Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Noruega’

+ Calderón habla de otra reforma, pese a la inacabada de 2008

+ Senadores panistas quieren a Pemex solo en dos áreas

+ No es válida la comparación con Petrobras ni con Stat Oil

+ Brasil canceló concesiones de grandes yacimientos marinos

OTRA VEZ
Francisco Rojas

Al igual que su antecesor, el Presidente Calderón acude a un foro empresarial extranjero para anunciar que intentará, de nuevo, privatizar Pemex y que en septiembre próximo enviará una segunda iniciativa de reforma energética, ya que la de 2008 es incompleta porque encontró oposición en el Congreso y en un fuerte movimiento popular.

Ahora espera contar con una “percepción” social propicia para que Pemex siga el modelo de Petrobras o de la empresa noruega Stat Oil y formalice Joint Ventures con compañías transnacionales. Asimismo, se felicita porque la Suprema Corte de Justicia haya declarado constitucionales los contratos integrales o incentivados, que se experimentarán en los campos maduros del sureste.

Click en la imagen para ampliar

Hace algunas semanas, senadores panistas adelantaron una iniciativa para modificar el Artículo 28 Constitucional a fin de dejar al Estado únicamente la exploración y la producción de petróleo crudo y permitir a los particulares realizar todas las demás actividades que hoy detenta en exclusiva Pemex: refinación, petroquímica básica, transporte, almacenamiento y distribución de hidrocarburos y sus derivados. ¿Qué otras modificaciones constitucionales piensa proponer el Ejecutivo Federal?

Por lo demás, no son válidas las comparaciones presidenciales. Ni Brasil ni Noruega tienen una historia de intervenciones y rapiña como las de México y su petróleo, que son la raíz de la “percepción” nacionalista de la mayoría del pueblo mexicano.

Brasil desarrolló una importante industria de biocombustibles y se inició en la exploración y desarrollo de yacimientos marinos porque durante muchos años fue importador neto de hidrocarburos. Ahora, con la creación por el ex presidente Lula de la empresa Petrosalt, se reservaron para el Estado los ricos yacimientos marinos recién descubiertos frente a las costas de Sao Pablo y cancelaron las concesiones otorgadas a particulares.

Noruega, por su parte, no contaba con experiencia ni con una industria petrolera para explotar los yacimientos del Mar del Norte, por lo que durante casi un lustro se preparó para regular, controlar y desarrollar la explotación marina, y crear un mecanismo que esterilizara los excedentes petroleros y un fondo para cuando se agotaran los hidrocarburos, lo que ya le está sucediendo.

Ambos países desarrollaron industrias proveedoras de partes y equipos, de los que hoy son importantes exportadores, y alentaron a las firmas de ingeniería nacionales. El gobierno brasileño hizo convenios con las universidades y centros de investigación para preparar técnicos y profesionistas, descentralizar y agilizar la investigación y desarrollo tecnológicos. Además, el régimen fiscal de las empresas petroleras de esos países no es confiscatorio como el nuestro.

El PAN ha expoliado fiscalmente a Pemex; desperdiciado los excedentes petroleros; desmantelado metódicamente su planta técnica y liquidado las firmas nacionales de ingeniería; no se han desarrollado industrias proveedoras de partes y menos aún de equipos; se ha frenado la investigación y el desarrollo tecnológico y desalentado la formación de técnicos y profesionistas. En estas condiciones, ¿qué podría aportar Pemex a las Joint Ventures aparte del crudo, la tramitación de contratos y el pago de facturas?

En lo referente a los contratos integrales o incentivados; efectivamente la Corte los declaró constitucionales, pero en el engrose de la sentencia, los Ministros establecieron una serie de requisitos que debe observar el Consejo de Administración para autorizarlos, a fin de que se respete el espíritu del Artículo 27 Constitucional sobre la rectoría del Estado en materia de hidrocarburos.

Los contratos integrales para campos maduros del Sureste contienen cláusulas que a juicio de la Cámara de Diputados son anticonstitucionales y violan lo establecido por la propia Corte. Por eso se interpuso otra Controversia Constitucional, que fue rechazada por el Ministro Instructor alegando que la Cámara no tiene interés legítimo por ser actos particulares. La Cámara estima que Pemex no es una empresa privada ni el petróleo una mercancía cualquiera, por lo que interpuso un recurso de reclamación que fue aceptado para trámite el pasado 4 de mayo.

