Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Justicia social’

+ Vigentes los principios de Soberanía, Democracia y Justicia

+ Habrá dictamen favorable a cuatro  temas de la Reforma Política

+ Regulación de las facultades del Ejecutivo en uso del Ejército

+ Propuestas de Seguridad de la UNAM,  serán actos legislativos

+ En Ley de Seguridad, pleno respeto a los Derechos Humanos

+ Será propuesto y votado Fondo de Atención a Víctimas del Delito

+ Reorientaciones y blindajes al Presupuesto Federal para 2012

+ Telebachillerato, Servicio Social Pagado y,  atención de adicciones

Quiero saludar en primer término a don Luis González Flores, secretario de Gobierno del estado de Quintana Roo, quien nos hace el favor de acompañarnos;

Al químico Filiberto Martínez Méndez, presidente municipal de Solidaridad, del municipio en que nos encontramos;

A nuestros compañeros Ricardo Aguilar, secretario de organización de nuestro instituto político;

Obviamente también quiero felicitar, aunque a lo mejor un poco adelantado, a nuestro compañero Felipe Enríquez, que será el próximo secretario de elecciones de nuestro partido, y lo felicitamos por su nombramiento;

Saludo también a nuestra compañera diputada y expresidenta de nuestro partido, a nuestra compañera querida Beatriz Paredes Rangel;

A nuestro compañero diputado presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, que ha hecho un papel relevante durante todo el año, Jorge Carlos Ramírez Marín;

Compañeras Diputadas, compañeros Diputados:

Acabamos de escuchar las conclusiones de las mesas de trabajo. Me felicito y los felicito por el compromiso de cada uno de ustedes con México; por el compromiso con el pueblo del que procedemos y al que nos debemos; por el compromiso con un partido que sustenta principios y valores que no se desgastan con el tiempo: la soberanía nacional, la democracia política y la justicia social.

En todos los análisis, en todos los debates, se han conjugado responsabilidad y emoción, firmeza en las convicciones y compromisos sociales de cada diputada y cada diputado, con una vocación de unidad y cohesión que le da fortaleza al grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados.

El trabajo que se hizo en las mesas, fue realmente espléndido y, por ello, solamente me resta hacer algunas reflexiones sobre algunos asuntos esenciales que están en el ánimo de la opinión pública nacional.

HABRÁ  DICTAMEN FAVORABLE EN REFORMA POLITICA

  Nuestro grupo parlamentario se ha comprometido a dictaminar favorablemente la minuta del Senado en materia de reforma política, como una de las prioridades del próximo período ordinario de sesiones, en la parte correspondiente a la consulta popular, el referéndum, la iniciativa ciudadana y las candidaturas independientes.

A pesar de los debates y discusiones que hubo en la mesa política,  no fue posible lograr un consenso sobre la reelección continua de legisladores y presidentes municipales.

Consideramos también indispensable y prioritario dictaminar las iniciativas que han presentado diversos integrantes de nuestra Fracción, tales como: Ratificación del Plan Nacional de Desarrollo por la Cámara de Diputados;  Fortalecimiento de la participación de los estados en el órgano revisor de la Constitución General de la República;  Reformas al artículo 27 constitucional en materia de aguas nacionales; Formación de mayorías estables y,  Fortalecimiento de las facultades de la Auditoría Superior de la Federación, para que la rendición de cuentas se realice con mayor oportunidad y se dé carácter vinculatorio a las auditorías.

SEGURIDAD NACIONAL, SEGURIDAD INTERIOR, SEGURIDAD PUBLICA

Los temas de seguridad nacional, de seguridad interior y de seguridad pública deben analizarse de manera exhaustiva para construir los consensos que permitan aprobar la minuta de reformas a la Ley de Seguridad Nacional, conforme al marco constitucional, las convenciones internacionales y el pleno respeto a los derechos humanos.

El dictamen que aprobaremos deberá contener disposiciones que regulen las facultades del Poder Ejecutivo para disponer de las fuerzas armadas en materia de seguridad pública, y el marco jurídico adecuado para la actuación de las mismas.

