Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Reforma energética’

+ Críticos e informados daremos nuevo rumbo al país

+ La construcción de nuestra democracia representativa

+ En esta elección no habrá vencedores ni vencidos

+ Acatemos resultados sin pretextos ni mezquindades

+ Necesaria unidad nacional para reformas estructurales

ELECCIONES

Francisco Rojas

Los próximos comicios refrendarán la democracia en la medida que sean concurridos, transcurran en paz y todos acatemos sus resultados sin pretextos ni mezquindades. Nos ha costado más de cuatro decenios construir la democracia representativa que tenemos: logramos plena libertad de expresión, los medios son numerosos, libres y críticos; el sistema de pesos y contrapesos y el federalismo real son antídotos del autoritarismo; el Banco de México, el IFAI, la SCJN, el IFE y otras instituciones actúan con plena autonomía y el ciudadano sabe que su voto es decisivo y respetado.

Mañana es el turno de los ciudadanos que, informados y críticos, daremos un nuevo rumbo al país. La voluntad mayoritaria merece respeto de los actores políticos y garantía de las autoridades. Cualquiera que sea el equilibrio de fuerzas que surja de las elecciones, no habrá vencedores ni vencidos. Nadie quedará al margen, necesitamos estar unidos en lo esencial para superar los problemas del país y salir adelante en un entorno internacional amenazante.

Necesitamos unidad nacional para emprender reformas cruciales como la hacendaria o la energética, darle plena autonomía a órganos reguladores y otras. Aun en caso de que los ciudadanos otorguen mayoría en las Cámaras al partido ganador, habrá que negociar, sobre todo en las reformas constitucionales. Por ello, se debe entender a la política como conciliación entre quienes piensan diferente pero necesitan construir acuerdos para convivir en pluralidad.

La unidad nacional debe ser un pacto social en torno a las prioridades en las que todos estemos de acuerdo: restauración de la paz, combate a la corrupción y la impunidad, crecimiento económico, generación de empleos, respeto y protección a libertades y derechos humanos, protección del medio ambiente, política internacional digna, entre otros. Debemos poner al interés nacional por encima de los intereses de personas o grupos. Nadie sobra, todos somos necesarios en la convivencia civilizada.

Las elecciones serán una fiesta cívica; no permitamos que reviva la zozobra con el fantasma del 2006.

EL UNIVERSAL, 30 junio, 2012.-

Read Full Post »

+ En dos secretarías era difícil mantener el estado de las cosas

+ Aun no se aplica del todo la reforma energética de 2008

…Los cambios que ha efectuado están dentro de las facultades que el Presidente tiene para nombrar y remover a los funcionarios de su cargo.

No dejan de ser importantes los cambios que hizo en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes… Ha sido una Secretaría que ha estado dentro del escrutinio público durante muchos meses dadas las atribuciones tan importantes que tiene, y ustedes han sido testigos de todos los eventos que han sido ventilados en la opinión pública y que hacía –probablemente- difícil mantener el estado de las cosas.

La Secretaría de Energía me parece también es un asunto delicadísimo por la importancia que tiene dentro de la economía nacional, y dado que hasta la fecha existen pendientes muy importantes de echar a andar la reforma petrolera que se hizo en 2008; estamos iniciando 2011 y hay cosas que no se han echado a andar o no están funcionando como se esperaba.

Así que son dos aspectos fundamentales de la economía de nuestro país, la parte de infraestructura que maneja la Secretaría de Comunicaciones y la parte de infraestructura de la Secretaría de Energía.

Además, su secretaría particular, es un asunto estrictamente personal, que es la que él supone le debe funcionar. Esperemos que le funcione.

…  Evidentemente conozco a los dos (nuevos titulares de SCT y SENER) son exsubsecretarios de Hacienda, con los cuales he tenido una relación –debo reconocer- amplia, de buenos términos, así que deseo que el funcionamiento del gobierno sea mucho más ágil, expedito y que por el bien de nuestro país los cambios le funcionen.

 Eso ya es una especulación (que los cambios tengan tintes electoreros) que va a estar ahí seguramente, y eso ya también es un asunto que escapa a cualquier opinión de tipo personal.