Todo lo anterior augura una nueva lucha por defender el patrimonio nacional, que exigirá unir fuerzas frente a los afanes privatizadores panistas. Una vez más la población tendrá que dar la batalla y la Cámara de Diputados cumplir con su deber de custodiar los intereses de la nación.

EL UNIVERSAL 17 mayo, 2011.-

Read Full Post »

+ Alertan los expertos de los riesgos encubiertos en iniciativa

+ Intenciones de abrir la puerta a discresionalidad  en contratos

+ ¿Sería Pemex sólo  un sumiso monoexportador de crudo?

FRAUDE A LA LEY

Francisco Rojas

Así llaman los expertos al intento de modificar la Carta Magna a través de leyes secundarias, principalmente con cambios en los artículos cuarto y sexto de la Ley Reglamentaria del artículo 27 constitucional. En el primero, los privados podrán refinar bajo contrato y ser permisionarios para transportar, almacenar y distribuir petrolíferos y petroquímicos básicos; en ambos casos podrán construir, operar y ser propietarios de ductos, instalaciones y equipos. Pemex debe solicitar permiso para participar en este mercado y ya sabemos la respuesta. También se da plena libertad para que los privados se conecten directamente del pozo a las plantas de gas.

Con el artículo sexto y el 46 de la Ley Orgánica de Pemex se abre la puerta a la discrecionalidad y confidencialidad para que empresas extranjeras exploren y desarrollen integralmente yacimientos mediante contratos incentivados, internacionalmente conocidos como risk contracts, aplicables no sólo en aguas profundas, Chicontepec y campos abandonados, sino también en aguas someras y en tierra. Con lo anterior, las empresas mexicanas pasarían sin duda a ser subcontratistas o a desarrollar trabajos marginales, perdiéndose la oportunidad de reimpulsar una industria nacional de construcción y partes petroleras, como sucede en Brasil y Noruega.

La cacareada autonomía de gestión queda en entredicho al nombrar el Ejecutivo cuatro consejeros profesionales, con funciones extraordinarias, que trascenderán el sexenio en su cargo y preservarían los intereses de quien los designó. Hacienda retiene facultades para condicionar y vetar endeudamientos y la pretendida autonomía presupuestal se otorgaría, conforme a los artículos transitorios, hasta el onceavo año después de expedida la Ley Orgánica, siempre que Pemex cumpla con ciertos montos de venta de bonos y metas de balance financiero y, el colmo, aunque obtenga ingresos extraordinarios, no podrá nunca aplicar más de 15 mil millones de pesos a inversiones o mantenimiento.

Este año, el gobierno a través del Congreso le fijó a Pemex un superávit primario de 15 mil millones de dólares, es decir, un excedente de ingresos que no puede gastar y que se ocupa para cubrir el déficit gubernamental. Pemex requiere invertir en cinco años 17 mil millones de dólares para construir dos refinerías y dar mantenimiento a todas las instalaciones y ductos, es decir, 3 mil 400 millones de dólares anuales, 23% del superávit primario de 2008; esa es la importancia de los recursos congelados, que seguramente crecerán dadas las tendencias de los precios del petróleo, y los candados que el gobierno impone como metas de balance financiero.

Los mitos caen: el efecto popote, el tesoro escondido y el futuro promisorio se complementan ahora con que Pemex se fortalece y no se privatiza. Privatizar no sólo significa vender edificios o instalaciones, sino también compartir la renta petrolera y el mercado interno; y Pemex se debilita y “enaniza” al crearse prácticamente una industria petrolera integrada privada, que impedirá absorber tecnologías y prácticas modernas de administración y marginará la investigación y el desarrollo tecnológico. Pemex se convertiría en administrador de contratos y, paulatinamente, sin decirlo, la parte industrial morirá de inanición y obsolescencia y únicamente quedará el sumiso monoexportador de crudo.

Pretenden consumar el fraude constitucional. Los que tienen compromisos los defenderán, pero los que todavía vemos a Pemex como un factor de unidad, dignidad y orgullo defenderemos el usufructo de la renta petrolera para los mexicanos, cuya memoria histórica se hará presente en 2009, por no hablar de 2012.

EL UNIVERSAL, 29 abri, 2008.- http://bit.ly/cPQ1pm

Read Full Post »