Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Instituciones’

+ Violencia generalizada , pobreza y desempleo

+ Los tiempos políticos no deben paralizarnos

+ Las leyes no deben aprobarse por caprichos personales

+ México no nacerá ni acabará en julio de 2012

REFLEXIONES
Francisco Rojas

Los inicios del siglo XXI han sido infaustos para los mexicanos, por la dimensión que han tomado algunos de los problemas más acuciantes como la violencia, la pobreza o la escasez y baja calidad de los empleos en la economía formal, así como por el desgaste a que han estado sometidas las instituciones de la República.

En este tiempo se han exacerbado problemas de naturaleza y origen tan diversos como el deterioro de la calidad de vida, la lenta recuperación de la economía o la violencia. Son asuntos graves y es hora de reflexionar y rectificar. Son lícitas las aspiraciones electorales de cualquier ciudadano, aún de los servidores públicos en funciones en tanto acaten la ley, pero los tiempos políticos no deben paralizarnos pues es mucho lo que hay por hacer y los problemas no esperan a que cambien las estaciones político-electorales.

Por ello, una vez concluido el período ordinario de sesiones, los diputados del PRI y de las demás fracciones parlamentarias hemos seguido trabajando con seriedad y responsabilidad, pues nos toca tomar decisiones sobre reformas legales de gran trascendencia para el país. No debemos ni queremos hacerlo con apremios e impaciencias que pueden tener sentido en otras agendas políticas y electorales, pero no en la construcción y reforma de las leyes que nos han de regir a todos.

Las cámaras legislativas son instituciones colegiadas en las que participan las fuerzas políticas más representativas de la sociedad y no se les puede arrebatar el derecho a debatir las iniciativas y minutas alegando discutibles premuras. Las leyes no deben aprobarse por caprichos personales, espontaneismo o por supuestas interpretaciones de “la voluntad popular”. Para que la democracia funcione, deben de estar respaldadas por mayorías de distintos grados de calificación, según la importancia de cada una.

Así, las iniciativas son enviadas a las comisiones donde se analizan, discuten y se escucha a todos los interesados, formen o no parte del Congreso de la Unión, y se formulan los dictámenes para que sean votados y, en su caso, aprobados por el pleno. Esto requiere de procedimientos y tiempos establecidos en la normatividad que rige al Congreso, para asegurar que las leyes sean pertinentes y estén respaldadas por un consenso básico.

La minuta del Senado sobre la reforma política, que recibimos al finalizar el más reciente período ordinario de sesiones, está siendo examinada y discutida, primero, en la Comisión de Puntos Constitucionales, presidida por el diputado Juventino Castro y Castro, del PRD. Los diputados del PRI queremos que se incluya también la iniciativa que presentamos hace tiempo, que propone temas como que los jóvenes de18 años puedan ser votados, la presentación personal del Informe por el presidente de la República ante el Congreso General y la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo por la Cámara de Diputados, entre otros.

La Comisión de Gobernación, que preside el diputado Javier Corral, del PAN, está procesando la iniciativa de reformas a la Ley de Seguridad Nacional, escuchando a los sectores que manifiestan reservas al proyecto de dictamen.

Nuestra legislación laboral ha estado vigente durante cuarenta años y ya no corresponde a las características de la economía y los mercados de trabajo del siglo XXI. Hay que definir reglas de juego claras y justas que propicien la conciliación, la creación de empleos y la armonía entre los factores de la producción. Por ello, seguiremos atendiendo las opiniones y demandas de todos los sectores, particularmente la de los representantes de los trabajadores y los empresarios.

Garantizar la paz social implica la armonía y la disposición de los políticos al diálogo y la construcción de acuerdos, y eso deben hacer todas las fuerzas políticas, cuya heterogeneidad refleja la composición plural de la sociedad. La democracia no empieza ni termina en las contiendas electorales; se debe practicar todos los días en la búsqueda de consensos y en la negociación legítima y transparente. México no nacerá ni acabará en julio del 2012.

Los diputados estamos conscientes que nuestro deber es hacer y reformar las leyes con la participación de todas las corrientes políticas, como corresponde a una democracia moderna. Las instituciones de la República son uno de sus grandes activos y no deben seguir siendo erosionadas, al contrario, hay que preservarlas. México necesita acuerdos, pero culpar a los demás de todo y en todo momento no es el mejor camino para lograrlos.

EL UNIVERSAL, 28 junio, 2011.-

Read Full Post »

+ Embate recrudecido contra las instituciones nacionales

+ ¿Odio ciego por lo hecho por el priismo,  para devastalo?

