Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Jóvenes’

+ Además de falta de expectativas, pobreza y violencia

+ El título ya no garantiza empleo ni movilidad social

+ Muchos universitarios tienen pocas oportunidades

PROTESTA JUVENIL

Francisco Rojas

Casi siempre han sido los jóvenes quienes han desatado movimientos sociales que fueron hitos en la historia. En 1968, en vísperas de la globalización, las juventudes de muchas capitales del mundo emergieron con banderas incomprensibles a los ojos de los adultos de entonces. En algunos casos, los motivos parecían baladíes, como la riña menor entre alumnos de una preparatoria y una vocacional, que fue la chispa del movimiento. Por eso sería un grave y peligroso error descalificar o ignorar las nacientes demandas juveniles.

Tienen razón los jóvenes mexicanos en protestar, como lo han hecho en meses pasados en España, Italia, Portugal, Grecia y otros países, tanto por los efectos de la crisis financiera de 2008 y la recesión que le siguió como por motivos políticos, pues en el mundo ellos han sido los más lacerados por el desempleo y el olvido político. En México, se movilizaron primero los estudiantes de universidades privadas y pronto se sumaron los de otras instituciones y grupos sociales, algunos con militancia política claramente definida. Todos han ejercido sus derechos y han actuado en el marco de la democracia.

Aquí, como en otros países, el título profesional o incluso el posgrado ya no garantizan la movilidad social como en el siglo XX, ni un empleo en la economía formal, debido al lento crecimiento que, a su vez, obedece a la severa y sostenida contracción de las inversiones públicas, que son el motor inmediato de las privadas. El resultado es la incapacidad para generar empleos permanentes con salarios decorosos y las prestaciones de ley.

En México, a la falta de expectativas se agregan la pobreza y la violencia que, además del alto costo en vidas humanas, ha provocado el cierre o remate de negocios, fábricas o ranchos, quizá de familias de algunos de los jóvenes que protestan. Por eso muchos estudiantes tienen hoy casi tan pocas oportunidades, como los ocho millones de “ninis” que no tienen acceso a la escuela ni al empleo.

Las manifestaciones recientes podrían significar en esencia una protesta contra el statu quo y revelan que buena parte de los jóvenes están inconformes con el futuro que les espera. Hasta ahora los reclamos han sido por mayor equidad en medios de comunicación y a favor o contra un candidato, pero en Guadalajara ya salieron a la calle miles de jóvenes a repudiar la violencia imperante y a manifestarse a favor de la paz, la seguridad y la justicia; tarde o temprano brotarán también las demandas de empleo, equidad y expectativas verosímiles de futuro y el rechazo a que su destino sea un trabajo mal pagado, la informalidad, intentar emigrar a Estados Unidos o la delincuencia organizada.

Los jóvenes son el presente de la nación; si se comprenden y solucionan sus inquietudes, se lograría encauzar positivamente esa vitalidad que suele tener la juventud. Pero además de las acciones económicas, educativas y de seguridad es preciso recuperar los valores personales, familiares y nacionales.

Se equivocan los actores políticos que dicen que las protestas son contra otros; no, estos movimientos se conoce cómo empiezan, no cómo acaban; en cualquier momento la frustración y coraje podrían agudizarse, y el reclamo podría direccionarse a los actuales responsables políticos para que rectifiquen empecinamientos y recetas que no funcionan.

Por eso se deben movilizar los instrumentos del Estado y acordar con la sociedad entera rescatar a México del desempleo, la pobreza, la desigualdad y la violencia; desterrar odios y discordias, revitalizar la democracia, recobrar los valores, restañar el tejido social y corregir estrategias que solo ha provocado desolación y muerte.

 EL UNIVERSAL, 29 mayo, 2012.-

Read Full Post »

+ Crearemos medidas para combatir la impunidad y corrupción

+ 12 millones de mexicanos más,  en estado de pobreza patrimonial

+ Necesitamos un Estado fuerte con sentido democrático y justo

En los trabajos de la Sesión Plenaria, en Zapopan, Jal.

Les daré a conocer las principales conclusiones de nuestra reunión plenaria:  

Es público y notorio para todos nosotros, el estado que guarda el país, a pesar del esfuerzo propagandístico que ha desarrollado el gobierno, tratando de ocultar la realidad.

