Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Gobierno’

  + Estamos analizando la propuesta económica 2011

… No veo ninguna amenaza ¿amenaza de qué? El Gobierno tiene los instrumentos jurídicos que le proporciona ciertas facultades. Nosotros tenemos las nuestras. En este momento hablar de cómo va a finalizar, es prematuro. Apenas estamos iniciando el análisis de la propuesta económica del gobierno, me parece prematuro hablar de vetos.

 Esto no debe ser ahorita motivo de ningún análisis serio. Estamos trabajando en lo que debemos trabajar, y cuando tengamos las negociaciones ya veremos cómo se desarrolla.

 ENTREVISTA, 24 septiembre 2010.- http://bit.ly/9NuVJP

Read Full Post »

+ Haremos correcciones al gasto, con civilidad y concordia

+ PRI propone Fondos para Emprendedores y Cohesión Social

+ Reducción del IVA, Pensión Universal y Seguro de Desempleo

 

PROPUESTA ECONÓMICA

Franciso Rojas

Con preocupación —que no sorpresa— recibimos en el Congreso la ratificación de la política económica del gobierno, reflejada en la iniciativa de Ley de Ingresos y el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2011: la carga fiscal que impacta a los contribuyentes que siempre pagan, contención del gasto, inversión física insuficiente y que no atiende los reclamos de las regiones, recursos que pueden ser usados con fines electorales y las mismas normas que propician un manejo discrecional de los recursos públicos.Los legisladores del PRI señalamos que la propuesta económica debía contemplar un presupuesto para crecer, sin simulaciones, austero, con cifras realistas, sin más impuestos y disminuyendo el IVA a sus niveles anteriores. Pero el gobierno sostiene su política de ajuste a pesar de que la economía no ha recuperado el nivel que tenía hace dos años, y millones de personas siguen en la pobreza y la marginación.No crecen los ingresos del gobierno porque no se han corregido la evasión ni la elusión fiscales. Las autoridades continúan incurriendo en subejercicios de gasto y los procedimientos burocráticos siguen retrasando los recursos para que los estados inviertan en carreteras, caminos rurales, obras hidráulicas, salud y educación. Estas omisiones se traducen en subejercicios que impiden la construcción de infraestructura, inhiben la inversión y frenan el desarrollo del país.Hacienda reduce las expectativas de crecimiento del PIB para el siguiente año, porque se depende de las exportaciones, y EU, que es el principal mercado para los productos mexicanos, no ha logrado impulsar suficientemente el consumo. Ante ello, legisladores priístas y nuestros aliados, estamos haciendo las correcciones pertinentes para reorientar los ingresos y gastos públicos al estímulo al mercado interno, lo que requiere elevar el poder de compra de las familias; por eso ratificamos nuestra decisión de disminuir el IVA, que es la carga tributaria que afecta más directamente a los consumidores. Haremos ajustes al gasto corriente a fin de liberar recursos para la inversión pública en infraestructura, reconstrucción, seguridad, salud, educación y apoyo a las pymes y al campo. No hace falta gastar menos, sino gastar mejor.Vamos a proponer, entre otras medidas, un Fondo Nacional de Microcréditos para Emprendedores Sociales, a partir de una nueva visión del combate a la pobreza, con una perspectiva más productiva y menos asistencialista. Impulsaremos también un Fondo Nacional de Cohesión Social para localidades marginadas, pensión universal a adultos mayores que no tienen seguridad social y el seguro de desempleo.Buscaremos sentar las bases para la educación media superior obligatoria y la primaria de tiempo completo, y para avanzar a la universalidad y exigibilidad de los derechos a la educación, salud y seguridad social. Vamos por una reforma laboral que no dañe ni debilite las organizaciones de trabajadores, escuchando los factores de la producción y a los académicos. Promoveremos cambios para una nueva banca de desarrollo que realmente financie el desarrollo.La violencia es ya una tragedia nacional; continuaremos aprobando leyes y recursos para combatirla sin lesionar los derechos humanos y vigilaremos su aplicación con informes periódicos del Consejo Nacional de Seguridad Pública a los legisladores. El crimen debe ser enfrentado con la fuerza del Estado, pero también hay que desactivar los factores que empujan a los jóvenes a delinquir: desempleo, falta de espacios en la educación media superior, pobreza, desigualdad, abandono y desaliento.Reformaremos la legislación para disminuir los subejercicios del gasto y, en su caso, reasignar los recursos a inversiones de impacto social; eliminaremos gastos discrecionales, restringiremos las adecuaciones del gobierno al presupuesto y estableceremos mecanismos eficientes para que las reglas de operación no retrasen la aplicación del gasto y beneficien a la población objetivo. El respeto entre poderes, el diálogo y la concertación deben ser las pautas. Los diputados del PRI haremos nuestra tarea y cumpliremos a nuestros representados. Seguiremos construyendo acuerdos con civilidad y anteponiendo los intereses del país a cualquier otra consideración. Sólo con un gobierno incluyente y justo lograremos la concordia que México reclama. 

