Feeds:
Entradas
Comentarios

+ Donde pierden, rechazan; donde ganan, aceptan

+ En el proceso electoral hay derechos y deberes

+ Radicales de izquierda y la narrativa del fraude

+ intolerancia despojada de la máscara del amor

¿NUEVAMENTE?

Francisco Rojas

En la Comisión Permanente del Congreso se aprobó un punto de acuerdo para exhortar a los actores políticos a que se conduzcan en el marco de la legalidad durante el proceso electoral y acepten con civilidad los resultados, así como a repudiar actos de violencia de cualquier naturaleza. El proceso electoral no ha concluido y todos tenemos derecho a los recursos, instancias, plazos y procedimientos previstos en las normas para darle certeza y legalidad a las elecciones, pero también tenemos el deber de acatar los veredictos de las instituciones electorales.

Personajes conspicuos de la izquierda mexicana han hecho suyas estas opiniones y manifestado su conformidad con las leyes y reglas que ellos mismos contribuyeron a crear en 2007, con el ánimo de que no se repitieran los infaustos acontecimientos de 2006. Sin embargo, grupos radicales han venido construyendo la narrativa del fraude en torno a los comicios del 1 de julio. Desde antes de las elecciones hablaban de un fraude generalizado, de un candidato impuesto por los medios de comunicación, en especial por una televisora, y del uso de cuantiosos recursos para coaccionar el voto. Previamente, habían aprovechado el ímpetu de algunos grupos juveniles para armar una campaña contra el candidato de la coalición Compromiso por México.

Sibilinamente han planteado al IFE demandas imposibles de satisfacer con la legislación vigente y acusan al Tribunal Electoral de no “escuchar al pueblo” y proteger a un candidato. A los consejeros del IFE les imputan pasividad y falta de diligencia para acatar sus solicitudes y los amenazan con movilizaciones sociales, y al presidente del Tribunal Electoral lo acusan de ser “un vendido” y, por tanto, objeto de recusación.

Con todas estas maniobras se ha ido creando la litis del supuesto fraude para sembrar dudas y esparcir la percepción de que no hubo certeza ni equidad en la elección presidencial.

La izquierda se mueve en el filo de la navaja: por una parte, asegura que algunas de sus peticiones no rebasan el marco de la ley y únicamente está ejerciendo sus derechos, pero, por otra parte, hace caso omiso de que sus partidarios más radicales instiguen las protestas de sus seguidores, acosen a periodistas que formulan preguntas “incómodas” y se lancen belicosamente a la calle a desconocer la voluntad de millones de votantes, a los que califican de “corruptos” y de padecer “masoquismo colectivo”.

Esta actitud ambigua no presagia nada bueno para la democracia; de nuevo quieren sumir al país en incertidumbre y es cada vez más fuerte la sensación de que los grupos radicales no acatarán una resolución del Tribunal Electoral que no sea la de anular la elección o declarar vencedor a López Obrador.

Ese grupo rechaza la elección presidencial, no así las de gobernadores, diputados federales y senadores, en las que obtuvieron triunfos. Pero el sistema, las autoridades electorales federales y los votantes son los mismos; aquél fue diseñado por todo el espectro político del país en 1996, incluida la izquierda, que también aprobó las ulteriores reformas políticas, y las autoridades fueron electas o designadas conforme a la ley.

La contienda electoral ya terminó; los paquetes electorales fueron abiertos y los votos se volvieron a contar confirmando los resultados. La contienda legal continúa y debe dirimirse en las instituciones y de acuerdo con lo que estipulan las leyes.

Las descalificaciones y actos masivos agregan incertidumbre a un país que padece problemas muy graves. Debemos seguir el camino de la ley; las energías de la sociedad y sus líderes deben concentrarse en resolver los serios problemas nacionales, no en la inquietud generada por la intolerancia despojada de la máscara del amor.

s

+ Críticos e informados daremos nuevo rumbo al país

+ La construcción de nuestra democracia representativa

+ En esta elección no habrá vencedores ni vencidos

+ Acatemos resultados sin pretextos ni mezquindades

+ Necesaria unidad nacional para reformas estructurales

ELECCIONES

Francisco Rojas

Los próximos comicios refrendarán la democracia en la medida que sean concurridos, transcurran en paz y todos acatemos sus resultados sin pretextos ni mezquindades. Nos ha costado más de cuatro decenios construir la democracia representativa que tenemos: logramos plena libertad de expresión, los medios son numerosos, libres y críticos; el sistema de pesos y contrapesos y el federalismo real son antídotos del autoritarismo; el Banco de México, el IFAI, la SCJN, el IFE y otras instituciones actúan con plena autonomía y el ciudadano sabe que su voto es decisivo y respetado.

Mañana es el turno de los ciudadanos que, informados y críticos, daremos un nuevo rumbo al país. La voluntad mayoritaria merece respeto de los actores políticos y garantía de las autoridades. Cualquiera que sea el equilibrio de fuerzas que surja de las elecciones, no habrá vencedores ni vencidos. Nadie quedará al margen, necesitamos estar unidos en lo esencial para superar los problemas del país y salir adelante en un entorno internacional amenazante.