El trabajo se realizará en conferencia, con nuestros compañeros en la Cámara de Senadores.

Las propuestas elaboradas por los especialistas convocados por la UNAM, refuerzan los propósitos e intenciones de nuestro Grupo Parlamentario en esta materia.

Nos proponemos analizar dichas propuestas y trabajar conjuntamente con la UNAM, para ir concretando en actos legislativos específicos las recomendaciones formuladas que así lo requieran.

Para contribuir a la lucha contra el crimen organizado y contra los delitos del fuero común, se impulsarán diversos dictámenes sobre las siguientes materias: Lavado de dinero; Modificación de la duración del arraigo, con pleno respeto a los derechos y garantías de los ciudadanos; La calificación como grave del robo de hidrocarburos y la enajenación y suministro ilícito de combustibles  y,  la protección a testigos con medidas de asistencia, seguridad y confidencialidad.

Especial relevancia daremos a la creación del Fondo de Atención a Víctimas del Delito, al acceso imparcial a la justicia para las mujeres, a las reformas a la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, a la revisión del sistema penitenciario y a la creación del Fondo Especial de Seguridad Pública Municipal, entre otros.

También exhortaremos al Ejecutivo Federal para que adopte políticas públicas eficaces en materia de adicciones y rehabilitación; y a nuestros colegisladores, para que aprueben las minutas relativas a la policía fronteriza, las reformas en materia de terrorismo y la Ley General para la Prevención Social de la Delincuencia.

REFORMA LABORAL CON RESPETO A DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

Nuestro grupo parlamentario se comprometió a concluir cuanto antes la discusión de la Reforma Laboral, sin vulnerar ni conculcar las garantías constitucionales ni los derechos y las conquistas históricas de los trabajadores.

Ratificamos nuestra apertura para incorporar todos aquellos aspectos, temas de interés y aportaciones de los grupos sociales para actualizar esta legislación.

La actualización de esta ley es sumamente importante y hay que hacerla con extremo cuidado, porque atañe a las relaciones entre los factores de la producción e incide, por lo tanto, en millones de trabajadores y de empresarios.

PRESUPUESTO 2012 Y PAQUETE ECONOMICO

Con Beatriz Paredes  Aprobaremos el paquete económico para 2012 con las adecuaciones a que haya lugar; el país tendrá a tiempo, como todos los años, el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos.

En el próximo presupuesto blindaremos los recursos destinados a los programas socialespara que el gobierno, a través de los delegados federales, no los utilice con fines electorales.

Tenemos también que seguir insistiendo y obtener el dictamen y la legislación correspondiente, sobre la Banca de Desarrollo.

En el decreto de presupuesto, eliminaremos las trabas administrativas que impiden que los recursos aprobados lleguen en tiempo y forma a los estados y municipios.

No vamos a permitir que mediante reglas y lineamientos de operación, registro de proyectos y un manejo discrecional y falto de transparencia de lo aprobado por la Cámara, se incurra en subejercicios, disminuyendo o incluso anulando los beneficios esperados de los programas y proyectos.

Por ello, también nos proponemos lograr que el Congreso explore e impulse cambios a la Ley de Coordinación Fiscal para modificar las fórmulas de participaciones

Y estando conscientes de que las presiones de gasto que se derivan de la derogación de las tenencias y de la nueva distribución de recursos por concepto de gasolinas, apoyaremos a las entidades federativas para que, a través del Presupuesto de  2012,  atiendan las prioridades en materia de educación, salud, seguridad e infraestructura, y puedan cumplir con sus obligaciones financieras

POBREZA Y DESIGUALDAD

Para combatir la pobreza y la desigualdad de una manera más efectiva, que erradique el centralismo y la exclusión social, concluiremos el proceso legislativo para la creación del Fondo de Cohesión Social e Impulso Productivo, como un capítulo adicional en el ramo 33, que con un carácter vigorosamente redistributivo y progresivo atienda con recursos federalizados a los 1,261 municipios de alta y muy alta marginación y a los 2,671 polígonos urbanos en pobreza.

