarización, en la cual no debemos volver a caer. Aprovechar investiduras y recursos públicos con fines electorales es lo último que requiere un México democrático.

Por eso, debemos prestar atención a la lección de civilidad de Francia, no sólo en la elección, sino en actos como el homenaje conjunto de Hollande y Sarkozy a los caídos en el Arco del Triunfo, para mostrar que las diferencias políticas no están encima de los intereses del país ni rompen la unión de los franceses, como no deberían poner en peligro la concordia y la unidad de los mexicanos.

EL UNIVERSAL, 15 mayo, 2012.-

Read Full Post »

+ Interdependencia y repercusiones del fenómeno recesivo

+ El mercado interno llamado a ser  recurso compensatorio

+ Partidos: a sumar voluntades contra  pobreza y desigualdad

HACIA 2012

Francisco Rojas

 En vísperas de 2012, el mundo vive tiempos de incertidumbre. Las debilidades del esquema monetario en que se asienta la zona euro, los excesos de algunos gobiernos y las operaciones indebidas de los bancos privados generaron severas crisis financieras, de producción, empleo y consumo en países como Grecia, Portugal y España, e incluso en Italia, y aún no se tiene la certeza de que las medidas acordadas la semana pasada permitan corregir un diseño económico regional que, hoy lo sabemos, estuvo mal concebido desde su origen.

 En el mundo globalizado, las economías están más propensas a contagiarse, y el riesgo es aun mayor debido a las presiones políticas que forzarían al presidente Obama a hacer fuertes recortes a los programas sociales.

 Las perspectivas no son alentadoras. Si los remedios acordados por Alemania y Francia no fueran suficientes, las exportaciones de Estados Unidos y los países asiáticos a Europa se desplomarían, lo que ocasionaría serios perjuicios a sus economías y elevaría las tasas de desempleo y pobreza que afectan en particular a la sociedad estadounidense, lo que a su vez irradiaría hacia el resto del continente.

  En cualquier escenario, la aguda interdependencia internacional extenderá la carga de los problemas económicos de Europa y Estados Unidos hacia el mundo entero a través del comercio exterior y de los movimientos internacionales de capitales. México, que destina al vecino país del norte 85% de sus exportaciones, sería muy vulnerable en un proceso de recesión internacional como ése; por ello nuestro país tiene que aprovechar todo su potencial para preservar en lo posible su economía de las tendencias adversas en el orden global.

 Como lo subrayó en días pasados la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, la estabilidad macroeconómica de nuestro país es una fortaleza apreciable en medio del desconcierto que priva en otras partes del mundo.

 Es muy positivo, pero insuficiente, que hasta ahora no hayamos sufrido un proceso inflacionario galopante o que la devaluación del peso frente al dólar no haya sido ni profunda; la verdadera importancia de estas fortalezas está en saber aprovecharlas para acelerar el crecimiento económico en el entorno internacional adverso que prevalecerá en 2012 cuando menos.

  A partir de la estabilidad, debemos propulsar el crecimiento de la producción, el empleo, el ingreso de las familias y el mercado interno, a fin de enfrentar el fenómeno recesivo mundial. Por ello, para darle certidumbre y tranquilidad al país, en las discusiones de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos para 2012, los diputados del PRI hicimos ajustes a la propuesta del Ejecutivo federal para asegurar el equilibrio entre ingresos y gastos y, a la vez, fortalecer la inversión pública para que se convierta en un propulsor eficaz de nuevas inversiones privadas, en especial de las pequeñas y medianas industrias, que son las principales generadoras de empleo en la economía formal.

  Más allá de sus legítimas diferencias, los partidos políticos deben sumar voluntades y esfuerzos para enfrentar problemas como la generación de empleo de baja calidad, la pobreza, que afecta a 52% de la población, y la desigualdad que cada día se agudiza. Además de proteger a los trabajadores, debemos también preservar a las clases medias que fueron el gran logro de la industrialización del siglo XX y que ahora, en su estrato popular, están cada vez más cerca de la línea de pobreza urbana, para no agudizar la debilidad de nuestro mercado interno, que debería ser nuestro recurso compensatorio.

 Tenemos problemas que resolver además del crimen organizado, cuyo combate todos acuerpamos, ya que no se puede permitir que la delincuencia subvierta el orden jurídico y afecte a la sociedad, pero tampoco podemos admitir que esa lucha se convierta en el único problema del país y se utilice como pretexto para atacar a fuerzas políticas opuestas y poner en peligro no solo el proceso electoral sino la gobernabilidad, en momentos en que se debe procurar conjuntar esfuerzos y unir voluntades, con visión de Estado, frente a los nubarrones que nos acechan.