Necesitamos unidad nacional para emprender reformas cruciales como la hacendaria o la energética, darle plena autonomía a órganos reguladores y otras. Aun en caso de que los ciudadanos otorguen mayoría en las Cámaras al partido ganador, habrá que negociar, sobre todo en las reformas constitucionales. Por ello, se debe entender a la política como conciliación entre quienes piensan diferente pero necesitan construir acuerdos para convivir en pluralidad.

La unidad nacional debe ser un pacto social en torno a las prioridades en las que todos estemos de acuerdo: restauración de la paz, combate a la corrupción y la impunidad, crecimiento económico, generación de empleos, respeto y protección a libertades y derechos humanos, protección del medio ambiente, política internacional digna, entre otros. Debemos poner al interés nacional por encima de los intereses de personas o grupos. Nadie sobra, todos somos necesarios en la convivencia civilizada.

Las elecciones serán una fiesta cívica; no permitamos que reviva la zozobra con el fantasma del 2006.

EL UNIVERSAL, 30 junio, 2012.-

+ Nuestra democracia: respuesta civilizada a protestas sociales

+ Los ciudadanos eligiremos libremente a quién nos gobernará

+ Nuestros vecinos organizarán y vigilarán las elecciones

A VOTAR

Francisco Rojas

Aunque para algunos candidatos y partidos el primer objetivo es ganar las elecciones del próximo domingo, para el país lo importante es refrendar la democracia, y este refrendo será más contundente en la medida en que más personas acudan a votar, que no haya incidentes graves y que ganadores y perdedores respeten la voluntad de la mayoría.

La construcción de la democracia mexicana ha sido una respuesta civilizada a una sucesión de conflictos y demandas sociales, entre ellas, las provenientes de los movimientos estudiantiles, obreros y campesinos y de las fuerzas políticas desde la segunda mitad del siglo XX. Ante ello, el PRI impulsó un proceso gradual pero profundo de reforma política que, en 1977, posibilitó la apertura de cauces institucionales a grupos y partidos que actuaban en el clandestinaje o ni siquiera se habían organizado, e inauguró la pluralidad con el sistema mixto que comprende distritos uninominales y circunscripciones plurinominales. El registro de siete candidatos presidenciales en 1982 fue un claro reflejo de la diversidad política de la sociedad.

Los partidos se fortalecieron, la oposición ganó espacios y fuerza política en la Cámara de Diputados y demandó reformas adicionales. Las instituciones fueron receptivas a esos reclamos y aceleraron la reforma política. En 1989, el PAN gana su primera gubernatura y en 1990 se crea el Instituto Federal Electoral (IFE) para organizar las elecciones.

La reforma de 1996 fue precedida por la violencia política de 1994 (insurrección en Chiapas, asesinatos de Colosio y Ruiz Massieu), la crisis financiera y la recesión económica. Se dio plena autonomía al IFE y se creó el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) como sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Desde entonces hasta nuestros días, los ciudadanos organizan las elecciones: la movilización cívica de miles y miles de mexicanos que actúan como autoridades electorales y cuentan los votos ha sido reconocida en el mundo entero.

En 1997 el PRI perdió la mayoría en la Cámara de Diputados y el PRD ganó la jefatura del Gobierno del Distrito Federal; en 2000, el candidato del PAN, Vicente Fox, ganó la Presidencia de la República y en 2006 triunfó otro panista, Felipe Calderón, con una ventaja menor a 1%. Aún están en la memoria las protestas del candidato perdedor y los problemas políticos que les siguieron.

Este domingo, los ciudadanos decidiremos quién nos gobernará. Esa noche, el presidente del IFE informará el resultado del conteo rápido, cualquiera que éste sea. Después que se hayan contado los votos y se desahoguen las impugnaciones, el Tribunal Electoral anunciará el resultado final e inapelable.

La democracia exige aceptar la voluntad de la mayoría, por pequeña que sea la diferencia de votos; por ello, la semana pasada se firmó un acuerdo en la Comisión Permanente del Congreso confiando en que todos los partidos acepten los resultados electorales.

Más de un millón de vecinos nuestros organizarán y vigilarán las elecciones y existen múltiples pruebas de que es imposible un fraude concertado. Por eso no hay lugar a las acusaciones prematuras de un supuesto fraude. Los ciudadanos que valoramos la democracia debemos defender las instituciones y el voto. Llevamos más de 35 años perfeccionando la democracia representativa y no la vamos a echar por la borda.

El domingo por la noche habrán concluido las elecciones y todos deberemos ver hacia adelante. Los problemas internos y externos son muchos y de gran calado, y los mexicanos no nos debemos desgastar en conflictos innecesarios y sin sustento. El nuevo presidente lo será de todos y deberá convocar al país entero, los que lo apoyaron y los que no, a sumar esfuerzos por un objetivo supremo y común: el bien de México.

 EL UNIVERSAL, 26 junio, 2012.-

+ ¿Acaso alguien busca invalidar las elecciones 2012?

+ Si ataca, es información; si lo critican, es guerra sucia

+  No se compromete a respetar resultados si le son adversos

+ AMLO: Estrategia igual a la de 2006, pero más virulenta

+ Ahora algunos ricos generosos le creen, o fingen creerle

+ Intolerante, irresponsable, no tiene derecho a jugar con fuego

+ Ilusoria propuesta económica,  basada en principios neoliberales

GENIO Y FIGURA

Francisco Rojas

Vivimos en un clima de encono que está empujando al proceso electoral a un terreno minado, lleno de celadas. A la violencia verbal y a la crispación en el ámbito electoral, han seguido algunas agresiones físicas a los candidatos; éste es el escenario más peligroso e irresponsable para movilizar a la gente en busca de invalidar las elecciones, y conlleva riesgos descomunales para el país.

