Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Violencia’

+ Además de falta de expectativas, pobreza y violencia

+ El título ya no garantiza empleo ni movilidad social

+ Muchos universitarios tienen pocas oportunidades

PROTESTA JUVENIL

Francisco Rojas

Casi siempre han sido los jóvenes quienes han desatado movimientos sociales que fueron hitos en la historia. En 1968, en vísperas de la globalización, las juventudes de muchas capitales del mundo emergieron con banderas incomprensibles a los ojos de los adultos de entonces. En algunos casos, los motivos parecían baladíes, como la riña menor entre alumnos de una preparatoria y una vocacional, que fue la chispa del movimiento. Por eso sería un grave y peligroso error descalificar o ignorar las nacientes demandas juveniles.

Tienen razón los jóvenes mexicanos en protestar, como lo han hecho en meses pasados en España, Italia, Portugal, Grecia y otros países, tanto por los efectos de la crisis financiera de 2008 y la recesión que le siguió como por motivos políticos, pues en el mundo ellos han sido los más lacerados por el desempleo y el olvido político. En México, se movilizaron primero los estudiantes de universidades privadas y pronto se sumaron los de otras instituciones y grupos sociales, algunos con militancia política claramente definida. Todos han ejercido sus derechos y han actuado en el marco de la democracia.

Aquí, como en otros países, el título profesional o incluso el posgrado ya no garantizan la movilidad social como en el siglo XX, ni un empleo en la economía formal, debido al lento crecimiento que, a su vez, obedece a la severa y sostenida contracción de las inversiones públicas, que son el motor inmediato de las privadas. El resultado es la incapacidad para generar empleos permanentes con salarios decorosos y las prestaciones de ley.

En México, a la falta de expectativas se agregan la pobreza y la violencia que, además del alto costo en vidas humanas, ha provocado el cierre o remate de negocios, fábricas o ranchos, quizá de familias de algunos de los jóvenes que protestan. Por eso muchos estudiantes tienen hoy casi tan pocas oportunidades, como los ocho millones de “ninis” que no tienen acceso a la escuela ni al empleo.

Las manifestaciones recientes podrían significar en esencia una protesta contra el statu quo y revelan que buena parte de los jóvenes están inconformes con el futuro que les espera. Hasta ahora los reclamos han sido por mayor equidad en medios de comunicación y a favor o contra un candidato, pero en Guadalajara ya salieron a la calle miles de jóvenes a repudiar la violencia imperante y a manifestarse a favor de la paz, la seguridad y la justicia; tarde o temprano brotarán también las demandas de empleo, equidad y expectativas verosímiles de futuro y el rechazo a que su destino sea un trabajo mal pagado, la informalidad, intentar emigrar a Estados Unidos o la delincuencia organizada.

Los jóvenes son el presente de la nación; si se comprenden y solucionan sus inquietudes, se lograría encauzar positivamente esa vitalidad que suele tener la juventud. Pero además de las acciones económicas, educativas y de seguridad es preciso recuperar los valores personales, familiares y nacionales.

Se equivocan los actores políticos que dicen que las protestas son contra otros; no, estos movimientos se conoce cómo empiezan, no cómo acaban; en cualquier momento la frustración y coraje podrían agudizarse, y el reclamo podría direccionarse a los actuales responsables políticos para que rectifiquen empecinamientos y recetas que no funcionan.

Por eso se deben movilizar los instrumentos del Estado y acordar con la sociedad entera rescatar a México del desempleo, la pobreza, la desigualdad y la violencia; desterrar odios y discordias, revitalizar la democracia, recobrar los valores, restañar el tejido social y corregir estrategias que solo ha provocado desolación y muerte.

 EL UNIVERSAL, 29 mayo, 2012.-

Read Full Post »

+ Estamos viviendo casi  de reaccionar y no de prevenir

+ Insistimos en que debe esclarecerce el crimen de Torre Cantú

…Es el clima que estamos padeciendo, un clima de violencia que ha ido escalando.

En nuestro partido y en nuestra fracción parlamentaria hemos padecido el problema, con la muerte del doctor Torre Cantú, con lo cual evidentemente no estamos satisfechos.

Estamos agraviados con la muerte del doctor Torre Cantú, y vamos a seguir insistiendo periódicamente ante la Procuraduría General de la República, para que se esclarezcan los hechos y se castigue a los culpables.