A la violencia e inseguridad creciente que asola al país, se agrega un crecimiento económico, que en estos años ha sido el más bajo en la historia reciente.

La promesa del empleo no se ha cumplido; los trabajos que anuncian como un gran éxito son de baja calidad y de baja remuneración, y el mayor porcentaje de desempleados se concentra en personas de mediana edad, preparadas, en la que el país ya ha invertido recursos para su capacitación, y que ahora no pueden ser aprovechadas.

La clase media se ha empobrecido, hay 12 millones más de personas que ingresaron al grupo de pobreza patrimonial.

La pobreza alimentaria crece a la par de la carestía, de la pérdida de seguridad alimentaria y de un desdén o insensibilidad social por atender eficazmente a los más necesitados.

Las inversiones se han retraído, la planta productiva se ha contraído ante la falta de financiamiento y la competencia desleal.

Y  frente a las turbulencias económicas y financieras internacionales, se nos dice que estamos blindados y que por ello no se adoptan las medidas contracíclicas correspondientes.

Nuestro partido se preocupa y ocupa de toda esta problemática; en el ámbito legislativo hemos impulsado leyes y decretos que hemos estimado convenientes para ello; ahí están los informes de labores que lo atestiguan.

LEGISLAR PARA RESTÑAR EL ESTADO DE DERECHO

Las labores de esta Plenaria han estado centradas en tres grandes ejes: promover las medidas legislativas necesarias para restañar el Estado de Derecho.

Segundo, cimentar el Estado que requiere el país, un Estado fuerte, incluyente y con un sentido profundo de democracia y justicia social; y las medidas indispensables para combatir el cáncer de la impunidad, la corrupción y la falta de rendición de cuentas.

Lectura de conclusiones para la Agenda Legislativa

En estos momentos están concluyendo exitosamente los trabajos de las cinco mesas temáticas y las conclusiones generales las veremos hoy por la tarde o por la noche, en el pleno de nuestra fracción, para que sean en su caso aprobadas y constituyan la Agenda Legislativa para el último Periodo Ordinario de la LXI Legislatura.

Los temas tratados fueron amplios, y quiero adelantar algunos de los que considero más relevantes:

REFORZAREMOS A LA AUDITORIA SUPERIOR

En la mesa de Política Interior se aprobó proponer que el Grupo Parlamentario del PRI impulse reformas constitucionales y reglamentarias para fortalecer la fiscalización superior en México y hacer más eficiente el trabajo de la Auditoría Superior de la Federación y del sistema de rendición de cuentas a nivel nacional.

En la conferencia de medios, con el diputado Arturo Zamora

Esta será una reforma muy importante porque el Poder Legislativo, en el marco del equilibrio de poderes, tiene entre sus funciones esenciales la del control del gasto público federal y las atribuciones actuales de la Auditoría Superior de la Federación ya no responden a los tiempos presentes.

Necesitamos darle lo que se conoce coloquialmente, “más dientes”, para que sus facultades incidan en los problemas de impunidad y corrupción.

Especial cuidado tendremos para que el Presupuesto aprobado se ejerza oportuna y eficientemente, y por supuesto, que no vaya a destinarse a fines electorales.

REFORMA POLITICA, ACEPTAREMOS ACUERDO DEL SENADO

Respecto a la Reforma Política, nuestro Grupo Parlamentario aceptará el acuerdo votado por el Senado de la República, impulsando la dictaminación en comisiones de la minuta que nos fue devuelta, con los temas que están aprobados ya en ambas Cámaras.

Por lo que se refiere en especial a la Consulta Popular, nuestro Grupo Parlamentario aceptará la propuesta del Senado,  que insiste en recuperar esta figura en sus términos originales, y que había sido rechazada en votación anterior de la Cámara de Diputados debido al voto negativo del PAN y del PRD, lo cual es de lamentar, para que no se pudieran disminuir los umbrales para facilitar el acceso a la población, tal como lo habíamos propuesto en su oportunidad en la Cámara de Diputados.