…  Para nosotros como oposición me parece que los saldos (que dejan Molinar Horcasitas y Georgina Kessel) no son precisamente los más positivos que podrían haber dejado en ese par de secretarías tan fundamentales en el desarrollo de nuestro país.

Es evidente que el sector de energía no está funcionando como debiera, y la parte de comunicaciones tanto en telecomunicaciones como en transportes, hemos tenido una serie de problemas que hemos estado ventilando desde la Cámara de Diputados durante mucho tiempo.

ENTREVISTA, 8 enero, 2011.- 

Read Full Post »

  • En año electoral, los temas son Economía, Alimentos e Inseguridad
  • Desempleo, pérdida de ingreso y sentimientos de indefensión social
  • Necesaria supervisión estricta de intermediarios financieros
  • RETOS PARA 2009
    Francisco Rojas
    Otra vez el PRI demostró ser la fuerza política más importante, organizada y con raigambre en todo el territorio. Se mantuvieron posiciones y se recuperaron localidades significativas. La numeralia de los municipios y diputaciones locales ganados así lo demuestran, al igual que la recuperación de espacios que detentaban otras fuerzas políticas.

    La certeza de que el PRI sabe gobernar y que cuenta con rumbo moderno y definido se acrecienta cada día más, sobre todo frente a la indecisión y falta de liderazgo de la derecha, así como el desorden y fragmentación de otras agrupaciones.

    Las metas trazadas en el último Consejo Político del PRI son factibles de alcanzar y la plataforma electoral tendrá que considerar varios factores. En primer lugar, 2009 será un año crítico en donde el tema central será la calidad de vida, deteriorada por la recesión económica, la crisis alimentaria y la inseguridad, aspectos en donde el Gobierno no presentará buenas cuentas.

    Obviamente, también existen otras preocupaciones locales y regionales importantes, a las que hay que atender, pero el desempleo, la pérdida de ingresos y de patrimonio, la baja en el nivel de vida y el sentimiento de indefensión social frente a la violencia desatada por el crimen organizado serán predominantes, desafortunadamente sin solución en el corto plazo.

    En segundo lugar, los diputados federales, aparte de tener aceptación local y conocer la problemática del distrito y región, integrarán una legislatura que, como pocas, se enfrentará a la necesidad de acciones trascendentes, modificando Leyes o evaluando la aplicación de medidas administrativas.

    Por ejemplo: manejar presupuestos de “economía en recesión” con déficits temporales; vigilar el ejercicio oportuno y adecuado del gasto anticíclico; abocarse a una reforma fiscal que simplifique y facilite el cobro de ingresos fiscales; revisar la política de subsidios agrícolas para otorgar apoyos directos y no al ingreso de los que más tienen; federalizar los avalúos catastrales para quitarles presión a los municipios y aumentar sus ingresos.

    Probablemente habrá que modificar las facultades del Banco de México y la Comisión Nacional Bancaria para que intervengan activamente en aspectos como: el desarrollo económico y el financiamiento interno, incluyendo el de los déficits presupuestales temporales; la regulación y supervisión más estricta de los intermediarios financieros; obligar a la banca comercial a financiar la producción; tornar competitivas las tasas de interés y abaratar los servicios bancarios; igualar las obligaciones y condiciones operativas de la banca extranjera con la nacional; armar programas de rescate de deudores.

    Asimismo, estarán en la agenda otros temas como la revitalización de la banca de desarrollo; la revisión de la política arancelaria para proteger el mercado interno; la puesta en práctica de las reformas energética y de seguridad; la reforma laboral; los festejos del bicentenario y el centenario.

    Los retos de los próximos legisladores serán importantes. Tendrán en sus manos la oportunidad de reorientar el rumbo del país, para aprovechar las oportunidades de la globalización y del mercado en favor de la sociedad, haciendo más equitativo el desarrollo económico.

    EL UNIVERSAL 30 de diciembre, 2008 http://bit.ly/9jqMsy

    Read Full Post »

    ¿AHORA?

    Francisco Rojas

    Ya fue aprobada la reforma energética con el consenso mayoritario de las fuerzas políticas, en una demostración de prudencia y pragmatismo frente al grave entorno externo e interno.

