Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ISSSTE’

Seguridad Social

  • De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), que elabora el INEGI, de los que aseguraron tener alguna clase de empleo al primer trimestre del presente año, 64.3 por ciento no tuvo acceso a las instituciones de salud.
  • Según el informe de resultados de la revisión de la cuenta pública de 2008 de la ASF, en 2008, el padrón de derechohabientes del IMSS estaba inflado en 13.4 millones de personas y el del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en 2.4 millones.
  • La carencia de recursos es evidente; en el IMSS, el Seguro de Salud registró en el año 2008 un déficit de operación de 34 mil 100 millones de pesos; y el Fondo de Salud del ISSSTE uno de 10 mil millones de pesos, dos veces mayor que en 2007. 
  • Como ejemplo de las deficiencias, la ASF en su informe de 2008, señala que en el periodo comprendido de 2004 a 2008, la mortalidad materna aumentó de 2.6 a 6.1 decesos por cada 10 mil nacidos vivos.
  • Sin tener facultades para ello, el IMSS contrató la prestación de servicio de guarderías con particulares y sin que en los contratos se garantizara la seguridad e integración de la población infantil, observándose en el 100 por ciento de las guarderías inspeccionadas por la ASF en 2008, múltiples anomalías a las normas de protección civil.
  • Según la ASF en su informe de 2008, existen claras deficiencias en la elaboración de los programas de salud. Por ejemplo, el ISSSTE no estableció objetivos ni indicadores de desempeño para 14 de los 21 programas de salud preventivos y curativos y para los otros siete, sólo formuló indicadores que no permitieron medir el cumplimiento de los objetivos.

¿PARA VIVIR MEJOR? Link: http://bit.ly/aPf2Zq pag 26

Read Full Post »

+ Los problemas no sólo no se resuelven, se acumulan

+ El país donde es costumbre pasar por encima de la ley

+ Enstamos en el camino equivocado para atraer inversiones

NO PASA NADA EN MÉXICO

Francisco Rojas

Vivimos en el país donde los problemas no se resuelven, se acumulan, se olvidan y son sustituidos por nuevos acontecimientos. No sólo eso, hemos perdido nuestra capacidad de asombro, la violencia en sus diversas formas, la corrupción, la falta de cultura de rendición de cuentas, propician que estemos en el país donde no pasa nada. Aquí se pueden bloquear calles y avenidas al gusto de unos cuantos sin que la autoridad aplique leyes ni reglamentos; se confunde la vigencia del estado de derecho con represión. Asimismo, a nadie se le piden cuentas ni se fincan responsabilidades. Cada quien usa su libre albedrío por encima de los intereses colectivos sin ninguna posibilidad de ser llamado a los tribunales competentes.

Somos especialistas en manipular la carne de cañón; para ejemplo ahí están las famosas movilizaciones contra las reformas a la Ley del ISSSTE. Cientos de acarreados desquician la ciudad de México sin saber ni contra qué protestan; causan considerables daños a terceros, dañan instalaciones, y provocan pérdidas de millones de pesos porque sus pseudodirigentes, algunos de ellos con 30 años en el poder, quieren vender sus favores al gobierno, pero nadie mueve un dedo para proteger el derecho de libre tránsito de los ciudadanos. Los derechos humanos constituyen una garantía para los delincuentes; no cuentan los del ciudadano común y corriente.

Vivimos en el país en el cual es costumbre pasar por encima de la ley; unos porque todo lo tienen; otros, porque se disfrazan de luchadores sociales y pueden hacer lo que les venga en gana. Queremos atraer inversión y ser competitivos, más estamos en el camino equivocado.

En días pasados asistimos a la construcción de muros y bardas de mampostería en la Plaza de la República; la autoridad se vio obligada a negociar su retiro; es decir, se negocia la aplicación de la ley. Vivimos en una ciudad, donde todo se puede hacer y se deja hacer en nombre de la política, sin entender que ésta inicia con la vigencia de las normas que regulan la convivencia de quienes formamos el núcleo social.

Todo se hace en nombre de la democracia y la libertad; se abandonan los caminos de la legalidad y se atenta cotidianamente contra los derechos colectivos y la armonía social. Una pequeña camarilla de vivales utiliza la ingenuidad y ociosidad de grupos manipulables. Maestros que no dan clases, que cobran sin trabajar, vagos sin oficio ni beneficio y delincuentes en potencia integran un pequeño ejército que hace y deshace de acuerdo a lo que sus dirigentes les ordenan. La ciudad enfrenta graves retos para su funcionamiento normal. Es imperioso evitar el desorden.

Pero lo mismo pasa en el país; quién va a pedir cuentas sobre los graves errores cometidos en la expropiación de ingenios y en su posterior devolución a sus antiguos dueños; quién exige cuentas sobre los negocios irregulares en el sector público de encumbrados funcionarios o parientes “incómodos”. Quién va a responder por la extraordinaria caída en el monto de las reservas petroleras en los últimos años, poniendo en riesgo la seguridad energética del país; quién aclarará el destino de los excedentes petroleros que debieran utilizarse en la ampliación de la infraestructura nacional. No sabemos si hay algún responsable por negligencia o ineptitud.