EL UNIVERSAL, 13 diciembre, 2011.-

Read Full Post »

+ Acuerdo en el Capitolio avizora menor crecimiento en EU

+ Previsibles efectos en exportaciones, turismo y remesas

+ En México, prácticas  parlamentarias exigen respeto y libertad

LEGISLAR

Francisco Rojas 

El acuerdo logrado entre los líderes del Capitolio y el presidente Barak Obama para elevar el techo de endeudamiento no satisfizo a nadie, quizá con excepción de algunos grupos, pero evitó por ahora la suspensión de pagos del gobierno estadunidense y una crisis financiera internacional que dañaría a todos los países. Según el New York Times, la “extorsión” del Tea Party impuso condiciones tales como reducir los gastos dirigidos a las clases medias y pobres y preservar los privilegios de los grupos de mayores ingresos.

Cabe recordar que dos tercios del déficit de los últimos años se deben a los gastos de defensa y a las exenciones fiscales concedidas por el Gobierno de Bush.

Se persigue reducir en los próximos diez años el déficit público mediante disminuciones del gasto público y el aumento de impuestos, lo que seguramente incidirá negativamente en el precario crecimiento de la economía de Estados Unidos, aumentará el desempleo que ya alcanza al 9.2 por ciento de la población económicamente activa. La disminución de la actividad económica, afectará los ingresos de México por exportaciones a ese país, el turismo y las remesas.

A pesar de todo se encontró una salida, provisional y precaria, pero cierta, al peligro de un colapso financiero global, aunque los temores de una recesión continúan. El acuerdo se logró gracias a las negociaciones directas entre los líderes de las cámaras y el presidente Obama, en uso de sus atribuciones, y sin la participación de los dirigentes de los partidos, que probablemente habría complicado más el proceso y dificultado el arreglo.

El mensaje político de este delicado episodio es la complejidad de alcanzar acuerdos con la diversidad de intereses de las sociedades modernas; pero esto es aún más difícil cuando los congresos —y las sociedades— se polarizan, y las minorías hacen prevalecer sus privilegios a costa de un país o, como en este caso, del mundo entero.

Los arreglos parlamentarios no son fáciles de alcanzar; requieren un trabajo delicado e intenso para conciliar puntos de vista e intereses diversos y a veces contrapuestos. En México, los Senadores representan el Pacto Federal y los 500 Diputados son representantes de la Nación por disposición constitucional y, también, cada uno de ellos tiene iguales derechos y obligaciones que todos los demás. Esta composición enriquece el análisis y discusión de las leyes, pero exige oficio político de todas las fracciones y todos los legisladores para que la función legislativa sea eficaz.

Hay piezas legislativas que deben ser aprobadas por las dos cámaras en forma sucesiva: la cámara de origen analiza y negocia la iniciativa y cuando logra un acuerdo lo envía en una minuta a la cámara revisora; si ésta hace modificaciones o adiciones, deben ser remitidas de nuevo a la primera para que las considere y vote, como lo dispone la normatividad del Congreso de la Unión. Para acortar los tiempos, está permitido el trabajo conjunto.

Los Legisladores tienen opiniones distintas, en especial sobre temas delicados, porque representan a estratos diferentes de una sociedad con una considerable diversidad geográfica, económica, social, cultural y política y es el Congreso de la Unión el espacio por excelencia para el debate libre y la construcción de acuerdos; poco a poco se han superado los tiempos en que bastaba una orden para manipular sus decisiones; ahora no sólo es necesaria la negociación entre las fracciones, sino dentro de ellas, la que a veces es ardua en partidos como el PRI, por el mosaico que representa su composición democrática y su carácter nacional.

Actualmente se discuten en la Cámara de Diputados minutas e iniciativas muy importantes, tales como la reforma laboral, la política y la ley de seguridad nacional. Existen entre las diversas fracciones argumentos a favor y en contra en relación a diversos apartados de estas iniciativas, que estamos obligados a atender sin precipitaciones o presiones desmedidas que originen posteriores impugnaciones, incluso constitucionales, o movilizaciones sociales que en nada favorecen los acuerdos.

Por esa razón, mantendremos un diálogo constante, abierto y respetuoso con los diputados de nuestra fracción, de otras agrupaciones políticas, con académicos y con todos los representantes de la sociedad civil, para lograr acuerdos que beneficien a México y no contribuir a la polarización y encono que nada dejan sino, al contrario, entorpecen la búsqueda del cambio que tanto necesita el país.