    Se ratificó la decisión política fundamental de no privatizar la industria integrada, ni compartir la renta petrolera o el usufructo del mercado interno, impidiendo las burdas intentonas en refinación, ductos, almacenamientos y contratos de producción compartida; se liberó parcialmente a Pemex del yugo hacendario, aunque sus cuantiosas disponibilidades —que ahora sí se reconocieron— se destinarán a la recompra de pidiregas y no a la inversión; se logró una mayor participación del Congreso en la ratificación de consejeros y la formulación de la estrategia energética; se delimitaron las atribuciones de los formuladores de la política, los reguladores y el operador; se establecieron nuevos criterios y mecanismos para incluir a las energías alternativas y financiar la transición energética, etcétera.

    Todo lo anterior se alcanzó gracias a la presión social y a la posición mayoritaria de los priístas, manifestada en los documentos básicos aprobados en Aguascalientes, sacando las discusiones de los oscuros conciliábulos y aireando los temas más evidentes.

    Aunque el articulado y espíritu de las nuevas leyes se oponen contundentemente a la privatización, subsisten aún falta de transparencia y frases imprecisas en las exposiciones de motivos, que podrían dar pie a la hora de litigios o controversias constitucionales a interpretaciones legaloides sobre la intención del legislador; en ese sentido, afortunadamente se pudo impedir que deslizaran en la cámara revisora redacciones más permisivas. Como en todo proceso legislativo, las leyes son perfectibles y estaremos vigilantes para que así sea.

    Ahora toca aprobar el Presupuesto de Egresos para 2009 y verificar si existe la visión de Estado y el deseo de proteger el bienestar de las mayorías o si privarán los intereses parroquiales y de corto plazo. Hasta ahora las autoridades financieras y económicas han reaccionado tardíamente frente a los acontecimientos con medidas que parecen insuficientes para paliar el vendaval.

    El año entrante se agudizarán la falta de liquidez y créditos a las empresas, el alza en los costos, el regreso masivo de migrantes, la caída de las remesas, la disminución de las exportaciones y demás factores que incidirán en el desempleo y la caída de la demanda interna, por lo que a las medidas anunciadas por el gobierno habría que añadirles programas francamente anticíclicos que generen empleo en las zonas y sectores más necesitados. Además de regulaciones más estrictas, debe facultarse a las autoridades para canalizar el ahorro interno que manejan los intermediarios financieros para financiar la producción y reducir el costo de los servicios que prestan.

    Ahora viene la etapa crítica de la reforma energética, que es hacerla realidad con trabajo, productividad y amor a la camiseta, vigilando que la burocracia y las nuevas facultades no ahoguen a Pemex. Asimismo, debemos cuidar que el presupuesto de egresos y las medidas financieras sirvan efectivamente para afrontar la crisis, acompañadas de austeridad en el gasto corriente e incentivos a la inversión y el empleo.

    EL UNIVERSAL, 4 de noviembre, 2008  http://bit.ly/cbXJ8q

    Read Full Post »

    + La Reforma propuesta solamente abarca a Pemex y no al sector

    + Combinar combustibles fósiles con energías alternativas

    + Ya se ven los efectos de la sobreexplotación de yacimientos

    CONFIRMACIONES

    Francisco Rojas

    Los debates sobre la reforma petrolera en el Senado de la República han confirmado el diagnóstico y propuestas que hemos sostenido desde hace muchos meses.

    Paulatinamente se han ido logrando consensos; los mitos se derrumban; se confirma que las iniciativas del Ejecutivo carecen de un enfoque integral, de una visión de largo plazo, que no abarca ni siquiera al sector energético en su conjunto y que malamente se aboca únicamente a Pemex, sin visualizar una transición ordenada y gradual para los próximos 30 años que combine el uso y la producción de combustibles fósiles con las energías alternativas y atienda a las crisis alimentaria y los efectos del cambio climático.

    La urgencia del tesoro escondido se diluye ante la racionalidad económica de preparar a Pemex para su manejo al ritmo y conveniencia del país. El fantasma de convertirnos en importadores netos de petróleo se desvanece ante las pruebas de que contamos con recursos y reservas suficientes para alargar la vida útil de los hidrocarburos. Los compromisos geopolíticos de abasto se debilitan ante el enfoque de privilegiar el uso y conservación del petróleo y su renta para las siguientes generaciones. Ya pocos creen que la transformación del petróleo no debe hacerse por mexicanos y para los mexicanos.

