Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Monopolios’

+ Aprobada la nueva Ley Federal de Competencia Económica

+ Amplios alcances y ventajas de la Ley de Acciones Colectivas

+ Se legisla en favor de la población cada vez más empobrecida

PROTECCION AL CONSUMIDOR

Francisco Rojas
Con la determinación de proteger a la población en un mercado en el que han proliferado las prácticas monopólicas y la indefensión del consumidor, el Congreso de la Unión aprobó dos importantes recursos legales.

El Senado de la República ratificó el jueves la propuesta de los diputados para reformar la Ley Federal de Competencia Económica, el Código Federal Penal y el Código Fiscal de la Federación. Las reformas posibilitan que la Comisión Federal de Competencia garantice la neutralidad de sus decisiones y evite presiones cuando actúe en la investigación de casos que involucran a poderosos grupos económicos.

El mismo día, la Cámara de Diputados aprobó la minuta del Senado sobre la Ley de Acciones Colectivas, que protegerá los derechos individuales y colectivos de los consumidores en las áreas económica, de servicios, financiera y ambiental. Las personas podrán actuar en grupos de 30 ciudadanos o más contra empresas que afecten sus intereses como consumidores o causen daños al medio ambiente. Esta ley reducirá la desventaja de los individuos aislados frente a las grandes empresas en el mercado.

Los beneficios de la Ley de Acciones Colectivas no se limitan a quienes hagan una demanda, sino que se extienden a todos los afectados. Este recurso podrá ser usado también por entidades como las procuradurías Federal del Consumidor, de Protección al Ambiente, de Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros y la Comisión Federal de Competencia.

Con las nuevas facultades que se otorgan a las instancias responsables de la competencia y la regulación en el país, se trata de evitar los abusos y escaladas de precios que llevan a cabo las empresas monopólicas en detrimento de una población cada vez más empobrecida y sin defensas institucionales. Así, el Estado garantiza un mejor funcionamiento de la economía y fortalece la competencia libre y justa.

Con ese objeto se fortalecen los mecanismos para que la Comisión Federal de Competencia pueda determinar si uno o varios agentes económicos han acumulado el poder sustancial conjunto en el mercado, para afectar las condiciones de competencia efectiva y fijar precios o restringir el abasto de bienes y servicios.

Asimismo, la nueva legislación prohíbe que un adquirente concentre bienes para disminuir, dañar o impedir la libre concurrencia; también consolida la política de verificación para que se puedan requerir informes y documentos que se consideren relevantes para las indagatorias.

Entre las ventajas de esta normatividad destaca la protección a los grupos de menores ingresos que son víctimas de la voracidad de las empresas comercializadoras de productos agropecuarios y que, aprovechando la escasez de éstos, a niveles nacional e internacional, han desatado el alza de precios de los principales productos de la canasta básica.

Los legisladores estamos también de acuerdo en la necesidad de imponer sanciones más fuertes a los agentes económicos que incurran en prácticas monopólicas, con una gradualidad acorde a la gravedad de la falta: la mayor de ellas equivalente al 10% de los ingresos del agente económico que no cumpla con la ley.

También se impondrán multas a quienes declaren falsamente, propicien prácticas monopólicas o concentraciones prohibidas, en rangos que van del 8 al 10 por ciento de los ingresos o equivalentes desde 175 mil hasta 200 mil veces el salario mínimo general vigente para el Distrito Federal, independientemente de las responsabilidades penales a que haya lugar.

De igual manera se sancionará con prisión de tres a diez años, y con multas de mil a tres mil días de salario mínimo a quien fije, concierte o manipule el precio de venta o compra de productos, obligue a no producir o comercializar bienes, divida segmentos del mercado y acuerde posturas o abstenciones en licitaciones públicas.

Las reformas a la Ley Federal de Competencia Económica propiciarán una mejor coordinación entre las autoridades de competencia y las instancias reguladoras y favorecen la competitividad, la productividad y el crecimiento económico, mientras que la Ley de Acciones Colectivas fortalecerá la capacidad de las personas para la defensa de sus intereses. Esta legislación no afecta injustamente a nadie; al contrario, protege a los consumidores de los abusos monopólicos como corresponde a un Estado democrático y equitativo. De esta manera, los legisladores priistas cumplimos con nuestro mandato para proteger de abusos a la población del país.

EL UNIVERSAL , 3 mayo, 2011.-

Read Full Post »

9 de mayo 2010

…Se protegerá a los usuarios de la banca frente a las altas comisiones y tasas de interés. Asimismo se aprobó la Ley de Competencia Económica, para combatir más eficazmente los monopolios y oligopolios, para reducir los precios de consumo y diversificar las opciones en la compra de bienes y servicios.

La  (Cuenta Pública) correspondiente a 2007, primera de Calderón, también se reprobó, entre otros, por su ineficaz manejo del gasto y por destinar recursos no ejercidos por 84 mil millones de pesos a fideicomisos de manifiesta opacidad.

Promovimos la racionalización de los gastos fiscales: la reducción del gasto corriente de los altos mandos; la autonomía del Servicio de Administración Tributaria, a fin de fortalecer su independencia técnica, hacer eficiente la recaudación y evitar el manejo parcial de la política fiscal; y que las resoluciones de la Auditoría Superior de la Federación sean inculpatorias

Read Full Post »

24 de febrero 2010:

Nos parece que es indispensable originar todas las condiciones que propicien la participación en todos los sectores de empresarios cuya presencia signifique una auténtica competencia y contribuya a romper o evitar prácticas monopólicas que pervierten mercados e inhiben la inversión en importantes sectores de la vida nacional.