EL PRESIDENTE DEBE PRESENTARSE ANTE EL CONGRESO

Pugnaremos también porque el Plan Nacional de Desarrollo sea aprobado por el Congreso de la Unión, y porque el Presidente de la República vuelva a rendir su informe de labores ante el Congreso de la Unión, en un afán de darle esa figura republicana de rendición de cuentas del Ejecutivo ante el Legislativo.

TEMAS RELEVANTES DE LA AGENDA DEL PRI

Nuestro Grupo Parlamentario ratifica su interés y compromiso para continuar con la discusión de la Reforma Laboral para arribar a la brevedad posible a un dictamen consensuado sobre la materia. Seguiremos discutiendo con las diversas fuerzas políticas en la Cámara de Diputados, para tratar de lograrlo.

En materia de Seguridad y Justicia, se apoyará la dictaminación de la ley sobre lavado de dinero, y se considerará la integración de un fondo de atención a víctimas del delito, así como la promoción del mando único policial.

Dictaminaremos y en su caso aprobaremos, las leyes sobre le extinción de dominio, la trata de personas, el amparo, las responsabilidades de los servidores públicos y el castigo de los delitos contra periodistas.

Por lo que se refiere a Ley de Seguridad Nacional, insistiremos en que se dictamine y se llegue a los consensos necesarios, a pesar de los obstáculos y oposiciones que hemos encontrado en los últimos ya casi 12 meses.

Se presentarán reformas de ley para tipificar como delito grave ciertas violaciones a los derechos humanos.

Se acordó hacer una revisión del sistema penitenciario nacional. Se impulsarán reformas a la Ley Federal de Armas de Fuego, para sancionar con mayores penas la introducción de armas ilegales al país.

En Materia Económica se promoverá la eliminación del rezago en la dictaminación de las cuentas públicas.

Se acordó fortalecer el marco regulatorio del comercio internacional para evitar prácticas desleales que dañan a la planta productiva nacional.

Reiteramos nuestro interés para reformar a la banca de desarrollo y volverla a convertir en un instrumento efectivo para financiar el desarrollo económico  y promover el crecimiento y el empleo.

Normaremos el contenido del presupuesto de gastos fiscales, para hacer una permanente evaluación de su impacto económico y social.

La visión recaudatoria de la Secretaría de Hacienda ha contribuido a distorsionar las tarifas eléctricas, por lo que se acordó proponer darle mayores facultades a la Comisión Reguladora de Energía, para aprobar y fijar dichas tarifas de manera equitativa y transparente.

En Materia Social, el Grupo Parlamentario, estima que muchos de los programas sociales ya no son eficaces y no logran el impacto deseado, por lo que impulsaremos una transformación importante mediante la creación del Fondo de Aportaciones para la Cohesión Social y el Impulso Productivo en el Ramo 33, con el fin de atender con infraestructura económica y proyectos productivos a las zonas de mayor rezago y pobreza.

Con ello, impulsaremos que la ciudadanía pueda desarrollar sus actividades, en lugar de estar solamente esperando dádivas del gobierno. Creo que este es un cambio fundamental, en el cual, los recursos del Presupuesto que se destinen a la asistencia social, no sean asistenciales, sino que sean de promoción a la actividad productiva y a que cada quien pueda ir mejorando su condición actual.

La evaluación de los programas sociales requiere del mayor profesionalismo e independencia, por lo que impulsaremos la autonomía constitucional del CONEVAL.

Los jóvenes –uno de los principales rezagos en los que nos encontramos- nos merecen la mayor atención. Por ello, promoveremos el servicio social profesional remunerado para retribuir a jóvenes pasantes de bajos ingresos.

También los jóvenes que pueden votar desde los 18 años, no se les ha otorgado el mismo derecho para ser electos a cargos públicos, por lo que apoyaremos las reformas correspondientes.

Promoveremos una agenda integral de atención a los jóvenes, para asegurar sus derechos y protección mediante la creación de la Procuraduría de la Defensa de la Juventud.

Estableceremos las normas para avanzar gradualmente en las escuelas de tiempo completo y presentaremos iniciativas para reformar la Ley General de Educación, a fin de dar cumplimiento a la modificación constitucional mediante la cual se establece la educación media superior obligatoria, ampliando oportunidades para los jóvenes, tanto para su desarrollo profesional, como para disminuir el atractivo que ahora ofrecen las actividades delictivas.