Andrés Manuel López Obrador es transparente: si él ataca es “información al pueblo, que no sabe”, pero si lo critican entonces es guerra sucia, antesala del fraude. Es un experto en el arte de hacerse la víctima. El miércoles pasado, en una reunión con intelectuales, evadió comprometerse a aceptar un resultado adverso aduciendo que las elecciones estarían “viciadas” por grupos de poder, por la imposición del “candidato de los medios” y por la permisividad del IFE para investigar los gastos de sus adversarios; asimismo, dijo que es preferible borrar los avances democráticos de los últimos 25 años porque se requiere una renovación, “un cambio verdadero” y que habría que empezar de nuevo.

La estrategia es similar a la de 2006, sólo que ahora empezó antes de las elecciones, con mayor preparación y virulencia, y con grupos de descontentos movilizados, entre ellos muchos jóvenes. López Obrador ya descalificó al árbitro y sus representantes en el IFE impugnaron el conteo rápido para prolongar la incertidumbre sobre los resultados y hacer creíble la “denuncia” de fraude.

AMLO ya no pregona “por el bien de todos, primero los pobres”, promete el bien a “ricos y pobres”. Y algunos ricos le creen o fingen creerle, como los que asistieron a la famosa cena de los 6 millones de dólares. Esta vez no manda al diablo las instituciones para no asustar a sus generosos donantes, pero las desacredita.

Lo que menos le importa son la ley y la congruencia. Si larepública amorosa” buscaba corregir su imagen rijosa, en unos cuantos días López Obrador ha recaído. Desde sus tiempos de invasor de los campos petroleros de Tabasco, conoce el valor de repetir la misma frase, sembrar la misma imagen en una población a la que cree educada por “la caja idiota”. Mientras más desconfiables haga al IFE y el Trife, más creíble será lo que él llama el “fraude electoral”.

El intolerante candidato denunciaba a las encuestas como partes del “compló” de la mafia. Pero cuando un medio de comunicación, sólo uno, disminuyó radicalmente su diferencia con el puntero, habló de un “empate técnico” y ahora dice que va ganando. Mañana alegará que los medios de comunicación, “los de arriba”, “la mafia” y hasta el IFE le “robaron” la elección, aunque las principales figuras de su partido hayan declarado que ellos sí reconocerán los resultados.

Lo último que necesita el país es un conflicto electoral. El trasfondo nacional es sombrío: el desempleo, la desigualdad, la pobreza expansiva, la violencia más feroz que en muchos países en guerra, la violación a los derechos humanos y el uso de la justicia como ariete contra los opositores electorales, son problemas muy graves para todos, no sólo para quienes directamente los padecen. Además, México no es inmune a los acontecimientos externos: los problemas financieros de Europa y el próximo ajuste fiscal obligatorio en los Estados Unidos, nos auguran años de bajo crecimiento económico, desempleo y mayor pobreza y desigualdad.

Si se sale de control el contexto político, podemos entrar a un torbellino económico, social y de violencia, que pondría en riesgo la gobernabilidad de México. Andrés Manuel López Obrador no tiene derecho a jugar con fuego, pues la yerba está seca y es irresponsable encender la chispa.

Dice la historia que a Nerón le bastó una noche para incendiar Roma; ojalá que no sea así la noche del 1 de julio.

 EL UNIVERSAL, 12 junio, 2012.-

+ Además de falta de expectativas, pobreza y violencia

+ El título ya no garantiza empleo ni movilidad social

+ Muchos universitarios tienen pocas oportunidades

PROTESTA JUVENIL

Francisco Rojas

Casi siempre han sido los jóvenes quienes han desatado movimientos sociales que fueron hitos en la historia. En 1968, en vísperas de la globalización, las juventudes de muchas capitales del mundo emergieron con banderas incomprensibles a los ojos de los adultos de entonces. En algunos casos, los motivos parecían baladíes, como la riña menor entre alumnos de una preparatoria y una vocacional, que fue la chispa del movimiento. Por eso sería un grave y peligroso error descalificar o ignorar las nacientes demandas juveniles.

Tienen razón los jóvenes mexicanos en protestar, como lo han hecho en meses pasados en España, Italia, Portugal, Grecia y otros países, tanto por los efectos de la crisis financiera de 2008 y la recesión que le siguió como por motivos políticos, pues en el mundo ellos han sido los más lacerados por el desempleo y el olvido político. En México, se movilizaron primero los estudiantes de universidades privadas y pronto se sumaron los de otras instituciones y grupos sociales, algunos con militancia política claramente definida. Todos han ejercido sus derechos y han actuado en el marco de la democracia.

Aquí, como en otros países, el título profesional o incluso el posgrado ya no garantizan la movilidad social como en el siglo XX, ni un empleo en la economía formal, debido al lento crecimiento que, a su vez, obedece a la severa y sostenida contracción de las inversiones públicas, que son el motor inmediato de las privadas. El resultado es la incapacidad para generar empleos permanentes con salarios decorosos y las prestaciones de ley.