EL UNIVERSAL, 21 septiembre, 2010.- http://bit.ly/9wQThU

Read Full Post »

…Venimos de un período de de receso, que entre otros temas dedicamos a elaborar o reelaborar una serie de puntos –que aún en el propio gobierno no estaban de acuerdo—acerca del proyecto de Ley de Seguridad Nacional  que nos fue turnada a la Cámara de Diputados.

Puedo decir que los avances que tenemos, ya son importantes, y me parece que estamos llegando ya a coincidencias de consenso, que nos permitirán dictaminar ya esa ley, y entonces sí votarla.

Este proceso legislativo que no se ve y que es el que se ha hecho en estos cuatro meses, es precisamente la labor de los diputados.

Estoy prácticamente seguro que en las próximas semanas tendremos el dictamen correspondiente y la votación de la Ley de Seguridad Nacional.

Reitero también que este asunto se ha tardado, en primer lugar, porque nos llegó prácticamente al final del Periodo anterior

Segundo y principal, es que había una serie de asuntos sobre los cuales había diferencias aún dentro del propio gobierno.

ENTREVISTA.- Versión íntegra: http://bit.ly/auUapE

Read Full Post »

+ En lugar de concordia, dinamitan puentes de entendimiento

+ Acciones del Gobierno y su partido, polarizan a la sociedad

+ Juegan a la política como si fuera torneo de  frases publicitarias

FRACTURA SOCIAL

Francisco Rojas

El 4 de julio se ha vuelto obsesión del gobierno, su partido y anexos. Instituciones debilitadas, gobernabilidad disminuida, Estado de derecho agredido desde el poder. Desafortunadamente, esto es parte de la realidad que vive el país. Quienes debían abonar al ejercicio democrático, al acuerdo, a la conciliación, a la permanente búsqueda de soluciones a los graves problemas que enfrentamos, dinamitan los puentes de entendimiento entre los diversos actores sociales, políticos y económicos, y obstruyen la relación entre gobernantes y gobernados.

Las acciones del gobierno y su partido han polarizado a la sociedad y ahondado las graves divisiones que se empezaron a perfilar desde hace 10 años. Las elecciones locales en 14 entidades federativas el 4 de julio, incluyendo 12 gubernaturas, han potenciado la desesperación del Ejecutivo ante el descontento social por la falta de resultados positivos en los temas más importantes de la agenda nacional como el desempleo, la pobreza y la inseguridad.

Mientras fue oposición, el PAN consideró que la democracia era una bandera política de gran utilidad; ahora le parece inaceptable que, gracias al impulso del PRI, se hayan construido instituciones que reflejan la pluralidad de la sociedad mexicana. El gobierno y su partido tienen una concepción maniquea de los mexicanos: ellos son los buenos y quienes disienten de su ideología y critican responsablemente los resultados de sus acciones, son los malos.

