Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ninis’

+ Además de falta de expectativas, pobreza y violencia

+ El título ya no garantiza empleo ni movilidad social

+ Muchos universitarios tienen pocas oportunidades

PROTESTA JUVENIL

Francisco Rojas

Casi siempre han sido los jóvenes quienes han desatado movimientos sociales que fueron hitos en la historia. En 1968, en vísperas de la globalización, las juventudes de muchas capitales del mundo emergieron con banderas incomprensibles a los ojos de los adultos de entonces. En algunos casos, los motivos parecían baladíes, como la riña menor entre alumnos de una preparatoria y una vocacional, que fue la chispa del movimiento. Por eso sería un grave y peligroso error descalificar o ignorar las nacientes demandas juveniles.

Tienen razón los jóvenes mexicanos en protestar, como lo han hecho en meses pasados en España, Italia, Portugal, Grecia y otros países, tanto por los efectos de la crisis financiera de 2008 y la recesión que le siguió como por motivos políticos, pues en el mundo ellos han sido los más lacerados por el desempleo y el olvido político. En México, se movilizaron primero los estudiantes de universidades privadas y pronto se sumaron los de otras instituciones y grupos sociales, algunos con militancia política claramente definida. Todos han ejercido sus derechos y han actuado en el marco de la democracia.

Aquí, como en otros países, el título profesional o incluso el posgrado ya no garantizan la movilidad social como en el siglo XX, ni un empleo en la economía formal, debido al lento crecimiento que, a su vez, obedece a la severa y sostenida contracción de las inversiones públicas, que son el motor inmediato de las privadas. El resultado es la incapacidad para generar empleos permanentes con salarios decorosos y las prestaciones de ley.

En México, a la falta de expectativas se agregan la pobreza y la violencia que, además del alto costo en vidas humanas, ha provocado el cierre o remate de negocios, fábricas o ranchos, quizá de familias de algunos de los jóvenes que protestan. Por eso muchos estudiantes tienen hoy casi tan pocas oportunidades, como los ocho millones de “ninis” que no tienen acceso a la escuela ni al empleo.

Las manifestaciones recientes podrían significar en esencia una protesta contra el statu quo y revelan que buena parte de los jóvenes están inconformes con el futuro que les espera. Hasta ahora los reclamos han sido por mayor equidad en medios de comunicación y a favor o contra un candidato, pero en Guadalajara ya salieron a la calle miles de jóvenes a repudiar la violencia imperante y a manifestarse a favor de la paz, la seguridad y la justicia; tarde o temprano brotarán también las demandas de empleo, equidad y expectativas verosímiles de futuro y el rechazo a que su destino sea un trabajo mal pagado, la informalidad, intentar emigrar a Estados Unidos o la delincuencia organizada.

Los jóvenes son el presente de la nación; si se comprenden y solucionan sus inquietudes, se lograría encauzar positivamente esa vitalidad que suele tener la juventud. Pero además de las acciones económicas, educativas y de seguridad es preciso recuperar los valores personales, familiares y nacionales.

Se equivocan los actores políticos que dicen que las protestas son contra otros; no, estos movimientos se conoce cómo empiezan, no cómo acaban; en cualquier momento la frustración y coraje podrían agudizarse, y el reclamo podría direccionarse a los actuales responsables políticos para que rectifiquen empecinamientos y recetas que no funcionan.

Por eso se deben movilizar los instrumentos del Estado y acordar con la sociedad entera rescatar a México del desempleo, la pobreza, la desigualdad y la violencia; desterrar odios y discordias, revitalizar la democracia, recobrar los valores, restañar el tejido social y corregir estrategias que solo ha provocado desolación y muerte.

 EL UNIVERSAL, 29 mayo, 2012.-

Read Full Post »

+ En lo que va de este gobierno, 302 mil empleos, promedio anual

+ Fuerte tendencia al alza en la tasa nacional de desempleo

+ 12.66 millones de personas en el sector informal de la economía

+ 19.2 millones de jóvenes integrados al llamado rezago educativo

El grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados presentó el primer fascículo de  10 Años de Panismo, Resultados, en el que afirma hay  estancamiento y  una década perdida de gobierno, en la que la economía se desplomó hasta sus niveles más bajos en ocho décadas, lo cual imposibilitan el bienestar social.

 El documento  México: País sin Crecimiento y sin Empleo,  fue presentado el 31 de mayo de 2011 por el vice coordinador, diputado  Oscar Levín Coppel, quien manifestó que la caída del ingreso per cápita real, el aumento del desempleo en todas sus variantes, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y de la competitividad, así como el incremento de la pobreza, son un fracaso de los gobiernos panistas:

1.3

Empleo [1]

El desempleo es un fenómeno perverso que se reproduce a sí mismo en una espiral descendente del ingreso, la demanda, las ventas, la producción y el empleo.

  • Durante el primer gobierno del PAN, cuando hubo la más alta producción y los mayores precios de petróleo de nuestra historia, el empleo creció en   1 millón 187 mil puestos de trabajo, con un promedio de 197 mil 984 empleos anuales, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
  • En el periodo 1994-2000, el promedio anual de nuevos empleos  fue de 369 mil 193, casi dos veces los del periodo 2000-2006. En total  hubo 2 millones 584 mil 351, con una Población Económicamente Activa menor en 7 millones de personas a la actual (en el año 2000 la PEA era de 40 millones 161mil personas) y con una producción y precios del petróleo menores.
  • En lo que va del actual gobierno, el promedio anual de nuevos empleos es de 302 mil, menor al del periodo 1994-2000. A la fecha hay 1 millón 311 mil nuevos puestos de trabajo. Por ello el rezago va en aumento.
  • En el año 2000, el desempleo abierto era del 2.30 por ciento dela Población EconómicamenteActiva (PEA); durante 2009 la cifra oficial llegó a  6.2 por ciento.