En México, a la falta de expectativas se agregan la pobreza y la violencia que, además del alto costo en vidas humanas, ha provocado el cierre o remate de negocios, fábricas o ranchos, quizá de familias de algunos de los jóvenes que protestan. Por eso muchos estudiantes tienen hoy casi tan pocas oportunidades, como los ocho millones de “ninis” que no tienen acceso a la escuela ni al empleo.

Las manifestaciones recientes podrían significar en esencia una protesta contra el statu quo y revelan que buena parte de los jóvenes están inconformes con el futuro que les espera. Hasta ahora los reclamos han sido por mayor equidad en medios de comunicación y a favor o contra un candidato, pero en Guadalajara ya salieron a la calle miles de jóvenes a repudiar la violencia imperante y a manifestarse a favor de la paz, la seguridad y la justicia; tarde o temprano brotarán también las demandas de empleo, equidad y expectativas verosímiles de futuro y el rechazo a que su destino sea un trabajo mal pagado, la informalidad, intentar emigrar a Estados Unidos o la delincuencia organizada.

Los jóvenes son el presente de la nación; si se comprenden y solucionan sus inquietudes, se lograría encauzar positivamente esa vitalidad que suele tener la juventud. Pero además de las acciones económicas, educativas y de seguridad es preciso recuperar los valores personales, familiares y nacionales.

Se equivocan los actores políticos que dicen que las protestas son contra otros; no, estos movimientos se conoce cómo empiezan, no cómo acaban; en cualquier momento la frustración y coraje podrían agudizarse, y el reclamo podría direccionarse a los actuales responsables políticos para que rectifiquen empecinamientos y recetas que no funcionan.

Por eso se deben movilizar los instrumentos del Estado y acordar con la sociedad entera rescatar a México del desempleo, la pobreza, la desigualdad y la violencia; desterrar odios y discordias, revitalizar la democracia, recobrar los valores, restañar el tejido social y corregir estrategias que solo ha provocado desolación y muerte.

 EL UNIVERSAL, 29 mayo, 2012.-

+ Se le han aprobado el 80 por ciento de sus peticiones en el Congreso

+ En seguridad y justicia fueron aprobadas 29, entre reformas y leyes

+ No aprovechó la mayoría en las dos Cámaras, los primeros tres años

+ ¿Reforma Fiscal ? No hemos visto ninguna iniciativa del Presidente 

+ Jamás ha enviado a la LXI Legislatura la llamada Reforma Energética

+ Problemas internos en el PAN impiden la ley de Seguridad Nacional

En la Confererencia de Medios con el diputado José Ramón Martel

(Conferencia de Medios en el Palacio Legislativo de San Lázaro):

 Buenas tardes tengan todos ustedes. Hay un par de temas que me gustaría comentar con ustedes, en relación con asuntos que se han venido planteando por el Ejecutivo Federal.

Da la impresión a veces que el Ejecutivo Federal se encuentra por lo menos desinformado de la tarea que realiza el Congreso, incluso ha llegado a decirnos que hemos secuestrado las reformas, y nos parece que mínimamente está desinformado y que es parcial en sus funciones de Jefe de Estado, y más se parece a jefe de su partido.

También es inequitativo, porque estar defendiendo logros de su gobierno en época electoral, establece una inequidad en todo este proceso electoral.

Es necesario que recordemos algunas cuestiones cuando habla de la falta de cumplimiento en las labores del Congreso.

Debemos recordar que el Ejecutivo Federal y su partido, el PAN, tuvieron mayoría relativa en las dos cámaras durante la LX Legislatura, es decir, los tres primeros años del gobierno del presidente Calderón, tuvo mayoría relativa en la Cámara de Senadores y en la Cámara de Diputados.

Es difícil estar criticándose a sí mismo, cuando tuvieron los tres primeros años, que es cuando un gobierno inicia con la mayor fortaleza posible su gestión y teniendo mayoría relativa en las dos cámaras, debió haber aprovechado muy bien esos tres años.

En los siguientes tres, mantuvo la mayoría relativa en el Senado, y efectivamente, el electorado le dio una mayoría relativa a la fracción parlamentaria del PRI en la Cámara de Diputados.

Esto es conveniente tenerlo en cuenta, porque según los números que tenemos en la Cámara de Diputados, el Ejecutivo nos ha mandado alrededor del 120 iniciativas a esta Legislatura, de las cuales se le han aprobado 93, es decir, más del 80 por ciento; 11 de las 120, ya tienen dictamen, y están en proceso de dictaminación 14, y se regresaron por improcedentes dos.

Eso quiere decir que al Presidente se le han aprobado más del 80 por ciento de sus peticiones en el Congreso.

En materia de seguridad y justicia, a lo que se refirió el Presidente, en relación con secuestro de las reformas y su petición que — en donde nos acusa hasta de irresponsables — se han aprobado 29 reformas entre constitucionales y leyes que ya se le aprobaron en seguridad y justicia, y se han enviado al Senado para su aprobación otras 25 minutas adicionales sobre el mismo tema.

Les vamos a dar en este momento una relación de todas ellas, para que vean ustedes la importancia de los temas que han sido aprobados por el Congreso.