El abandono de los jóvenes es inaceptable. En tanto se aprueba la ley que establece la educación media superior obligatoria, legislaremos sobre la utilización del sistema de telesecundaria para dar oportunidades a los jóvenes mediante el establecimiento del telebachillerato.

Asimismo, elevaremos a rango de ley el servicio social profesional remunerado para apoyar a los jóvenes pasantes de bajos ingresos.

DEPENDENCIA ALIMENTARIA

Exhortamos al Gobierno Federal a que atienda con responsabilidad la creciente dependencia alimentaria, impulsando la producción de volúmenes adicionales de granos, lácteos y cárnicos, sobre todo para prevenir el riesgo de desabasto de maíz blanco y la reducción de las cosechas de frijol, alimentos principales del pueblo mexicano.

La concentración del escaso financiamiento al campo en un reducido número de grandes productores, movió al Grupo para proponer la creación de un banco nacional de crédito y servicios múltiples para el desarrollo del campo mexicano, a fin de disminuir los costos financieros, aumentar la puntualidad en la entrega de los créditos y propiciar la disminución de las tasas de interés.

LA HORA DIFÍCIL EN QUE SE ENCUENTRA EL PAÍS

Con el diputado Martel

Compañeros diputadas y diputados:

Hoy como siempre, estoy orgulloso de ser uno de ustedes, uno más de todos nuestros pares que estamos aquí reunidos.

Esta  LXI  Legislatura ha trabajado y está trabajando en una hora muy difícil para el país y muy incierta para el mundo, donde los enconos están desvalorizando a la política y la irresponsabilidad y simulación parecen empujar a la economía global a una contracción generalizada.

El pueblo de México nos ha dado su confianza para legislar y para servir de contrapeso al Ejecutivo.   Seguiremos honrando esa confianza.

Salgamos de esta Reunión Plenaria unidos en torno a los acuerdos a que hemos llegado.   Hoy, como siempre, la unidad es el ingrediente básico de la fortaleza, no solo de nuestra fracción parlamentaria, sino de nuestro partido.

Unidad para generar certidumbre a una población que está perdiendo la confianza en las instituciones.

Unidad en los tiempos políticos que se avecinan.

Unidad para que las guerras sucias de publicidad no mellen nuestro liderazgo social.

Unidad y contacto con el pueblo al que nos debemos, serán el colofón de esta LXI Legislatura de la que todos y todas debemos sentirnos orgullosos.

Contribuyamos, compañeras y compañeros, a la unidad de los mexicanos.

Prestigiemos al Congreso de la Unión, fomentando la unidad con nuestros colegisladores federales, con los diputados locales, con los gobernadores y presidentes municipales priistas;  con todos los miembros de nuestro Partido.

Honremos la confianza depositada en nosotros por el pueblo mexicano, y hagamos votos porque el próximo mes de julio, ganemos las elecciones presidenciales y regresemos a la Casa Presidencial de la que nunca debimos de haber salido.

Muchas gracias.

 

DISCURSO DE CLAUSURA.- Reunión Plenaria, Grupo Parlamentario del PRI, Cámara de Diputados, LXI Legislatura. Rivera Maya, 20 agosto 2011.- 

Read Full Post »

+ Insatisfechos exigimos hoy, como ayer,  un mejor gobierno

+ Saldremos  adelante, sin caudillismo ni autoritarismo

+ Cuando se denuesta al Congreso, se ofende a la Sociedad toda

+ No confundir fracaso de un gobierno, con fracaso del Pueblo

+ Conquistamos libertad, ahora falta  igualdad y justicia social

+ En el PRI, acuerdos, no desconfianza; civilidad, no cizaña

+ Ya una vez  construimos el Estado, lo volveremos  a hacer

+ Estemos a la altura de los Legisladores del 24, 57 y del  17

(Pronunciamiento en Sesión Solemne de Congreso General.- H. Cámara de Diputados. Palacio Legislativo de San Lázaro):

El Partido Revolucionario Institucional, saluda respetuosamente a la Patria entera en esta celebración Bicentenaria.

Doscientos años de Independencia y cien años de nuestra Revolución social, son razones de peso en la conciencia y el espíritu de esta nación generosa que arriba al siglo  XXI.