    Ahora que estamos en un mercado de vendedores, obteniendo recursos jamás pensados, la producción decae; hoy se transparentan los efectos de privilegiar la sobreexplotación de yacimientos y descuidar la exploración y la recuperación mejorada; ahora vemos claramente el error de descuidar la refinación y la petroquímica; hoy pagamos las consecuencias de la decisión foxista de subsidiar el consumo de combustibles y de la aterradora corrección que esto implicará; ahora se evidencian las decisiones administrativas que no se adoptaron en los últimos ocho años para fortalecer a Pemex, a pesar de haber sido el periodo de mayores ingresos.

    Y hoy, cumplido el propósito de poner a Pemex a punto de venta y/o quiebra, se clama por ayuda extranjera, se ilusiona a algunos con posibles tajadas petroleras y, tratando de evadir la Constitución vía modificaciones a leyes secundarias, usan muñecos de ventrílocuo que, sin ningún sustento legal, intentan justificar propósitos equiparando demagógicamente contextos y situaciones diferentes.

    Alientan las declaraciones del senador Murillo Karam, secundando las posiciones de Beatriz Paredes respecto a la reforma energética y confirmando el sentir de muchos mexicanos, cuando afirmó:

    “Las dos fracciones parlamentarias del PRI, la de la Cámara de Diputados y la de Senadores, estamos planteando y acordamos aprobar todo aquello de la iniciativa que sirva para independizar a Pemex de una dependencia que toma decisiones sólo en función de cuánto dinero le hace falta.

    “Las fracciones parlamentarias no vamos a ir a ninguna simulación que permita la operación de refinerías con capital privado. No habrá de nuestra parte una votación favorable para ello, ni la habrá para que los ductos o el almacenamiento se conviertan en un monopolio, que es del Estado, en un monopolio privado.

    “No habrá tampoco posibilidad de aceptar en la ley que no estén perfectamente definidos y claros en sus consecuencias y que nos vayamos pensando en que el nombre de uno de los contratos nos defina las situaciones.

    No votaremos por privatizaciones simuladas, no votaremos por otorgar monopolios, pero sí votaremos por darle a Pemex autonomía plena, absoluta y capaz de manejar adecuadamente los recursos que son y deberán seguir siendo de todos los mexicanos”.

    Entre los priístas avanza el consenso sobre una reforma nacionalista; pero no hay que disminuir el esfuerzo; el camino es largo.

    EL UNIVERSAL 10 de junio, 2008 LINK: http://bit.ly/9Vs6pC

    Read Full Post »

    + Falta un  enfoque integral para la  transición energética

    + Sí es necesario un ente regulador de todo el sector

    + Hay 100 mil millones de barriles prospectivos y de reserva 

    INICIATIVAS Y DEBATE

    Francisco Rojas

    Las iniciativas presentadas pretenden modernizar Pemex mediante cambios regulatorios y administrativos, lo que constituye un avance, aunque diferimos en algunos propósitos, alcances y formas; por ejemplo, que se pudiera utilizar la autonomía para abrir áreas reservadas a la nación, al poder fijar el organismo sus propias normas para contratar, adquirir y enajenar bienes.

    En lo general concordamos con las facultades de la Sener, aunque hay ausencia de un enfoque integral y de largo plazo para la transición energética, dado que apenas se mencionan ligeramente las energías alternativas; por el contrario, se le dan otras que podrían inducir el deseo del coordinador de volverse operador. Convendría fusionar la CRE y la nueva comisión del petróleo, para que fueran efectivamente un ente regulador del sector energético en su totalidad.

    Las iniciativas siguen siendo estáticas y parciales. Si bien se eliminan argumentos como que la tecnología únicamente se consigue vía contratos de riesgo, abruma la reiteración generalizada para todas las actividades sobre las complejidades tecnológicas y la falta de capacidad de ejecución de Pemex; lejos de aumentar ésta y su habilidad de administración de proyectos, lo “enanizan” al convertirlo en administrador de contratos, dejando en manos de las grandes compañías la exploración y el desarrollo de yacimientos, así como el transporte, el almacenamiento y la refinación, renunciando Pemex a facultades que hasta ahora le son privativas; por ello, debemos cuidar el contenido, forma y propósitos de los contratos de desempeño.