Se ha dicho que hemos secuestrado la reforma fiscal, que por cierto, nunca hemos visto en el Congreso, por lo menos en estos tres años, una reforma fiscal integral o una iniciativa de reforma fiscal enviada por el Ejecutivo a la Cámara de Diputados.

En cuanto a la reforma laboral, habrá que preguntarnos a cuál se refiere, si a la del PAN, a la del PRD o a la de la fracción parlamentaria del PRI o a las de 189 iniciativas adicionales que hay en el Congreso sobre reformas laborales.

Así que habría que ver de qué estamos hablando cuando se dice que hemos secuestrado las reformas.

La reforma energética, tampoco hemos recibido ninguna en la Cámara de Diputados en esta LXI Legislatura.

No sabemos muy bien a qué se refiere cuando habla se secuestro de estas reformas.

La Ley de Seguridad Nacional, que tampoco ha sido aprobada, precisamente porque ha habido problemas internos del propio Gobierno Federal con su partido, y dentro del propio Gobierno Federal que ha impedido que haya una Ley de Seguridad Nacional.

Con el diputado Martel

¿QUE HA PASADO CON LA PROMULGACIÓN DE LEYES?

Por cierto, valdría la pena que nos preguntáramos qué ha pasado con la promulgación de leyes como la de Víctimas o la de Seguridad para los Periodistas. No han sido promulgadas a pesar de que ya fueron aprobadas y hay una serie más de las que les podríamos hablar.

Así que esta desinformación hace que tengamos este tipo de tropiezos entre los diversos poderes que formamos la República Mexicana, el Estado Mexicano, y que en lugar de estarnos acusando de secuestros o de incumplimientos o de irresponsabilidades, debiéramos valorar lo que ya se ha hecho, y sobre todo, diría también -que una vez que se han aprobado más del 80 por ciento de sus iniciativas- nos dieran cuenta de cuáles son los avances en la ejecución de las mismas, y en la aplicación de las leyes que aquí se han aprobado, porque de qué sirve tener leyes y más leyes, si no hay quien las haga cumplir.

Por eso es que hemos llegado a estos niveles de impunidad y corrupción.

INTROMISIONES IRRESPONSABLES DEL TITULAR DE SEDESOL

Por otro lado, debo hacer mención también de nuestra más enérgica protesta  por las irresponsables afirmaciones del secretario de Desarrollo Social, en relación con opiniones que candidatos del PRI han externado acerca de la política social de los gobiernos panistas.

Nuestro grupo parlamentario, de manera responsable y seria buscará las acciones legales que correspondan, para detener este tipo de intromisiones irresponsables, que ponen en riesgo la viabilidad del próximo proceso electoral federal.

A la SEDESOL le parece irresponsable hacer política electorera con los pobres, como lo afirma en su boletín.

Por supuesto que estamos de acuerdo y por eso hemos protestado enérgicamente por el uso abusivo de los programas sociales con fines clientelares y proselitistas a favor del partido en el gobierno.

Por eso hemos presentado denuncias ante la FEPADE por la manipulación de los programas, y se ha dicho categóricamente que no aceptaremos el manejo electoral de los padrones de beneficiarios, que parecen ser la constante en el desempeño de esa Secretaría.

Desde su posición oficial y con recursos públicos, el Secretario hace una diatriba en contra de los candidatos opositores a su partido, y de manera por demás simplista analiza temas económicos y sociales con una gran ligereza y frivolidad.

MÉXICO Y EL SALVADOR, MUY MAL EN COMBATE A LA POBREZA

La pobreza se ha incrementado lamentablemente en este país. El desempleo y la violencia son la característica de este gobierno.

Los indicadores internacionales confirman el aumento de pobres en México, y las comparaciones lamentablemente también nos colocan a nuestro país y a la República de El Salvador, entre los países que en América Latina más han caído en el combate a la pobreza.

Entre el 2008 y 2010, ha aumentado el número de pobres en México en cuatro millones más de mexicanos sumidos en la pobreza.

Esta Secretaría solamente ha desarrollado programas asistencialistas que no han podido atacar el problema de la pobreza de manera integral, y por ello ha incidido en el desempleo, la falta de expectativas en los jóvenes, el abandono del campo, la mala calidad de la educación, los problemas en la salud y un enorme retraso en la vivienda.

Están más interesados en construir padrones de beneficiarios, que resolver las causas reales de la pobreza en México.

Recientemente se denunció en la Comisión Permanente, la actitud absolutamente irresponsable e inexplicable de la SEDESOL, que reportó como ejercidos desde el mes de marzo, al menos dos mil 500 millones de pesos que no habían sido entregados a los beneficiarios.

Mientras en los años anteriores, la Secretaría se ha destacado por el volumen de los subejercicios, resulta que ahora en el primer trimestre del año, casi gasta ya siete mil 500 millones de pesos del total presupuestado, en un solo programa, que por cierto, aquí en el Congreso, en la Cámara de Diputados, le ampliamos para el año 2012.

ANTE LAS ELECCIONES, SEDESOL GASTA A MANOS LLENAS

En consecuencia, la Secretaría se dedica a gastar a manos llenas previo el proceso electoral, y el secretario a combatir con recursos públicos a los adversarios del partido al que pertenece. Esto sin duda, motiva una gravísima irresponsabilidad del Secretario.

