Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Germán Martínez’

  • Ahora resulta que “el PRI es un peligro para México”
  • Tareas distractoras ante la devastación del Tsunami Financiero
  • Cada vez es más grande la lista de tareas incumplidas
  • ESTRATEGIA PANISTA
    Francisco Rojas

    Es clara la estrategia panista; las escasas decisiones del Presidente Calderón están tamizadas por la obsesión de no ser arrasado en las elecciones de julio, olvidándose que fue electo, aunque fuera por una minoría, como Presidente de todos los mexicanos y no como jefe de campaña de su partido.

    Las aparentes infidencias de Ruiz Mateos, las programadas provocaciones de Germán Martínez, las “patrióticas” declaraciones gubernamentales y otros hechos supuestamente aislados, obedecen a un plan diseñado y llevado a la práctica para tal efecto, utilizando el recurso que fuere y movilizando aliados y socios.

    Los enemigos están identificados: el PRI es ahora “el peligro para la nación”, atribuyéndole todos los males y tratando de desacreditarlo a como dé lugar; las reales o supuestas “agresiones” de los estadounidenses, son utilizadas para despertar la sensibilidad nacionalista del pueblo y tratar de ganar simpatías para los valientes panistas, que envueltos en la bandera nacional cual niños héroes, están prestos a sacrificarse por la patria.

    Ahora se entiende el silencio oficial ante el tsunami financiero que se nos venía encima. Queda claro que han tratado de desviar la atención de lo verdaderamente importante como son el desempleo y el deterioro del nivel de vida que ya son inocultables, agravados por la devaluación del peso, la escasez de crédito y el cierre creciente de fuentes de trabajo.

    Atrás quedaron los programas anticíclicos y el uso del gasto público para reactivar la economía, proteger el empleo y el mercado interno; el gran programa de infraestructura se diluyó porque dependía mayormente de la inversión privada; la otra gran obra anunciada, la nueva refinería, se ha venido posponiendo con fines electorales y el deliberado propósito de dividir a los gobernadores priistas.

    En la lucha contra el narcotráfico no importan los resultados, el objetivo es ganar apoyos destacando la valentía del Ejecutivo para emprender una lucha a la que lanzaron al Ejército sin los debidos recursos de inteligencia, jurídicos y tecnológicos, en una precipitada decisión para legitimar una endeble gobernabilidad.

    Con los gobiernos panistas, las muertes violentas superan las habidas en toda la historia conocida; pero eso sí, la culpa la tiene el PRI.

     De allí la extrema sensibilidad y las airadas reacciones cuando funcionarios del vecino país se atreven a poner en duda la estrategia seguida y declaran su temor a que la situación se salga de control, sobre todo cuando la violencia se ha incrementado y el reto del narcotráfico es abierto, provocando renuncias, cerrando servicios y movilizando bases sociales de marginados.

    Los panistas, en su desesperación electoral,  han hecho caso omiso del respeto a la Ley en materia política y electoral, permitiendo y hasta propiciando la intromisión de una parte del clero para que le indiquen a sus feligreses cómo deben votar y al Congreso qué leyes deben aprobar, violando el artículo 130 Constitucional.

    Por ello, le han echado la culpa al PRI de que el Gobierno se sienta inerme porque no se aprueben leyes que contienen flagrantes violaciones a las garantías individuales con trasfondos fascistoides que pondrían en peligro el patrimonio y la vida de los ciudadanos; el PRI no puede cohonestar normas subjetivas que generan imprecisiones y riesgos, que cambian el espíritu de la presunción de inocencia por la de culpabilidad, que quitan irresponsablemente obligaciones que son del Estado atribuyéndoselas a los gobernados tales como la carga de la prueba y la procedencia a partir de “dichos”, “indicios” y “presunciones” de la existencia del delito y de la actuación de mala fe de los terceros; que se deje sin hacer responsable a la autoridad por haber procedido indebidamente y no se repare el daño y además se indemnice a los injustamente afectados.

    No es posible permitir que quede en manos de autoridades menores la extinción del dominio, debe ser el procurador quien indelegablemente  actúe para garantizar el pleno apego a derecho y responda de ello.

    No olvidemos que logró frenarse la intentona del Gobierno que posibilitaba a cualquier agente del ministerio público pudiera disponer el allanamiento de los hogares de los mexicanos sin orden judicial.

    EL SOL DE MEXICO  y Diarios de la OEM, 23 de marzo, 2009

    Read Full Post »