La eterna búsqueda de la igualdad;  la demanda nunca acabada por hacer valer la justicia social para los más pobres y la justicia a secas para todos, están en el espíritu insatisfecho que hoy exige, como ayer, un mejor gobierno.

Los muros del Congreso registran los nombres de algunos de los más destacados héroes nacionales, de aquellos que con razón y vehemencia, incrustaron en la historia decisiones trascendentales que aún están vigentes.

Honramos a esos héroes hoy;  honramos también a tantos héroes anónimos que han servido y sirven a la patria, porque la historia de México es la del pueblo entero. La lección que ya debió ser aprendida, es que nuestro país saldrá adelante con trabajo colectivo, sin caudillismo ni autoritarismo.

El Poder Legislativo, es el depositario de las consignas salidas de las trincheras de la Independencia, la Reforma y la Revolución.

Su responsabilidad es garantizar que el nuestro sea un país de leyes, de instituciones, de congruencia y de sensatez.

En el Congreso de la Unión tiene la gente una representación real y un foro para hacer oír su voz.

Fue en el Congreso de Chilpancingo, en la Constitución de Apatzingán, y después en la Constitución de  1824,  donde las acciones de  1810  se convirtieron en leyes.

Fue en el Legislativo, otra vez, donde se decidió la estructura federal de la República, frente a las presiones de los conservadores, que combatían a Juárez para imponer un centralismo obsesivo, al amparo de una potencia extranjera.

Y fue en el Congreso, donde la revolución plasmó sus razones en la Constitución del  17,  que definió el perfil social de la nación.

El pueblo, convertido en legislador, ha cristalizado en leyes la esencia política, histórica y moral de sus luchas;  le ha dado trascendencia a los principios, valores y objetivos sociales.

Nuestras constituciones y leyes, el Derecho mexicano, son la concreción del proyecto de nación que empezamos a construir hace doscientos años.

En los años difíciles que hemos vivido, ha sido el Congreso de la Unión la caja de resonancia de las demandas populares;  ha sido la casa donde emiten las leyes los representantes legítimos del pueblo y de la República.

Los legisladores tenemos diferencias de criterio y a veces hasta de diagnóstico, pero sabemos conciliar ideas distintas e incluso opuestas, para formar los acuerdos que exige el interés de la nación.

Por ello, cuando se denuesta al Congreso se ofende a la sociedad toda, porque es en él, donde todos nos reflejamos y estamos representados;  a nadie conviene debilitar al Poder Legislativo;  pone en riesgo la soberanía popular y el pacto federal;  hacerlo es el mejor camino para convocar al autoritarismo.

Nuestra gente padece problemas muy graves como el desempleo, la migración, el trabajo informal en aumento y el abandono a los jóvenes.

También nos preocupa y ocupa la violencia criminal.   Tenemos que impedir que el crimen organizado conculque nuestras libertades y nos convierta en rehenes de un puñado de delincuentes.

No es la primera vez que enfrentamos problemas.   Para salir de ellos requerimos recuperar las lecciones de la historia, fortalecer las instituciones y recordar la tenacidad de nuestros héroes, para poder administrar el presente y ofertar el futuro.

No hay que confundir el fracaso de un gobierno o una clase dirigente con el fracaso de un pueblo.   Si algo tiene claro México es que pese a los gobernantes, a su clase dirigente y, muchas veces, pese a nosotros mismos, siempre ha sido capaz de encontrar el camino, de articular una salida, para seguir siendo un país del que siempre nos podamos sentir orgullosos.

Tenemos una gran nación.   Ahí están los ideales, están los principios, está la República Democrática, Representativa y Federal como un sistema de vida, y no como un mero ejercicio del sufragio universal.

Contamos, y ahí está, con el principio de la división de poderes para el fortalecimiento de la República entera.

Ahí está el principio de la República Federal para reconocer la mayoría de edad de los Estados.

Ahí está el sistema representativo y popular para privilegiar el trabajo de representación de los legisladores y su compromiso con la rendición de cuentas a la nación.