Hagamos un alto en el camino y esforcémonos para entender el país que tenemos al inicio del siglo XXI; hay que repensar la sociedad y su conducción y tomar medidas serias, eficaces y de corto y largo plazos para volver a unirnos en torno a lo que a todos nos interesa, que es la recuperación de condiciones civilizadas de vida y desarrollo.

Ya no tenemos tiempo para jugar a la política como si fuera un torneo de frases publicitarias. Las condiciones nacionales e internacionales son adversas, por eso debemos tomar las decisiones más acertadas para proteger a los estratos sociales que están en condiciones vulnerables, como los pobres y las clases medias, y para impulsar a la mediana y pequeña industrias, que son fuertes generadoras de empleo, ingreso, demanda efectiva y mercado interno.

Hay que respetar a los ciudadanos en las contiendas políticas y plantearles propuestas para que ellos, informados, elijan con libertad, en vez de aventarles despliegues mediáticos y medidas fiscales electoreras de última hora. Es también vergonzoso pretender el voto ciudadano por medio del espionaje telefónico, conversaciones adulteradas y prácticas de “guerra sucia”, que fracturan a la sociedad y persiguen preparar el camino para reclamos postelectorales.

Podemos y debemos volver a ser la sociedad que a lo largo de varias décadas fue tejiendo acuerdos hasta culminar con una reforma electoral consecuente con la pluralidad política. Está en nuestra historia la demostración de que somos capaces de unirnos no para cualquier fin, sino para definir y alcanzar objetivos comunes.

Tenemos diferencias —las tienen todas las sociedades libres—, pero eso no nos hace enemigos ni nos impide discutir seriamente nuestros problemas y las posibles vías de solución e identificar aspiraciones comunes a toda la sociedad, como la construcción de una economía fuerte y creciente, la recuperación de la seguridad pública y la moderación de la desigualdad social, entre muchos más.

EL UNIVERSAL, 29 junio 2010 http://bit.ly/9dQdnD

Read Full Post »

Esperamos que este proceso electoral transcurra pacíficamente. Debemos los mexicanos evitar la polarización política.

Desgraciadamente hemos visto que desde las altas esferas del gobierno se está impulsando esta polarización a través de la actuación masiva de este tipo de alianzas que hemos estado viendo entre enemigos declarados permanentemente, hasta estas elecciones, en donde aparecen con una alianza entre el partido principal y su partido accesorio.

Debemos evitar a toda costa la polarización política en el país; tenemos que evitar la fractura de la sociedad mexicana, que es muy peligrosa.

No estamos en una época en donde la sociedad mexicana esté viviendo con tranquilidad. La inseguridad se ha enseñoreado en el país, y si además de la inseguridad también tenemos problemas de tipo político y no podemos ni siquiera realizar en paz y tranquilidad unas elecciones tan importantes como las que se van a realizar el cuatro de julio, considero que estamos poniendo en riesgo la gobernabilidad del país.

http://bit.ly/9Ca8VZ

Read Full Post »

 

  • Tercer plan anticrisis insuficiente y huele a electorero
  • Programas de apoyos pueden minar reservas internacionales
  • La crisis, una oportunidad para ajustar el rumbo nacional
  •  

    ¿RUMBO?
    Francisco Rojas

    La presentación del tercer plan anti crisis del Gobierno desató muchas críticas sobre su insuficiencia, estrechez de miras, lo poco novedoso y el hecho de que sus efectos paliativos se concentran en el primer semestre, lo que le da un tufillo electorero.

    El tardío reconocimiento oficial de la gravedad de la situación económica, no obstante, es un avance considerando el largo silencio y que durante el año pasado se adoptaron decisiones parciales y aparentemente inconexas como el apoyo a los quebrantos financieros de algunas empresas, se permitió que continuara sin control el crédito al consumo, principalmente en tarjetas de crédito y se siguieron utilizando medidas arancelarias tradicionales que desprotegen a los productores nacionales, como si el mundo no se estuviera pertrechando para proteger sus intereses.