…   es lo preocupante. A todos nos debe tener preocupadísimos el asunto de la violencia, una violencia que ha ido escalando.

Estamos viendo que en Ciudad Juárez, a pesar de los esfuerzos que se han hecho para reducir los términos de la violencia, ha seguido proliferando.

Observamos que no solamente eso, Ciudad Juárez está siendo una fábrica de inmigrantes.

… Los hechos nos están comiendo. Estamos casi viviendo de reaccionar.

En lugar de ir previniendo, estamos reaccionando ¿por qué? Porque los hechos nos están ganando.

ENTREVISTA, 24 septiembre 2010.- Versión íntegra: http://bit.ly/9NuVJP

Read Full Post »

Hay amistades que se forjan en la academia, en la familia, en el deporte, en las horas y días largos.   En cambio, nuestra amistad en la Cámara, se forja en la lucha, en la discrepancia, en las intensas horas de escuchar a los otros y defender nuestra postura.

La nuestra no es una amistad del salón de clase, del deportivo o de la oficina.   La fracción y sobre todo ésta fracción, es un crisol en dónde se funden sentimientos, anhelos, metas, sueños en una lucha, en una causa por la que posponemos todo lo personal y vamos todos juntos por un mismo objetivo.

No somos un espacio, somos una trinchera, y es en la trinchera en dónde se forjan amistades que duran para toda la vida.

Beba, Laura, Rodolfo, Paulina, don Egidio, Egidio, quiero decirles que los  236  hombres y mujeres que tuvimos la dicha, la suerte de tener a Rodolfo en nuestra trinchera y que hoy nos hace falta, somos amigos de ustedes para siempre, por siempre, para todos los días que siguen de su ausencia.

Hay voces, en este convulsionado país, nuestro país, que denuestan y atacan a la política y a los políticos.

Yo en lo personal, cuando veo la vida y destino de hombres como Rodolfo, sé que quienes actuando como él, con verticalidad y rectitud, somos los que podemos enderezar el rumbo, recobrar los valores de la patria y garantizar el futuro de nuestro país.

A los hombres y mujeres de esta trinchera, lo reitero, no nos van a intimidar.   Seguiremos luchando con los mismos valores que inspiraron a los que transformaron nuestra patria, de Colonia a país libre, de dictadura a democracia hace  200  y hace  100  años.   Honor y firmeza.   Esa es nuestra divisa, esa es nuestra respuesta.

Podríamos sentarnos a lamentar la tragedia que hoy vive México.   Podríamos sentarnos a criticar la inseguridad, la pobreza, el desgobierno, pero ni el país, ni el partido y lo más importante, ni nosotros mismos, creemos que nuestro destino sea lamentarnos o sólo criticar.   Nuestro compromiso es seguir en pie de lucha para transformar esta realidad.

Hoy venimos a rendirle homenaje a Rodolfo Torre, a su optimismo, a su verdad de político, de hermano en la lucha, de amigo leal y sincero.

Pero la violencia, desafortunadamente, se ceba en los hombres que sirven desinteresadamente a sus congéneres.   Por ello, el duelo se hace más grande y la ausencia más sentida.

La unidad que se logra, no con la amistad de muchos años, sino en la concurrencia común de aspiraciones, esfuerzos y esperanzas, a fin de hacer de la política el instrumento para alcanzar la tranquilidad y el bienestar de la población.

Son momentos, cierto, en que debe prevalecer la unidad como condición de fortaleza de la vida institucional.

La mejor forma de honrar a Rodolfo es mantener la cohesión interna de los diputados de nuestra fracción parlamentaria, ya que en la medida en que estemos unidos podremos servir mejor a México, y recordar el lema de Rodolfo de que en ese objetivo, unidos todos, “pondremos todo nuestro esfuerzo y más”.

LINK a texto íntegro: http://bit.ly/aCSacQ

Read Full Post »

+En México impera el desánimo que nos inmoviliza

+Cada día se onfirma que hay un Gobierno Fallido

+¿En verdad vivimos  mejor que hace tres o diez años?

¿VIVIR MEJOR?

Francisco Rojas

México está en vías de perder la esperanza, la tranquilidad y la cohesión social. No habíamos vivido niveles de violencia tan altos desde la etapa armada de la Revolución y la economía no se había estancado tanto desde la Gran Depresión de 1929-1932. Hemos pasado antes por periodos difíciles, pero había confianza en el rumbo y la conducción firme del país. Pero hoy, como pocas veces, impera el desánimo que nos inmoviliza.