Las decisiones fundamentales de la República deben ser vínculo de unión, no pretexto para la obsesiva búsqueda de supremacía de alguien frente a los demás y, menos, cuando se trata de división de poderes.

El PRI está presente en esta celebración, con orgullo por lo que hemos hecho todos los mexicanos;  con serenidad porque seguimos conviviendo en armonía, a pesar de los despropósitos que nos dividen e incluso nos polarizan.

Los Poderes de la Unión debemos de servir al pueblo, sin que las diferencias partidarias se conviertan en obstáculo y lleven a la frustración a quienes debemos de servir.

Pero no puede el país adormecerse en sus fastos y sólo recordar lo que otros hicieron; o tratar de justificar en el pasado los errores del presente; debemos reconocer lo mucho que tenemos que hacer todos, hoy, para servir a México y servirle bien.

 

Los grandes postulados que explican la mexicanidad y las gestas libertarias, se sintetizan en libertad, igualdad y justicia social.

Hemos conquistado la libertad, pero aún debemos conquistar la igualdad y la justicia social.

Aquí, empeñamos la palabra del PRI en que seguiremos trabajando con denuedo y firmeza;  aquí, empeñamos nuestro compromiso con la sensatez y la prudencia.   Y nuestra convicción de que la política es debate, pero también acuerdo lícito y claro;  es acuerdo que resuelve problemas, no que los exacerba.

Los priistas nos empeñamos en construir acuerdos, no desconfianza;  en sembrar civilidad, no cizaña.

Compañeras y compañeros legisladores:

La Independencia de México fue el primer capítulo de una historia que aún no termina.

Hidalgo, Allende y Morelos, y miles y miles de mexicanos anónimos nos dieron una nación.

Juárez, los liberales de su generación  y millares de compatriotas, nos dieron la Reforma.

Zapata, Villa, Carranza, Obregón, Calles y Cárdenas, nos dieron el Estado de la Revolución y las instituciones que dan firmeza a la nación;  el Estado de bienestar que rescató de la pobreza a millones de familias, industrializó al país y prestigió a México en el mundo.

Celebremos el Bicentenario de la Independencia, el Sesquicentenario de la Reforma y el Centenario de la Revolución, con júbilo genuino, pero también con trabajo.

Encaremos los desafíos que hoy nos presenta la historia y dejemos a las futuras generaciones un legado de patriotismo, que esté a la altura del que nosotros recibimos de nuestros padres.

Hagámoslo con la profunda vocación democrática que los constituyentes de  1917  conceptuaron como un sistema de vida, basado en el constante mejoramiento económico, social y cultural de los mexicanos, mucho más allá que el mero ejercicio del voto.

El gran compromiso que plantea el PRI, sabiendo que somos capaces de asumirlo, es que ya una vez construimos el Estado y que somos capaces de volver a hacerlo, de encabezar, ilusionar y resolver el problema de la movilidad social.

Aquí empeñamos el compromiso con el pueblo de México, para que por la Ley, por el proceso parlamentario, podamos aportar más al país, pensando en que algún día aspiraremos a tener la altura de los legisladores del  24  o del  57  o del  17.

Pensando en eso, saludamos con todo afecto y emoción al gran pueblo de México.

¡Que viva México!

DISCURSO. 15 septiembre, 2010. En representación del Grupo Parlamentario del PRI, en Sesión solemne de Congreso de la Unión. H. Cámara de Diputados. Palacio Legislativo de San Lázaro.

http://bit.ly/a2vYdz

Read Full Post »

+ Tropiezos y triunfos en el tránsito al presente

+ Retroceso actual no eclipsa los logros históricos

+ Hay quienes olvidan los 150 años de la Reforma

CELEBREMOS

Francisco Rojas

Las gestas decisivas para la vida de México son propicias para reflexionar en lo que hemos sido, somos y lo que podemos ser. Hemos escrito la historia y formamos, a la vez, parte de ella. Desde 1810 hemos vivido en medio de vicisitudes. Tropiezos y triunfos nutrieron el tránsito hacia el presente. No somos la excepción; así se ha escrito, en circunstancias distintas, la historia de los Estados modernos.