COSECHAS PERDIDAS, MISERIA AGUDIZADA Y HAMBRE

Como hemos afirmado, la ausencia de políticas adecuadas, reglas de operación tortuosas y desastres naturales, han provocado la pérdida de cosechas, la agudización de la miseria y la aparición del hambre en muchas zonas del país, entre las que cabe destacar, muchas comunidades indígenas.

Por ello, el Grupo Parlamentario establecerá una agenda especial para tratar todos los temas relacionados con dichas comunidades y cuidar que los recursos que se asignen les lleguen efectiva y oportunamente.

Por último, en materia de Desarrollo Agropecuario, se acordó revisar de forma integral el acuerdo presidencial en el que se establece el monto de 33 mil 800 millones de pesos para combatir los estragos de la sequía en cinco entidades federativas.

Requerimos conocer el origen de tales recursos, ya que no son fondos nuevos, sino de otras partidas ya autorizadas, su método de operación, sus plazos de aplicación y crear una comisión especial para darle seguimiento y vigilar la correcta aplicación de los recursos.

También exigiremos incluir, con fondos adicionales, otras 14 entidades que también están afectadas por los mismos fenómenos climáticos.

Esas son, amigos de los medios de comunicación, algunas de las principales conclusiones a las que hemos arribado hasta este momento de nuestra Agenda Legislativa para este primer Periodo de Sesiones del este año, y último de la Legislatura.

CONFERENCIA DE MEDIOS, Zapopan, Jal., 27 enero 2012.-

Read Full Post »

+ Las políticas públicas para la juventud, inconexas

+ Ante la protesta, en la cúpula impera la indiferencia

+ Se extiende la protesta  por falta de oportunidades

+ El rescate de los jóvenes está en la Educación gratuita

EDUCACIÓN PARA JÓVENES

Francisco Rojas

El más reciente brote de insurrección juvenil ha ocurrido en diversas ciudades de Estados Unidos y otros países en repudio a la desigualdad y las condiciones de vida cada vez peores de amplios sectores de la población.

Antes, los jóvenes en varios países de África del Norte derrocaron a feroces y añejas dictaduras, los de España se posesionaron durante algunos días de la Plaza del Sol en protesta por el desempleo y la caída de los niveles de vida y los de Chile reclaman educación superior gratuita. En México, los jóvenes todavía no encuentran elementos unificadores para manifestar su descontento contra el estado actual de las cosas, que los hace víctimas del sistema, según lo manifiestan los más organizados.

 En la cúpula del poder político impera la indiferencia, no sólo ante lo que podría irse configurando como una nueva rebelión juvenil como en 1968, ahora con las herramientas de las telecomunicaciones al alcance de todos, sino también frente a hechos que no podemos soslayar.

 La cuarta parte de la población del país está formada por jóvenes y, sin embargo, las políticas públicas para ellos son insuficientes e inconexas y la sociedad adulta misma tiende a marginarlos por su aspecto, su lenguaje, su aparente desenfado, que no es más que la cobertura de la frustración por la falta de oportunidades.

 Los jóvenes se rebelan contra la adversidad circundante. Algunos caen en la trampa de las drogas que los conduce a la autodestrucción. El hecho de que el 63% de los que empezaron a consumir drogas ilegales antes de los 17 años lo hayan hecho con inhalantes, muestra la alta correlación entre la drogadicción y la pobreza juveniles.

 Pero los jóvenes de clases media y alta no están a salvo: 14 de cada 100 de 12 a 17 años consumen alcohol. Probablemente como reflejo de la guerra entre organizaciones delictivas y la del gobierno contra ellas, el índice de mortalidad de los jóvenes alcanza 6.4%, cifra elevada si se considera que en edades tempranas se goza de mayor salud y vigor.

 Sin espacio en la educación media superior y superior y sin posibilidades de empleo en la economía formal, los jóvenes que tratan de labrarse un futuro con su trabajo, emigran hacia ciudades grandes en su Estado natal, hacia otras entidades federativas o hacia Estados Unidos. Por eso del total de emigrantes internacionales, el 57% tienen entre 15 y 29 años de edad. El rescate de los jóvenes pasa por la educación, que no solo les da acceso a la cultura sino que los habilita para el trabajo y les da oportunidades de ascenso en la pirámide económica y social.