EL UNIVERSAL , 9 agosto, 2011.-

Read Full Post »

+ Leyes y acciones para tener  una frontera segura y eficiente

+ Quien gane en 2012, tendrá que cambiar estrategia anticrimen

+ México  eliminó legalmente la criminalización de la migración

L Reunión Interparlamentaria México-EU

…Cualquier partido que llegue al poder en el 2012 en México, tendrá que evaluar la lucha contra el crimen organizado, su funcionamiento, para llevar a cabo cambios estratégicos que permitan disminuir el lamentable costo en vidas de ciudadanos, combatirlo con mayor eficiencia y entregar mejores resultados a la sociedad. Tiene que haber menos muertos, mayor eficacia.

(Durante la recepción que tuvieron los legisladores mexicanos en El Capitolio, en el marco de la 50 Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos): Los foros interparlamentarios han sido a lo largo de la historia, los espacios idóneos para intercambiar puntos de vista e ideas que han enriquecido la agenda legislativa de ambos países y resultado de ellos es, por ejemplo, el financiamiento de la Iniciativa Mérida. Resaltó que debe existir mayor cooperación en el tema de la seguridad, dado que es un problema bilateral.

Como parte de lo que hemos dialogado y acordado en la Cámara de Diputados,  está la aprobación de leyes como la Extinción de Dominio, Trata y Tráfico de Personas y Ley Antisecuestro, entre otras.

Con David Dreier

Ante Ustedes señores congresistas demócratas y republicanos, encabezados por David Dreier, presidente del Comité de Reglas y Formas del Congreso, hago una breve descripción  del apoyo que los legisladores han brindado al Ejecutivo en su lucha contra el crimen organizado. En los últimos cinco años, la Cámara de Diputados ha incrementado 4 veces el presupuesto de la Secretaria de Seguridad Pública de alrededor de 8 mil millones en 2006, a más de 35 mil millones en 2011.

El problema contra la inseguridad es de todos y debe existir un compromiso mutuo. Por nuestra parte,   ya aprobamos la Ley que crea la Policía Fronteriza, la cual significa un paso más para alcanzar una frontera segura y eficiente.

Estas reuniones con los parlamentarios estadounidenses,  han sido escenario de diálogos relativos a la comprensión de las diversas visiones que existen sobre el fenómeno migratorio entre México y Estados Unidos, por eso hoy damos a conocer que en México aprobamos la Ley de Migración que, entre otros objetivos, persigue la defensa de los derechos humanos de los migrantes y transmigrantes y elimina la criminalización de la migración.

Les extiendp una invitación  a que  los legisladores de ambas naciones busquemos los medios que permitan que México y EU tengan un flujo migratorio legal y ordenado, que en todo momento observe el respeto a los derechos de los migrantes y que responda a la realidad de los mercados laborales de nuestros países.

El PRI en el Congreso mantiene el compromiso de impulsar iniciativas relacionadas con la lucha contra el lavado de dinero, así como la ley de seguridad nacional, para fortalecer la protección de los derechos humanos y que regule las funciones de nuestras fuerzas armadas en la lucha contra la delincuencia organizada.

Sin duda,  la lucha contra el crimen organizado trasnacional y sus delitos conexos, requieren una estrecha cooperación con Estados Unidos, y en ese sentido, reiteramos nuestro compromiso de fortalecer la cooperación y coordinación con las autoridades estadounidenses.

BOLETÍN, 14 JUNIO 2011.-  Washington, D.C., L Reunión Interparlamentaria México-EU. El Capitolio.-

Read Full Post »

+ Diputados del PRI en El Capitolio,  con legisladores de EU

+ En la agenda bilateral, respeto, apertura y diálogo

+ Tema estratégico: Seguridad y lucha vs. el crimen organizado

Con Alan Bersin, Comisionado de Aduanas y Seguridad Interior

Iniciamos hoy una serie de reuniones con parlamentarios estadounidenses, acompañado de un grupo de diputados federales priistas, en las que abordaremos temas de interés para la agenda bilateral de México-EU, en un marco de respeto, apertura y diálogo.

Los priistas buscamos abrir caminos de diálogo con el nuevo liderazgo republicano en la Cámara de Representantes y reforzar el ya existente con los demócratas en el Senado.

Las partes pusimos especial énfasis en lo que hace a la reforma migratoria y el impacto de la aprobación de las leyes estatales en la nación norteamericana, así como la situación de los migrantes y sus derechos y la cooperación para la cohesión social de las comunidades fronterizas e inversión para el desarrollo.

Los legisladores mexicanos destacaron que en la Cámara de Diputados se aprobó la nueva Ley de Migración que asegurará la protección de los migrantes que cruzan por territorio mexicano hacia otros destinos.

Asimismo, subrayamos  que es necesario que Estados Unidos también impulse la reforma migratoria que garantice el respeto y defensa de los derechos humanos de los connacionales residentes en Norteamérica, con un trato digno y decoroso.