La proeza independentista nos dio libertad y soberanía. La hazaña revolucionaria impulsó la justicia social y reivindicó el derecho de la población a mejores condiciones de vida y mayores oportunidades de ascenso económico y social. Fueron tan sólidos los logros de quienes nos antecedieron, que no han podido ser eclipsados por el retroceso de los últimos años. Somos un pueblo que ha sabido vencer la adversidad y superar las tragedias que ha padecido.

Independencia y Revolución están unidas por propósitos y valores comunes: libertad, soberanía, progreso y equidad. Hemos caminado mucho en busca de esos objetivos, a pesar de que algunos quieran ignorar el pasado y menosprecien el esfuerzo de los mexicanos para llegar a ser lo que hoy somos. Esas actitudes ocultan quizás su incapacidad para encarar los graves problemas nacionales que nos agobian. Para el pueblo mexicano la esperanza sigue viva. Estamos orgullosos de nuestra identidad que se nutre de la pluralidad étnica, cultural, ideológica y religiosa. Hemos unido lo diverso para construir una gran nación.

Algunos olvidan celebrar los 150 años del inicio de la Reforma. Es explicable para quienes creen que la obra y figura de Juárez y los liberales de su generación fueron perversas. En pleno siglo XXI, los prejuicios quieren imponerse a la razón y al derecho. Ante los embates al Estado laico, defendamos la laicidad plasmada en la Constitución de 1857, que retomaron y profundizaron los constituyentes de 1917.

Los mexicanos nos reconocemos en las tres grandes gestas fundacionales de la nación, aquilatamos su significado, ponderamos los aciertos y reflexionamos sobre las equivocaciones con serenidad, humildad republicana y optimismo, ajenos a la pirotecnia discursiva y la simulación demagógica.

Nada deshumaniza más que la expresión bajuna que esconde la realidad. Registremos el heroísmo de un pueblo que es superior a los desafíos y quiere reencontrar el camino de la estabilidad, la paz, la seguridad, la capilaridad social que antaño nos distinguió. Vivamos los anunciados espectáculos con alegría, pero sin deslumbramiento, seguros de que no vamos a permitir que el país se nos deshaga ni vamos a distraernos con el oropel de la verbena.

Celebremos con entusiasmo lo que hemos logrado, reafirmemos lo que queremos ser y hagamos lo necesario para lograrlo. Nos impulsa una enorme energía social que puede y debe ser aprovechada para no caer en el derrotismo y desaliento. No perdamos de vista las virtudes del pueblo mexicano, ni nos confiemos ante los embates a los valores de la laicidad que nos condujeron a la modernidad y desarrollo.

En unos días más festejaremos el inicio de la Independencia, y el 20 de Noviembre, el de la Revolución. En estos grandes movimientos sociales, lo mismo que en la Reforma, el pueblo mexicano venció obstáculos que parecían insalvables, se sobrepuso a las peores amenazas y avanzó hacia la conquista de su destino común.

Aclamemos el Centenario de la Revolución, que fue un hito en la historia y nos permitió ser, durante varias décadas, el país libre, próspero y generoso que fue modelo para nuestros hermanos latinoamericanos. Renovemos la confianza en que pronto podremos abrir caminos para generar riqueza, abatir la pobreza y disminuir la grosera desigualdad que nos agobia.

A lo largo de la historia, el pueblo ha confiado en sí mismo y ha salido fortalecido de las adversidades. Ante los graves problemas actuales, el Estado debe reasumir sus responsabilidades con la nación y su gente. No hay enemigos que vencer, sino problemas que resolver y para eso hace falta patriotismo y determinación. Hace falta confiar en el pueblo y no maquillar la realidad para cambiar las “percepciones”.

El ánimo debe ser festivo pese a la violencia y la inseguridad que padecemos, pues el pueblo tiene aliento para superar los obstáculos y legar a las futuras generaciones un país mejor que el que tenemos. Sinteticemos celebración y reflexión sobre lo que fuimos, lo que somos y lo que queremos y podemos ser.

EL UNIVERSAL. 7 de septiembre 2010. http://bit.ly/9I5s99

Read Full Post »