El Artículo segundo del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, prohíbe hacer propaganda gubernamental durante el tiempo que comprendan las campañas electorales; difundir supuestos logros en épocas de prohibiciones, en consecuencia, motivo de responsabilidades sancionadas en el Código Penal Federal.

El debate político es saludable para la vida institucional y el fortalecimiento de la democracia, pero quienes tienen responsabilidades públicas pagadas con dinero público, en programas destinados para la atención de los más desprotegidos, son quienes mayor cuidado y sentido de responsabilidad debieran tener en sus expresiones.

El Estado Mexicano debe prodigarse por igual, independientemente de las militancias partidarias de los funcionarios.

Por eso es muy penoso que un funcionario público del Estado Mexicano no entienda su responsabilidad y abuse de su posición pública para atacar con falacias y mentiras a sus adversarios.

Ya está acordada en la Comisión Permanente la comparecencia del secretario de Desarrollo Social, al Pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, para que nos informe de los subejercicios de otros años, de su acelerado afán por gastar a manos llenas antes de las elecciones, y de la posible comisión de delitos, que reitero, estaremos viendo cómo presentarlos ante la FEPADE.

El Grupo Parlamentario del PRI no tolerará estas oportunistas ocurrencias de funcionarios que amparados en los recursos públicos agreden a los adversarios del partido que les dio la chamba.

Muchas gracias.

SESIÓN DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

PREGUNTA: ¿No es muy cortés llamar al Presidente que está mal informado? cuando él utiliza la palabra precisa, secuestro, los está llamando delincuentes a los diputados, y este es un golpeteo institucional, porque no menciona a cierto diputado, sino a todo el Congreso de la Unión ¿qué riesgo tiene para el proceso electoral este golpeteo institucional? Estamos a unos días de la votación.

EN EL SENADO EL PAN TIENE MAYORÍA

… Ese es el riesgo. Él no hace distingos y generaliza al Congreso, y eso es verdaderamente grave ¿por qué? Porque es ya una constante en el Presidente, estar responsabilizando sobre todo a la Cámara de Diputados, en donde la fracción de la mayoría relativa es la del PRI, y no a la Cámara de Senadores, en donde la fracción parlamentaria del PAN es mayoría relativa.

Entonces ahí hay un sesgo de estar aludiendo siempre a la irresponsabilidad, según él, de la Cámara de Diputados, en donde nosotros afortunadamente somos mayoría.

Aquí están las pruebas de lo que hemos hecho. Esto ya lo hemos repartido entre ustedes, los que no lo tengan, se los daremos para que vean el trabajo realizado en los tres años de la Legislatura.

PREGUNTA: Le pregunto que si este ya es un nuevo frente abierto, usando el lenguaje del presidente Calderón, de confrontación abierta entre el PRI, el gobierno y el PAN, y obviamente las repercusiones que va a tener en los resultados de la votación.

También preguntarle ¿en qué contribuye la adhesión de Manuel Espino a la campaña de Peña Nieto, realmente les va a favorecer o qué va a pasar?

CONSERVEMOS LA TRANQUILDAD Y QUE DECIDA EL ELECTORADO

Hago un llamado a que todos los Partidos políticos conservemos la tranquilidad, hagamos las propuestas que querramos hacer ante las elecciones próximas, y que decida el electorado, porque lo que estamos haciendo actualmente es simplemente lanzar acusaciones mutuas por cualquier circunstancia para tratar de que los candidatos no ganen por sus virtudes, sino por la presencia de sus defectos, y considero que eso al país francamente no le favorece en absoluto.

Respecto al asunto de Manuel Espino, desconozco lo que ha pasado. No estoy informado todavía qué parte de las conversaciones o qué pasó con ese asunto.

PREGUNTA: Tres cosas, sobre lo que abordaron en la reunión de la Junta, sobre este cambio al sistema de votación y esta polémica que se está generando por lo que se le ha llamado el tablero ¿ahí cuál es la postura de su partido, este gasto es necesario, se va a hacer o se tiene que hacer ya? Esa sería la pregunta en ese sentido, y bueno, hay quien ya acusa, por parte del Grupo Parlamentario del PT, que había un mal manejo en la disposición de esos recursos para modernizar ese sistema.

La siguiente pregunta, sobre el tema que se trató hoy en un foro sobre seguridad y el asunto de la estrategia contra el crimen organizado, ante los señalamientos de que no hay tal, de que no hay un documento, no hay eje rector de esta estrategia en materia de seguridad y combate al crimen, y por eso está pasando lo que está pasando en el país.

Ahí ¿qué podría decir, considera que hay o no una estrategia, y si alguna vez el Ejecutivo le informó al Congreso de que se trataba este combate al crimen organizado, para participación del Ejército, etcétera?

También la postura de su bancada sobre el asunto que no se ha resuelto, del espionaje en San Lázaro y que no se termina de conocer bien a bien qué pasó ahí … de funcionarios de la Cámara en esas investigaciones.

El asunto del famoso tablero, en donde no hay ninguna polémica, y no hay ninguna polémica porque es un asunto de operación del sistema de votación de la Cámara que viene analizándose desde la LX Legislatura, es decir, ya se había pedido opinión al CINVESTAV, ahí en el Politécnico, el Politécnico ya había dado su opinión, la opinión fue que se requiere ya echar una remodelada, un cambio al sistema de votación porque estamos en peligro que se colapse el sistema de votación, y eso querría decir que en lugar de votar en cinco minutos, como a veces nos dan de tiempo para votar, nos tardaríamos alrededor de dos horas en una votación.