+ Unidad, solo con la identificación conjunta de objetivos

INSTITUCIONES

Francisco Rojas

A la maraña de crisis que vive México en 2010crimen, miseria, desempleo, estancamiento económico, desaliento generalizado—, se agrega el embate recrudecido contra las instituciones nacionales, que tal vez tenga fines preelectorales, pero está socavando el entramado institucional sobre el que se asienta la frágil gobernabilidad.Las instituciones de la República tienen su origen en el gobierno liberal de Juárez, primero, y en los gobiernos surgidos de la Revolución, después. ¿Es por esto que diversos grupos están empeñados en derruirlas? ¿Los mueve el odio ciego a todo lo hecho por el priísmo y quieren devastarlas? ¿Se han convencido de la tesis de destruirlo todo para construir sobre los escombros una nueva sociedad? ¿Cuál sociedad? ¿Pretenden regresar el reloj de la historia y revertir la derrota de los conservadores por los liberales del siglo XIX?El México de nuestros días está lastimado por una mezcla de violencia, pobreza y desesperación, que puede ser explosiva y debe ser desactivada de inmediato. Si el gobierno proclama la unidad nacional —y vaya que la necesita—, debe admitir que el único camino para unir a las fuerzas políticas que, por definición, son diversas, es la identificación conjunta de objetivos sin dobles discursos ni espectáculos mediáticos.Aunque hayan transcurrido dos tercios del sexenio, es necesario gobernar y dejar a los partidos el trabajo preelectoral. Pero si el poder presidencial sigue usando los programas y recursos públicos para comprar votos y voluntades, no podrá recuperar el mínimo de confianza indispensable para el ejercicio democrático del poder y la construcción de acuerdos políticos de fondo.El embate contra las instituciones republicanas ha sido constante y, a veces, virulento. Se desprestigia al Congreso, a veces por extensión de las campañas antipartidos, y otras, para inducir a los ciudadanos a que fuercen a sus legisladores a someterse a la voluntad del gobierno, como si la autonomía de los poderes del Estado y los pesos y contrapesos que se dan entre ellos no fueran requisitos esenciales de la democracia.Se denigra al Ejército y a la Marina, magnificando y generalizando los actos punibles de algunos de sus miembros, olvidando deliberadamente su raigambre popular y que son dos de las instituciones básicas del Estado posrevolucionario, sin reparar en que los soldados y marinos mexicanos son los primeros en auxiliar a las poblaciones que sufren desastres naturales; son los que llevan los libros de texto gratuitos hasta los sitios más apartados; los que resguardan la papelería y los votos emitidos; los que hacen posibles las campañas de vacunación y son, por supuesto, las fieles instituciones que defienden a la nación.Se arman fuertes campañas de difamación que presentan a los partidos políticos como entes antagónicos a la sociedad y los atacan, no por los desaciertos de algún dirigente, sino por el solo hecho de ser partidos políticos, pese a que son grupos de ciudadanos que comparten opiniones y propuestas sobre los asuntos que a todos interesan, y se organizan para impulsarlos en su calidad constitucional de entidades de interés público.Los organismos electorales han sido instituciones fundamentales para que los cambios políticos de los últimos 13 años hayan transcurrido en paz. Se les desprestigia a sabiendas de que la credibilidad es su principal activo y que jugaron un papel decisivo para que, después de la elección presidencial más competida de la historia y una de las más cuestionadas, tomara posesión el candidato que tuvo oficialmente mayor número de votos.Ni la discordia ni el abuso inducirán a las fuerzas políticas y de la sociedad a unirse para enfrentar la delincuencia, pobreza, desigualdad y las desgracias que estos fenómenos conllevan. Será la unidad de los mexicanos, fundada en el respeto, en la claridad de propósitos comunes y en la defensa de las instituciones, lo que habrá de sacar al país de las adversidades en que está atrapado.Hay que recuperar la sensatez. No se puede esperar unidad cuando se siembra la discordia, ni se puede reducir el interés nacional a la búsqueda de votos para las siguientes elecciones. Los comicios son sólo uno de los medios de la democracia, no su fin. Es un grave error gobernar pensando en las siguientes elecciones, ignorando la realidad lacerante en que está sumido el país. Es la hora de fortalecer, no de minar las instituciones. EL UNIVERSAL, 24 de agosto 2010.- http://bit.ly/9vCzv6

Read Full Post »

Tenemos que hacer una gran convocatoria colectiva para fortalecer a las instituciones, desde la perspectiva de regresarles su autoridad moral, porque sirven a México, por encima de cualquier interés particular. Debemos devolverle al Ejército y a la Armada de México su prestigio intacto, y tenemos que exigirle a las policías federales, eficacia, rendición de cuentas de los dineros que les damos, transparencia pública de sus logros y también de sus errores.

 Tenemos que discutir la reforma del poder con un método que no esté agotado. No debemos condescender con las exigencias del Ejecutivo, que siempre propone soluciones con una gigantesca campaña mediática que pretende poner a los legisladores contra la pared.

 Tenemos que construir un modelo para defender el patrimonio nacional, quitar las tentaciones de privatizar Pemex, evitar los subterfugios para ventaja de particulares en las áreas estratégicas y prioritarias de la nación.

 Tenemos que legislar para volver al liderazgo internacional que ya perdimos y cambiar la ecuación propuesta por el Presidente de que “hablemos bien de México”. Aunque muchas cosas estén mal en México. Tenemos que poner bien las cosas en México, para que la gente pueda hablar bien de México.

 Tenemos que diseñar reglas eficaces para darle sentido de equidad a todas las opciones políticas en el desarrollo de la propaganda gubernamental.

 ASAMBLEA PLENARIA, Tonatico, EdoMex.- Versión íntegra: : http://bit.ly/dmG4ih

Read Full Post »

5 de febrero 2010:

El centralismo es, a mi juicio, una cosa del pasado, es una cosa que debimos haber ya abandonado y no tratar de revivirla. Nosotros pensamos que con vocación federalista debemos ir avanzando.

 No hay nada que nos pueda hacer más daño a los mexicanos en todos los niveles de gobierno, en todas nuestras actividades, que exista desunión entre los mexicanos.

Nosotros, por supuesto, estamos en la mejor disposición de fomentar y de acrecentar la unidad entre los mexicanos y la fortaleza de nuestras instituciones. Lo hemos demostrado a lo largo de estos años, hemos apoyado fundamentalmente a las instituciones mexicanas.

Read Full Post »

7 de enero 2010:

Primero que nada, quisiera expresarles a ustedes, en esta primera entrevista del 2010, mi más sincera felicitación.

Expresarles mi mejor deseo porque este año sea de ventura, salud y de éxito, que lo necesitamos tener todos en nuestro país.

Nosotros no podemos más que elaborar los proyectos de ley y aprobarlos, para facultar a las dependencias y a las instituciones, para que ellos sean los responsables de hacer cumplir la Ley.

Read Full Post »