Durante las pláticas que se celebraron en el Capitolio,  hablamos sobre uno de los temas de la mayor transcendencia, como es la seguridad y la lucha contra el crimen de organizado.

Hay puntos de coincidencia  en que es menester intensificar la cooperación entre los países vecinos, a fin de lograr mejores resultados. En cierto momento, destacamos los importantes recursos que ha aprobado el Congreso mexicano para la seguridad pública.

Asimismo, se abordaron temas relacionados con el tráfico de armas, lavado de dinero, combate a la violencia transfronteriza, Tratado de Libre Comercio, inversiones que fomenten el desarrollo sobre las fronteras eficientes y seguras, energías no renovables, entre otros tópicos de interés bilateral

Las reuniones de trabajo de este día fueron con el  Alan Bersin, Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos,  con quien intercambiamos opiniones respecto de la policía fronteriza.

Asimismo, sostuvimos  encuentros con el caucus de Asuntos Fronterizos, con los Representantes Republicanos y Demócratas, entre ellos, Howard Brian Bilbray, Connie Mack, Presidente del Subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes y Kay Granger, así como Nita Lowey, Miembro de Mayor Rango del Subcomité de Operaciones en el Extranjero del Comité de Asignaciones Presupuestales de la Cámara de Representantes.

Acordamos sostener otras reuniones de trabajo el día de mañana, con el propósito de avanzar en estos temas de trascendencia para ambas naciones, así como fortalecer la cooperación en aras de un futuro de bienestar.

BOLETÍN, WASHINGTON, D.C. , 4 mayo, 2011.-

Read Full Post »

+ Lo grave es que se van resquebrajando los valores sociales

+ Se han ido perdiendo la cohesión, la solidaridad y la lealtad

+ Más que decires de la señora Clinton, me interesa el país que veo

+ Las elecciones deben ser fiesta cívica y no motivo de violencia

(Ante la pregunta acerca de que la Secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton admira la estrategia antinarco del Presidente Calderón) …  Lo que es un hecho, y eso lo debemos tener muy claro los mexicanos, es que hay un sentimiento muy extendido que tenemos todos, de que no nos podemos mover ya con la libertad con la que nos movíamos toda la vida.

Entrevista de Medios en Acapulco, Gro.

Este asunto de la inseguridad está afectando ya nuestras propias libertades, porque ya no podemos hacer lo que hacíamos antes con toda soltura; nos da miedo cuando se van nuestros hijos a las escuelas; nos da miedo que salgan a divertirse; nos da miedo ir al cine.

¿Por qué? Porque estamos ante un periodo de incertidumbre, de falta de solidaridad, peligrosísima, porque nos estamos acostumbrando a ver la violencia como un asunto cotidiano, que es de lo más peligroso, porque eso hace que se vaya perdiendo la cohesión social y puede en algún momento ser parte de una polarización social.

Entonces este asunto no es solamente de la inseguridad y los muertos, es un problema que va resquebrajando los valores sociales en nuestro país.

Se han ido perdiendo la solidaridad, la cohesión, la lealtad. Es increíble lo que nos está pasando.

Pero no solamente nos está pasando con el tema de la inseguridad, sino con el tema del desempleo, de la falta de oportunidades para los jóvenes. Es un asunto ya muy delicado.

Entonces a mí realmente no me interesa mucho lo que diga o no la señora Clinton. A mí me interesa mucho el país que estoy viendo, y eso sí, si lo estoy viendo, lo puedo y debo decir, y tendremos que criticar y proponer las políticas y piezas legislativas correspondientes para que podamos revertir por lo menos la tendencia, porque hasta ahora lo único que escuchamos es mayor número de muertos y sin ninguna solución.

… Nosotros tenemos que obligar a Estados Unidos con los medios a nuestros alcances, para que tengamos que detener el tráfico de armas y el lavado de dinero. Son las dos industrias que florecen en Estados Unidos, el consumo, luego la venta de armas para nosotros y luego el lavado de dinero.

Todo eso se hace cotidianamente, pero insisto, todo eso son los resultados de la pérdida de los valores sociales que nos habían caracterizado como país.

…En este asunto (del clima preelectoral en Guerrero) no quisiera pronunciarme porque no tengo los elementos de juicio, ni creo que nadie los tenga en este momento.

Lo que sí quiero decir y dejar muy claro, es que el asunto de las elecciones debe ser una fiesta cívica, no un motivo de violencia.

La polarización social a la que hacía referencia hace un momento, es lo único que está provocando, que haya un clima cada vez más apasionado y que cada vez se vaya reflejando en violencia, algo que debiera ser una fiesta cívica entre mexicanos, porque también los contrincantes del PRI, los del PRD o los del PAN, somos todos mexicanos, si no estamos en una lucha fratricida.

