Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Reforma energética’

+ El Gobierno bosqueja “casi el paraíso” para el 2012

+ Plan Ncional de Desarrollo hecho sin participación ciudadana

+ La sociedad, sometida a bombardeo mediático artero y falaz

LAS BUENAS INTENCIONES

Francisco Rojas

En días recientes el gobierno, a través de los secretarios de Estado, presentó con bombo y platillo los planes sectoriales que harán que para 2012 México sea casi el paraíso.Se supone que dichos planes son consecuencia del Plan Nacional de Desarrollo, que pocos conocieron y que carece del ingrediente principal: la participación ciudadana y, especialmente, la del Congreso.Como se dijo en su oportunidad, el Plan plantea un crecimiento sostenido de 5% anual; generar 800 mil nuevos empleos por año; reducir en un tercio los mexicanos en pobreza extrema; y contar con una de las infraestructuras más competitivas de la región.El gobierno estableció tres ejes como guía de los planes sectoriales: propiciar el desarrollo de mayores capacidades de las personas, en particular mediante una mejor y mayor educación y servicios de salud; y promover mayor inversión privada y pública, incrementando a la vez la competitividad de la economía.Qué bueno que el propósito de mejorar la educación se anunció primero que los resultados de PISA, de la OCDE, que nos volvió a desnudar literalmente en materia educativa, y que pusieron de relieve que los esfuerzos en los últimos siete años, periodo en que se han realizado las tres evaluaciones, no hemos mejorado y que seguimos ocupando “honrosos” últimos lugares en aspectos vitales para el desarrollo del capital humano y por ende de la competitividad de un país, como son el lenguaje, las matemáticas y las ciencias.En vano fueron los programas faraónicos de Fox como Enciclomedia, la megabiblioteca y el destinar a la educación uno de los presupuestos, en PIB, más altos que muchos países, incluso de la OCDE.Los resultados son paupérrimos y comprenden tanto a la educación que se imparte en establecimientos públicos como a la que se recibe en escuelas privadas. Hay problemas de fondo que tienen que ver con el enfoque educativo, la infraestructura escolar, la escasa preparación de los docentes y organizaciones laborales dedicadas más a vender al mejor postor sus capacidades organizativas ¡en materia electoral! que al mejoramiento de la calidad educativa.Mención especial merecen los capítulos dedicados a la promoción de la inversión y al aumento de la competitividad. Se proponen los planificadores para ello alcanzar una competencia efectiva en todos los sectores, es decir, eliminar los monopolios privados y públicos y abrir a la competencia y, por supuesto, a la inversión extranjera, los principales renglones de la economía, con lo que esperan aumentar el empleo.Este fue sin duda uno de los grandes fracasos de Fox, a pesar de los cuantiosos recursos de que dispuso y lo es, hasta ahora, del régimen actual. El programa del Primer Empleo ha sido un fracaso; de acuerdo con datos del IMSS, la expectativa del número de trabajadores a subsidiar en 2007 era de 39 mil; sin embargo, conforme a las cifras del Primer Informe de Gobierno, al 30 de junio del presente se habían inscrito únicamente 4 mil 664 trabajadores, 27% de la meta.También persiguen los señores de los planes mejorar la regulación de la economía, contar con infraestructura suficiente y de calidad, fortalecer el mercado interno y crear condiciones favorables para el desarrollo de las empresas, especialmente en telecomunicaciones y energéticos.Interpretando “el espíritu” de los planes, se entiende la congruencia ideológica que existe atrás de algunas medidas, especialmente en la proyectada reforma energética. El bombardeo mediático a que han sometido a la sociedad es artero y falaz, con el claro propósito de convencernos de las bondades de las recetas neoliberales, hasta que por cansancio y desinformación convengamos en que los mexicanos no podemos ser los arquitectos de nuestro destino, sino que tenemos que “abrir a la competencia” sectores estratégicos como el petróleo, en contraposición con lo que están haciendo países más desarrollados para defender sectores que consideran estratégicos.Basten dos ejemplos de doble moral y cinismo: la oposición española para que se vendiera la línea aérea Iberia, contrastando con la lucha de Telefónica para entrar al mercado de Telmex; y el impuesto de 0.54 centavos de dólar al galón de etanol importado de Brasil, para proteger a los productores estadounidenses que, además, reciben subsidios para sembrar maíz y establecer las plantas refinadoras correspondientes.Los retos del país son múltiples y urgentes; pero su solución no es a través de “acuerdos en lo oscurito” por camarillas que se confieran la representación del pueblo mexicano y que pueden acarrear serios costos políticos que se verán en 2009. EL UNIVERSAL, 11 diciembre, 2007.- http://bit.ly/cRbasw

Read Full Post »

+ Reforma electoral unificó a  Partidos, la fiscal los desunió

+ Se hace necesaria la reforma fiscal verdadera, no de parches

+ Indispensable evitar el atentar contra la libertad de expresión

LOS SALDOS DE LAS REFORMAS

Francisco Rojas

Los ataques y presiones contra las reformas aprobadas por el Congreso continúan. Unos sólo gimen y otros amplifican alzas especulativas en los precios para beneficiarse, para denostar a los legisladores o, quizá, para preparar el terreno a la reforma energética que viene.