Me parece que si ahora nos acusan de ineficientes, después de que nos tardemos dos horas en votar, algo más nos van a acusar, ineficientes, secuestradores y algo más.

Entonces considero que no hay polémica, la única que existía era que no se habían contado con los recursos para hacer el cambio. Ya se cuentan con los recursos, la Secretaría de Hacienda, el Gobierno Federal y el Poder Legislativo en el Presupuesto del 2012 incluyeron una partida para ello, y solo es cuestión de tomar una decisión, y eso es lo que estamos haciendo.

Hay algunas cosas que faltan, que se detallaron el día de hoy, y que seguramente el jueves tendremos ya una respuesta.

Respecto a la segunda pregunta, creo que se ha discutido el combate a la delincuencia y la utilización del Ejército, así como la estrategia contra el crimen organizado. Ahí están los resultados.

Los resultados son 50 ó 60 mil muertos, desaparecidos, violaciones a derechos humanos, y desgraciadamente ahora con este problema de algunos altos mandos del Ejército.

Por eso decía que además de las leyes, se requiere una buena ejecución para que haya buenos resultados, y la verdad es que no estamos viendo buenos resultados en el combate a la delincuencia organizada.

El espionaje, la verdad es que no sabemos. Estamos esperando el peritaje de la Procuraduría General de la República, y no hemos visto tampoco el documento de la empresa que se contrató para que dijera si había o no espionaje, así que no tenemos resultados.

PREGUNTA: Quisiera preguntarle ¿el Presidente está interviniendo en el proceso electoral con esto de responsabilizar directamente a la Cámara de Diputados?

La otra, si es así ¿qué pretenden, presentar una queja ante el IFE, le van a entrar a la confrontación? Porque les llama, ya lo decía Rosy, secuestradores.

Se han presentado las quejas ante el IFE, ya ha habido incluso decisiones del IFE en donde se responsabiliza al Presidente de haber intervenido en cuestiones electorales.

PREGUNTA: ¿Pero en esta ocasión …?

En esta ocasión no tenemos todavía una decisión, tendré que consultarlo con nuestros compañeros que están en el IFE haciendo la representación de nuestro Partido para ver cuál será la estrategia y con nuestro Partido para ver qué vamos a hacer.

PREGUNTA: No, en esta ocasión era ¿si el Presidente está interviniendo, con ese afán está golpeando al Congreso?

Evidentemente. Y  lo de Desarrollo Social es clarísimo.

PREGUNTA: Ciertamente en el Congreso no lo hubo los suficientes acuerdos, o sea, no hubo el consenso entre las bancadas para sacar muchos temas ¿eso no es lo que tendrían que reconocer los diputados en el tema del seguridad nacional, que no solamente era un conflicto interno en el PAN, sino que también en el PRI no había suficiente consenso entre diputados y senadores para sacar un proyecto de seguridad nacional?

Preguntarle también, el reclamo también viene por el Código Penal en el Sistema Acusatorio, es un pendiente que quedó, que hoy es el reclamo que les están haciendo las ONGs a los diputados, y que realmente no están dando la respuesta que esas organizaciones les están exigiendo, o sea, no es el Presidente nada más el que les está diciendo que no cumplieron, son las organizaciones, y fui aquí en la última semana cuando sacaron el dictamen y que no se votó, esa es una cosa.

Y entonces ¿se les hace suficiente y bien aplicado que se paguen más de 100 millones de pesos para modificar o cambiar el sistema electrónico? Es ese un dinero que se puede usar bien, no sé ¿está justificado 100 millones de pesos?

Empiezo primero con lo de la Ley de Seguridad Nacional. Esto lo hemos dicho varias veces y creo que todo mundo aquí, los que estamos cerca de la Cámara de Diputados, nos hemos dado cuenta que fue el propio presidente de la Comisión de Gobernación, quien se encargó de frenar el dictamen de la Ley de Seguridad Nacional, y que nunca trabajó en conferencia como se había quedado con el Senado de la República. Así que eso quedó, a mi juicio, claro.

Está claro también que el tiempo que nos llevamos en armar el dictamen, fue porque había un desacuerdo interno dentro del gobierno, y que hubo que meterle muchísimas horas de trabajo y discusión para … ese dictamen, que finalmente el propio presidente de la Comisión de Gobernación, que era del PAN, no dejó que pasara en la Comisión de Gobernación, ni tampoco trabajó como se había quedado en conferencia con la Cámara de Senadores.

Lo que sí reitero, es que estamos absolutamente conscientes de que las Fuerzas Armadas requieren de instrumentos que le permitan ejercer sus funciones y acatar las instrucciones que da el Ejecutivo Federal.

Al Ejecutivo Federal también le conviene, porque habrá una regulación sobre lo mismo, y sobre todo, conviene también a los derechos humanos para que haya pleno respeto a los mismos, de acuerdo a lo establecido por la Constitución.

SE TARDARON TRES AÑOS EN ENVIAR INICIATIVA DEL CÓDIGO PENAL

El Código Penal, esto viene con todo el sistema de justicia que se está estableciendo y que se aprobó a partir de 2008. Se aprobó, si no mal recuerdo, en mayo de 2008; a 2009, a 2010, a 2011, se tardaron tres años en mandarnos la iniciativa, llegó el 20 y tantos de septiembre del 2011. Es un Código que tiene más de 600 artículos.