 La Revolución mexicana asumió la educación como una función básica, primero, porque el conocimiento es decisivo para el bienestar, segundo, porque la escuela, vinculada a la empresa, aporta recursos humanos calificados y tercero, porque con profesionistas y trabajadores capacitados, y con innovaciones tecnológicas, aumenta la productividad y la capacidad competitiva de la economía nacional.

 Por eso el Constituyente de 1917 resolvió que el Artículo 3º de la Carta Magna incluyera la educación primaria gratuita y obligatoria para todos los mexicanos; los gobiernos emprendieron amplias campañas de alfabetización. En 1993, el Congreso Constituyente Permanente acordó la obligatoriedad y gratuidad del ciclo secundario y 18 años más tarde, el 13 de octubre de 2011, la LXI Legislatura, a iniciativa del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, aprobó una reforma constitucional y la envió a los congresos locales para su ratificación, que da a los jóvenes el derecho a la Educación Media Superior gratuita y obligatoria para el Estado, que se aplicará gradualmente durante los próximos 11 años debido principalmente a limitaciones presupuestales.

 Esta reforma obliga al Estado a abrir oportunidades a todos los jóvenes para que puedan estudiar carreras técnicas cortas, como ya se hace en los Conaleps y otras instituciones o bien, prepararse para ir la enseñanza superior en carreras acordes a las realidades científicas y tecnológicas del siglo XXI.

 Las políticas públicas y ausencia de programas amplios para atender jóvenes, nos convierten en una sociedad que no sólo está desaprovechando el bono demográfico que pronto empezará a diluirse, sino que está sacrificando a toda una generación. Esto es inaceptable y el próximo gobierno debe revertirlo.

 EL UNIVERSAL, 18 octubre, 2011.-

 

Read Full Post »


+ Practiquemos la Política que busca sinergias en la pluralidad

+ Además de barbarie criminal, pobreza, desigualdad y desempleo

+ Estados y Municipios necesitan nueva ley de Coordinación Fiscal

+ Diálogo sin exclusiones para los acuerdos que necesita el país

PRESUPUESTO 2012

Francisco Rojas 

El clima social de México es de honda preocupación, no sólo por la barbarie criminal, sino por la desigualdad, el aumento de la pobreza y del desempleo y el estancamiento de la economía, que va a resentir los efectos de la posible contracción económica, por nuestra marcada dependencia de EU. La gran prioridad nacional es evitar que estos problemas deriven en la tormenta perfecta que nos lastimaría a todos y pondría en peligro la democracia.

Tenemos soluciones, pero debemos practicar la Política con mayúsculas: la que busca y logra acuerdos entre personas y grupos heterogéneos, la que no pretende sustituir la realidad por la ficción de la publicidad, la que asume sus propias responsabilidades en vez de repartir culpas, la que establece compromisos y los cumple, la política, en fin, que busca las sinergias en la pluralidad.

Este es el marco en el que desarrollaremos los trabajos de la actual Legislatura del Congreso. Por eso los diputados del PRI decidimos concentrar nuestros esfuerzos en los grandes problemas que afligen a la sociedad. Aprobaremos nuevas leyes y reformas a las existentes para desactivar los problemas que están en vías de complicarse.

El Presupuesto de Egresos deberá aumentar la inversión pública, promover el financiamiento a pequeñas y medianas empresas y a productores rurales, y fijar normas claras y precisas para abatir los subejercicios, evitar que las reglas y criterios de operación obstruyan los programas y ejercer los recursos con oportunidad y eficiencia.

Se trata de reactivar la economía, impulsar el mercado interno, revertir la caída del ingreso de los hogares, generar empleos formales para que los jóvenes puedan labrarse un futuro con su esfuerzo, en vez de tomar caminos que los destruyen y desangran al país; para ellos gestionaremos la ley sobre educación media superior obligatoria y la implantación del telebachillerato. A fin de crear empleos aumentaremos la inversión en carreteras, caminos rurales, presas, escuelas, hospitales, y otras obras de impacto económico y social.