 …Toda la situación del país es lo que abona a todo este sentimiento, y que los políticos en lugar de estar viendo cómo solucionar el problema del país, se preocupan en ver cómo van a ganar la elección, y entonces abandonan las políticas públicas para tener políticas electorales y querer ganar las elecciones a toda costa.

ENTREVISTA DE MEDIOS, Acapulco, Gro., 25 enero 2011.-

Read Full Post »

+ Exito diplomático pese a  las ausencias y los malos augurios

+ La ONU recobra el protagonismo climático, por los acuerdos

+ Debe bajar  60% emisión de gases de efecto invernadero

COP 16

Francisco Rojas

Dos asuntos destacan de la reciente Conferencia de Naciones Unidas contra el Cambio Climático (COP16): primero, que fue un éxito diplomático de la canciller Patricia Espinosa y su equipo y, segundo, que no fracasó pese al pesimismo imperante después de la frustración con que terminó la COP15 hace un año en Copenhague y a la ausencia de los jefes de Estado o de gobierno de Estados Unidos, China, India y Brasil, principalmente.

Los acuerdos de Cancún difieren por un año las decisiones sobre el segundo periodo de cumplimiento del Protocolo de Kioto, pero devuelven a la ONU el protagonismo climático y refuerzan el multilateralismo. Es poco probable que se renueve el Protocolo, hay nuevos desarrollos, como la REDD+ para preservar los bosques y los compromisos unilaterales de los países, así como nuevas bases para calcular el precio de los bonos de carbón.

Con excepción de Bolivia, los otros 193 países representados en Cancún reafirmaron la necesidad de que el alza de la temperatura del planeta sea menor a dos grados centígrados al final del siglo XXI. Para que esto suceda, el mundo deberá reducir las emisiones de gas de efecto invernadero en 60%, de acuerdo con un reciente estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Aunque el gobierno de EU firmó el Protocolo de Kioto en 1997 y se comprometió en Copenhague a reducir sus emisiones en 17% en 2020 respecto a 2005, el Senado no ha ratificado el Protocolo ni aprobado la Ley de Cambio Climático, y ahora es más difícil que lo haga debido al triunfo de los republicanos —renuentes a reducir el uso de combustibles fósiles— en las elecciones de noviembre pasado.

Otro escollo en Copenhague fue China por su negativa a la certificación internacional de sus emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. En Cancún accedió a una revisión “no intrusiva, no punitiva y respetuosa de la soberanía nacional”, lo que es un avance, pero la comunidad internacional sólo podrá verificar la reducción de emisiones que se haga con recursos de procedencia internacional.

Un paso importante, pero no suficiente, fue el compromiso de los países desarrollados de financiar con 30 mil millones de dólares a las economías en desarrollo para que disminuyan las emisiones y se adapten al cambio climático, que se elevará hasta llegar a los cien mil millones de dólares en el año 2020, aunque no será fácil llevar estos acuerdos a la práctica.

La conferencia de Cancún decidió la creación del Fondo Verde, que será administrado por el Banco Mundial, pero cuyas decisiones serán tomadas por un comité de países desarrollados y en desarrollo. Estos recursos se destinarán a la protección de las selvas tropicales, la transferencia de tecnologías limpias y el apoyo a los países en desarrollo. Para apreciar la importancia del Fondo Verde hay que considerar que cerca de la quinta parte de las emisiones provienen de la deforestación provocada tanto por la tala excesiva de bosques como por el uso de zonas boscosas para la producción agrícola y ganadera.

El problema de fondo, sin embargo, es que el desarrollo industrial de las actuales potencias se fundó en la quema de combustibles fósiles, principalmente carbón y petróleo, Estas prácticas aumentaron la concentración de CO2 y otros gases tóxicos en la atmósfera, lo que provocó un “efecto invernadero”, es decir, aumentos excesivos y rápidos en la temperatura del planeta. Y mientras el mundo toma conciencia del riesgo de una catástrofe global, las potencias continúan descargando gases a la atmósfera.

El calentamiento global es responsable de que se hayan intensificado el calor, las lluvias torrenciales, los ciclones tropicales y los huracanes como los que afectaron a un tercio de la población mexicana en el año que termina. Paradójicamente, también se han extendido la sequía, la pérdida de tierras para el cultivo y la escasez de agua potable, que se torna tema de seguridad nacional.