Se hizo un gran esfuerzo en la Comisión de Justicia, en donde están representados todos los Partidos. Se hizo el dictamen, se sometió a votación y cuando estábamos en la votación en términos generales, tomaron la Tribuna y se tuvo que aplazar porque hubo un gran lío en la Tribuna, tuvimos incluso que suspender la Sesión ese día, porque no dejaron …

…Volvimos a tener que empezar, a iniciar otra serie de discusiones con algunos que dijeron que no se habían estado escuchando a algunas organizaciones, etcétera, y eso nos llevó a que finalizara el Periodo Ordinario y no diera tiempo suficiente para aprobarse.

Pero de todas maneras, hay que tomar en consideración que el Ejecutivo Federal se tardó tres años en mandar la iniciativa, y aquí apenas tenemos o tuvimos unos cuantos meses para ver un asunto de una enorme gravedad, por la responsabilidad que implica y por las propias manifestaciones de duda que había en una serie de diputados y organizaciones no gubernamentales, que efectivamente pidieron llegar al consenso en el Código Penal Acusatorio.

Muchas gracias.

CONFERENCIA DE MEDIOS, Palacio Legislativo de San Lázaro, 22 mayo, 2012.-

 

+ El triunfo de Hollande y la reacción responsable de Sarkozy

+ Francia podría atenuar la dureza de las políticas anticrisis

+ Nubarrones en Europa y EU amenazan extenderse en el mundo

+ México no escapa al entorno y la crisis demanda un Estado eficaz

LA LECCIÓN DE LA ELECCIÓN

Francisco Rojas

En punto de las ocho de la noche apareció en la televisión francesa la foto de François Hollande y una cifra: 51.62%: los franceses habían elegido a un nuevo Presidente. Pero lo más encomiable fue que Nicolás Sarkozy, presidente en funciones y candidato perdedor, se presentó 20 minutos después ante sus partidarios para asumir “la responsabilidad de la derrota”. Son los frutos del conteo rápido, la credibilidad en las instituciones y la civilidad democrática.

En una Europa dominada por la idea del adelgazamiento del Estado y por rígidas políticas de austeridad, las propuestas de Hollande de complementar la disciplina fiscal con incentivos para el crecimiento, son una bocanada de aire fresco que abre la expectativa de atenuar la dureza de las medidas impuestas por Alemania y Bruselas para sortear la crisis de la Unión Europea.

El desempleo en el viejo continente afecta a 29 millones de personas, la mayor parte jóvenes y constituye, a juicio de los expertos, una seria amenaza para la convivencia social. Explica las protestas juveniles en muchos países europeos y el dramático ascenso de los suicidios en Grecia. Los recortes draconianos que han lanzado a la calle a millones de españoles, griegos, portugueses, irlandeses e italianos no contribuyen a la recuperación.

La recesión no se limita a Europa; el leit motiv de la elección presidencial en Estados Unidos será el desempleo, y la preocupación es tal que Paul Krugman recomienda atender de inmediato este problema y dejar los ajustes fiscales para la próxima década.

Los nubarrones de Europa y Estados Unidos y la amenaza de contagio a otras economías, incluyendo a México, exigen considerar que la salida no depende solo de la estabilidad macroeconómica, sino de tener un buen gobierno y un sólido Estado de derecho, es decir, las bases de un Estado eficaz.

En México carecemos de esto último, y el desempleo y la pobreza son peores porque afectan a más personas que en España, por ejemplo; son más profundos y se suman a la violencia y la inseguridad acentuadas en este sexenio. Las cifras muestran una situación grave. En 11 años de gobiernos panistas, el crecimiento anual promedio de la economía fue la mitad que el del último gobierno del PRI, a pesar de la fuerte caída de 1995-1996; la informalidad supera con creces los paupérrimos empleos formales creados; la pobreza se ha extendido a la mitad de la población y 21 millones de mexicanos no tienen siquiera para comer. Los miles de muertos, heridos, desaparecidos y desplazados son demasiados para un país pacífico como México.

La solución a estos problemas debería ser el centro del debate político. Enrique Peña Nieto ha impulsado propuestas prácticas; otros candidatos —con la abierta participación de funcionarios del gobierno federal— tratan de ocultar los fracasos del presente con campañas de ataques y una obsesiva fijación en un pasado que se dio en circunstancias diferentes y no podrá repetirse.

Intensificar la violencia verbal propicia la violencia física que ha sembrado luto y desesperación en la sociedad y no contribuye a ganar civilidad. Descalificar de antemano a las instituciones nos llevó a una división y polarización, en la cual no debemos volver a caer. Aprovechar investiduras y recursos públicos con fines electorales es lo último que requiere un México democrático.

Por eso, debemos prestar atención a la lección de civilidad de Francia, no sólo en la elección, sino en actos como el homenaje conjunto de Hollande y Sarkozy a los caídos en el Arco del Triunfo, para mostrar que las diferencias políticas no están encima de los intereses del país ni rompen la unión de los franceses, como no deberían poner en peligro la concordia y la unidad de los mexicanos.

EL UNIVERSAL, 15 mayo, 2012.-