El presupuesto debe respaldar a los más vulnerables y marginados. Cuidaremos que los recursos para salud, educación, combate a la pobreza, vivienda, sector agropecuario no sean menores al presupuesto actual. Combatir la pobreza exige abandonar el enfoque asistencialista en favor de programas que fortalezcan el potencial productivo de la gente y tengan una visión federalista.

Es deleznable valerse de los programas sociales para captar votos. Por eso legislaremos para blindar esos recursos y crear el Fondo de Cohesión Social e Impulso Productivo, que destinará recursos federalizados a municipios de alta y muy alta marginación y a polígonos urbanos en pobreza.

El combate al crimen organizado requiere recursos para reclutamiento, capacitación, equipamiento. Vamos a respaldar a ese sector y a revisar con detalle la estructura presupuestaria y administrativa de los programas y fondos para hacerlos más eficientes y descentralizar funciones.

La Ley de Seguridad Nacional será consistente con la Constitución y los tratados internacionales que nos obligan. Es un compromiso del grupo parlamentario del PRI asegurarse de que esa ley garantice respeto absoluto a los derechos humanos, dé certeza jurídica a los intérpretes de la norma y propicie el retorno de las fuerzas armadas a sus actividades naturales. Exhortaremos al Senado para la aprobación de la policía fronteriza.

El país no se reduce a su capital ni se agota en los poderes federales. México está en los estados y municipios, y el presupuesto tiene que ser promotor del desarrollo regional. Los gobiernos locales, cada vez con mayores demandas sociales, no cuentan con recursos suficientes para enfrentarlas; es necesario revisar el sistema de coordinación fiscal y asignar recursos presupuestales que compensen los desequilibrios y hagan efectivo el respaldo federal a estados y municipios.

Tenemos problemas, pero podemos enfrentarlos cumpliendo todos con nuestra parte. Los diputados del PRI honraremos los compromisos con los ciudadanos y promoveremos la concordia política. Confío en que los demás partidos reconozcan que es hora del diálogo sin exclusiones ni imposiciones, en busca de los acuerdos que tanto necesita el país en estos momentos difíciles.

 EL UNIVERSAL, 6 septiembre, 2011.- 

Read Full Post »

+ Pedir evaluar la estrategia anti crímen no es ofensivo

+ Que haya una sociedad sana y con posibilidad de desarrollo

+ Diputados del PRI, con  con Janet Napolitano y Valenzuela

(Al comentar el mensaje del 4 de mayo del Presidente Felipe Calderón)…

La lucha contra el crímen organizado es de todos los mexicanos, ajeno a partidos, porque lo que queremos los ciudadanos es vivir con tranquilidad y en paz.

(En el marco de la gira de trabajo que junto con otros diputados federales del PRI realiza en Washington, D.C., donde hoy se reunió con la Secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano)…

…En nuestro país la gente quiere tranquilidad, independientemente de quién gane o no las elecciones, porque recuperar la tranquilidad es una aspiración de todos los mexicanos.

Hemos sugerido a las autoridades correspondientes, que tenemos que sentarnos a evaluar cómo están funcionando las estrategias; eso no tiene nada de ofensivo, es lo lógico en cualquier programa gubernamental, saber cuáles son los resultados.

Si estos son buenos,  hay que empeñarnos en que sigan, si no, hacer las modificaciones correspondientes. Así que nadie debe sentirse, ni llamarse ofendido por pensar que hay que evaluar los programas, ya que eso ayuda a mejorarlos.

Es una aspiración de todos los mexicanos, priistas, perredistas, panistas,  recuperar la tanquilidad en México, pero no solamente con una estrategia como la que se ha seguido actualmente, circunscrita a una lucha contra el crimen organizado, sino que se tiene ampliar a cuestiones de infraestructura económica, social, de creación de empleos, porque si no ponemos el remedio solo estamos curando parte de la enfermedad, pero no creamos la nueva posibilidad de que haya una sociedad sana y con posibilidades de desarrollo.

La lucha contra el crímen organizado, es algo que debe seguir siendo una prioridad fundamental, acompañado no nadamás de una estrategia anticrímen organizado, sino pensando en cómo vamos a asegurar que el cúmulo de jóvenes que van accediendo al mercado de trabajo, encuentre formas honestas y responsables de vida y de construcción de futuro.