Si el costo del desarrollo de las potencias ha sido el calentamiento global, dichos países deberían revertir la tendencia, lo que requeriría entre dos y tres puntos del producto bruto mundial. Aún es tiempo de salvar al planeta y liberar a la humanidad de una catástrofe ambiental en la que no habría ganadores; y en Cancún se avanzó hacia esa meta gracias a la habilidad y paciencia desplegada por la diplomacia mexicana, que se anotó un éxito que hacía mucho tiempo no veíamos. Honor a quien honor merece.

EL UNIVERSAL , 28 DICIEMBRE, 2010.-  http://bit.ly/i874FP

Read Full Post »

+ Del Protocolo de Kioto a la Conferencia de Copenhage

+ Es más rentable el cambio hacia tecnologías limpias

+ Encuentro de presidentes de EU y China, signo alentador

ENERGIAS LIMPIAS

Francisco Rojas

Con toda razón, Yvo Boer, secretario ejecutivo de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático, calificó a la Conferencia de Copenhague como la más importante y concurrida de la historia. Doce años después de firmado el Protocolo de Kioto, la tasa de emisiones de gases a la atmósfera se ha triplicado, la temperatura del planeta sigue en ascenso, los desastres naturales son más frecuentes y nocivos.

No será fácil, barato ni rápido disminuir la emanación de CO2 que estuvo en la base de la industrialización del mundo desde mediados del siglo XIX, pero el costo de una reorientación programada y gradual hacia el uso de tecnologías limpias y el desarrollo de fuentes alternas a los hidrocarburos es muy inferior a las pérdidas económicas, ecológicas y humanas que encararía el mundo en caso de no hacer nada.

Pese a que los acuerdos de Copenhague no fueron óptimos y aún falta su cumplimiento, las perspectivas son mejores que las de Kioto. El encuentro de los presidentes de EU y China, previo a la reunión, y los compromisos asumidos por ambos, que son los principales emisores de CO2, son signos alentadores.

Es preciso reconocer que esos y los demás gobiernos deberán hacer un trabajo político mayor para poner en práctica los acuerdos. Importantes grupos económicos y políticos en Norteamérica y Europa, cuyo crecimiento acarreó la emisión masiva y permanente de carbono, se oponen a las transferencias de recursos al mundo en desarrollo. Al mismo tiempo, en las economías emergentes, se argumenta que el cambio climático es una deuda de las potencias con el resto del mundo y que restringir ahora las emisiones sería condenar a sus pueblos al subdesarrollo.

Pero el problema es global, ninguna nación está a salvo y los países en desarrollo son los más vulnerables debido a la precariedad de sus recursos y la incapacidad para reconstruir su infraestructura, reedificar las instalaciones industriales perdidas o restaurar los campos agrícolas y ganaderos que son arrasados por fenómenos naturales incontrolables.

El camino es largo y plagado de obstáculos y riesgos, pues por una parte, no se cuenta con tecnologías que hagan económicamente viable la generación de energía eólica, solar y geotérmica a escala industrial, y por la otra, los bioenergéticos no sustituyen a los combustibles fósiles, los complementan en proporciones de 10 a 20%, como en Brasil, que hace 30 años produce etanol a partir de la caña de azúcar. Además, los procesos más comunes de producción de bioenergéticos requieren hidrocarburos y generan contaminantes no carbónicos que, sin embargo, son nocivos para la tierra, el agua y el entorno.

Pero el riesgo principal es el desplazamiento de cultivos y la reducción de la oferta de alimentos con sus efectos sobre los precios internacionales de los granos básicos. Esta no es una opción pertinente cuando la mitad de la población mundial padece hambre, mal endémico en vastas regiones de África y América Latina. Pero hay alternativas promisorias, como la producción de segunda y tercera generación, que no compiten con el sector agropecuario por el uso de tierras cultivables, no utilizan agroquímicos ni pesticidas y reciclan el agua que se utiliza en el proceso.

México está en la franja de países que más sufrirán sequías prolongadas, inundaciones, huracanes, hundimiento de tierras y otras calamidades con el cambio climático. De allí nuestro interés y compromiso con el tema.

Hasta ahora se han anunciado algunos proyectos para producir biocombustibles; uno, a base de maíz blanco, en Sinaloa; otro, para derivarlo de jatropa, en Yucatán; y el último, a partir de algas cultivadas utilizando las emisiones de bióxido de carbono en una central termoeléctrica de la CFE.

Con todas sus posibilidades, los proyectos aislados no son la solución para México ni representan aportaciones significativas a los compromisos con el cambio climático. A pesar de disponerse de los instrumentos legales, no se nota una política integral y a largo plazo de desarrollo energético que proteja la seguridad alimentaria, promueva efectivamente energías limpias que no degraden el ambiente y comprenda la modernización de Pemex como organismo fundamental del Estado mexicano, la reactivación de la petroquímica básica y la refinación. La agenda legislativa del PRI cuidará que se aplique una política de Estado apropiada y vigilará por el cumplimiento de estos propósitos.