    En el nuevo programa los apoyos serán para empresas favorecidas, posiblemente sean insuficientes y pueden absorber gran parte de nuestras reservas internacionales.

    No nos asusta que se respalden actividades clave, pero habrá que preguntarse a cambio de qué, con qué criterios, a quiénes y cómo se medirá el cumplimiento de compromisos. Ya sufrimos experiencias de programas discrecionales en esquemas de empresas quebradas y propietarios ricos.

    El programa es coyuntural y no se nota la intención de resolver problemas estructurales, que se han convertido en una bomba de tiempo.

    No hubo pronunciamientos con visión de largo plazo que denotaran un cambio en el rol del Estado para la regulación del mercado; no hubo compromisos explícitos del sector privado; la preservación del empleo se concentra en empresas exportadoras; la banca de desarrollo continuará otorgando factoraje a las cadenas de servicios y agencias automotrices; el crédito para el campo se seguirá concentrando en pocos estados y en agricultores ricos; no hubo planteamientos para adecuar al sector financiero para promover realmente el desarrollo económico; carece de medidas para modificar el crecimiento y destino del gasto público; tampoco hay cambios en los paradigmas en educación y desarrollo tecnológico.

    Tenemos que concientizar que la recesión será de larga duración, que nos enfrentamos a una nueva concepción de la economía y que muchas políticas tendrán que cambiar pragmáticamente.

    El cambio que requiere el país no puede esperarse del actual Gobierno; la crisis no se aprovechará como oportunidad para ajustar el rumbo y salir de la misma con una visión del Estado y un modelo económico actualizados, tendencia que ya se apunta en el resto del mundo, por mucho que los poderosos centros financieros quieran aferrarse a las recetas de siempre. No podríamos esperar otra cosa; un acto de contrición como el de Alan Greenspan hubiera sido inconcebible.

    El PRI lleva en su nombre lo institucional; pero una cosa es la defensa de las instituciones y otra el apoyo incondicional a quienes las rigen o dejarles el campo libre a los iluminados de la protesta permanente. Tenemos que retomar nuestro rumbo; nuestros documentos básicos nos marcan el camino.

    La sociedad espera respuestas y soluciones con visión de Estado y sentido social. Sabemos gobernar, contamos con la experiencia necesaria, lo creado durante muchos años así lo demuestra.

      EL UNIVERSAL, 13 de enero, 2009 http://bit.ly/bH4HZJ

    Read Full Post »