Lo anterior,  para que ellos mismos al labrarse o al tener oportunidad de un nuevo futuro, no tengan la necesidad de pensar en unirse a las fuerzas del crimen organizado.

… Nuestro viaje a Washington fue muy importante, porque trabajamos desde nuestro ambito de responsabilidad en  abrir una nueva y mayor cooperación en todos los temas que son de interés para México, con los Estados Unidos.

Los diputados del PRI también sostuvimos  encuentros con con el Embajador mexicano  Arturo Sarukhán, con el Subsecretario Adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Arturo Valenzuela y con el Presidente del National Democratic Institute, Keneth Wollack.

WASHINGTON, D.C., Boletín., 5 de mayo, 2011.-  

Read Full Post »

+ Los maestros deben ser misioneros de la prevención del delito

+ La juventud necesita desarrollo y clínicas vs las adicciones

+ Hay líneas complementarias de acción contra la delincuencia

El gobierno no puede dejar al país en manos del crimen organizado, es urgente restaurar el Estado de Derecho, lo que entraña una lucha a fondo contra la corrupción, la impunidad, la formación y arraigo de una cultura de leyes, además de reactivar las opciones de desarrollo para  los jóvenes y evitar que caigan en manos de la delincuencia.

Es indispensable el uso de la fuerza pública, pero no es el único ni el principal recurso del Estado para desarticular a la delincuencia organizada. Es solo un camino donde deben comprometerse no sólo las instituciones, sino también la sociedad y su célula primaria, la familia.

El Estado debe reasumir sus responsabilidades para con la economía y para con la sociedad, por eso reclamamos que cumpla con la función de dar garantías de seguridad para la vida de las personas y su patrimonio.

Se requiere de un plan integral, en donde lo primero, es tratar las adicciones como un problema de salud pública y en esta tarea no hace falta matar a nadie, sino construir clínicas en todo el país y movilizar a miles de médicos, psicólogos y otros especialistas en auxilio de quienes han caído en la trampa de las drogas, en especial los jóvenes y niños.

El segundo punto,  es frenar el contrabando de armas de alto poder a México, pero esto  no lo harán los gobiernos de Estados Unidos, China y otros países productores de ese armamento, primero, porque no tienen condiciones políticas para hacerlo y, segundo, porque no van a bloquear el acceso de sus empresas productoras de armas a uno de los mercados más abundantes del mundo.

La tarea es de las autoridades aduanales mexicanas y,   para que la cumplan es necesario erradicar la corrupción que prevalece en ese sector y dedicar todos los recursos posibles –incluidos los efectivos del Ejército y la Marina Armada– a la vigilancia de las extensas líneas fronterizas y las costas del país.

Esto  no va a eliminar el contrabando de armas, pero si se hace bien, va a menguarlo y a disminuir el poder ofensivo de los ejércitos de sicarios.

También consideramos indispensable  que el gobierno convoque a los maestros de todos los niveles de enseñanza para que se conviertan en misioneros de la prevención del delito y acerquen la escuela a la comunidad, como lo han hecho en otros países con gran éxito.

El recurso más valioso de las organizaciones delictivas es su gente; los jóvenes que no tienen cabida en el sistema educativo y cuando la logran, no consiguen empleo o se ven forzados a incorporarse a la economía informal.

Por eso,  de lo que se trata es de retener para el país a las legiones de desheredados que ven una salida en la delincuencia. Pero para ello hay que elevar la calidad de la educación, no en abstracto, sino con dos objetivos: formar ciudadanos libres, dignos, útiles a sus familias y al país, y darles los conocimientos y habilidades que los conviertan en las personas  calificados que requiere una economía formal en expansión.

BOLETÍN, 10 abril, 2011.-

Read Full Post »

+ Areas estratégicas quedaron a merced de rutinas u ocurrencias

+ No debemos legar a nuestros hijos la cultura del miedo

+ Pondremos  un alto a las decisiones que siembran insatisfacción

+ Llegó la hora de repensarlo todo y poner las cosas en su lugar

RELANZAR AL PAÍS

Francisco Rojas

Desde el primer día de su gestión, el gobierno puso sobre la mesa el tema de la guerra contra el narcotráfico e ignoró todo lo demás. Esta concepción monotemática de la tarea de gobernar ha dejado a muchas áreas estratégicas a merced de la rutina y las ocurrencias y ha provocado problemas descomunales.