 EL UNIVERSAL 29 diciembre, 2009 http://bit.ly/c3tjwi

Read Full Post »

+ Desde 2008 empezaron a declinar todos los indicadores

+ La advertencia de Banxico, desatendida por motivos electorales

+ Efectos de la recesión impactan en  el ánmo de los mexicanos

RECUPERAR EL ANIMO

Francisco Rojas

Es explicable –y lamentable– el desánimo social que, con fundadas razones, ha cundido entre los mexicanos. Desde mediados del 2008 empezó la declinación de los principales indicadores económicos, al tiempo que el gobierno promovía reformas regresivas en áreas esenciales, como la energética. El modelo exportador se tambaleó.

La caída se inició con la desaceleración de Estados Unidos, de la que dependen más de cuatro quintas partes de nuestro comercio exterior y el grueso del flujo de capitales y tecnología. La reacción en cadena frenó la economía real y, al principio, parecía no afectar al sector financiero, al que se creía “blindado” e invulnerable a las calamidades del entorno mundial.

El “boquete fiscal” fue advertido por el Banco de México desde abril de 2009 y en el primer Informe Trimestral de las Finanzas Públicas, pero se decidió ignorarlo por motivos electorales. El problema, sin embargo, era real y tuvo efectos demoledores sobre el conjunto de la economía: contracción de los créditos a la producción, en especial a las pequeñas y medianas empresas, cierre de empresas, despidos, morosidad en el pago de créditos, desaceleración del consumo y demás fenómenos conocidos.

El ánimo social empezó a declinar a medida que la recesión afectaba la vida misma de la gente. No fue para menos: cientos de miles de hombres y mujeres jefes de familia han perdido su empleo y millones de mexicanos cayeron en la pobreza alimentaria y de otras modalidades. Lo anterior, sumado a otras viscitudes provocó que el presidente Felipe Calderón comentara con alivio en una reciente reunión social que “lo mejor de 2009 es que ya va a terminar”.

Pero en las sociedades como en las personas, el desaliento socava las capacidades, ahonda la aflicción e incapacita para la acción. México tiene salidas y los mexicanos también, a condición de que no nos derrotemos a nosotros mismos como país ni como sociedad. Hay razones para recuperar el ánimo; el reporte de The Economist sobre las proyecciones económicas para 2010, por ejemplo, prevé que el PIB mexicano crecerá en un 3% en 2010 y la capacidad de compra del país será de 14,380 dólares por habitante, cifra similar a las de Argentina (14,630), Chile (15,010) y Rusia (15,330), y superior a la de Brasil, que se situará en los 10,740 dólares por persona.

Lo anterior abre grandes posibilidades para apoyarnos en nuestro mercado interno, a condición de que cambiemos de paradigmas para disminuir nuestra dependencia del mercado externo, sin perder las ventajas de la globalización, y retomemos las verdaderas prioridades de la sociedad: el impulso efectivo a las empresas pequeñas y medianas, la disminución de los índices escandalosos de desempleo y el abatimiento de la pobreza con políticas que articulen la capacitación con la apertura de fuentes de trabajo permanentes y no atenidos a los programas asistencialistas. Hay soluciones, como las empresas familiares que conviven con las modernas compañías de la India, no como “changarros” sino como micro-negocios productivos, para cuyo financiamiento se creó un banco que proporciona créditos a tasas de interés y plazos accesibles.

Los legisladores del PRI estamos comprometidos a promover medidas eficaces para frenar los efectos devastadores de la crisis sobre la población y reactivar la economía, no sólo a través de políticas hacendarias progresivas que alienten la inversión y el empleo y otras medidas. Sino también mediante una asignación más eficiente de los recursos públicos y una mejor vigilancia de su administración y ejecución, transparente y con rendición de cuentas.

El trabajo permanente en las Comisiones y la acción más escrupulosa de la Auditoría Superior de la Federación son factores importantes para una tarea que no sólo es de los legisladores o el gobierno, sino de todos, sin desaliento por los tiempos malos y con fundada confianza en nosotros mismos.

México no está al borde de la catástrofe y tiene potencial para recuperar su crecimiento económico con verdadero desarrollo social. Depende de nosotros; de que no bajemos la guardia; de que hagamos las reformas que realmente requiere el país y no nos contentemos sólo con paliativos para volver a más de lo mismo; depende de que recobremos el ánimo y la esperanza. La Independencia y la Revolución centenarias nos enseñan que el pueblo mexicano es capaz de grandes hazañas cuando tienen líderes reales que saben lo que quieren y se rodean de los mejores hombres.