Al cuarto trimestre de 2010, la tasa de desempleo abierto disminuyó a 5.40 por ciento, pero al sumar a esta cifra el  número de personas que trabajan menos de 15 horas a la semana (6.2 por ciento), la tasa se eleva a 11.6 de la PEA, lo que confirma la fuerte tendencia al alza del desempleo.

click para ampliar

 
  • Del total de desocupados, 28.32 por ciento no completó la secundaria, las personas con un  mayor nivel de instrucción representan al 71.68 por ciento. Es decir, un nivel muy relevante de la población más educada no encuentra empleo.
  • Sin embargo, el problema es mucho más grave. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), actualmente existen en el país 2.58 millones de personas desempleadas, 12.66 millones de personas laboran en el sector informal, 3.63 millones de personas están subocupadas (es decir, que buscan un segundo empleo o un trabajo más adecuado), y 3.06 millones no reciben remuneración por su trabajo.
  • click para ampliar
  • Por tanto, si le agregamos a la población abiertamente desempleada las personas que trabajaban en la economía informal, los subocupados y los que no reciben remuneración por su trabajo, encontramos que el 45.83 por ciento de la PEA, la cual es de 47.85 millones de personas, no trabaja o lo hace en condiciones precarias. Así, aunque el gobierno presume que la tasa oficial de desempleo abierto es relativamente reducida, el problema laboral y el rezago que se ha acumulado son mucho mayores. 
  • Al cierre del año 2000 existían 12.4 millones de trabajadores registrados en el IMSS, cifra que aumentó a 14.7 millones para 2010; por lo tanto, en 10 años el número de personas que laboraban y que recibieron la prestación de seguridad social únicamente se elevó en 2.3 millones, pero el aumento de la población fue de 14.8 millones de personas en el mismo período. En promedio, cada año se incrementó la población en 1.5 millones de personasy el empleo lo hizo en apenas 230 mil.
  • Con base en información del IMSS, a abril de 2011 había 14 millones 885 mil 060 trabajadores registrados, de los cuales 13 millones 2 mil 659 son permanentes. Con una PEA de más de 47 millones 854 mil personas,  hay un rezago de casi 35 millones; es claro que no ha habido una estrategia efectiva de promoción del empleo formal. Para revisar resultados concretos, al comparar el total de trabajadores que estaban inscritos en el IMSS en noviembre de 2007, con los de abril de 2011, sólo hay 435 mil nuevos empleos en tres años y medio, de los cuales únicamente 183 mil son permanentes y 252 mil eventuales.
  • Al comparar el  número de empleos formales, con el total de la población que está en condiciones de trabajar, que son más de 47 millones, vemos que el empleo en el país es completamente insuficiente; al compararlo con los 112.3 millones de habitantes que tiene el país, se advierte el tamaño real de la brecha.
  • Según el INEGI durante la crisis económica el número de personas desmoralizadas o desalentadas, es decir, las personas disponibles para trabajar que no buscaron empleo por considerar que no tenían posibilidades y que desistieron de buscar, aumentó en 716 mil individuos, al pasar de 5 millones 142 mil al cierre de 2007, a 5 millones 858 mil personas al final del 2009.
  • En el reporte “Perspectivas de Empleo 2010”, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considera que en el país la brecha entre la pérdida de empleos y la tasa de desempleo en México es mayor que en otros países de la zona, debido al importante número de personas desalentadas.
  • Por lo que respecta a los jóvenes, según el estudio “Mejorar las Escuelas. Estrategias para la Acción en México” de la OCDE, se considera que 19.2 millones, de entre 15 y 29 años, se han ido agregando al rezago educativo lo que, por un lado, les impide incorporarse al mercado de trabajo en condiciones de bienestar, y por el otro, tampoco continúan con sus estudios superiores.
  • Dentro de este grupo, la OCDE identifica a 6.7 millones de jóvenes de la llamada generación de “ninis”, es decir, que no estudian ni trabajan. Este sector representa el 35 por ciento de los jóvenes en México, es decir, que tres de cada diez no han encontrado oportunidades ni de estudio ni de empleo, lo que los hace vulnerables para ser reclutados por la economía informal y el subempleo, o en el peor de los casos, en  actividades delincuenciales, narcotráfico o el crimen organizado.

[1] Los datos del empleo para el año 2010 aquí presentados (valores absolutos) se calcularon con base al comunicado Núm 031/11 “Resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo” correspondientes al cuarto trimestre, debido a que la información se encuentra únicamente en términos relativos (porcentajes). En dicho comunicado, el INEGI notifica que las proyecciones de población que actualmente utiliza la ENOE corresponden a las elaboradas por CONAPO con base en los resultados del Conteo de Población y Vivienda 2005, que difieren de los últimos resultados preliminares del Censo de Población y Vivienda 2010 que ya son del dominio público. Una vez que se conozcan los resultados definitivos del reciente censo y que con base en ellos se construyan y estén disponibles las nuevas proyecciones demográficas, los resultados de la serie trimestral de la ENOE serán actualizados y puestos a disposición de los usuarios.  

10 Años de Panismo, resultados.

1.- MÉXICO: PAÍS SIN CRECIMIENTO Y SIN EMPLEO

Read Full Post »