Nos acostumbramos al escándalo, nos hemos convertido en un país de cínicos. Ahora se vale todo si encontramos el pretexto adecuado para justificarlos; hemos perdido la ética en el servicio público y en la empresa privada; todo es para el vencedor y el que llega primero arrasa con el botín sin que nadie le pida cuentas; por el contrario, se dispensa respeto y consideración a quienes nos han conducido a la ruina y la pobreza. La opinión pública se manipula para no exigir cuentas; se aplaude a los inhábiles y necios y perdimos la perspectiva para evaluar la gestión de funcionarios o exfuncionarios. Podemos construir megabibliotecas que se están cayendo y nadie es responsable; invertir cientos de millones de pesos en programas educativos que no funcionan y tampoco hay responsabilidades para nadie; qué está pasando con el narcotráfico, el tráfico de armas y sus nexos consecuentes con el lavado de dinero y el manejo de las aduanas. Estamos en el país en que no pasa nada.

Si seguimos por la misma ruta vamos a ir de fracaso en fracaso, sin que nadie afronte sus responsabilidades ni le rinda cuentas a la sociedad. Esto ya no es posible; llegó el momento en que cada mexicano, en el servicio público o en la empresa privada, debe realizar su trabajo con un gran sentido ético y devolverle al ciudadano la tranquilidad social que se nos está yendo de las manos.

EL UNIVERSAL, 12 junio, 2007.- http://bit.ly/d6q2oZ

Read Full Post »

+ A la de pensiones, deben seguir la Hacendaria y la Energética

+ Hay políticos y funcionarios que toman dictados de la OCDE

+ Revisar las consolodaciones y exentar la canasta básica

LAS REFORMAS QUE VIENEN

Francisco Rojas

Después de la demostración de cierto parlamentarismo se aprobó la reforma a las pensiones del ISSSTE que, como casi siempre, no dejó contentos a todos, pero finalmente se logró una mayoría para una de las reformas políticamente inviables en los últimos años. Es de “primera generación” con algunos visos de modernidad porque, entre otras cosas, mantiene el régimen solidario para los ya pensionados y para aquellos trabajadores en activo que así lo deseen, abriendo un razonable compás de espera para que dependencias, sindicatos e ISSSTE informen a los derechohabientes de las ventajas o desventajas de mantenerse así o cambiar al nuevo sistema. Los que ingresen al servicio público a partir de su promulgación no gozarán de este beneficio.

Los problemas experimentados en Chile, España, Holanda y otros países los ha obligado a introducir correctivos y nos llevan a vigilar estrechamente la integración y comportamiento de la Afore del ISSSTE, la actuación de las Afores bancarias, la portabilidad de los derechos y, entre otros, la subrogación de los servicios médicos, que podría convertirse en un pingüe negocio.La suerte de esta reforma marcará la solución de los pasivos laborales y los servicios médicos de otras instituciones, como Pemex, y abre brecha para otras reformas como la hacendaria, energética y del Estado.Respecto a la reforma hacendaria, es imprescindible escuchar todas las opiniones. No augura nada bueno que funcionarios y políticos den la impresión de estar tomando dictado en la sede de la OCDE; ya sabemos cuáles serán sus recomendaciones. Todas las propuestas son atendibles; no es viable política y socialmente cargar la reforma fiscal sólo a un lado; no se vale gravar únicamente el consumo, como tampoco sólo al capital. El país necesita reforzar su mercado interno y generar más empleos a través de la inversión productiva.Pareciera necesario establecer una tasa única al consumo y una canasta básica exenta; terminar con regímenes especiales y tratamientos privilegiados; revisar la consolidación fiscal, algunas operaciones bursátiles y la deducibilidad inmobiliaria. Si lo logramos, la recaudación aumentaría y seríamos competitivos internacionalmente. Irlanda y otros países lo han hecho con éxito. La competitividad de un país no se basa exclusivamente en mano de obra barata y tratamientos fiscales irrisorios, sino en muchos otros aspectos.Desde los 50 se han hecho intentos de reforma fiscal, que han fracasado por las presiones y chantajes de los grupos corporativos o de interés. Que no vuelva a pasar lo mismo; no intentemos quedar bien con todos, no salgamos con más de lo mismo. No se trata únicamente de establecer impuestos; hay que cobrarlos y cobrarlos bien; simplificar y facilitar al causante cumplir con sus obligaciones e intensificar las campañas educativas para crear la conciencia ciudadana de pagarlos, entre otros.Para ello, hay que reforzar el control y la evaluación de ingreso y gasto, y dar ejemplo de transparencia, rendición de cuentas y cumplimiento de la ley por parte de los tres poderes y niveles de gobierno, para que la sociedad esté segura de que sus impuestos se aplican adecuadamente y dispuesta a secundar el esfuerzo que significará la reforma. Sin una verdadera reforma fiscal no serán viables la de pensiones y menos la energética. La suerte de Pemex está ligada a lo que se logre en esta materia.Respecto a la reforma energética hay que estar atentos ya que se están alimentando mitos sobre la tecnología de punta para perforar en aguas profundas, disfrazando como “alianzas estratégicas” la asociación con petroleras internacionales, bajo el sistema de contratos de riesgo. Se arguye que únicamente éstas son las que pueden realizar dichos trabajos, cuando las petroleras contratan los servicios de empresas especializadas que dominan la tecnología, que Pemex podría adquirir, como lo ha hecho Petrobrás que, además ha desarrollado el management necesario para administrar las actividades.También se están gestando acuerdos “en lo oscurito” entre expertos de toda laya, voceros oficiosos y políticos para realizar modificaciones a la Ley Reglamentaria del artículo 27 constitucional en el ramo del petróleo, concretamente en la parte final de artículo sexto, para permitir los contratos de riesgo, argumentando que bastaría la mayoría simple en las dos Cámaras del Congreso para no tener que modificar la Constitución. De la mayoría de los mexicanos dependerá que las reformas no beneficien a los mismos de siempre.

EL UNIVERSAL, 10 abril, 2007.- http://bit.ly/bpCPgk

Read Full Post »