La unión y solidaridad demostrada por las bancadas de los tres grandes partidos nacionales en ocasión de la reforma electoral se rompió con la reforma fiscal. Unos padecieron el acoso mediático y otros mostraron su característico oportunismo político.

El parche fiscal resultante se verá anulado por el pago de los compromisos de gasto ya adquiridos. La caída irremediable de los ingresos petroleros hará necesaria una próxima reforma fiscal, ésta sí verdadera y a fondo.

El gobierno pospuso la entrada en vigor del aumento de dos centavos mensuales en los combustibles; en 30 meses lleva gastados 100 mil millones de pesos para subsidiar la gasolina y el diesel, y continuará haciéndolo mientras subsistan los altos precios del petróleo —grandes exportadores de petróleo, como Arabia Saudita, Irán y Venezuela, incurren también en esta práctica—. Cuando suceda la crisis el ajuste será mayúsculo, a menos que se vendan patrimonios nacionales para seguir subsidiando y posponer las reformas.

Como coautor de la Ley de Presupuesto, sé de las presiones a que se ven sometidos los legisladores obligados por las circunstancias; aun así, la reforma fiscal podría haber sido más profunda, por citar dos ejemplos:

Se hubiera podido incidir en los ingresos gravables de las escuelas y permitir la deducción de las colegiaturas a los padres de familia que presentaran su declaración fiscal. Es probable que haya pesado en contra el hecho de que la mayoría de los colegios y universidades particulares estén en manos de intereses extranjeros o confesionales, pero se perdió la oportunidad de gravar uno de los más lucrativos negocios.

También se hubieran podido gravar con 3% ó 5% los depósitos en efectivo de cierto monto de aquellas personas que no presentaran su Registro Federal de Contribuyentes, con lo que se hubiera disminuido el costo y el papeleo burocrático.

En ambos casos, se hubiera logrado el objetivo de hacer aparecer en el radar fiscal a un gran número de personas, unas de cierta clase media que no suele tributar adecuadamente y otras de la economía informal.

La reforma electoral está prácticamente aprobada por el Constituyente. Debemos reconocer que se atendieron sentidas demandas populares y se subsanaron lagunas existentes en el andamiaje institucional de la legislación de 1996, que también fue producto de iniciativas del PRI, como ha sucedido desde la reforma de Reyes Heroles.

No era posible seguir con campañas largas y costosas, ni con la inequidad en el uso de los medios y la impunidad de terceros que financiaban mensajes francamente agresivos o difamatorios; tampoco se podía continuar con un árbitro sin la estructura, confianza y los instrumentos adecuados para regular el proceso electoral desde las precampañas; también era un desperdicio de la experiencia acumulada el no escalonar el nombramiento de los consejeros y magistrados electorales.

La reforma electoral es un significativo avance; responde como las anteriores a la coyuntura y al momento político existente, y los cambios que se efectuarán, incluyendo el de los consejeros, no provocarán, como no lo fue en el pasado, ningún desastre.

Esperamos que cuando se discutan las próximas reformas se incluyan temas como la reelección, la segunda vuelta y otros que sigan perfeccionando nuestra vida institucional.

Habrá, asimismo, que modificar las formas de hacer política; los partidos tendrán que cuidar su relación con los votantes privilegiando la calidad de los mensajes y plataformas, así como la raigambre y el liderazgo de sus candidatos.

El nombramiento de los nuevos consejeros del IFE debe ser transparente e imparcial, para combatir las críticas que hubo por la remoción de los anteriores.

Por su parte, en las leyes secundarias se deberá cuidar no atentar contra la libertad de expresión, evitando establecer un decálogo de lo que se puede o no decir en los medios. Asimismo, cuidar de no afectar la soberanía de los estados y mantener una justa proporcionalidad en el uso de los tiempos, también en función del peso específico de cada partido en el ámbito estatal.

En resumen: esperamos que la reforma fiscal sea el principio de una más profunda. La electoral mostró que se pueden alcanzar acuerdos para impulsar una política moderna y sustantiva, hizo patente el liderazgo del PRI en la materia y fortaleció la institucionalidad al resistir el embate de los poderes fácticos.

EL UNIVERSAL, 2 octubre, 2007.- http://bit.ly/br3XRm

Read Full Post »

« Newer Posts