Hoy la gente se sabe indefensa al ver que cada semana, cada día, se confirma que este es un gobierno fallido. Es inquietante que el gobierno crea que los problemas son sólo “percepciones”, pues esa lógica hace que se gobierne con discursos y campañas mediáticas que hablan de un país imaginario, y no con acciones reales y eficaces.

Pese a las complejas circunstancias electorales de 2006, los ciudadanos se sintieron aliviados por el paso de un gobierno frívolo e inepto a otro cuya campaña política lo había presentado como “el gobierno del empleo”. Pero la expectativa se esfumó cuando se vio que el mensaje era simple lema electoral y, en su lugar, se adoptaba una frase publicitaria más imprecisa: “Para vivir mejor”.

¿“Mejor”? ¿Vivimos mejor hoy que hace tres años y medio o hace 10? ¿Mejor en la inseguridad y la violencia en distintas partes del territorio nacional? ¿Vivimos mejor con una política económica recesiva y dos millones y medio de trabajadores sin trabajo? ¿Viven mejor los niños y jóvenes con una educación que ha caído en la desidia y el engaño y está desvinculada de la economía? ¿Vive mejor la mitad de la población que está en pobreza o a punto de caer en ella? ¿Mejor los hombres y mujeres que perdieron su empleo y no pueden encontrar otra colocación digna?

Entre discursos que intentan cambiar las “percepciones”, rencillas políticas y uso de los programas sociales con fines preelectorales, se ha perdido la primera mitad de otro sexenio, mientras los problemas diarios de la gente se agravan y el gobierno parece creer en el mundo ilusorio que ideó como eje de su política de persuasión colectiva. Contra las expectativas que ellos mismos generaron, en las administraciones panistas el PIB sólo ha crecido en promedio anual el 1.2%, a pesar de los cuantiosos recursos de que dispusieron antes de la fase aguda de la crisis internacional y su mal manejo interno.

Son del dominio público las estadísticas de la violencia y la inseguridad pública y los datos que cuantifican la desigualdad social y la pobreza en ascenso. No obstante, los voceros oficiosos del gobierno atribuyen a una supuesta “generación del no” la incapacidad para gobernar y la impericia para propiciar acuerdos y generar confianza en la conducción del país, cuando no existe motivación para el diálogo ni propuestas coherentes para llegar a los acuerdos que exige la sociedad.

Se entiende que el gobierno trate de generar optimismo con la versión de que estamos en el camino de la plena recuperación económica y que el empleo va en aumento, pero hay que tener cautela, como lo aconseja el gobernador del Banco de México al decir que la crisis europea ha encendido los “focos rojos” en la recuperación mundial, por lo que se prevé un menor crecimiento de la economía estadounidense para el segundo semestre de 2010.

Las voces de alerta se multiplican y no es prudente lanzar las campanas al vuelo por un crecimiento coyuntural del PIB, que al eliminar el efecto estacional se torna negativo; por una recuperación parcial de las exportaciones de la industria automotriz, que puede revertirse cuando las casas matrices reestructuren sus estados financieros, o por una elevación en el número de trabajadores registrados en el IMSS, que se contradice con las estadísticas del INEGI. Festinar estos avances parciales, nos hace perder de vista que todos los signos indican que pasará algún tiempo antes de recuperar los niveles previos a la crisis.

Para nadie pueden ser plausibles estos resultados, que atestiguan el fracaso de nueve años de gestión panista. Estamos dispuestos a trabajar conjuntamente con las autoridades con objeto de evitar descalabros futuros y propiciar que se adopten las medidas necesarias para que la recuperación sea real y duradera, pero el uso de datos aislados con fines electorales desorienta a la sociedad y no ayuda a la concordia, al entendimiento y al logro de los acuerdos necesarios.

EL UNIVERSAL, 1 de junio 2010 http://bit.ly/c4lD68

Read Full Post »

1 de febrero 2010:

Lo que pasa es extraordinariamente lamentable porque la violencia cada día rompe récords.

Esto quiere decir que evidentemente algo no está funcionando. Si algo estuviera funcionando bien de la estrategia, estaríamos viendo por lo menos una cierta tendencia. Pero la tendencia, lamentablemente es incrementada día con día.

Cada mes el número de asesinatos violentos es mayor, y me parece que debiéramos revisar la estrategia para ajustar lo que sea necesario.

Read Full Post »