    Según la Sener, contamos con 100 mil millones de barriles de recursos prospectivos y reservas que sostendrían durante 61 años la producción actual requiriéndose, dadas las grandes complejidades, asociaciones para aprovecharlos mediante contratos de desempeño; pero no se dice que 70% de ellos están en aguas someras y tierra, que mantendrían la producción durante 43 años suponiendo que no hubiera más descubrimientos, sin mayores complejidades, costos y riesgos, dándole tiempo a Pemex para reconstituir su planta técnica, asimilar tecnologías, contar con más recursos propios y decidir la conveniencia y ritmo de explotación de las aguas ultraprofundas.

    Las iniciativas, hábilmente entramadas jurídicamente, pretenden crear una industria integrada privatizada paralela a la actualmente prescrita constitucionalmente, limitando el concepto de integración para Pemex. Por ello, las propuestas en refinación, ductos y almacenamientos violan la Constitución, ceden el valor agregado del mercado interno, en una abierta forma de privatización, ofensiva para el gremio petrolero que siempre ha sabido construir, operar y mantener refinerías y ductos.

    El problema es de mala administración, de falta de recursos y del deseo de convertir a Pemex en monoexportador de crudo, apoyándose en razonamientos financieros propios de empresas privadas, ya que siempre será más rentable la explotación de crudo que la refinación o un ducto, sin considerar la seguridad energética del país.

    Exponer mayores ausencias y diferencias requiere de más espacio. Hay que analizar cuidadosamente las iniciativas para evitar que se dé pábulo en la práctica a la elusión de restricciones constitucionales. Debemos reconocer y corregir las causas que llevaron a Pemex al estado en que se encuentra; reiteramos nuestras 20 propuestas y la firme defensa de la industria petrolera integrada, porque estamos convencidos de que podemos salir adelante con nuestros propios medios y recursos.

    EL UNIVERSAL, 15 abril, 2008.- http://bit.ly/9D6G8b

    Read Full Post »