En el PRI estamos convencidos de que el país no debe ser entregado como botín de guerra al crimen organizado, pero precisamente por eso no podemos convalidar una estrategia que no partió de un diagnóstico serio y completo del problema ni se basó en información de inteligencia criminológica.

Es cierto que la delincuencia organizada se enfrenta con la fuerza pública, pero eso no basta; es preciso desactivar el clima social que hace posible su permanencia y propicia la mimetización de los delincuentes con las comunidades pacíficas.

Si algo puede debilitar al crimen organizado es que la economía y la escuela ofrezcan un lugar para los jóvenes que, excluidos del desarrollo económico, social y humano, son víctimas fáciles del reclutamiento de los criminales. Es igualmente estratégico un tema que no se ha abordado correctamente: la clausura de las vías por las que fluye el dinero sucio para integrarse a las corrientes financieras legales.

El crimen organizado es un problema muy grave, pero no el único que debe encarar el Estado. Por eso los priístas vamos a integrar otros temas de gran importancia a la agenda nacional. No hacerlo ha dejado aspectos críticos —como la educación, el crecimiento económico, la política social, la política energética y la regulación de las comunicaciones— a merced de la improvisación e inercia, cuando no de corrupción.

Lo que al principio pareció un desacierto: lanzar al país a una guerra sin la preparación adecuada ni medios suficientes, pero cuatro años después, el mantenerse obstinadamente en esa línea de combate, sin hacer caso de otros puntos de vista o sugerencias, se acerca más a una estrategia electoral que a un firme convencimiento de que se es dueño de la verdad.

Parecería que creen que puede ser redituable revivir la bandera de “el peligro para México”, sólo que esta vez sería un partido político la amenaza, argumentando que no garantizaría la continuación de la guerra contra el narcotráfico, como supuestamente lo haría el PAN. No es coincidencia que en las elecciones de Jalisco, Colima, Quintana Roo y Guerrero se haya recurrido a filtraciones y acusaciones no probadas de que los candidatos priístas estaban involucrados con el crimen organizado.

Cuidado, el país no vive la misma situación que en 2006. La polarización política asociada con los desaciertos en la conducción del gobierno y a fenómenos adversos que escapan a nuestro control como país han deteriorado el clima social y aumentado la irritación colectiva. Estamos perdiendo la fe en nosotros mismos; se está desgastando la solidaridad que nos fortaleció en las horas más difíciles de nuestra historia; se está debilitando la cohesión social y languideciendo el espíritu de lucha colectiva.

Para que la sociedad no caiga en el desánimo como manera de ser y vivir, los priístas pondremos un alto a las decisiones del poder que han sembrado insatisfacción, temor y desconfianza entre nosotros mismos. Es tiempo de recuperar los valores que definen nuestra identidad nacional y hacen posible la convivencia civilizada. Esta generación no debe legar a nuestros hijos una cultura del miedo, el individualismo a ultranza, la desconfianza en los demás y la falta de expectativas reales de futuro.

Llegó la hora de repensarlo todo y poner las cosas en su lugar. El Estado debe retomar sus funciones rectora y promotora. Una de las grandes claves es devolver a los jóvenes su porvenir, probarles que la sociedad, sus leyes e instituciones tienen un espacio para ellos en la economía formal y la educación media y superior. Convencerlos, con hechos, de que su país no los rechaza ni los empuja a emigrar a un mundo de humillaciones pero con empleo, de que México no los condena a vivir en la informalidad y menos aún a que sigan siendo enrolados por el crimen organizado.

Si el gobierno y su partido no quieren o no pueden devolver la certidumbre a México, nosotros haremos nuestra parte desde el Congreso. Si no quieren o no pueden ver la realidad social, económica, política y moral del país, nosotros restauraremos la cohesión social y daremos respuestas eficaces a las exigencias de la gente.

EL UNIVERSAL, 8 febrero, 2011.- goo.gl/SVxQP

Read Full Post »

Older Posts »