EL UNIVERSAL 15 diciembre, 2009 http://bit.ly/dx4CBg

Read Full Post »

+Defensores del libre mercado pregonan el fin de la crisis

+Reflexiones un año despues de la quiebra de Lehman Brothers

+En México, dos crisis superpuestas sin las respuestas adecuadas

DOS TESIS

Francisco Rojas

La semana pasada se cumplió un año del desplome del gigante financiero Lehman Brothers, que desencadenó una sucesión de quiebras de bancos en todo el mundo, abatió los índices de las bolsas de valores, provocó cierres de empresas y despidos masivos de personal, provocando la convulsión más grave de la economía internacional en 80 años.

La crisis financiera ocasionó la destrucción de infraestructura, el abandono de instalaciones industriales y comerciales, el hambre y la miseria de millones de familias. Gobiernos como los de Estados Unidos, Gran Bretaña, China y algunos países emergentes reaccionaron con medidas anticíclicas para salvar a bancos e industrias claves y generar empleos urgentes en reparaciones, mantenimiento, infraestructura ligera y otros.

Esa situación no se ha revertido; al contrario, Paul Krugman, premio Nobel de Economía, advierte que, de no hacerse cambios profundos en las finanzas mundiales, en cinco años más puede presentarse un fenómeno similar. Existen coincidencias de que la recuperación será lenta, sobre todo para economías como la de México que dependen grandemente de la exportación, el turismo y las remesas. Y también, que no es el momento de atenuar las medidas anti cíclicas de emergencia; el éxito de China así lo demuestra.

Lo que queda claro es la inoperancia del Consenso de Washington y la incapacidad del mercado para autorregularse. El destino de la humanidad —y de los mexicanos— se está dirimiendo en la lucha entre dos tesis: la que busca mantener el statu quo con mínimos cambios pese al agotamiento del modelo y su saldo de pobreza y exclusión; y la que impulsa el crecimiento económico con desarrollo social, restaurando el papel del Estado para regular el mercado y atender los reclamos de la sociedad.

Los defensores del libre mercado, con influencia en todos los ámbitos de poder, pregonan el final de la crisis y pretenden, con pequeños ajustes, la vuelta a más de lo mismo. Debido a las incipientes regulaciones, Wall Street ya maneja nuevos instrumentos de deuda, más corrosivos que los derivados anteriores, ahora basados en los seguros de vida, como lo informó The New York Times.

México sufre dos crisis superpuestas: la externa, que disminuye las exportaciones, el turismo y las remesas de trabajadores migratorios; y la interna, estructural, que ha disparado los índices de pobreza al punto más alto desde que se lleva este registro, maximizado el desempleo, hundido al PIB y el ingreso por habitante.

Durante la reciente bonanza petrolera se dilapidó casi un billón de pesos de ingresos excedentes en gasto corriente improductivo, en el pago anticipado de deuda externa, en disminuir la carga fiscal a empresas cuya tributación real es irrisoria, en subsidiar los combustibles, y no se invirtió en la infraestructura necesaria.

Ahora hay lamentos por la insuficiencia de recursos fiscales, debido principalmente a la caída de la producción petrolera y la declinación de las reservas, producto de haber frenado la exploración, sobreexplotado Cantarell, retrasado la reconfiguración y el mantenimiento de las refinerías y descuidado el mantenimiento de ductos, tanques de almacenamiento y otras obras.

Estamos pagando el deliberado debilitamiento de Pemex. Aunque la más reciente reforma energética se ha aplicado a medias, el gobierno pretende nuevas reformas tendientes a privatizar áreas de Pemex, en contraste con países como Brasil, que en vez de ceder a Petrobras la explotación de los recientemente descubiertos yacimientos en aguas profundas, está planteando crear una empresa totalmente estatal, llamada Petrosalt, que tendrá a su cargo esa tarea.

¿Cómo enfrentar la doble crisis? Aquí aparecen las dos tesis: la de siempre, procíclica, que derrocha cuando abundan recursos y, cuando no los hay, retrae la economía con más impuestos y recortes cosméticos al gasto corriente; y la tesis del PRI, que propone una política fiscal anticíclica para reactivar la economía, el empleo y el mercado interno, con el criterio de que contribuyan los que más tienen y no se grave el consumo de alimentos y medicinas, racionalizando programas y estructuras administrativas ineficientes.

La fracción parlamentaria del PRI ha propuesto una serie de medidas concretas e inmediatas para enfrentar la emergencia económica e iniciar cambios estructurales tendientes a lograr el crecimiento económico con desarrollo social, para el bienestar de los mexicanos.

EL UNIVERSAL, 22 de septiembre, 2009 http://bit.ly/9pN6d7

 

Read Full Post »