    + Maniobras para evitar la discusión abierta sobre Pemex

    + El fisco privilegió la explotación y demeritó la refinación

    + La desinformación inducida que encubre la privatización

    MEDIAS VERDADES

    Francisco Rojas

    El bombardeo mediático a la sociedad sobre la reforma energética produce desinformación, confusiones semánticas y fervorosas proclamas sobre no modificar la Constitución, no privatizar Pemex y no vender ningún fierro, que sirven para adormecer conciencias y generar repeticiones, posiblemente de buena fe, de argumentaciones falaces, distorsionadoras de la verdad.Convicciones ideológicas, compromisos políticos o intereses económicos se conjugan para ocultar la trama y evitar que se discutan abiertamente argumentos a favor o en contra de una reforma que rescate a Pemex, supere los problemas y preserve la soberanía energética y el disfrute de los recursos para las próximas generaciones.Basten algunos ejemplos: existe consenso en que el fisco privilegió la producción y exportación de crudo debilitando la refinación y que ahora importamos gasolinas en vez de procesarlo internamente para generar empleo y valor agregado; pero algunos proponen que lo refinen extranjeros sin que expongan argumentos sobre por qué Pemex no debe hacerlo, cuando existen recursos y experiencia, y la tecnología no llega al 1% del valor de una refinería.Se dice, con razón, que el transporte por pipas es más caro que por ductos; pero se oculta que únicamente 3% del volumen de productos se mueve por pipas y que para Pemex no es ningún problema construir o conservar ductos y terminales, si le dieran recursos suficientes.Se dice que la terminal de Tuxpan es insuficiente y que se pone en peligro el abastecimiento de combustibles al valle de México, obligando a utilizar pipas; pero no se informa que todo el combustible que se importa se mueve por ductos, que las demoras por mal tiempo únicamente costaron 50 millones de pesos en 2005 y 60 millones de pesos en 2006; y que existe ya un proyecto que resolvería toda la problemática hasta 2030, que costaría 370 millones de dólares y que se encuentra detenido.Tampoco se informa que un grupo de inversionistas privados desea construir frente a las instalaciones de dicha terminal un muelle y una tanquería para importar combustibles, que luego le venderían a Pemex o a particulares, si es que se modifica la legislación.No se aclara que concesionar ductos, terminales o refinerías es iniciar la enajenación gratuita de nuestro mercado interno de combustibles que valdría alrededor de 75 mil millones de dólares, perdiendo además soberanía, cosa que ningún país estaría dispuesto a hacer.Se dice que en aguas profundas del golfo de México existen 29 mil millones de reservas prospectivas; pero no se aclara que, según la Sener, los recursos prospectivos se definen como “la cantidad de hidrocarburos estimada a una fecha dada, de acumulaciones que todavía no se descubren pero que han sido inferidas, y que se estiman potencialmente recuperables, basado en información geológica y geofísica del área en estudio y en analogías con otras áreas donde un cierto volumen original de hidrocarburos ha sido descubierto”.Tampoco se dice que, conforme a dicha definición, en el sureste existen 18 mil millones de reservas en aguas someras y en tierra, donde ya existen instalaciones, se domina la técnica, los tiempos de desarrollo serían menores, y los costos y riesgos serían un tercio de los de aguas profundas.Se oculta que Petrobras desarrolló paulatinamente durante 30 años su experiencia en explotaciones en aguas ultraprofundas, posiblemente porque no encontró hidrocarburos en aguas someras como México.No se difunde que la tecnología para aguas profundas la ofrecen compañías que se anuncian en internet y publicaciones especializadas y que está disponible sin necesidad de alianzas estratégicas, ni compartir riesgos o reservas.Se esgrime como argumento, para apurar el desarrollo de aguas profundas, que en los yacimientos transfronterizos se puede presentar el efecto popote; pero no se dice que estos yacimientos son casos especiales que requieren de acuerdos internacionales para extender la moratoria o explotarlos conjuntamente, sin que puedan replicarse para otros fines; desde hace siete años no se ha hecho nada. ¿Qué esperarán?Se propaga que únicamente tenemos reservas para 10 años y que nos convertiremos en importadores netos de petróleo; pero no se dice que podemos impulsar reservas probadas no desarrolladas y acelerar la explotación de las reservas probables, con lo que en un plazo razonable duplicaríamos las reservas actuales, programando simultáneamente nuevas exploraciones y el desarrollo paulatino de aguas profundas.¿Se deberá la desinformación a un plan para sensibilizar a la sociedad, desmembrar a Pemex y ocultar los cónclaves donde se elaboran propuestas e iniciativas, para sorprendernos después del 18 de marzo, aprobando fast track modificaciones a leyes secundarias que posibiliten la apertura a la participación privada extranjera en Pemex

    EL UNIVERSAL, 19 febrero, 2008.- http://bit.ly/91pGpm

    Read Full Post »