…el haber extranjerizado la banca, nos ha dejado sin uno de los grandes instrumentos de desarrollo que requiere el país, y es también evidente que una banca extranjera no solamente debe atender las necesidades del país, sino también las de sus accionistas, y que los objetivos que persiguen, sí, son orientar sus trabajos en el país en donde están radicando, pero también atender a los objetivos de sus matrices.

Me parece que el país requiere de una banca nacional muy fuerte, nacional privada muy fuerte, que sea la que nos ayude a detonar el financiamiento que requiere la economía del país.

La existencia de organismos reguladores del mercado, cuyo principal objetivo es garantizar apertura y equidad en ellos, resulta insuficiente a la luz de las disposiciones que establecen su competencia, norman sus procedimientos y determinan las sanciones que en su caso deben de imponer aquellos.

Por ello, el interés de la Legislatura, por otorgarle al órgano desconcentrado correspondiente, las facultades necesarias para cumplir sus objetivos que su creación persiguió desde un principio, y dotarlo de las herramientas adecuadas para la transparente y expedita acción, que evite la concentración de actividades trascendentes para la economía nacional.

Read Full Post »

+ El Gobierno bosqueja “casi el paraíso” para el 2012

+ Plan Ncional de Desarrollo hecho sin participación ciudadana

+ La sociedad, sometida a bombardeo mediático artero y falaz

LAS BUENAS INTENCIONES

Francisco Rojas

En días recientes el gobierno, a través de los secretarios de Estado, presentó con bombo y platillo los planes sectoriales que harán que para 2012 México sea casi el paraíso.Se supone que dichos planes son consecuencia del Plan Nacional de Desarrollo, que pocos conocieron y que carece del ingrediente principal: la participación ciudadana y, especialmente, la del Congreso.Como se dijo en su oportunidad, el Plan plantea un crecimiento sostenido de 5% anual; generar 800 mil nuevos empleos por año; reducir en un tercio los mexicanos en pobreza extrema; y contar con una de las infraestructuras más competitivas de la región.El gobierno estableció tres ejes como guía de los planes sectoriales: propiciar el desarrollo de mayores capacidades de las personas, en particular mediante una mejor y mayor educación y servicios de salud; y promover mayor inversión privada y pública, incrementando a la vez la competitividad de la economía.Qué bueno que el propósito de mejorar la educación se anunció primero que los resultados de PISA, de la OCDE, que nos volvió a desnudar literalmente en materia educativa, y que pusieron de relieve que los esfuerzos en los últimos siete años, periodo en que se han realizado las tres evaluaciones, no hemos mejorado y que seguimos ocupando “honrosos” últimos lugares en aspectos vitales para el desarrollo del capital humano y por ende de la competitividad de un país, como son el lenguaje, las matemáticas y las ciencias.En vano fueron los programas faraónicos de Fox como Enciclomedia, la megabiblioteca y el destinar a la educación uno de los presupuestos, en PIB, más altos que muchos países, incluso de la OCDE.Los resultados son paupérrimos y comprenden tanto a la educación que se imparte en establecimientos públicos como a la que se recibe en escuelas privadas. Hay problemas de fondo que tienen que ver con el enfoque educativo, la infraestructura escolar, la escasa preparación de los docentes y organizaciones laborales dedicadas más a vender al mejor postor sus capacidades organizativas ¡en materia electoral! que al mejoramiento de la calidad educativa.Mención especial merecen los capítulos dedicados a la promoción de la inversión y al aumento de la competitividad. Se proponen los planificadores para ello alcanzar una competencia efectiva en todos los sectores, es decir, eliminar los monopolios privados y públicos y abrir a la competencia y, por supuesto, a la inversión extranjera, los principales renglones de la economía, con lo que esperan aumentar el empleo.Este fue sin duda uno de los grandes fracasos de Fox, a pesar de los cuantiosos recursos de que dispuso y lo es, hasta ahora, del régimen actual. El programa del Primer Empleo ha sido un fracaso; de acuerdo con datos del IMSS, la expectativa del número de trabajadores a subsidiar en 2007 era de 39 mil; sin embargo, conforme a las cifras del Primer Informe de Gobierno, al 30 de junio del presente se habían inscrito únicamente 4 mil 664 trabajadores, 27% de la meta.También persiguen los señores de los planes mejorar la regulación de la economía, contar con infraestructura suficiente y de calidad, fortalecer el mercado interno y crear condiciones favorables para el desarrollo de las empresas, especialmente en telecomunicaciones y energéticos.Interpretando “el espíritu” de los planes, se entiende la congruencia ideológica que existe atrás de algunas medidas, especialmente en la proyectada reforma energética. El bombardeo mediático a que han sometido a la sociedad es artero y falaz, con el claro propósito de convencernos de las bondades de las recetas neoliberales, hasta que por cansancio y desinformación convengamos en que los mexicanos no podemos ser los arquitectos de nuestro destino, sino que tenemos que “abrir a la competencia” sectores estratégicos como el petróleo, en contraposición con lo que están haciendo países más desarrollados para defender sectores que consideran estratégicos.Basten dos ejemplos de doble moral y cinismo: la oposición española para que se vendiera la línea aérea Iberia, contrastando con la lucha de Telefónica para entrar al mercado de Telmex; y el impuesto de 0.54 centavos de dólar al galón de etanol importado de Brasil, para proteger a los productores estadounidenses que, además, reciben subsidios para sembrar maíz y establecer las plantas refinadoras correspondientes.Los retos del país son múltiples y urgentes; pero su solución no es a través de “acuerdos en lo oscurito” por camarillas que se confieran la representación del pueblo mexicano y que pueden acarrear serios costos políticos que se verán en 2009. EL UNIVERSAL, 11 diciembre, 2007.- http://bit.ly/cRbasw

Read Full Post »