    + El Gobierno bosqueja “casi el paraíso” para el 2012

    + Plan Ncional de Desarrollo hecho sin participación ciudadana

    + La sociedad, sometida a bombardeo mediático artero y falaz

    LAS BUENAS INTENCIONES

    Francisco Rojas

    En días recientes el gobierno, a través de los secretarios de Estado, presentó con bombo y platillo los planes sectoriales que harán que para 2012 México sea casi el paraíso.Se supone que dichos planes son consecuencia del Plan Nacional de Desarrollo, que pocos conocieron y que carece del ingrediente principal: la participación ciudadana y, especialmente, la del Congreso.Como se dijo en su oportunidad, el Plan plantea un crecimiento sostenido de 5% anual; generar 800 mil nuevos empleos por año; reducir en un tercio los mexicanos en pobreza extrema; y contar con una de las infraestructuras más competitivas de la región.El gobierno estableció tres ejes como guía de los planes sectoriales: propiciar el desarrollo de mayores capacidades de las personas, en particular mediante una mejor y mayor educación y servicios de salud; y promover mayor inversión privada y pública, incrementando a la vez la competitividad de la economía.Qué bueno que el propósito de mejorar la educación se anunció primero que los resultados de PISA, de la OCDE, que nos volvió a desnudar literalmente en materia educativa, y que pusieron de relieve que los esfuerzos en los últimos siete años, periodo en que se han realizado las tres evaluaciones, no hemos mejorado y que seguimos ocupando “honrosos” últimos lugares en aspectos vitales para el desarrollo del capital humano y por ende de la competitividad de un país, como son el lenguaje, las matemáticas y las ciencias.En vano fueron los programas faraónicos de Fox como Enciclomedia, la megabiblioteca y el destinar a la educación uno de los presupuestos, en PIB, más altos que muchos países, incluso de la OCDE.Los resultados son paupérrimos y comprenden tanto a la educación que se imparte en establecimientos públicos como a la que se recibe en escuelas privadas. Hay problemas de fondo que tienen que ver con el enfoque educativo, la infraestructura escolar, la escasa preparación de los docentes y organizaciones laborales dedicadas más a vender al mejor postor sus capacidades organizativas ¡en materia electoral! que al mejoramiento de la calidad educativa.Mención especial merecen los capítulos dedicados a la promoción de la inversión y al aumento de la competitividad. Se proponen los planificadores para ello alcanzar una competencia efectiva en todos los sectores, es decir, eliminar los monopolios privados y públicos y abrir a la competencia y, por supuesto, a la inversión extranjera, los principales renglones de la economía, con lo que esperan aumentar el empleo.Este fue sin duda uno de los grandes fracasos de Fox, a pesar de los cuantiosos recursos de que dispuso y lo es, hasta ahora, del régimen actual. El programa del Primer Empleo ha sido un fracaso; de acuerdo con datos del IMSS, la expectativa del número de trabajadores a subsidiar en 2007 era de 39 mil; sin embargo, conforme a las cifras del Primer Informe de Gobierno, al 30 de junio del presente se habían inscrito únicamente 4 mil 664 trabajadores, 27% de la meta.También persiguen los señores de los planes mejorar la regulación de la economía, contar con infraestructura suficiente y de calidad, fortalecer el mercado interno y crear condiciones favorables para el desarrollo de las empresas, especialmente en telecomunicaciones y energéticos.Interpretando “el espíritu” de los planes, se entiende la congruencia ideológica que existe atrás de algunas medidas, especialmente en la proyectada reforma energética. El bombardeo mediático a que han sometido a la sociedad es artero y falaz, con el claro propósito de convencernos de las bondades de las recetas neoliberales, hasta que por cansancio y desinformación convengamos en que los mexicanos no podemos ser los arquitectos de nuestro destino, sino que tenemos que “abrir a la competencia” sectores estratégicos como el petróleo, en contraposición con lo que están haciendo países más desarrollados para defender sectores que consideran estratégicos.Basten dos ejemplos de doble moral y cinismo: la oposición española para que se vendiera la línea aérea Iberia, contrastando con la lucha de Telefónica para entrar al mercado de Telmex; y el impuesto de 0.54 centavos de dólar al galón de etanol importado de Brasil, para proteger a los productores estadounidenses que, además, reciben subsidios para sembrar maíz y establecer las plantas refinadoras correspondientes.Los retos del país son múltiples y urgentes; pero su solución no es a través de “acuerdos en lo oscurito” por camarillas que se confieran la representación del pueblo mexicano y que pueden acarrear serios costos políticos que se verán en 2009. EL UNIVERSAL, 11 diciembre, 2007.- http://bit.ly/cRbasw

    Read Full Post »

    + El DF  no puede marchar  a contrapelo con la Federación

    + Tiempos en que  no se hizo un solo metro del Metro

    + Muchos frentes abiertos y poco esmero en resolverlos

    LA DEMOCRACIA EXIGE CONCORDIA

    Francisco Rojas

    La relación entre el gobierno federal y el capitalino es una historia de desencuentros que no dejan de ser ridículos y absurdos. El empecinamiento del jefe de Gobierno en esquivar la relación directa con el Presidente de la República ya agotó el efecto político que pudo haber tenido hace algunos meses; sobre todo cuando todos los gobernadores perredistas, con excepción del señor Ebrard, tienen una relación de armonía y colaboración con el Ejecutivo federal en beneficio de sus gobernados.