    + El Gobierno bosqueja “casi el paraíso” para el 2012

    + Plan Ncional de Desarrollo hecho sin participación ciudadana

    + La sociedad, sometida a bombardeo mediático artero y falaz

    LAS BUENAS INTENCIONES

    Francisco Rojas

    En días recientes el gobierno, a través de los secretarios de Estado, presentó con bombo y platillo los planes sectoriales que harán que para 2012 México sea casi el paraíso.Se supone que dichos planes son consecuencia del Plan Nacional de Desarrollo, que pocos conocieron y que carece del ingrediente principal: la participación ciudadana y, especialmente, la del Congreso.Como se dijo en su oportunidad, el Plan plantea un crecimiento sostenido de 5% anual; generar 800 mil nuevos empleos por año; reducir en un tercio los mexicanos en pobreza extrema; y contar con una de las infraestructuras más competitivas de la región.El gobierno estableció tres ejes como guía de los planes sectoriales: propiciar el desarrollo de mayores capacidades de las personas, en particular mediante una mejor y mayor educación y servicios de salud; y promover mayor inversión privada y pública, incrementando a la vez la competitividad de la economía.Qué bueno que el propósito de mejorar la educación se anunció primero que los resultados de PISA, de la OCDE, que nos volvió a desnudar literalmente en materia educativa, y que pusieron de relieve que los esfuerzos en los últimos siete años, periodo en que se han realizado las tres evaluaciones, no hemos mejorado y que seguimos ocupando “honrosos” últimos lugares en aspectos vitales para el desarrollo del capital humano y por ende de la competitividad de un país, como son el lenguaje, las matemáticas y las ciencias.En vano fueron los programas faraónicos de Fox como Enciclomedia, la megabiblioteca y el destinar a la educación uno de los presupuestos, en PIB, más altos que muchos países, incluso de la OCDE.Los resultados son paupérrimos y comprenden tanto a la educación que se imparte en establecimientos públicos como a la que se recibe en escuelas privadas. Hay problemas de fondo que tienen que ver con el enfoque educativo, la infraestructura escolar, la escasa preparación de los docentes y organizaciones laborales dedicadas más a vender al mejor postor sus capacidades organizativas ¡en materia electoral! que al mejoramiento de la calidad educativa.Mención especial merecen los capítulos dedicados a la promoción de la inversión y al aumento de la competitividad. Se proponen los planificadores para ello alcanzar una competencia efectiva en todos los sectores, es decir, eliminar los monopolios privados y públicos y abrir a la competencia y, por supuesto, a la inversión extranjera, los principales renglones de la economía, con lo que esperan aumentar el empleo.Este fue sin duda uno de los grandes fracasos de Fox, a pesar de los cuantiosos recursos de que dispuso y lo es, hasta ahora, del régimen actual. El programa del Primer Empleo ha sido un fracaso; de acuerdo con datos del IMSS, la expectativa del número de trabajadores a subsidiar en 2007 era de 39 mil; sin embargo, conforme a las cifras del Primer Informe de Gobierno, al 30 de junio del presente se habían inscrito únicamente 4 mil 664 trabajadores, 27% de la meta.También persiguen los señores de los planes mejorar la regulación de la economía, contar con infraestructura suficiente y de calidad, fortalecer el mercado interno y crear condiciones favorables para el desarrollo de las empresas, especialmente en telecomunicaciones y energéticos.Interpretando “el espíritu” de los planes, se entiende la congruencia ideológica que existe atrás de algunas medidas, especialmente en la proyectada reforma energética. El bombardeo mediático a que han sometido a la sociedad es artero y falaz, con el claro propósito de convencernos de las bondades de las recetas neoliberales, hasta que por cansancio y desinformación convengamos en que los mexicanos no podemos ser los arquitectos de nuestro destino, sino que tenemos que “abrir a la competencia” sectores estratégicos como el petróleo, en contraposición con lo que están haciendo países más desarrollados para defender sectores que consideran estratégicos.Basten dos ejemplos de doble moral y cinismo: la oposición española para que se vendiera la línea aérea Iberia, contrastando con la lucha de Telefónica para entrar al mercado de Telmex; y el impuesto de 0.54 centavos de dólar al galón de etanol importado de Brasil, para proteger a los productores estadounidenses que, además, reciben subsidios para sembrar maíz y establecer las plantas refinadoras correspondientes.Los retos del país son múltiples y urgentes; pero su solución no es a través de “acuerdos en lo oscurito” por camarillas que se confieran la representación del pueblo mexicano y que pueden acarrear serios costos políticos que se verán en 2009. EL UNIVERSAL, 11 diciembre, 2007.- http://bit.ly/cRbasw

    Read Full Post »

    + Reforma electoral unificó a  Partidos, la fiscal los desunió

    + Se hace necesaria la reforma fiscal verdadera, no de parches

    + Indispensable evitar el atentar contra la libertad de expresión

    LOS SALDOS DE LAS REFORMAS

    Francisco Rojas

    Los ataques y presiones contra las reformas aprobadas por el Congreso continúan. Unos sólo gimen y otros amplifican alzas especulativas en los precios para beneficiarse, para denostar a los legisladores o, quizá, para preparar el terreno a la reforma energética que viene.

    La unión y solidaridad demostrada por las bancadas de los tres grandes partidos nacionales en ocasión de la reforma electoral se rompió con la reforma fiscal. Unos padecieron el acoso mediático y otros mostraron su característico oportunismo político.

    El parche fiscal resultante se verá anulado por el pago de los compromisos de gasto ya adquiridos. La caída irremediable de los ingresos petroleros hará necesaria una próxima reforma fiscal, ésta sí verdadera y a fondo.

    El gobierno pospuso la entrada en vigor del aumento de dos centavos mensuales en los combustibles; en 30 meses lleva gastados 100 mil millones de pesos para subsidiar la gasolina y el diesel, y continuará haciéndolo mientras subsistan los altos precios del petróleo —grandes exportadores de petróleo, como Arabia Saudita, Irán y Venezuela, incurren también en esta práctica—. Cuando suceda la crisis el ajuste será mayúsculo, a menos que se vendan patrimonios nacionales para seguir subsidiando y posponer las reformas.

    Como coautor de la Ley de Presupuesto, sé de las presiones a que se ven sometidos los legisladores obligados por las circunstancias; aun así, la reforma fiscal podría haber sido más profunda, por citar dos ejemplos:

    Se hubiera podido incidir en los ingresos gravables de las escuelas y permitir la deducción de las colegiaturas a los padres de familia que presentaran su declaración fiscal. Es probable que haya pesado en contra el hecho de que la mayoría de los colegios y universidades particulares estén en manos de intereses extranjeros o confesionales, pero se perdió la oportunidad de gravar uno de los más lucrativos negocios.

    También se hubieran podido gravar con 3% ó 5% los depósitos en efectivo de cierto monto de aquellas personas que no presentaran su Registro Federal de Contribuyentes, con lo que se hubiera disminuido el costo y el papeleo burocrático.

    En ambos casos, se hubiera logrado el objetivo de hacer aparecer en el radar fiscal a un gran número de personas, unas de cierta clase media que no suele tributar adecuadamente y otras de la economía informal.

    La reforma electoral está prácticamente aprobada por el Constituyente. Debemos reconocer que se atendieron sentidas demandas populares y se subsanaron lagunas existentes en el andamiaje institucional de la legislación de 1996, que también fue producto de iniciativas del PRI, como ha sucedido desde la reforma de Reyes Heroles.

    No era posible seguir con campañas largas y costosas, ni con la inequidad en el uso de los medios y la impunidad de terceros que financiaban mensajes francamente agresivos o difamatorios; tampoco se podía continuar con un árbitro sin la estructura, confianza y los instrumentos adecuados para regular el proceso electoral desde las precampañas; también era un desperdicio de la experiencia acumulada el no escalonar el nombramiento de los consejeros y magistrados electorales.

    La reforma electoral es un significativo avance; responde como las anteriores a la coyuntura y al momento político existente, y los cambios que se efectuarán, incluyendo el de los consejeros, no provocarán, como no lo fue en el pasado, ningún desastre.

    Esperamos que cuando se discutan las próximas reformas se incluyan temas como la reelección, la segunda vuelta y otros que sigan perfeccionando nuestra vida institucional.

    Habrá, asimismo, que modificar las formas de hacer política; los partidos tendrán que cuidar su relación con los votantes privilegiando la calidad de los mensajes y plataformas, así como la raigambre y el liderazgo de sus candidatos.

    El nombramiento de los nuevos consejeros del IFE debe ser transparente e imparcial, para combatir las críticas que hubo por la remoción de los anteriores.

    Por su parte, en las leyes secundarias se deberá cuidar no atentar contra la libertad de expresión, evitando establecer un decálogo de lo que se puede o no decir en los medios. Asimismo, cuidar de no afectar la soberanía de los estados y mantener una justa proporcionalidad en el uso de los tiempos, también en función del peso específico de cada partido en el ámbito estatal.

    En resumen: esperamos que la reforma fiscal sea el principio de una más profunda. La electoral mostró que se pueden alcanzar acuerdos para impulsar una política moderna y sustantiva, hizo patente el liderazgo del PRI en la materia y fortaleció la institucionalidad al resistir el embate de los poderes fácticos.

    EL UNIVERSAL, 2 octubre, 2007.- http://bit.ly/br3XRm

    Read Full Post »