    La ciudad de México no puede marchar a contrapelo de la Federación; necesita obras de infraestructura y participación de muchas dependencias federales; la complejidad de los problemas es tal que no es posible desvincularse totalmente del gobierno central. El Distrito Federal tiene que coordinarse con la Comisión Nacional del Agua y con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, entre otras, para resolver o atenuar sus graves rezagos.

    No olvidemos que la administración pasada se negó a enterrar el presupuesto; todo se fue en obras de relumbrón y clientelismo que no resolvieron ninguno de los grandes problemas del DF. No se hizo, valga la redundancia, un solo metro del Metro. No se incorporó a la vialidad ningún nuevo eje vial; no se renovó el obsoleto transporte capitalino que sigue operado por miles de choferes que no respetan el reglamento de tránsito; no se agregó un solo metro al Acuaférico, por lo que delegaciones como Iztapalapa, Iztacalco y Gustavo A. Madero sufren graves carencias de agua potable. No se otorgó mantenimiento al drenaje profundo, por lo que el emisor central y el Gran Canal representan un serio riesgo de desbordamiento; asimismo, las obras del río de los Remedios se suspendieron, a pesar de que casi todos los asentamientos humanos vecinos están por debajo de su cauce, con el peligro que eso representa. Sin embargo, a Ebrard le interesa más ahondar el diferendo con Calderón que establecer canales expeditos de comunicación que beneficien a los capitalinos.

    Por otro lado, el titular del Ejecutivo federal, lejos de tender puentes serios de colaboración, le hace frente al perredista que se empeña en seguir la línea de López Obrador. La última escaramuza que escenificaron ambos gobiernos tuvo como motivo el refinanciamiento de la deuda capitalina por la necesidad de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público avalara sus términos.

    El jefe de Gobierno dijo en varias ocasiones que el gobierno federal estaba politizando ese refinanciamiento, olvidando que él le ha dado un cariz totalmente político a su relación con el Presidente. Después de un estira y afloja que se prolongó hasta los últimos minutos del plazo fijado por los bancos acreedores, se pudo llegar a un acuerdo para que el Gobierno del DF ahorre anualmente mil 500 millones de pesos por el servicio de su deuda, lo que alcanzaría para construir la línea 12 del Metro o construir 10 líneas de Metrobús, además de construir el Acuaférico hasta Iztapalapa y darle mantenimiento al drenaje profundo.

    Tenemos muchos frentes abiertos como para que los colaboradores de Calderón no se esmeren en resolverlos. El conflicto con el sindicato minero, la embestida mediática contra el sindicalismo mexicano, los cotidianos ataques a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, las diferencias con la justicia estadounidense por el caso de un ciudadano mexicano de origen chino al que se le decomisaron 205 millones de dólares en efectivo, el empantanamiento de importantes iniciativas en el Congreso; tal parece que la única reforma que ha suscitado acuerdos es la electoral; el deterioro de nuestras relaciones con Venezuela, Cuba y Bolivia; el activismo beligerante del ex candidato perredista a la Presidencia; la actitud de los radicales de una izquierda que no acierta a modernizarse ni a vivir en un estado de derecho. Como si todo esto fuera poco, en el PAN hay “fuego amigo”, lo que constituye un obstáculo más al desempeño normal del Ejecutivo federal.

    No hemos aprendido a vivir en el presidencialismo y ya estamos pensando en darle matices parlamentarios a nuestro sistema; va a ser muy difícil lograr acuerdos al respecto. Sólo un desempeño responsable de nuestros gobernantes, de los partidos políticos y de los poderes fácticos podrá lograr que nuestro sistema político se perfeccione y cubra los enormes baches institucionales que han aparecido en los últimos años. Por ello la democracia exige, también, concordia.

    EL UNIVERSAL, 7 agosto, 2007.- http://bit.ly/bPD8Lh

    Read Full Post »